Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Las fronteras de Colombia, estaban trazadas en los mapas del Virreinato de la Nueva Granada, que eran los límites marcados por la Corona Española para la administración de sus colonias. He aquí la historia resumida con algunos apartes del estudio de María Cristina Bernat.

 

Colombia había mantenido un litigio con Nicaragua, que pretendió hacerse a las islas de San Andrés y Providencia, con los cayos de Roncador, Quitasueño, Serrana, Serranilla, Este-Sudeste y Bolívar. Ya nos habían quitado otros territorios y mares territoriales. Pasamos de más de 2 millones de kilómetros cuadrados, a menos de 1 millón 100. Perdimos, con nuestra desastrosa diplomacia, el 45% de nuestros territorios, pero no tenemos responsables.

 

La Corte Internacional de Justicia de La Haya, a la cual adhirió Colombia, decidió el lunes 19 de noviembre, dejarnos las islas y los cayos, pero quitarnos parte de los mares. 40% del mar territorial ya no nos pertenece. Hemos ganado perdiendo, a lo Maturana: "perder es ganar un poco". Perdimos de verdad. La mar que nos quitaron, es reserva de corales hermosísimos, de biodiversidad excepcional y de potencial petrolífero incalculable.

 

No valieron los tratados Esguerra Bárcenas de 1928, celebrados con nicaragüenses, que daban a Colombia la soberanía sobre el archipiélago y el mar que lo circundaba.

 

El gran responsable de tamaña derrota en la justicia internacional, es Uribe: "Se desconoció que Colombia gozaba del principio de uti possidetis juris, sustentado en la Real Cédula del 20 de noviembre de 1803", por el Virrey José Antonio Caballero y Góngora. Concluyó diciendo: "Haciendo evidente el mal manejo diplomático y la debilidad ante las invasiones de países vecinos, que han llevado a la pérdida de extensos y valiosos territorios".

 

No valió el laudo arbitral del presidente francés, en 1900, que confirmaba el mandato real de la Corona Española de 1802, que determinaba la soberanía absoluta para la Nueva Granada sobre la Costa de Mosquitos y de todos los islotes comprendidos entre ésta y el Istmo de Panamá: Mangle Grande, Mangle Chico, los cayos de Albuquerque y las islas de San Andrés y Providencia.

 

Siempre los políticos baratos, que nos salen tan caros han claudicado ante todos los tratados. El de Gualmolina de 1825, que trazaba los límites con Costa Rica. Después, el 9 de enero de 1909, otro presidente estúpido, el general Rafael Reyes Prieto, "vendió" el istmo, cuando firmó un tratado en el que Estados Unidos reconocía a Colombia una indemnización por Panamá, y recibía autorización para que sus barcos usaran los puertos nacionales.

 

Los estudiosos nos cuentan de la separación de Panamá y la terminación de la cuestión de límites con Costa Rica, por el fallo del presidente Loubet. Que el 24 de marzo de 1928 se firmó un tratado entre el Ministro de Colombia en Nicaragua, José Bárcenas Meneses, con el cual regalaba a Nicaragua la Costa de Mosquitia y las islas de Mangle Grande y Mangle Chico y, Nicaragua reconocía la soberanía de Colombia sobre las Islas de San Andrés y Providencia. Tratado aprobado por los dos congresos, con canje de ratificación en Managua el 5 de marzo de 1930. De allí el nombre de Tratado de Bárcenas Meneses-Esguerra, el Tratado de 1928.

 

La reclamación sobre San Andrés y Providencia que hacía Nicaragua era completamente absurda. El archipiélago nos pertenece por el uti possidetis juris, no por el tratado Esguerra-Bárcenas.

 

Para los burócratas, que vivieron mucho tiempo y ganaron mucho dinero por cuenta de esa supuesta férrea defensa de nuestro territorio, el resultado es un desastre en lo político y la consecuencia desastrosa para Colombia. ¿Quién puede explicarnos, por qué Colombia ha tenido unos presidentes que han perdido parte de nuestro territorio en forma indecente y no pasa nada?

 

Reeditamos el tratado de Michelena y Pombo, que le quitaba a Colombia un 50% de los llanos Orientales de Vichada y Guainía. La Guajira fue dividida en dos, trazando una línea desde el cuello de la península Cerro Teta, Guajira, hasta la coronilla de la misma, Cabo Chichibacoa. Colombia quedaba sin litoral sobre el Golfo de Venezuela, sin plataforma submarina y mar territorial. "…el tratado no prosperó y, paradójicamente por rechazo de Venezuela. Mientras que Colombia, que era el país perjudicado lo ratificó, el congreso venezolano lo rechazó porque exigía la totalidad de la Guajira". En esa oportunidad perdimos parte de la Guajira que nos pertenecía por el uti possidetis juris.

 

En 1952, otro Uribe y otro Holguín, Juan Uribe Holguín, canciller, regaló parte de nuestro territorio: "El gobierno de Colombia declara que no objeta la soberanía de los Estados Unidos de Venezuela sobre el archipiélago de los Monjes y que, en consecuencia, no se opone ni tiene reclamación alguna…". Calibán, Enrique Santos Montejo, dijo en su columna Nota de Cancillería: "No convirtamos el caso del islote de Los Monjes en controversia internacional. Vale mucho más la cordialidad con Venezuela... cedamos en nuestros derechos... Y demostremos al pueblo que apreciamos en mucho más su amistad que la posesión de pedazos de tierra o de roca".

 

Nos pasó lo mismo con Perú, con Ecuador, con Costa Rica y con Brasil. Perdimos inmensas porciones de nuestro territorio. Gracias a Olaya Herrera no perdimos Leticia y el Trapecio Amazónico.

 

Este pleito que ganamos perdiendo, se lo debemos en muy buena parte a Uribe, a quien le apasionan los conflictos. Un "falso positivo" de la diplomacia de Colombia, que, cuando Nicaragua desconoció los límites en 1980, por la junta sandinista, vino a prestarle atención, en el 2003, cuando Nicaragua presentó sus alegatos para tratar de probar que el archipiélago y el mar territorial le pertenecían.

 

La diplomacia de Uribe, ineficiente y costosa, fracasó en la defensa de nuestro territorio. Nos arrancan de un tajo algo que siempre fue nuestro.

 

En fin, hemos tenido unos presidentes muy violentos en lo interno, pero muy débiles defendiendo nuestro territorio. Cada día perdemos más, pero lo único que se les ocurre, es la estúpida e ilegal idea de Álvaro Uribe Vélez, de desconocer el fallo de la Corte Internacional.

 

 

Estados Unidos: las minorías se volvieron mayorías

Escrito por smpmanizales 23-11-2012 en General. Comentarios (0)

Por Albeiro Valencia Llano

Ganó las elecciones Barack Obama pero con grandes dificultades pues durante mucho tiempo los sondeos de opinión daban un empate entre demócratas y republicanos. Sin embargo cuando Obama ganó las elecciones en 2008, lo hizo en forma contundente.

albeiro valencia llano Este representante de las minorías había planteado frenar el rumbo belicista impuesto por George Bush y los republicanos y prometía sacar al pueblo de la crisis económica. Significaba la esperanza, y muchas naciones creían en sus promesas: el retiro gradual de las tropas de Irak, fortalecer la diplomacia, cerrar la base de Guantánamo, revisar el bloqueo a Cuba, mejorar las relaciones con América Latina, reanudar las conversaciones de paz en el Oriente Medio y reparar los vínculos con los musulmanes.

En pocos meses transformó la imagen de la presidencia de su país y le dio un nuevo giro a la política internacional; como consecuencia se disparó el optimismo en Europa y le otorgaron el Premio Nobel de Paz 2009, aunque no había hecho nada para merecerlo. El pueblo estadounidense seguía sumergido en la crisis y la imagen del Presidente se empezó a deteriorar porque Obama no significó el cambio. Su plan para rescatar la economía lo orientó a salvar con préstamos y subsidios a los grandes bancos y al insaciable capital financiero, se amangualó con las potencias europeas en la guerra contra Libia, siguieron los ataques antiterroristas en el Oriente Medio y la nueva carrera armamentista en el ambiente de la ciberguerra. Entonces ¿por qué ganó Obama en 2012?

El apoyo de las minorías

Las elecciones transcurrieron en medio de la aguda y prolongada crisis económica y en este punto Obama desplegó su capacidad política. Su propuesta de aumentar los impuestos a los ricos fue bien recibida pero, además, logró que la gente votara pensando no solo en lo económico (deudas, empleo, presupuesto e impuestos), sino en el restablecimiento del Estado Social.
Como no podía ofrecer ríos de leche con riberas de miel, le apostó a construir una coalición de minorías. Hizo una campaña con mucho dinero, pues recogió más de mil millones de dólares, para agresivos programas de publicidad, dirigidos a los estudiantes, a las mujeres, a los latinos, a los homosexuales, a los afroamericanos y a los asiáticos. De este modo conquistó las mayorías (93% de los votos afro, 71% de los latinos, 73% de los asiáticos, 55% de las mujeres y 60% de los jóvenes), así castigaron el programa ultraconservador de Mitt Romney.

Golpe a la ultraderecha


Mientras Obama desarrolló una campaña pensando en la nación del siglo XXI, Romney se quedó en el más rancio credo republicano, influenciado por los radicales del Tea Party, quienes añoran los tiempos del Ku Klux Klan. Se ancló en el pasado con el voto masculino, blanco y conservador; y con su fórmula vicepresidencial, el ultraderechista Paul Ryan, propusieron un programa que no tenía futuro: que los indocumentados se “auto deportaran”, prolongar el muro que los separa de México, recortar programas de planificación familiar y prohibir el matrimonio de las parejas homosexuales.

Frente a semejantes propuestas muchos votaron para que no ganara Romney, pues aparecía peor que George W. Bush. Pasadas las elecciones los comentaristas políticos del partido republicano pusieron el grito en el cielo “el establecimiento blanco es ahora la minoría. La demografía está cambiando, ya no son los Estados Unidos tradicionales”. Y rematan anotando que el partido es muy blanco, muy viejo y muy masculino.

Los grandes retos


Las minorías convertidas en mayoría apoyaron el intervencionismo de Obama, la reforma al sistema de salud, el rescate a la industria automotriz y su lucha por salvar la economía. Y le perdonaron las muchas promesas incumplidas. Pero el Presidente tiene grandes retos y problemas como la polarización política, el aumento de impuestos que llegará en enero, el desempleo, la reforma migratoria y la crisis económica.

Frente a los retos necesita el soporte bipartidista. La Cámara de Representantes siguió bajo control de los republicanos y el Senado es de los demócratas; como consecuencia la nación está bien dividida. Obama ganó, pero no en forma contundente como hace cuatro años, y él es consciente de este hecho. Por esta razón dijo en su discurso de celebración que “en las próximas semanas y meses quiero trabajar con los líderes de ambos partidos para enfrentar los desafíos que sólo podemos resolver juntos”.

Al respecto dijo Romney que “no podemos arriesgarnos con disputas partidistas”. La confrontación con los republicanos es por el “abismo fiscal”: una serie de recortes automáticos al gasto e incrementos tributarios para antes del fin de año. Ambos partidos tienen que ponerse de acuerdo sobre el control de la deuda pública que alcanza 16 billones de dólares, y si no se maneja bien semejante problema puede llegar la recesión, lo que dispararía el desempleo y llegaría la catástrofe, con repercusiones en todo el mundo.

El electorado considera que el poderoso país va por el camino equivocado. La crisis que padece la nación enfrentó el capitalismo salvaje de los mimados por la fortuna, con el capitalismo social. Y el pueblo pide que el Estado garantice el bienestar general, en lugar de legislar sólo para una minoría partidaria del mercado libre; desea que se controle a los privilegiados que propiciaron la recesión económica. El Presidente tendrá que seguir escuchando la voz del pueblo que se levanta a favor del aborto, el matrimonio gay, la legalización de la marihuana y contra la pena de muerte.

Hoy el sueño americano se convirtió en pesadilla porque la crisis económica está arrastrando los hogares de la clase media. El pueblo observa con horror la pérdida de los empleos y de las viviendas. Centenares de miles dejaron de creer en el país de las oportunidades y de la “plena democracia”, porque amor con hambre no dura. Obama tiene una segunda oportunidad para entender a este pueblo que está despertando de su largo letargo. ¿Seguirá la misma política económica y social?

Columnas del autor:

*Kid Pambelé: 40 años después
*La última muerte de Fidel Castro
*Ernesto "Che" Guevara. El guerrillero heroico
*Europa: la crisis continúa
*El cargo más importante del mundo
*El brutal y prolongado conflicto
*El gran negocio del níquel
*Ecos de los Olímpicos. Optimismo nacional
*Dos años de gobierno. Terminó la luna de miel
*La hipocresia de la industria militar
*La eterna lucha de los pueblos indígenas
*La lucha por el poder y el puro centro democrático
*El PRI, vuelve y juega
*Cuando truena la voz del pueblo
*Siria, sigue el conflicto pero hay esperanzas
*En la Unión Europea crece la desconfianza
*El regreso de Angelino
*Clima político enredado y confuso
*El presidente socialista de Francia
*Balance de la Cumbre: mucho ruido y pocas nueces
*La Cumbre de las Américas sin Cuba
*VLADIMIR PUTIN SIGUE EN EL PODER
*Siria en el juego de las potencias
*Las malvinas: un conflicto por los recursos naturales
*La piratería en Internet, mucho dinero en juego
*¡Adios año viejo!
*Finalizó la guerra de Irak
*Nuevo acuerdo para salvar a Europa
*LA ÚLTIMA TRAGEDIA DE ESPAÑA
*Las nuevas jornadas del movimiento estudiantil
*Los problemas del agua
*El TLC: ganadores y perdedores
*La tragedia de los palestinos
*La fiebre del oro y el saqueo de los recursos naturales
*El 11 de septiembre de 2001: tremendas consecuencias
*El derrumbe de los países socialistas de Europa
*Una nueva recesión económica
*Los grandes problemas de la economía mundial
*La mano negra de los conspiradores anónimos
*La reelección, una pesadilla para Barack Obama
*La encrucijada de Mockus, mejor un buen divorcio que un mal matrimonio
*Europa dividida por la crisis
*La difícil cruzada contra el terrorismo...
*Viterbo, una singular fundación
*Las amenazas contra la universidad pública...
*Una guerra por el petróleo...
*El páramo de Santurbán. Defensa de los recursos naturales...
*Estados Unidos y Colombia: ¿Buenos amigos?...
*Wikileaks o el dedo en la llaga...
*El pueblo árabe se sacude. Sigue el efecto dominó...
*El Tiempo en la historia de Colombia...
*Un año repleto de problemas...
*La navidad, tradición enraizada en el hogar...
*Las dos Coreas: un conflicto de la guerra fría...
*La Independencia de Cartagena y el Concurso Nacional de Belleza...
*Guerra de divisas: la devaluación de las monedas fuertes...
*La sombra del ex presidente
*Los uribistas pura sangre y el regreso al país del ex presidente Uribe...
*La necesaria reforma agraria...
*Los inmigrantes: futuro incierto...
*El joven Otto Morales Benítez...
*El 20 de julio de 1810. Trascendencia...
*El negocio de las armas...
*Europa o la tragedia de los países empobrecidos..
*Balance electoral: un difícil camino para Santos...
*Arizona: la cacería de latinos...
*El Tratado de Libre Comercio con la Unión Uropea...
*La agonía de Marmato...
*La Pachamama o la muerte
*Uribismo en caída libre...
*La gran duda: el 19 de abril de 1970...
*Mockus y Fajardo: El impacto de los académicos...
*El magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán...
*Bernardo Jaramillo Ossa: 20 años después...
*Ningún candidato puede cantar victoria...
*Los huérfanos del poder y el nuevo Congreso...
*La muerte súbita de la revista CAMBIO...
*Los gravísimos problemas de la salud...
*La primera república negra ahogada en la miseria...
*La navidad en la cultura caldense...
*La crisis económica sigue asustando...
*El dinero y el poder son como el agua del mar...
*Siguen lloviendo los problemas...
*Los problemas de la universidad colombiana...
*El cumpleaños de Manizales...
*La consulta y la gran encuesta: claridad y confusión...
*Nuevo libro del historiador Víctor Zuluaga Gómez...
*El costo politico del referendo...
*Vigencia de Luis Carlos Galán...
*Hacia el bicentenario de la independencia...
*La región caldense en la independencia...
*La soberanía en crisis...
*¿Donde está la diplomacia?...
*El gobierno debe aprender de las hormigas...
*La historia libera a Cuba...
*El país más poderoso sigue en depresión...

Estados Unidos: las minorías se volvieron mayoríasPDFImprimirE-mail

Por Albeiro Valencia Llano

Ganó las elecciones Barack Obama pero con grandes dificultades pues durante mucho tiempo los sondeos de opinión daban un empate entre demócratas y republicanos. Sin embargo cuando Obama ganó las elecciones en 2008, lo hizo en forma contundente.

albeiro valencia llano Este representante de las minorías había planteado frenar el rumbo belicista impuesto por George Bush y los republicanos y prometía sacar al pueblo de la crisis económica. Significaba la esperanza, y muchas naciones creían en sus promesas: el retiro gradual de las tropas de Irak, fortalecer la diplomacia, cerrar la base de Guantánamo, revisar el bloqueo a Cuba, mejorar las relaciones con América Latina, reanudar las conversaciones de paz en el Oriente Medio y reparar los vínculos con los musulmanes.

En pocos meses transformó la imagen de la presidencia de su país y le dio un nuevo giro a la política internacional; como consecuencia se disparó el optimismo en Europa y le otorgaron el Premio Nobel de Paz 2009, aunque no había hecho nada para merecerlo. El pueblo estadounidense seguía sumergido en la crisis y la imagen del Presidente se empezó a deteriorar porque Obama no significó el cambio. Su plan para rescatar la economía lo orientó a salvar con préstamos y subsidios a los grandes bancos y al insaciable capital financiero, se amangualó con las potencias europeas en la guerra contra Libia, siguieron los ataques antiterroristas en el Oriente Medio y la nueva carrera armamentista en el ambiente de la ciberguerra. Entonces ¿por qué ganó Obama en 2012?

El apoyo de las minorías

Las elecciones transcurrieron en medio de la aguda y prolongada crisis económica y en este punto Obama desplegó su capacidad política. Su propuesta de aumentar los impuestos a los ricos fue bien recibida pero, además, logró que la gente votara pensando no solo en lo económico (deudas, empleo, presupuesto e impuestos), sino en el restablecimiento del Estado Social.
Como no podía ofrecer ríos de leche con riberas de miel, le apostó a construir una coalición de minorías. Hizo una campaña con mucho dinero, pues recogió más de mil millones de dólares, para agresivos programas de publicidad, dirigidos a los estudiantes, a las mujeres, a los latinos, a los homosexuales, a los afroamericanos y a los asiáticos. De este modo conquistó las mayorías (93% de los votos afro, 71% de los latinos, 73% de los asiáticos, 55% de las mujeres y 60% de los jóvenes), así castigaron el programa ultraconservador de Mitt Romney.

Golpe a la ultraderecha


Mientras Obama desarrolló una campaña pensando en la nación del siglo XXI, Romney se quedó en el más rancio credo republicano, influenciado por los radicales del Tea Party, quienes añoran los tiempos del Ku Klux Klan. Se ancló en el pasado con el voto masculino, blanco y conservador; y con su fórmula vicepresidencial, el ultraderechista Paul Ryan, propusieron un programa que no tenía futuro: que los indocumentados se “auto deportaran”, prolongar el muro que los separa de México, recortar programas de planificación familiar y prohibir el matrimonio de las parejas homosexuales.

Frente a semejantes propuestas muchos votaron para que no ganara Romney, pues aparecía peor que George W. Bush. Pasadas las elecciones los comentaristas políticos del partido republicano pusieron el grito en el cielo “el establecimiento blanco es ahora la minoría. La demografía está cambiando, ya no son los Estados Unidos tradicionales”. Y rematan anotando que el partido es muy blanco, muy viejo y muy masculino.

Los grandes retos


Las minorías convertidas en mayoría apoyaron el intervencionismo de Obama, la reforma al sistema de salud, el rescate a la industria automotriz y su lucha por salvar la economía. Y le perdonaron las muchas promesas incumplidas. Pero el Presidente tiene grandes retos y problemas como la polarización política, el aumento de impuestos que llegará en enero, el desempleo, la reforma migratoria y la crisis económica.

Frente a los retos necesita el soporte bipartidista. La Cámara de Representantes siguió bajo control de los republicanos y el Senado es de los demócratas; como consecuencia la nación está bien dividida. Obama ganó, pero no en forma contundente como hace cuatro años, y él es consciente de este hecho. Por esta razón dijo en su discurso de celebración que “en las próximas semanas y meses quiero trabajar con los líderes de ambos partidos para enfrentar los desafíos que sólo podemos resolver juntos”.

Al respecto dijo Romney que “no podemos arriesgarnos con disputas partidistas”. La confrontación con los republicanos es por el “abismo fiscal”: una serie de recortes automáticos al gasto e incrementos tributarios para antes del fin de año. Ambos partidos tienen que ponerse de acuerdo sobre el control de la deuda pública que alcanza 16 billones de dólares, y si no se maneja bien semejante problema puede llegar la recesión, lo que dispararía el desempleo y llegaría la catástrofe, con repercusiones en todo el mundo.

El electorado considera que el poderoso país va por el camino equivocado. La crisis que padece la nación enfrentó el capitalismo salvaje de los mimados por la fortuna, con el capitalismo social. Y el pueblo pide que el Estado garantice el bienestar general, en lugar de legislar sólo para una minoría partidaria del mercado libre; desea que se controle a los privilegiados que propiciaron la recesión económica. El Presidente tendrá que seguir escuchando la voz del pueblo que se levanta a favor del aborto, el matrimonio gay, la legalización de la marihuana y contra la pena de muerte.

Hoy el sueño americano se convirtió en pesadilla porque la crisis económica está arrastrando los hogares de la clase media. El pueblo observa con horror la pérdida de los empleos y de las viviendas. Centenares de miles dejaron de creer en el país de las oportunidades y de la “plena democracia”, porque amor con hambre no dura. Obama tiene una segunda oportunidad para entender a este pueblo que está despertando de su largo letargo. ¿Seguirá la misma política económica y social?

Columnas del autor:

*Kid Pambelé: 40 años después
*La última muerte de Fidel Castro
*Ernesto "Che" Guevara. El guerrillero heroico
*Europa: la crisis continúa
*El cargo más importante del mundo
*El brutal y prolongado conflicto
*El gran negocio del níquel
*Ecos de los Olímpicos. Optimismo nacional
*Dos años de gobierno. Terminó la luna de miel
*La hipocresia de la industria militar
*La eterna lucha de los pueblos indígenas
*La lucha por el poder y el puro centro democrático
*El PRI, vuelve y juega
*Cuando truena la voz del pueblo
*Siria, sigue el conflicto pero hay esperanzas
*En la Unión Europea crece la desconfianza
*El regreso de Angelino
*Clima político enredado y confuso
*El presidente socialista de Francia
*Balance de la Cumbre: mucho ruido y pocas nueces
*La Cumbre de las Américas sin Cuba
*VLADIMIR PUTIN SIGUE EN EL PODER
*Siria en el juego de las potencias
*Las malvinas: un conflicto por los recursos naturales
*La piratería en Internet, mucho dinero en juego
*¡Adios año viejo!
*Finalizó la guerra de Irak
*Nuevo acuerdo para salvar a Europa
*LA ÚLTIMA TRAGEDIA DE ESPAÑA
*Las nuevas jornadas del movimiento estudiantil
*Los problemas del agua
*El TLC: ganadores y perdedores
*La tragedia de los palestinos
*La fiebre del oro y el saqueo de los recursos naturales
*El 11 de septiembre de 2001: tremendas consecuencias
*El derrumbe de los países socialistas de Europa
*Una nueva recesión económica
*Los grandes problemas de la economía mundial
*La mano negra de los conspiradores anónimos
*La reelección, una pesadilla para Barack Obama
*La encrucijada de Mockus, mejor un buen divorcio que un mal matrimonio
*Europa dividida por la crisis
*La difícil cruzada contra el terrorismo...
*Viterbo, una singular fundación
*Las amenazas contra la universidad pública...
*Una guerra por el petróleo...
*El páramo de Santurbán. Defensa de los recursos naturales...
*Estados Unidos y Colombia: ¿Buenos amigos?...
*Wikileaks o el dedo en la llaga...
*El pueblo árabe se sacude. Sigue el efecto dominó...
*El Tiempo en la historia de Colombia...
*Un año repleto de problemas...
*La navidad, tradición enraizada en el hogar...
*Las dos Coreas: un conflicto de la guerra fría...
*La Independencia de Cartagena y el Concurso Nacional de Belleza...
*Guerra de divisas: la devaluación de las monedas fuertes...
*La sombra del ex presidente
*Los uribistas pura sangre y el regreso al país del ex presidente Uribe...
*La necesaria reforma agraria...
*Los inmigrantes: futuro incierto...
*El joven Otto Morales Benítez...
*El 20 de julio de 1810. Trascendencia...
*El negocio de las armas...
*Europa o la tragedia de los países empobrecidos..
*Balance electoral: un difícil camino para Santos...
*Arizona: la cacería de latinos...
*El Tratado de Libre Comercio con la Unión Uropea...
*La agonía de Marmato...
*La Pachamama o la muerte
*Uribismo en caída libre...
*La gran duda: el 19 de abril de 1970...
*Mockus y Fajardo: El impacto de los académicos...
*El magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán...
*Bernardo Jaramillo Ossa: 20 años después...
*Ningún candidato puede cantar victoria...
*Los huérfanos del poder y el nuevo Congreso...
*La muerte súbita de la revista CAMBIO...
*Los gravísimos problemas de la salud...
*La primera república negra ahogada en la miseria...
*La navidad en la cultura caldense...
*La crisis económica sigue asustando...
*El dinero y el poder son como el agua del mar...
*Siguen lloviendo los problemas...
*Los problemas de la universidad colombiana...
*El cumpleaños de Manizales...
*La consulta y la gran encuesta: claridad y confusión...
*Nuevo libro del historiador Víctor Zuluaga Gómez...
*El costo politico del referendo...
*Vigencia de Luis Carlos Galán...
*Hacia el bicentenario de la independencia...
*La región caldense en la independencia...
*La soberanía en crisis...
*¿Donde está la diplomacia?...
*El gobierno debe aprender de las hormigas...
*La historia libera a Cuba...
*El país más poderoso sigue en depresión...

Estados Unidos: las minorías se volvieron mayoríasPDFImprimirE-mail

Por Albeiro Valencia Llano

Ganó las elecciones Barack Obama pero con grandes dificultades pues durante mucho tiempo los sondeos de opinión daban un empate entre demócratas y republicanos. Sin embargo cuando Obama ganó las elecciones en 2008, lo hizo en forma contundente.

albeiro valencia llano Este representante de las minorías había planteado frenar el rumbo belicista impuesto por George Bush y los republicanos y prometía sacar al pueblo de la crisis económica. Significaba la esperanza, y muchas naciones creían en sus promesas: el retiro gradual de las tropas de Irak, fortalecer la diplomacia, cerrar la base de Guantánamo, revisar el bloqueo a Cuba, mejorar las relaciones con América Latina, reanudar las conversaciones de paz en el Oriente Medio y reparar los vínculos con los musulmanes.

En pocos meses transformó la imagen de la presidencia de su país y le dio un nuevo giro a la política internacional; como consecuencia se disparó el optimismo en Europa y le otorgaron el Premio Nobel de Paz 2009, aunque no había hecho nada para merecerlo. El pueblo estadounidense seguía sumergido en la crisis y la imagen del Presidente se empezó a deteriorar porque Obama no significó el cambio. Su plan para rescatar la economía lo orientó a salvar con préstamos y subsidios a los grandes bancos y al insaciable capital financiero, se amangualó con las potencias europeas en la guerra contra Libia, siguieron los ataques antiterroristas en el Oriente Medio y la nueva carrera armamentista en el ambiente de la ciberguerra. Entonces ¿por qué ganó Obama en 2012?

El apoyo de las minorías

Las elecciones transcurrieron en medio de la aguda y prolongada crisis económica y en este punto Obama desplegó su capacidad política. Su propuesta de aumentar los impuestos a los ricos fue bien recibida pero, además, logró que la gente votara pensando no solo en lo económico (deudas, empleo, presupuesto e impuestos), sino en el restablecimiento del Estado Social.
Como no podía ofrecer ríos de leche con riberas de miel, le apostó a construir una coalición de minorías. Hizo una campaña con mucho dinero, pues recogió más de mil millones de dólares, para agresivos programas de publicidad, dirigidos a los estudiantes, a las mujeres, a los latinos, a los homosexuales, a los afroamericanos y a los asiáticos. De este modo conquistó las mayorías (93% de los votos afro, 71% de los latinos, 73% de los asiáticos, 55% de las mujeres y 60% de los jóvenes), así castigaron el programa ultraconservador de Mitt Romney.

Golpe a la ultraderecha


Mientras Obama desarrolló una campaña pensando en la nación del siglo XXI, Romney se quedó en el más rancio credo republicano, influenciado por los radicales del Tea Party, quienes añoran los tiempos del Ku Klux Klan. Se ancló en el pasado con el voto masculino, blanco y conservador; y con su fórmula vicepresidencial, el ultraderechista Paul Ryan, propusieron un programa que no tenía futuro: que los indocumentados se “auto deportaran”, prolongar el muro que los separa de México, recortar programas de planificación familiar y prohibir el matrimonio de las parejas homosexuales.

Frente a semejantes propuestas muchos votaron para que no ganara Romney, pues aparecía peor que George W. Bush. Pasadas las elecciones los comentaristas políticos del partido republicano pusieron el grito en el cielo “el establecimiento blanco es ahora la minoría. La demografía está cambiando, ya no son los Estados Unidos tradicionales”. Y rematan anotando que el partido es muy blanco, muy viejo y muy masculino.

Los grandes retos


Las minorías convertidas en mayoría apoyaron el intervencionismo de Obama, la reforma al sistema de salud, el rescate a la industria automotriz y su lucha por salvar la economía. Y le perdonaron las muchas promesas incumplidas. Pero el Presidente tiene grandes retos y problemas como la polarización política, el aumento de impuestos que llegará en enero, el desempleo, la reforma migratoria y la crisis económica.

Frente a los retos necesita el soporte bipartidista. La Cámara de Representantes siguió bajo control de los republicanos y el Senado es de los demócratas; como consecuencia la nación está bien dividida. Obama ganó, pero no en forma contundente como hace cuatro años, y él es consciente de este hecho. Por esta razón dijo en su discurso de celebración que “en las próximas semanas y meses quiero trabajar con los líderes de ambos partidos para enfrentar los desafíos que sólo podemos resolver juntos”.

Al respecto dijo Romney que “no podemos arriesgarnos con disputas partidistas”. La confrontación con los republicanos es por el “abismo fiscal”: una serie de recortes automáticos al gasto e incrementos tributarios para antes del fin de año. Ambos partidos tienen que ponerse de acuerdo sobre el control de la deuda pública que alcanza 16 billones de dólares, y si no se maneja bien semejante problema puede llegar la recesión, lo que dispararía el desempleo y llegaría la catástrofe, con repercusiones en todo el mundo.

El electorado considera que el poderoso país va por el camino equivocado. La crisis que padece la nación enfrentó el capitalismo salvaje de los mimados por la fortuna, con el capitalismo social. Y el pueblo pide que el Estado garantice el bienestar general, en lugar de legislar sólo para una minoría partidaria del mercado libre; desea que se controle a los privilegiados que propiciaron la recesión económica. El Presidente tendrá que seguir escuchando la voz del pueblo que se levanta a favor del aborto, el matrimonio gay, la legalización de la marihuana y contra la pena de muerte.

Hoy el sueño americano se convirtió en pesadilla porque la crisis económica está arrastrando los hogares de la clase media. El pueblo observa con horror la pérdida de los empleos y de las viviendas. Centenares de miles dejaron de creer en el país de las oportunidades y de la “plena democracia”, porque amor con hambre no dura. Obama tiene una segunda oportunidad para entender a este pueblo que está despertando de su largo letargo. ¿Seguirá la misma política económica y social?

Columnas del autor:

*Kid Pambelé: 40 años después
*La última muerte de Fidel Castro
*Ernesto "Che" Guevara. El guerrillero heroico
*Europa: la crisis continúa
*El cargo más importante del mundo
*El brutal y prolongado conflicto
*El gran negocio del níquel
*Ecos de los Olímpicos. Optimismo nacional
*Dos años de gobierno. Terminó la luna de miel
*La hipocresia de la industria militar
*La eterna lucha de los pueblos indígenas
*La lucha por el poder y el puro centro democrático
*El PRI, vuelve y juega
*Cuando truena la voz del pueblo
*Siria, sigue el conflicto pero hay esperanzas
*En la Unión Europea crece la desconfianza
*El regreso de Angelino
*Clima político enredado y confuso
*El presidente socialista de Francia
*Balance de la Cumbre: mucho ruido y pocas nueces
*La Cumbre de las Américas sin Cuba
*VLADIMIR PUTIN SIGUE EN EL PODER
*Siria en el juego de las potencias
*Las malvinas: un conflicto por los recursos naturales
*La piratería en Internet, mucho dinero en juego
*¡Adios año viejo!
*Finalizó la guerra de Irak
*Nuevo acuerdo para salvar a Europa
*LA ÚLTIMA TRAGEDIA DE ESPAÑA
*Las nuevas jornadas del movimiento estudiantil
*Los problemas del agua
*El TLC: ganadores y perdedores
*La tragedia de los palestinos
*La fiebre del oro y el saqueo de los recursos naturales
*El 11 de septiembre de 2001: tremendas consecuencias
*El derrumbe de los países socialistas de Europa
*Una nueva recesión económica
*Los grandes problemas de la economía mundial
*La mano negra de los conspiradores anónimos
*La reelección, una pesadilla para Barack Obama
*La encrucijada de Mockus, mejor un buen divorcio que un mal matrimonio
*Europa dividida por la crisis
*La difícil cruzada contra el terrorismo...
*Viterbo, una singular fundación
*Las amenazas contra la universidad pública...
*Una guerra por el petróleo...
*El páramo de Santurbán. Defensa de los recursos naturales...
*Estados Unidos y Colombia: ¿Buenos amigos?...
*Wikileaks o el dedo en la llaga...
*El pueblo árabe se sacude. Sigue el efecto dominó...
*El Tiempo en la historia de Colombia...
*Un año repleto de problemas...
*La navidad, tradición enraizada en el hogar...
*Las dos Coreas: un conflicto de la guerra fría...
*La Independencia de Cartagena y el Concurso Nacional de Belleza...
*Guerra de divisas: la devaluación de las monedas fuertes...
*La sombra del ex presidente
*Los uribistas pura sangre y el regreso al país del ex presidente Uribe...
*La necesaria reforma agraria...
*Los inmigrantes: futuro incierto...
*El joven Otto Morales Benítez...
*El 20 de julio de 1810. Trascendencia...
*El negocio de las armas...
*Europa o la tragedia de los países empobrecidos..
*Balance electoral: un difícil camino para Santos...
*Arizona: la cacería de latinos...
*El Tratado de Libre Comercio con la Unión Uropea...
*La agonía de Marmato...
*La Pachamama o la muerte
*Uribismo en caída libre...
*La gran duda: el 19 de abril de 1970...
*Mockus y Fajardo: El impacto de los académicos...
*El magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán...
*Bernardo Jaramillo Ossa: 20 años después...
*Ningún candidato puede cantar victoria...
*Los huérfanos del poder y el nuevo Congreso...
*La muerte súbita de la revista CAMBIO...
*Los gravísimos problemas de la salud...
*La primera república negra ahogada en la miseria...
*La navidad en la cultura caldense...
*La crisis económica sigue asustando...
*El dinero y el poder son como el agua del mar...
*Siguen lloviendo los problemas...
*Los problemas de la universidad colombiana...
*El cumpleaños de Manizales...
*La consulta y la gran encuesta: claridad y confusión...
*Nuevo libro del historiador Víctor Zuluaga Gómez...
*El costo politico del referendo...
*Vigencia de Luis Carlos Galán...
*Hacia el bicentenario de la independencia...
*La región caldense en la independencia...
*La soberanía en crisis...
*¿Donde está la diplomacia?...
*El gobierno debe aprender de las hormigas...
*La historia libera a Cuba...
*El país más poderoso sigue en depresión...

Estados Unidos: las minorías se volvieron mayoríasPDFImprimirE-mail

Por Albeiro Valencia Llano

Ganó las elecciones Barack Obama pero con grandes dificultades pues durante mucho tiempo los sondeos de opinión daban un empate entre demócratas y republicanos. Sin embargo cuando Obama ganó las elecciones en 2008, lo hizo en forma contundente.

albeiro valencia llano Este representante de las minorías había planteado frenar el rumbo belicista impuesto por George Bush y los republicanos y prometía sacar al pueblo de la crisis económica. Significaba la esperanza, y muchas naciones creían en sus promesas: el retiro gradual de las tropas de Irak, fortalecer la diplomacia, cerrar la base de Guantánamo, revisar el bloqueo a Cuba, mejorar las relaciones con América Latina, reanudar las conversaciones de paz en el Oriente Medio y reparar los vínculos con los musulmanes.

En pocos meses transformó la imagen de la presidencia de su país y le dio un nuevo giro a la política internacional; como consecuencia se disparó el optimismo en Europa y le otorgaron el Premio Nobel de Paz 2009, aunque no había hecho nada para merecerlo. El pueblo estadounidense seguía sumergido en la crisis y la imagen del Presidente se empezó a deteriorar porque Obama no significó el cambio. Su plan para rescatar la economía lo orientó a salvar con préstamos y subsidios a los grandes bancos y al insaciable capital financiero, se amangualó con las potencias europeas en la guerra contra Libia, siguieron los ataques antiterroristas en el Oriente Medio y la nueva carrera armamentista en el ambiente de la ciberguerra. Entonces ¿por qué ganó Obama en 2012?

El apoyo de las minorías

Las elecciones transcurrieron en medio de la aguda y prolongada crisis económica y en este punto Obama desplegó su capacidad política. Su propuesta de aumentar los impuestos a los ricos fue bien recibida pero, además, logró que la gente votara pensando no solo en lo económico (deudas, empleo, presupuesto e impuestos), sino en el restablecimiento del Estado Social.
Como no podía ofrecer ríos de leche con riberas de miel, le apostó a construir una coalición de minorías. Hizo una campaña con mucho dinero, pues recogió más de mil millones de dólares, para agresivos programas de publicidad, dirigidos a los estudiantes, a las mujeres, a los latinos, a los homosexuales, a los afroamericanos y a los asiáticos. De este modo conquistó las mayorías (93% de los votos afro, 71% de los latinos, 73% de los asiáticos, 55% de las mujeres y 60% de los jóvenes), así castigaron el programa ultraconservador de Mitt Romney.

Golpe a la ultraderecha


Mientras Obama desarrolló una campaña pensando en la nación del siglo XXI, Romney se quedó en el más rancio credo republicano, influenciado por los radicales del Tea Party, quienes añoran los tiempos del Ku Klux Klan. Se ancló en el pasado con el voto masculino, blanco y conservador; y con su fórmula vicepresidencial, el ultraderechista Paul Ryan, propusieron un programa que no tenía futuro: que los indocumentados se “auto deportaran”, prolongar el muro que los separa de México, recortar programas de planificación familiar y prohibir el matrimonio de las parejas homosexuales.

Frente a semejantes propuestas muchos votaron para que no ganara Romney, pues aparecía peor que George W. Bush. Pasadas las elecciones los comentaristas políticos del partido republicano pusieron el grito en el cielo “el establecimiento blanco es ahora la minoría. La demografía está cambiando, ya no son los Estados Unidos tradicionales”. Y rematan anotando que el partido es muy blanco, muy viejo y muy masculino.

Los grandes retos


Las minorías convertidas en mayoría apoyaron el intervencionismo de Obama, la reforma al sistema de salud, el rescate a la industria automotriz y su lucha por salvar la economía. Y le perdonaron las muchas promesas incumplidas. Pero el Presidente tiene grandes retos y problemas como la polarización política, el aumento de impuestos que llegará en enero, el desempleo, la reforma migratoria y la crisis económica.

Frente a los retos necesita el soporte bipartidista. La Cámara de Representantes siguió bajo control de los republicanos y el Senado es de los demócratas; como consecuencia la nación está bien dividida. Obama ganó, pero no en forma contundente como hace cuatro años, y él es consciente de este hecho. Por esta razón dijo en su discurso de celebración que “en las próximas semanas y meses quiero trabajar con los líderes de ambos partidos para enfrentar los desafíos que sólo podemos resolver juntos”.

Al respecto dijo Romney que “no podemos arriesgarnos con disputas partidistas”. La confrontación con los republicanos es por el “abismo fiscal”: una serie de recortes automáticos al gasto e incrementos tributarios para antes del fin de año. Ambos partidos tienen que ponerse de acuerdo sobre el control de la deuda pública que alcanza 16 billones de dólares, y si no se maneja bien semejante problema puede llegar la recesión, lo que dispararía el desempleo y llegaría la catástrofe, con repercusiones en todo el mundo.

El electorado considera que el poderoso país va por el camino equivocado. La crisis que padece la nación enfrentó el capitalismo salvaje de los mimados por la fortuna, con el capitalismo social. Y el pueblo pide que el Estado garantice el bienestar general, en lugar de legislar sólo para una minoría partidaria del mercado libre; desea que se controle a los privilegiados que propiciaron la recesión económica. El Presidente tendrá que seguir escuchando la voz del pueblo que se levanta a favor del aborto, el matrimonio gay, la legalización de la marihuana y contra la pena de muerte.

Hoy el sueño americano se convirtió en pesadilla porque la crisis económica está arrastrando los hogares de la clase media. El pueblo observa con horror la pérdida de los empleos y de las viviendas. Centenares de miles dejaron de creer en el país de las oportunidades y de la “plena democracia”, porque amor con hambre no dura. Obama tiene una segunda oportunidad para entender a este pueblo que está despertando de su largo letargo. ¿Seguirá la misma política económica y social?

Columnas del autor:

*Kid Pambelé: 40 años después
*La última muerte de Fidel Castro
*Ernesto "Che" Guevara. El guerrillero heroico
*Europa: la crisis continúa
*El cargo más importante del mundo
*El brutal y prolongado conflicto
*El gran negocio del níquel
*Ecos de los Olímpicos. Optimismo nacional
*Dos años de gobierno. Terminó la luna de miel
*La hipocresia de la industria militar
*La eterna lucha de los pueblos indígenas
*La lucha por el poder y el puro centro democrático
*El PRI, vuelve y juega
*Cuando truena la voz del pueblo
*Siria, sigue el conflicto pero hay esperanzas
*En la Unión Europea crece la desconfianza
*El regreso de Angelino
*Clima político enredado y confuso
*El presidente socialista de Francia
*Balance de la Cumbre: mucho ruido y pocas nueces
*La Cumbre de las Américas sin Cuba
*VLADIMIR PUTIN SIGUE EN EL PODER
*Siria en el juego de las potencias
*Las malvinas: un conflicto por los recursos naturales
*La piratería en Internet, mucho dinero en juego
*¡Adios año viejo!
*Finalizó la guerra de Irak
*Nuevo acuerdo para salvar a Europa
*LA ÚLTIMA TRAGEDIA DE ESPAÑA
*Las nuevas jornadas del movimiento estudiantil
*Los problemas del agua
*El TLC: ganadores y perdedores
*La tragedia de los palestinos
*La fiebre del oro y el saqueo de los recursos naturales
*El 11 de septiembre de 2001: tremendas consecuencias
*El derrumbe de los países socialistas de Europa
*Una nueva recesión económica
*Los grandes problemas de la economía mundial
*La mano negra de los conspiradores anónimos
*La reelección, una pesadilla para Barack Obama
*La encrucijada de Mockus, mejor un buen divorcio que un mal matrimonio
*Europa dividida por la crisis
*La difícil cruzada contra el terrorismo...
*Viterbo, una singular fundación
*Las amenazas contra la universidad pública...
*Una guerra por el petróleo...
*El páramo de Santurbán. Defensa de los recursos naturales...
*Estados Unidos y Colombia: ¿Buenos amigos?...
*Wikileaks o el dedo en la llaga...
*El pueblo árabe se sacude. Sigue el efecto dominó...
*El Tiempo en la historia de Colombia...
*Un año repleto de problemas...
*La navidad, tradición enraizada en el hogar...
*Las dos Coreas: un conflicto de la guerra fría...
*La Independencia de Cartagena y el Concurso Nacional de Belleza...
*Guerra de divisas: la devaluación de las monedas fuertes...
*La sombra del ex presidente
*Los uribistas pura sangre y el regreso al país del ex presidente Uribe...
*La necesaria reforma agraria...
*Los inmigrantes: futuro incierto...
*El joven Otto Morales Benítez...
*El 20 de julio de 1810. Trascendencia...
*El negocio de las armas...
*Europa o la tragedia de los países empobrecidos..
*Balance electoral: un difícil camino para Santos...
*Arizona: la cacería de latinos...
*El Tratado de Libre Comercio con la Unión Uropea...
*La agonía de Marmato...
*La Pachamama o la muerte
*Uribismo en caída libre...
*La gran duda: el 19 de abril de 1970...
*Mockus y Fajardo: El impacto de los académicos...
*El magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán...
*Bernardo Jaramillo Ossa: 20 años después...
*Ningún candidato puede cantar victoria...
*Los huérfanos del poder y el nuevo Congreso...
*La muerte súbita de la revista CAMBIO...
*Los gravísimos problemas de la salud...
*La primera república negra ahogada en la miseria...
*La navidad en la cultura caldense...
*La crisis económica sigue asustando...
*El dinero y el poder son como el agua del mar...
*Siguen lloviendo los problemas...
*Los problemas de la universidad colombiana...
*El cumpleaños de Manizales...
*La consulta y la gran encuesta: claridad y confusión...
*Nuevo libro del historiador Víctor Zuluaga Gómez...
*El costo politico del referendo...
*Vigencia de Luis Carlos Galán...
*Hacia el bicentenario de la independencia...
*La región caldense en la independencia...
*La soberanía en crisis...
*¿Donde está la diplomacia?...
*El gobierno debe aprender de las hormigas...
*La historia libera a Cuba...
*El país más poderoso sigue en depresión...

Revista Civismo Nº 452. Julio-Septiembre de 2012

Escrito por smpmanizales 20-11-2012 en General. Comentarios (0)

 

Revista Civismo Nº 452. Julio-Septiembre de 2012

 

Órgano de la S.M.P. de Manizales. Fundada el 27 de mayo de 1936.
 
Dirección: Fernando Rodríguez Muñoz
Edición: Albeiro Valencia Llano
Consejo de Redacción:
Albeiro Valencia Llano
Luz Helena Arango García
José Clareth Bonilla Cadavid
Gonzalo Duque Escobar.
 
TABLA DE CONTENIDO
 
1. Editorial
2. Homenaje al socio Javier Restrepo G.
Por: Consejo de Redacción
3. Chipre: barrio de paisajes y cuna de atardeceres
Por: Pedro Pablo Franco
4. La Sociedad de Mejoras Públicas en la Radio
Por: José Fernando Echeverri
5. Proyecto de declaración juvenil caldense Frente al desarrollo sostenible
6. La plaza de mercado. Una mirada histórica
Por: Albeiro Valencia
7. Dossier la Plaza de mercado. La galería de Manizales
Por: José Clareth Bonilla Cadavid
8. Las dinámicas territoriales en la plaza de mercado
Por: Gonzalo Duque
9. Pensadoras de Utopías
Por: Liliana Villegas
10. Plaza de mercado y paisaje cultural cafetero
Por: Luis Fernando Acebedo
11. Notas Para La Reflexión en el Doctorado Honoris Causa En La UAM
Por: Pbro. Leopoldo Peláez
12. Amparo Gómez De Arango, Caldense Del Año 2011, y Dorian Hoyos Parra, Adulto Mayor de Oro 2012
13. Carta de invitación a la exposición: Pura Vida “Cartografía Fotográfica de la Galería”,Plaza de Mercado de Manizales.
***
 
EDITORIAL
EL PROYECTO DE RENOVACIÓN URBANA DEL BARRIO SAN JOSÉ
La Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales (SMP) ha sido desde el año de 1912, fecha de su creación, el “hada madrina” que proyecta, crea, vigila y realiza. Desde sus inicios se pensó en hacer presencia en las obras públicas y fue manifiesto en todo los vecinos el deseo de atender con método y planeación la comodidad, ornato y hermosura de la naciente ciudad, para lo cual la SMP se propuso ser la guardiana de numerosas obras de ornato, cultura, parques y avenidas; además de obras de inmensa satisfacción, como planteles educativos, bandas de música, vías de comunicación, campos deportivos y todo aquello que ofreciera calidad de vida a quienes en este territorio habitasen.
El barrio San José, era el más tranquilo, progresista y amañador del sector residencial de Manizales. Por su larguísima calle, conocida como “La Avanzada”, entraron centenares de familias que llegaban por el norte, desde Antioquia, cuando el camino de la “Cuchilla del Saldo” pasó a un segundo lugar. Así se explica el poblamiento del sector, considerado la parte más plana y segura del poblado y se entiende su crecimiento económico y cultural: aquí operaban las fábricas de chocolate Luker y Valencia, los talleres de costales y de inodoros, y un intenso comercio de tiendas.
También abundaban los centros educativos y culturales: la Escuela Normal de Señoritas, la Escuela de Niños, la Escuela de Artes y Oficios, la Escuela Modelo, el Asilo de Beneficencia, la comunidad de los Jesuitas, la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos. Y en el hermoso parque de Colón, hoy San José, actuaban numerosas retretas donde se destacó la Banda González.
El barrio, por supuesto, se fue convirtiendo en un importante sector residencial que atrajo a destacados artistas como el escultor Guillermo Botero, al dibujante Alberto Pino y al maestro Jaime Valencia, quienes más tarde se vincularon a la Escuela de Bellas Artes.
Hoy después de cerca de 100 años el sector se considera deprimido. El macroproyecto de interés social del barrio San José, involucra el proceso de renovación urbana y aunque fue concebido para transformar el entorno y para abrir las puertas a nuevas inversiones, reactivar la economía local y mejorar la calidad de vida de los habitantes del sector, hay preocupación en la comunidad. La modernización del sector sin la adecuada sensibilización de sus habitantes, muchos de ellos herederos de esos primeros pobladores, vieron demoler estas construcciones centenarias, llenas de comodidades de acuerdo con su cultura, y se pretende encasillarles en estrechos aposentos donde los espacios se reducen sustancialmente y se les cambia bruscamente el entorno.
Faltó planeación en cuanto al impacto socioeconómico que ha causado un trauma emotivo y sentimental, difícil de superar.
***
 
HOMENAJE AL SOCIO JAVIER RESTREPO GIRALDO
In memoriam
Por: Consejo de Redacción
El día 14 de junio de 2012 falleció en la ciudad de Manizales el honorable socio Javier Restrepo Giraldo. Nació en la población de Aranzazu el 20 de agosto de 1935, en el hogar conformado por el señor Salvador Restrepo Jiménez y la señora Clara Esther Giraldo Duque. Realizó su educación primaria en la escuela de varones de su tierra natal y cursó estudios secundarios en el colegio Pío XII de Salamina.
En el año 1958 se trasladó a la ciudad de Bogotá donde se vinculó al Ministerio de Justicia. Después de esta experiencia laboral organizó una oficia de ventas de capitalización, Seguros e Inversiones, en 1966. Más tarde, en 1968, se radicó en Manizales donde continuó en el ramo de seguros, con Seguros Colombia; aquí se destacó en ventas y participó en varias convenciones nacionales. En 1977 fundó su propia agencia “Javier Restrepo y Compañía Ltda. Asesores de Seguros”.
Contrajo matrimonio, en 1970, con Sally Valencia Ospina quien se destacaba en comercio exterior; tuvieron dos hijos: Ricardo León quien vive con su esposa Isabel Cristina Rivera Botero, en Barcelona, España, y Leonardo Javier, Ingeniero Mecánico, casado con la ingeniera Dorancy Gómez; están radicados en Manizales.
Javier Restrepo inició su hoja Leonística en 1974 en el Club de Leones Manizales La Suiza; ocupó los cargos de Secretario, Tesorero y Presidente. Socio de Manizales Monarca desde 1981, donde fue su Presidente. En el Distrito Leonístico fue Jefe de Zona, Jefe de Región y Asesor.
Ingresó a la SMP de Manizales el 1 de abril de 1976; fue miembro de su Junta Directiva en varios períodos y Presidente en los años 1999 y 2004.
Se recuerda su gestión cívica como Presidente de la SMP, durante el año 1999, por varias importantes actividades:
· Proyecto Transversal del Oriente de Caldas. Este proyecto se inició en 1998, gracias al dinamismo del socio Omar Franco Gutiérrez. Su meta es integrar el oriente de Caldas con Manizales; se hicieron los estudios de rehabilitación y mejoramiento de la vía Manizales-Neira-Marulanda-Marquetalia-Victoria-Perico-La Dorada. En esta vigencia se logró que dicho proyecto fuera incluido en el Plan Nacional de Desarrollo, en el capítulo correspondiente a “Vías para la Paz”.
· Semana Cívica del sesquicentenario. Con motivo de los 150 años de la ciudad, la SMP propuso a la administración municipal y a otras instituciones, la organización de una semana cívica, enmarcada en los aspectos culturales. Para ello se programó un tema especial en cada día de la semana, entre el 4 y el 10 de octubre; los más llamativos fueron la cuadra más cívica y los concursos de limpieza y embellecimiento.
· A raíz de los daños causados por el terremoto de enero 25 de 1999 fue remodelado el acceso al edificio de la SMP, el cual quedó amplio, cómodo y seguro, para el bien de los usuarios. El día 22 de noviembre el presidente de la entidad, señor Javier Retrepo, hizo entrega a los socios de la remodelación del nuevo acceso y pronunció las siguientes palabras: “Al reunirnos aquí por unos breves minutos, no es para volver a abrir las puertas, porque éstas han permanecido siempre generosamente abiertas para todos. Es porque deseamos con su mayor espacio y esplendor, invitar a cruzar por ella a aquellos que hasta ahora no lo hayan hecho, para que compartan con nosotros una mayor dimensión humana de nuestra misión y objetivos.
Se trata de una apertura simbólica y espiritual que nos señala nuevos senderos de confraternidad, solidaridad, tolerancia e identidad con los valores humanos y cívicos, tan necesarios en estos momentos difíciles de la patria.
Sea la oportunidad para reconocer que el éxito de esta obra se lo debemos a la Asamblea General y a la Junta Directiva de la entidad, que con su apoyo decidido permitieron la adecuación y restauración del acceso al edificio, deteriorado durante el último sismo.
Una vez más deseo expresar mis agradecimientos al socio Rubén Estrada Álvarez por la donación de su escultura en madera petrificada, con la cual se ha logrado una atractiva ambientación artística de lugar”.
***
 
CHIPRE: BARRIO DE PAISAJES Y CUNA DE ATARDECERES [1]
Por: Pedro Pablo Franco [2]
LA CUCHILLA, LOS ARRIEROS Y LOS SILLETEROS
Arrancaba desde lo que fue El Lago de Aranguito y terminaba en lo que hoy es El Palacio de Bellas Artes, pero yo voy a referirme más concretamente a lo relacionado con la primera zona de tolerancia que tuvo Manizales, según lo relatado por mi padre que también fue arriero, teniendo como auxiliar al Chulo Mazo (José Macías). Ellos llegaban con las muladas, procedentes de Filadelfia, Neira, o Irra a unas posadas que quedaban al frente de lo que es hoy el Centro de Salud La Palma, lo que hacían después de entregar las cargas en los sitios de destino, las mulas o los bueyes, eran encerrados en unos potreros que habían al frente de las posadas, seguidamente se iban a las cantinas, que empezaban en lo que hoy es la Casa Japonesa y bajaba hasta lo que hoy es Bellas Artes, todas eran casas de bahareque, teja de barro, estilo colonización antioqueña, en busca de mujeres, música, baile y trago; la cantina que más frecuentaban era El Nido del Amor.
Esta zona no solamente la frecuentaban los arrieros, sino también la gente de Manizales que gustaba de estos placeres. Se dice que por esta zona llegó la música Argentina traída por los arrieros que venían de Antioquia. Al día siguiente bajaban hasta el centro a buscar carga consistente en productos elaborados como chocolate, café, cigarrillos, cervezas y otros; cuando ya estaban listos, se regresaban para los sitios de origen.
Los silleteros
Eran personas que se encargaban de transportar ancianos y enfermos en una silla colocada en su espalda, por toda la geografía nacional.
Avenida 12 de Octubre
El ingeniero Gustavo Robledo Isaza, miembro de la S.M.P. por más de 50 años y persona muy ligada a las grandes obras civiles de la ciudad, elaboró como Tesis de grado para la Universidad Nacional, sede Medellín, los planos de la obra: remodelación de La Cuchilla, hasta el Lago de Aranguito y el doctor Fernando Londoño, siendo el Alcalde de Manizales para el Centenario, acogió el trabajo para entregarlo como una de las realizaciones de la ocasión.
No era un proyecto fácil para desarrollar, debido a los altos costos de la compra de la mayoría de los predios, a pesar de que a otros se los devolverían, cuando ya estuvieran debidamente urbanizados.
La S.M.P. compró, por su cuenta, muchos de estos predios y los cedió al Municipio para esta realización (todavía figuran algunos a nombre de la S.M.P. en catastro, ya que, en su momento, no se hizo la respectiva escritura).
Hubo gran movimiento de tierras, especialmente donde estaba la zona de tolerancia, lo que se hizo principalmente por el sistema de bombeo el que fue inventado en nuestra ciudad, consistía en bombear agua contra el barranco y canalizar el movimiento hasta donde se pretendía hacer la explanación. Parece que las gentes al ver este sistema, confirmaron que para construir en Manizales había que hacer primero el lote.
Al lado está la ladera que llega hasta los barrios de la Francia, Morrogacho, Los Alcázares y otros; el Municipio, acatando el concepto técnico de una misión europea traída para un estudio de planeación prohibió, por Acuerdo Municipal, las construcciones sobre ella y sus bases para evitar erosiones.
Fue la que sirvió de inspiración para colocarle a Chipre el distintivo de: Fábrica de Paisajes y Atardeceres (poeta Pablo Neruda).
En los días de fiesta se convierte en un verdadero río humano por la cantidad de gente que llega en busca de esparcimiento y, muy especialmente, a comer las obleas que distinguen el barrio. En los meses de julio y agosto, meses de los vientos, se hacen concursos de cometas y en la feria se hacen espectáculos en la Media Torta, carreras de carritos de balineras que bajan hasta La Francia.
El nombre de Avenida 12 de octubre se le colocó para conmemorar la fecha del Descubrimiento de América y fecha de fundación de Manizales.
La estatua que está colocada antes de la Media Torta, es la del General Rafael Reyes, porque siendo él Presidente de la República, se sancionaron las leyes 17 y 46, Decreto 637 de junio 14 de 1905 que crean el Departamento.
***
 
LA SOCIEDAD DE MEJORAS PÚBLICAS EN LA RADIO
Por: José Fernando Echeverri Echeverri
Inicios
En el año 2011 una de las primeras actividades realizadas a la Junta Directiva, y por iniciativa de su presidente el Doctor José Fernando Echeverri E., era tener un espacio en la radio, que sirviera para divulgar la actividad cívica de la Sociedad y dar formación en cultura ciudadana y civilidad a la gente del Departamento de Caldas. Esto significaba que por primera vez en la historia de sus 100 años la Sociedad entraba en este medio en forma continua.
Para ello se hizo una solicitud verbal y por escrito al gerente de Caldas FM, periodista Yesid López, quien inmediatamente dio aprobación a una propuesta técnica presentada por la SMP e inicio labores 2 de abril de 2011.
Se nombró como primer director al nuevo socio, periodista Carlos Banegas, quien había ganado el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, años atrás. La entidad le facilitó una oficina para su desempeño, pero algún tiempo después se retiró para realizar su propio programa en Telecafè.
El formato que el señor Banegas le dio como orientación al programa era relativamente libre, existía una sección para el presidente de la entidad, la Invocación Cívica, e intervenía el primer vicepresidente; lo demás eran comentarios, temas y entrevistados, a criterio del director. El nombre del programa era Galeón.
Para el año 2012 el presidente de la entidad, el doctor Fernando Rodríguez Muñoz, nombró como director del programa al doctor José Fernando Echeverri, quien procedió a cambiar el formato y el nombre del programa como “Civismo en Acción”, la política de selección de los entrevistados y una nueva colaboradora con conocimiento en periodismo, María Alejandra Montoya Castañeda.
LO ACTUAL
EL formato de libreto para las emisiones al aire que se está manejando es el siguiente:
  • Cortina de inicio. Grabada por el periodista y locutor Jorge Hernán Taborda. En ella se hace una breve descripción de la filosofía del programa.
  • Invocación cívica: pieza central de la oración compuesta por Monseñor Alberto Jaramillo, plegaria obligatoria en los actos protocolarios de la asamblea de socios los días lunes. No se pasa en todos los programas pero se la recordamos periódicamente a la audiencia, por su magnífico contenido de amor por la ciudad.
  • Noticívicas: es una sección donde se dan a conocer los relatos en texto informativo, en el cual se quiere mostrar con sus propias reglas de construcción (enunciación), lo que se refiere a un hecho novedoso o no muy común y específicamente de cultura ciudadana, o a la relación entre hechos novedosos y/o atípicos, ocurridos dentro de Manizales o en determinadas organizaciones y que están dedicadas al civismo.
  • Música: es un fragmento del programa dedicado a la música en Colombia, como la mayor parte de las manifestaciones culturales del país está influenciada por los elementos español, indio y africano que formaron la etnografía de esta nación. En tiempos recientes, la música de Colombia ha sido también influenciada por otras corrientes latinoamericanas, caribeñas y anglosajonas, principalmente. La gran cantidad y diversidad de influencias han convertido a la música colombiana en una de las más ricas de la región, llevando en años recientes a la exportación de gran cantidad de artistas, reconocidos no solo a nivel latinoamericano sino de talla mundial, tales son los casos de: Garzón y Collazos, Silva y Villalva, Lucho Bermúdez, Pacho Galán, Conjuntos Llaneros y manifestaciones autóctonas de distintas zonas del país.
  • Lección de civismo: este aparte del programa se trata de un conjunto de conocimientos, principios e ideas que tienen que ver con el comportamiento de los ciudadanos, cumpliendo fundamentalmente con la misión de la Sociedad de fomentar una cultura ciudadana. Se han tratado temas como el respeto a la vida, el ornato de las ciudad, el valor de los símbolos patrios, el civismo activo, los mecanismos de participación ciudadana, las reglas de comportamiento y relación entre los habitantes de Manizales, el aporte de las organizaciones sin ánimo de lucro, la importancia de la infraestructura, la relación Iglesia y civismo, el aporte del sector público al acontecer cívico, las nuevas tendencias del Civismo y valores humanos.
  • Promoción: La propaganda es una forma de comunicación que desde la antigüedad está dirigida a influir en la actitud de una comunidad hacia algo.
La propaganda presenta información sobre todo para influir en una audiencia, presenta a menudo hechos de forma selectiva, por lo tanto, puede llegar a mentir o utiliza los mensajes para producir una respuesta más emocional que racional a la información presentada. El objetivo deseado es promover como resultado un cambio de la percepción del tema, incluyendo la percepción de la importancia, en el público. La propaganda puede ser utilizada como un arma cívica.
Se utiliza en el programa para resaltar la civilidad, los cien años de la sociedad, la resignificación arquitectónica y cívica de la ciudad. Estas promociones varían de acuerdo con las necesidades de la sociedad.
  • Entrevista: el director del programa establece un diálogo con personas que interroga sobre ciertos aspectos que tienen que ver con temas de ciudad y él o los entrevistados presentan sus puntos de vista sin ningún sesgo. Se trata de una técnica o instrumento empleado para diversos motivos, investigación, civismo, política. Una entrevista no es casual sino que es un diálogo interesado, con un acuerdo previo y con intereses y expectativas por ambas partes.
Tal vez es la parte del formato del programa de mayor interés para los oyentes, por lo que opinan los entrevistados.
Algunas de las personas que se han entrevistado: Néstor Buitrago Trujillo, Olga Rivas de Echeverri, Elvira Escobar de Restrepo, Germán Albeiro Castaño, Diego María Arias, Gonzalo Duque Escobar, Monseñor Alberto Jaramillo, Rubén Estrada, Vicente Fernán Arango, Pbro Leopoldo Peláez, Hernando Arango Monedero, Gabriel Barreneche, Bernardo Gómez Upegui, Gilberto Cardona Rodas, Pedro Felipe Hoyos K., Carmenza Saldias B., Hermanos Uribe, Jaime Correa, Jaime Lopera G., David Valencia, Eduardo González, José Nelson Gutiérrez Salazar, Guillermo Orlando Sierra y Germán Conde. Este espacio lo podríamos llamar la opinión de los hechos que se ventilan alrededor del Civismo y es de palpitante actualidad.
  • Palabras del Presidente: en esta sección del programa, el presidente de la SMP tiene su espacio natural para comunicar hechos de trascendencia para la sociedad y la comunidad Manizales.
  • Efemérides: es una sección muy importante en la que se presentan los sucesos notables de Manizales y Caldas ocurridos en el día de la fecha, pero en años anteriores; es una colaboración muy importante del Centro de Estudios Históricos de Manizales.
Además el programa Civismo en Acción posee un grupo en Faceboock dentro de la página de la SMP, donde se anuncian las entrevistas; los oyentes pueden dar sus opiniones, se suben las emisiones de los programas y se dan informes adicionales de actualidad.
El programa patrocinó y organizó, en colaboración con el Centro de Historia y otras entidades, el foro sobre “El ocaso de la historia regional” celebrado en la sala Rafael Uribe de la Gobernación de Caldas con una asistencia de 60 personas y panelistas historiadores de las principales Universidades y centros de Historia de Armenia, Pereira y Manizales.
***
 
DOSSIER LA PLAZA DE MERCADO
LA GALERIA DE MANIZALES
Foto: skyscrapercity.com
 
Por: José Clareth Bonilla Cadavid

PRESENTACION
La plaza de mercado, en similitud con la plaza, es entendida como el sitio de encuentro entre vecinos, conservando una memoria cultural alimentaría, rica en tradiciones locales y regionales, base para fortalecer la identidad y la pertenencia en una ciudad plural e incluyente. Hoy, se constituyen en
espacios populares para intercambiar sabiduría tradicional, fomentar prácticas culturales, incrementar el sentido de pertenencia de comerciantes y vecinos y garantizar la seguridad alimentaria con nutrición a precio justo.




María Cecilia Coronado Jiménez
En este año cuando celebramos el centenario de nuestra benemérita SMP de Manizales, hay muchos motivos para destacar y que son objeto de reflexión cotidiana para el Ciudadano, uno de ellos es, el patrimonio histórico Cultural de nuestra Plaza de mercado la Galería. por eso, la Revista Civismo y su consejo de Redacción quiso dedicar un espacio para hablar e la Galería
Hablar de plazas de mercado y de galerías en este mundo de supermercados y cadenas de almacenes “exitosas” parece un Perogrullo, peo para todos aquellos que conocimos los sitios abiertos de estas plazas donde se comercializaba todos los productos que los campesinos cosechaban y el lugar donde se hacia el ritual de mercar y se buscaba el mejor precio y el mejor producto que se ofertaba en la Plaza.
Hoy cuando al decir de Saramago parodiando el mito de la caverna de Platón “el hombre vive en la caverna contemporánea de los grandes escaparates de los centros comerciales”,la Galería era un lugar de encuentros, de negocios e intercambio a manera de trueque, es por excelencia un lugar para la comunicación y el diálogo.
Hoy en los Centro comerciales “El comprador no necesita intercambiar ninguna frase con el dependiente, a diferencia del diálogo que se establece en una tienda pequeña…Antes las gentes se reunían en las plazas o en los jardines, pero ahora no son lugares seguros”. Los grandes almacenes, prosigue Saramago “son, a la vez, las nuevas catedrales y las nuevas Universidades “.
Frente a la problemática existente, existe un grupo de ciudadanas y ciudadanos, que como “Constructores de Utopías” soñamos con una plaza de mercado donde se rompa el silencio y el mundo de las sombras de la caverna Platónica. Este fue el sentido del proyecto el “Plan parcial de renovación urbana sector de la Galería de Manizales” el año 2005, antes que el Gobierno Nacional se apropiara de los procesos de planeación de la Ciudad, con el Macroproyecto de San José, sobreponiéndose al POT de la Ciudad y violando en esta forma flagrantemente la autonomía de nuestro Municipio.
Para la SMP de Manizales es preocupante la situación social que se vive en la Plaza de mercado de la Galería, para no hablar del Macroproyecto San José, existe un silencio cómplice de quienes dirigen los destinos de la Ciudad frente a la situación problemática existente.
Por este motivo, preparamos este DOSSIER como una pequeña contribución al debate que estas situaciones ameritan.
***
 
LA PLAZA DE MERCADO. UNA MIRADA HISTÓRICA
 
 
Imagen de los pabellones de la antigua galería - Blog SMP
 
 
Por: Albeiro Valencia Ll.
 
Una de las primeras actividades económicas en la recién fundada aldea de Manizales, fue la organización del mercado semanal. En enero de 1849 el señor Marcelino Palacio, uno de los fundadores, organizó el primer mercado, aprovechando que la plaza central todavía estaba llena de cepas de los árboles derribados; en estas mesas o cepas los campesinos vendían productos de sus rozas, huertas y sementeras: pepinos, vitorias, repollos, cebollas, arracachas, yucas, frisoles, panela, uchuvas y dulunsogas. Cuando aplanaron y organizaron la plaza el alcalde oficializó el mercado público, que funcionaba sólo los días domingos. Este día los comerciantes y campesinos sacaban toldos y ofrecían productos especializados: arroz, que era un artículo de lujo; azúcar, que se traía del Cauca; tabaco, harina de trigo, papas, panela y cacao.
En el año 1870 la aldea se había convertido en un pueblo, debido a su desarrollo comercial y la Plaza de Bolívar hervía de gente el día domingo, cuando los campesinos llegaban para ir a la iglesia, comprar mercado y hacer vida social con familiares y compadres. Por esta razón el mercado público se trasladó para el día sábado, a solicitud del sacerdote.
La primera plaza de mercado
Desde el año 1910, cuando Manizales tenía 30.000 habitantes y era la capital del joven departamento de Caldas, se organizó el mercado público en una plaza especializada (hoy Plaza Alfonso López). El sitio escogido era un terreno difícil, lleno de colinas y con cañadas y nacimientos de agua por todas partes; pero con ayuda del agua se banquearon los cerros y con esta tierra llenaron las cañadas. Así se organizaron las calles y quedaron transitables para vehículos de ruedas; al mismo tiempo organizaron edificios en los cuatro costados de la plaza.
El terreno comprendía dos manzanas; aquí construyeron las galerías o pabellones, pero alrededor de la plaza de mercado fueron levantando cómodas casas de bahareque con tejas de barro, casi todas de dos pisos. En el primero funcionaban cafeterías, depósitos de grano, trilladoras y almacenes; en el segundo piso estaban las habitaciones de los dueños y lugares de “asistencia y camas”.
La zona tenía mucha actividad: había instituciones tan importantes como la Escuela Zea, el colegio La Presentación y el convento de los Agustinos; entre el convento y el primer pabellón había tremenda agitación por el cargue y descargue de mulas, bueyes y carretillas. Abundaban las ventas ambulantes. Alrededor de los pabellones se situaban los terciadores, encargados de transportar los mercados en sus enormes canastos, sostenidos en la frente con una especie de cincha.
La Plaza de Mercado sintetizaba la mayor agitación comercial de Manizales. El sábado por la mañana llegaban los campesinos con sus productos, así como los comerciantes mayoristas y minoristas; entre éstos estaban los rescatantes, o los pequeños comerciantes que traían del campo huevos, quesos y mantequilla. Después hacían su entrada los compradores.
Cuando Manizales se convirtió en ciudad surgió la nueva Plaza de Mercado que hoy disfrutamos, construida dentro del plan de obras del Centenario. En mayo de 1947 el Concejo Municipal firmó contrato de construcción del Pabellón Central de la Plaza de Mercado, con el ingeniero José María Gómez Mejía, por valor de $261.000 pesos. La obra la inauguró el alcalde, doctor Fernando Londoño Londoño, en diciembre de 1951.
***
 
Las dinámicas territoriales en la plaza de mercado
 
 
Por Gonzalo Duque-Escobar *
 
Los 60 años de la Galería de Manizales, lugar donde la administración avanza con un plan parcial como parte del macro-proyecto de Renovación Urbana de San José que hace uso de un instrumento del Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad, ameritan una mirada al significado de dicho lugar en la perspectiva del pasado, también a examinar la naturaleza y enfoque de los procesos del presente, y por último a encontrar en el contexto el significado de los cambios urbanísticos para su futuro, por tratarse de uno de los sectores más representativos y al tiempo más olvidados y deteriorados de la ciudad, a pesar de que, desde antaño como en cualquier lugar, la plaza de mercado ha sido el destino primordial de los caminos rurales que alimentan la ciudad de productos frescos del campo, cuya oferta al lado de bienes artesanales, saberes y haberes culturales que alternan con ventas de baratijas y segundas, convocan y confunden en medio del bullicio, los regateos y los olores, a campesinos y habitantes de diferentes clases sociales.
Como referente urbano, la galería, por cumplir un uso fundamental del suelo como plaza de mercado a lo largo de la historia, presenta las características relevantes y diferenciales propias de un activo del patrimonio cultural de la ciudad que se inserta en el escenario con funciones comerciales vitales para su desarrollo, acompañando sus dinámicas y mutando con sus cambios en todos los tiempos: en los de Manizales cuando era la aldea de caminos de arriería, su lugar natural fue la plaza principal que funcionaba en días festivos; y creado el Departamento (1905) cuando Manizales contaba con unos 30 mil habitantes, tras el crecimiento del comercio, consecuencia de la explosión de la economía cafetera, hacia 1910 ese escenario separa funciones quedando las del comercio para la Plaza Alfonso López, donde toldos y tenderetes se van transformando en barracas, y estas en pabellones tras secar la cañada del lugar y adecuar el terreno, para mutar hasta conformar unas galerías propias de una plaza de mercado al llegar a contar con siete pabellones en dos manzanas, entre el Colegio de la Presentación (1905) y los Agustinos (capilla en 1903 y templo en 1923). Pero pasada la mitad del siglo XX, cuando la ciudad superaba los 125 mil habitantes, se diseña y construye la actual Plaza de Mercado, por José María Gómez M., Alfonso Carvajal E. y Jorge Arango U., dotada de un magnífico edificio emplazado en un novedoso trazo acorde con la época.
 
En cuanto al proceso, cualquier transformación urbana de carácter fundamental, como el de la comuna San José en atención a su carácter de proyecto de interés social, no sólo debe estar mediada por mecanismos de planeación participativa y concertación ciudadana, sino que también debe mostrar una acción profunda de recuperación del tejido social y coherencia entre los problemas y soluciones que plantea, tal cual se propuso en la formulación que hiciera la Universidad Nacional para el proyecto primigenio (2008). De lo contrario el esfuerzo fiscal y económico con las enormes posibilidades del proyecto, pueden subyacer frente al natural costo social y ambiental, consecuencia del traumatismo de las obras. Esto para prevenir la exacerbación de un potencial conflicto en caso de darse la frustración de las visiones, expectativas y sueños colectivos, por ser asuntos susceptibles de enmendarse, a pesar de las falencias estructurales de la gestión que parecen advertirse de los esfuerzos por socializar el proyecto con quienes debieron ser actores responsables de su construcción.
 
Finalmente, en relación al contexto en que debe darse la transformación del epicentro del sector constituido por la Plaza de Mercado, no solo se debe reconocer el valor urbanístico y funcional del lugar y potenciar la organización social, para proyectarlo adecuadamente al futuro como principal referente de la comuna, sino y sobre todo para que al lado de las tiendas de barrio y abundancias de la ciudad, continúe siendo el eje articulador entre una función de abastecimiento vital para el medio urbano y la función productiva más primordial del medio rural de Manizales, sino también para que separe y especialice sus funciones diferenciándolas de la otra oferta de bienes industriales adecuada para las grandes superficies de mercado. Además, admitiendo que la necesaria modernización del lugar exige dotarlo de equipamientos y espacios públicos adecuados para mejorar las nuevas funciones misionales, adecuando su rol histórico como elemento constitutivo del centro urbano, habrá que cuidar con la renovación urbana la naturaleza y funciones complejas de las viviendas, para no desnaturalizar las actividades vitales de los moradores del lugar, privilegiando artesanos, pequeños comerciantes y oferentes de oficios menores especializados, como actores esenciales de la economía urbana que se complementa con la del campo en el citado lugar.
 
Imagen: capturada de video de La Patria TV [Ref. La Patria, Manizales, 2011-10-10]
 
***
 
 
Pensadoras de utopías

Por: Liliana Villegas Jaramillo[3]


La Galería de Manizales es uno de los lugares más hermosos de la ciudad: aromas, texturas, abundancia, diversidad y colorido, se enmarcan en un espacio arquitectónico único. Es eje o pilar natural del Paisaje Cultural Cafetero ya que allí confluyen todos los productos que esta región o paisaje produce y además, productos complementariosque vienen de otras partes del país y del mundo.

Es innegable la importancia de las plazas de mercado como economías asociativas comunitarias; es la despensa del departamento con mayor proyección social y económica.Allí llegamos todos.Es un lugar propicio para que convivan todas las esferas de la sociedad, desde los más llevados hasta los más acaudalados comerciantes.Todos tenemos que comer y allí se encuentra nuestra Seguridad Alimentaria.

Lo que le pasa a La Galería de Manizales hoy, es simple y complejo.Simple porque todo se puede reducir a la palabra mantenimiento.Mantenimiento necesita todo, empezando por nosotros mismos. Complejo, porque nos ha cogido ventaja y hay muchas cosas a las cuales hay que prestarles atención, con intervenciones oportunas e integrales.

El Agua: Las redes hidráulicas se encuentran en delicado estado; hay fugas, mal uso, conexiones ilegales… La carne: Aunque hoy tienen su lugar embaldosinado, la forma como se maneja pertenece al siglo pasado. Los estándares de calidad actuales, están bien lejos de lo que ocurre allí. “Las Basuras”. En La Galería se produce una importante cantidad de material orgánico, que hoy se revierte a un relleno sanitario, indiscriminadamente, con las demás basuras. Uno de los insumos que más le cuesta al municipio de Manizales son los abonos y sin embargo, lo que podría ser el mejor de todos no se produce; se entierra, se desperdicia o no se le saca su mayor valor. El caos vehicular es de tal envergadura, que ahuyenta a los compradores que no quieren someterse a esta tortura, entorpecen todo movimiento y afean con sus vapores y ruidos lo hermoso que gira a su alrededor. Comprar en La Galería, hoy, es difícil. Si uno va a mercar, tiene que cuidar la cartera y cargar los paquetes. ¿Por qué quitaron los ayudantes que lo acompañaban a uno en todo el recorrido con un canasto donde uno podía ir echando todo? ¿No es este trabajo un empleo más? La Galería tiene más de 40 cafeterías y restaurantes donde venden la comida más fresca deliciosa y económica de la ciudad, pero los comensales dudan mucho de la higiene.
La segunda, vocación de la galería son los oficios. Allí vamos todos a arreglar alguna cosa, a soldar, están los carpinteros, los latoneros, las ferreterías, los repuestos… y es allí también, donde vamos a conseguir un canasto, o una jaula, una batea o estopas de fique para encalar. Mejor dicho aquí se encuentra la verdadera artesanía, la que parte de la necesidad y que se suple con elementos que la región produce y luego transforman sus habitantes. Esta cadena es ecología, que bien sabemos es la forma como nos lo indica la naturaleza como ejemplo a seguir. Hay una buena oferta de ropa usada y está “El Cambalache”, una de las tradiciones paisas. Cristal de Sábila; espacio lúdico, dedicado a actividades con los niños hijos de los trabajadores de La Galería.
Las ventas callejeras son de delicada observación. Ellos le han menguado los clientes a los comerciantes formales dentro de La Galería y hay tantos y han aumentado tanto sus espacios, que invaden parqueaderos y zonas comunes. La situación económica de los arrendatarios formales está seriamente afectada. Lógicamente hay más problemas; cada uno de los productos que allí se mueven tienen su propia dinámica que hay que analizar en detalle: plátano, tomates, cebolla, papa, lácteos, frutas, verduras, hierbas, condimentos, panela, animales, cargue y descargue…
Lo que más molesta es el desorden, y los reducidores vendiendo en las calles (una ciudad no tiene porqué abrirle espacio a los ladrones y a los matones y menos en su despensa).
¿Seremos utópicas? Sí, soñamos, pero sin embargo creemos que con voluntad cívica y política podríamos tener en La Galería el lugar más hermoso, delicioso y famoso de Manizales y del país. Lo tiene todo para serlo.
Las plazas de mercado del mundo entero, encajan en inglés como “Farmers Marquet”,“Mercados Campesinos” y existen en todo el mundo, en todas las ciudades y en todos los pueblos, cada uno con su encanto e identidad. Su principal atractivo es que allí el cliente puede encontrar una gran variedad de productos gourmet producidos en la región y puede encontrar productos con sello verde, o sea orgánicos. La mayor demanda en alimentos del siglo XXI es la orgánica. Además recibe atención personalizada, puede regatear o salirse con alguna “encima”. Esto lo hace distinto de comprar en un supermercado. Esto marca la diferencia.
Dice Diana Gil[4]: “Cuando fui Gerente de La Galería, al enfrentar sus dificultades, aprendí a tomar las herramientas necesarias y a crear estrategias, que garantizaran ser competitivas para mantenernos dentro de un mercado que cada día sus exigencias son mas retadoras. En el manejo de la empresa mixta, aprendí que la colaboración colectiva, incrementa la competitividad, que la concentración geográfica de estas empresas pequeñas y grandes, como en el caso de nuestra Galería, en sincronía con el estado y la academia, es el inicio del desarrollo y fortalecimiento empresarial y la expansión de la formalización y la legalización de nuestros empresarios. Todo esto, teniendo como pauta el desarrollo sostenible, la protección de las clases vulnerables y del medio ambiente”.
Soñamos con que La Galería sea un lugar limpio y seguro. Que al ir allí se viva una experiencia que cautive todos los sentidos, una experiencia gourmet por lo que allí se consigue; un quesito envuelto en hoja de viao, unos tamalitos para llevar a casa, dulces de miel, palomitas de azúcar,… donde uno pueda invitar a propios y visitantes a desayunar o almorzar el mejor sancocho y los mejores fríjoles de la ciudad, los jugos más variados, postres y parva deliciosa. A Manizales, también ha llegado la moda gourmet del mundo; hay jóvenes que han estudiado por fuera y han vuelto para poner sus restaurantes. Hoy tiene la ciudad una variada oferta que antes no teníamos. Contamos con el SENA, con un ya afamado curso de cocina con la Universidad Autónoma y su nuevo programa de Gastronomía. No lo vemos imposible. La galería de Manizales, puede ser un faro que ilumine a Manizales y a su vecino más querido y golpeado: La Comuna de San José.
***
 
Plaza de Mercado y
Paisaje Cultural Cafetero
 
A propósito de la celebración de los 60 años de la Plaza de Mercado de Manizales.
 
(Artículo presentado para publicación al Periódico “Nuestra Plaza” N° 5 del Centro Galería Plaza de Mercado de Manizales, Octubre de 2011)
 
Por: Luis Fernando Acebedo R
Muchas de las ciudades más globalizadas del mundo decidieron oportunamente conservar las antiguas plazas de mercado como parte de su Sistema de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (SADA), reconociendo en ellas sus potencialidades turísticas, dada la localización generalmente céntrica que poseían. Barcelona, Turín o Buenos Aires, para mencionar solo tres ejemplos, no vieron ninguna amenaza en las antiguas plazas de mercado, con su tradicional sistema de comercialización al menudeo que implica regatear el precio y pedir encima. Hoy hacen parte del sistema económico y turístico del centro de estas ciudades, no solo por lo pintoresco de los pequeños locales comerciales con su manera específica de mostrar sus coloridos productos, sino por la revalorización de los edificios arquitectónicos y sus entornos urbanos. También la Alcaldía de Chacao, lugar de residencia de las élites en Caracas, le apostó a construir recientemente una nueva y moderna edificación de tres pisos de altura que funciona bajo el esquema de la tradicional plaza de mercado. Allí hacen mercado ricos y pobres sin ninguna distinción social.
Arriba: Mercado de la Boquería en Barcelona. Foto Acebedo.

A la Izquierda: Mercado móvil de los domingos sobre una plaza pública en Turín. A la derecha, mercado de abastos en Plaza de Mercado en cubierta Turín. Ambas modalidades son complementarias. Foto Acebedo.
Imágenes: Mercado de abastos de San Telmo, Buenos Aires. Foto Acebedo.


Estos cuatro ejemplos de ciudades capitales desvirtúan la idea de que las plazas de mercado corresponden a sistemas de abastecimiento y comercialización antiguos y obsoletos que deben ser reemplazados por supermercados y almacenes de grandes superficies, así como tampoco se las debe asociar a formas de comercialización para pobres. En realidad las plazas de mercado deben hacer parte de la cadena alimenticia regional, contribuyen a la regularización de precios, están constituidas generalmente por pequeños agricultores y comerciantes y son generadores de empleo productivo.

Los recientes estudios de la FAO (2010) y de la Cámara de Comercio de Manizales (2009) demuestran que más del 90% del aparato productivo de nuestro municipio se caracteriza por estar localizado en el rango de las pequeñas empresas y que casi el 80% de los predios rurales tiene menos de 4 hectáreas, muchos de los cuales cuentan con todo el potencial para la producción agrícola pero no son aprovechados por factores adversos como“la incertidumbre sobre el mercado de productos diferentes al Café; el mínimo acceso a recursos financieros y la capacidad de usarlos en forma eficiente; la baja capacidad de crear nuevas empresas o asociaciones; dificultades para cumplir con requisitos tecnológicos y de calidad y para acceder a la asistencia técnica” (FAO, 2010:20). Pese a ello, casi el 30% de los productos de la plaza de mercado son abastecidos por los pequeños agricultores del departamento de Caldas, lo cual demuestra su fortaleza regional.
No es exagerado decir que el sector de La Galería está sobre diagnosticado; cuenta con un Plan Parcial que abordó integralmente la problemática, sujeto a los ajustes necesarios por la falta de implementación desde el año 2007; tiene una comunidad organizada con capacidad de iniciativa, gestión y movilización de recursos. Paradójicamente, sólo falta superar las vacilaciones e incomprensiones de los gobiernos municipal y departamental para afrontar con decisión la tarea de liderar una política coherente que articule la plaza de mercado del sector de La Galería con un Sistema de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (SADA) sólido.
La alternativa podría estar asociada a lo que en el mundo empresarial se le conoce como un “cluster”, que no es otra cosa que la articulación de toda la cadena de producción y distribución de alimentos, ligado al comercio y los servicios que le sirven de soporte, pero sobre todo, movilizado por la maravillosa oportunidad de generación de nuevo conocimiento en torno a la transformación y procesamiento de alimentos, al aprovechamiento inteligente de los residuos, a la organización de los sistemas de transporte de alimentos, a un adecuado sistema de bodegaje y refrigeración; en fin, a la modernización de unas actividades económicas estratégicas para la ciudad de Manizales que garanticen en primer lugar nuestra seguridad alimentaria, pero además, dignifiquen el trabajo de nuestros pequeños agricultores, comerciantes y empresarios, potenciados por sistemas de asociatividad, aprendizaje en torno a los procesos de agregación de valor y sustentabilidad ambiental de nuestros territorios.
Mucho se ha hablado de “Manizales Ciudad del Conocimiento”, o “Caldas Región Internacional de Conocimiento”. Los caminos para lograr este viejo anhelo han sido en mi opinión equivocados, sobre todo porque en la búsqueda de sectores económicos de “clase mundial” se han olvidado de cuatro campos fundamentales que caracterizan a nuestra región y se materializan en la plaza de mercado del sector de La Galería: La producción agroindustrial, el conocimiento generado en la academia, la protección al medio ambiente y la diversidad cultural. Todo ello reflejado en lo que conocemos como“Paisaje Cultural Cafetero”, recientemente aprobado por Naciones Unidas.

No le demos más vueltas al asunto. Recuperemos la plaza de mercado del sector de La Galería, pongamos a prueba el Plan Parcial de Renovación Urbana para que se convierta en el “cluster” de abastecimiento, distribución y procesamiento de alimentos más importante de la ciudad y el departamento, y contribuyamos mediante esta iniciativa a hacer del sector de La Galería un digno representante del Paisaje Cultural Cafetero de Manizales para el mundo.
 

Área de intervención del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería, Manizales. Fuente: Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.
 



Propuesta de remodelación del pabellón central de la Plaza de Mercado de La Galería, Manizales, como un espacio multiusos abierto y permeable. Fuente: Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.
 
Referencias bibliográficas:
FAO. (2010). Diagnóstico del Sistema de abastecimiento y distribución de alimentos (SADA) en Manizales. Proyecto TCP/COL/3202. Bogotá. Disponible en: http://coin.fao.org/cms/media/5/12833638061410/diagnostico_sada_manizales.pdf. Consultado el 05 de octubre de 2011.
Soto Vallejo, Irma; Ortiz G., Oscar; Jiménez O., Oscar (2009). Perfil empresarial y social de las comunas de Manizales. Cámara de Comercio de Manizales y Universidad de Manizales. Manizales.
Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.
ERICA. La innovación en la cooperación al desarrollo: Disponible
 
***
 
NOTAS PARA LA REFLEXIÓN EN EL DOCTORADO HONORIS CAUSA EN LA UAM
 
por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez
La experiencia vivida por más de cincuenta años necesariamente implica dimensiones que es preciso tener en cuenta a la hora de documentar el espacio privilegiado como el que vivimos en este momento, cuando impelidos por la descarga de una decisión del Honorable Consejo Superior de la Universidad Autónoma de Manizales, nos atrevemos a proponer a esta audiencia unas líneas de compromiso con la EDUCACIÓN SUPERIOR que nos permita avanzar con claridad y presteza en el desarrollo de nuestra región.
Hecha la tarea para dar respuesta acertada al compromiso con la UAM al proponerme a un doctorado que, tengo que reconocerlo, me queda grande, tuve una iluminación y cedo a la tentación de posar como académico, cuando apenas valgo para lo que soy, y a gusto pleno: ¡CURA¡
Tengan pues ustedes, amigos, que me acompañan, ya que lo han hecho por más de 50 años, -que justo celebremos-… y Dios los guarde siempre, la paciencia de sufrirme en este empeño que me acosa para decirles cuanto son CINCO. ¡Vamos entonces¡
El 4 de febrero del año 1954 – 59 años hace que aterricé en Santágueda, mozo apenas con 16 años en busca de continuar mis estudios en el Seminario Mayor de Manizales, dado que, luego de concluir mi bachillerato en el Seminario Menor de Medellín, el entonces arzobispo de la ciudad decidió que los hijos de los liberales de Rionegro no podríamos continuar los estudios en su Seminario Mayor. Así pues, me vine a Manizales, hablé con Monseñor Luis Concha Córdoba y al escuchar mi relato de chico inexperto, me dijo sonriendo: “Estás recibido muchacho”. Me envió de inmediato al P. Rector, Fernando Paradise, sulpiciano
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 2
canadiense, justo lo que yo buscaba para mi formación sacerdotal. Hasta aquí la pequeña historia de mi llegada a Manizales, intrascendente desde luego, pero definitiva para mi pequeña vida.
Viví el Manizales de entonces dichosa vida y fui ordenado sacerdote el 15 de agosto del año del Señor, 1962, en la Santa Iglesia Catedral de Rionegro, mi tierra, por Monseñor Arturo Duque Villegas y hoy la UAM me confronta con la natural incompetencia de todos los humanos y me concede esta honrosa distinción que desde luego agradezco y valoro en su excelsa valía. Gracias amigos, hermanos, muchas gracias. ¡¡Hasta aquí mi vínculo gozoso con ustedes!!
Pero vamos a la iluminación que me ha venido acosando y quiero dejarles a modo de PROCLAMA y a propósito de estos cincuenta años de ordenación sacerdotal, y también a la distinción de la cual hoy soy objeto de la bondad de la UAM.
Déjenme divagar un tanto por los vericuetos de costumbres, aciertos, y manías que por cercanía con tantas y tantos de ustedes he ido asumiendo como manera de ser MANIZALEÑA. Conste que no me quejo de ella. Me hace pensar sí en las maravillas que podríamos lograr modificando actitudes, sistemas y propósitos que lejos de calificarlos mal intencionados impiden y atropellan con frecuencia el BIEN COMÚN, el desempeño tranquilo y juicioso de responsables y comprometidos con tareas urgentes y debidas para el progreso de la ciudad y de la región. Me refiero claramente a cierta manía que desconoce y anula los esfuerzos de muchos por cumplir gestiones y compromisos en bien de toda la comunidad de Manizales y del propio departamento.
La crítica sistemática, el desenfado ante los esfuerzos ingentes de muchos de nuestros empleados, gerentes y directores de empresas, la desconfianza persistente frente a tareas urgentes en la ciudad o en la región dejan por fuera de acción los mejores intentos de acertar y mejorar.
Cambiar este panorama exige confianza en nuestros efectivos. Impone además el compromiso con espíritu positivo y ánimo decidido para superar todo negativismo
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 3
y sobre todo el desánimo que produce la incompetencia… en fin, es necesaria una cruzada de alegría y satisfacción por todo lo positivo y amable que tenemos.
La colina iluminada, Manizales, destaca y brilla con luz propia en el completo panorama nacional. Su gente. Una raza que se precia de tal, las gestas de los fundadores, empresarios, directores, hombre de bien empeñados en el avance de su región y ciudad hacen de Manizales territorio lleno de posibilidades.
Conozco Manizales, y hablar de ella me es fácil y me causa gusto. El profesor Luis López de Mesa dijo que en Antioquia todos éramos primos y aquí en Manizales, yo como rionegrero, lo corroboro. Somos una sola mentalidad, miembros de una población perteneciente a un mismo tronco.
La fraternal acogida que se me ha dado la quiero retribuir haciendo un recuento de mis impresiones, ciertamente personales, pero provenientes de un corazón agradecido.
Haré un ejercicio algo desacostumbrado pero oportuno: hablaré de la ciudad física y hablaré de su gente, sin procurar separar los dos aspectos de mi planteamiento. Este proceder permite ver las partes y su intrincada simbiosis. No creo que se pueda leer esta ciudad anatómicamente, aislando sus partes actores y analizarlos por separado. Son realidades que nos obligan a una actitud mental más positiva con lo nuestro.
Como ocurre que estuve ausente de Manizales por algo más de 26 años, obviamente se me escapan muchos elementos que me serían de gran utilidad a la hora de un diagnóstico“humilde” pero “sincero” de lo que pienso y quiero para una ciudad tan querida y admirada, acudí entonces a uno de mis antiguos alumnos del Semenor Pedro Felipe Hoyos, como mentor de algunos aspectos en los que quería insistir en este intento.
Manizales es una ciudad incrustada en un agreste estribo de la cordillera y en muchas ocasiones la naturaleza ha reaccionado rechazando ese núcleo foráneo.
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 4
Las laderas pierden su estabilidad y las abruptas cañadas no se pliegan a los afanes urbanísticos. ¿Me pregunto: Esa es una señal que nos exige no sólo un cambio de idea sino de mentalidad?
¿Quién gana con un crecimiento desmesurado físico de la ciudad de Manizales?¿No es hora de plantear un alto y buscar el progreso de la calidad de vida de sus gentes? En menos de 150 años un paradigma es invertido: de descuajar montañas los manizaleños ahora deben dedicarse urgentemente a reforestar. ¿De qué calibre deben ser los tubos de un acueducto para abastecer de agua a todos esos barrios que surgen de pronto? ¿A qué costo se pretende hacer todo esto?¿La ciudad si está en condiciones de darles trabajo, salud, justicia, educación y cultura a todos los habitantes? Hay una relación matemática entre progreso material y calidad de vida; por cada metro cúbico de cemento vaciado existe en la teoría, un silogismo de felicidad. De nuevo me pregunto: ¿En Manizales se está logrando esto? El hombre ha recibido en comodato la tierra con todos sus anexos, depende de él su racional apropiación. La naturaleza lo da todo y es el hombre quien construye destino y felicidad.
Recordando impresiones del pasado, llego a la conclusión que hace menos de 20 años la gente era más feliz. No quiero sumarme al viejo proverbio que insiste en que todo tiempo pasado era mejor. No lo observo como educador. Mis muchachos del Colegio Mayor de Nuestra Señor del Rosario, hoy son diferentes. Percibo que la inocencia innata de la juventud no ha cedido, pero noto un hastío en los jóvenes. Agresividad, falta de miras un magnífico desinterés apostrofan sus comportamientos. La solidaridad de antaño ha desaparecido, cada cual lucha por lo suyo. No cabe duda que los jóvenes son el reflejo de sus padres y agregaría: son reflejo de la sociedad en que viven. Estos jóvenes son de los futuros ciudadanos que van a votar y ser electos. Manizales sufrirá en un futuro la fragmentación de miras. Ya las soluciones de un alcalde no servirán porque la sociedad está tan ensimismada, cada parte sólo se fija en su entorno, imposibilitando que vean al otro y ninguna política lo hará confluir para ser motores de civilidad.
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 5
Todos los manizaleños están pendientes de un salvador, ya sea un líder cívico o político. Toda la responsabilidad la están transfiriendo en un caso hipotético. No veo la gente haciendo las reflexiones básicas de ciudadano: ¿qué puedo hacer en mi casa, en mi cuadra o en mi barrio y en mi ciudad? Ya la gente no tiene iniciativas, el sano reflejo cívico y la creatividad ciudadana del arriero fundador se perdió, al parecer se fue con una de esas recuas de mulas por polvorientos caminos. Manizales es una ciudad a la espera de un líder y los que aparecen son despedazados con angustia, al parecer la gente ya ni siquiera reconoce una voz buena. Digo, si no se sabe ser líder,…pues ¿cómo se va a reconocer el liderazgo? Estoy convencido que esta situación cambia, no con rimbombantes seminarios e importados talleres, cambia cuando cada uno, en su interior, después en familia o en grupo, hace seriamente esa reflexión y en señal de penitencia realiza una obra que sintetice el cambio. ¿Qué le hace falta a mi Manizales y qué o cómo puedo aportar? Soñemos con el cambio y pongámonos en la tarea de hacer esos sueños realidad. Dejémonos de críticas y dejemos de esperar que otro lo haga por nosotros, no esperemos al gobierno.
La ciudad no sale de la crisis con sólo pagar impuestos. El cambio que necesita la sociedad manizaleña es ya y está en manos de cada uno de nosotros, despojémonos de los prejuicios y pretextos que nos han adherido como feas máscaras de un barato espectáculo dramático y enrostremos el reto.
Unámonos para hacer inversión social de cuenta propia. Somos gente pragmática que capta lo que hace falta, guiémonos por el sentido común y planteemos soluciones y comprometámonos a convertirlas en una realidad palpable. No son grandes capitales los que se necesitan, son grandes voluntades las que hacen la diferencia y la diferencia consiste en un auténtico LIDERAZGO COLECTIVO.
Existen en Manizales un sin número de organizaciones e iniciativas, en ellas hay espacio para actuar mancomunadamente. Hagamos de la solidaridad un nuevo lema, atrevámonos a gritar: Todos por nuestra Manizales. El que es indiferente ante las necesidades de su ciudad es un ciudadano de segunda. Desde la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, pasando por la Corporación Cívica
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 6
de Caldas a las pastorales sociales hay campos de acción, faltan manos y corazones para enderezar la vid y entrar una gran cosecha de satisfacción. Salgamos a vincularnos a ellas, démosles nuestro respaldo y atención y en poco tiempo notaremos el cambio. Demos ejemplo y exijamos su imitación. Invitemos a nuestros parientes, llamemos a nuestros amigos, seamos eje de cambio. Estoy aquí para decirles que toda gran meta sólo se alcanza con pasos pequeños, pero constantes.
La Misión Continental propuesta por el CELAM que es el Consejo Episcopal Latino-americano realizado en Aparecida Brasil, y puesta en marcha en nuestra Arquidiócesis por decisión del Señor Arzobispo Monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo hoy de viaje a Roma para su visita “ad limina” a fin de informar a su santidad Benedicto XVI sobre su misión apostólica en la arquidiócesis que tiene como eje central el tema de la FAMILIA.
Que sepa mi familia aquí presente y la que nos espera en casa que lo que soy a ustedes se los debo.
Cuando de educación se trata es evidente que la familia tiene el efecto nuclear que permite generar los mejores procesos para lograr una auténtica y perfecta educación.
Hoy asistimos a una lamentable y desvertebrada realidad de la familia en América Latina. Si hay algo que preocupe y exija inmediata atención en nuestra sociedad es la descomposición familiar, centro vital del proceso educativo. El colegio y la universidad deben lidiar juiciosamente con niños y jóvenes afectados gravemente con una familia descompuesta, rota e inclusive muchas veces “sin familia”.
En un sano desempeño humano la educación no se concibe sin el ambiente plácido de una familia normal.
Elaborado por: Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez 7
No desconozco desde luego que puedan darse casos de niños y jóvenes que a pesar de una familia descompuesta pueden lograr éxitos grandes en su proceso educativo. Pero siendo esto así, cómo fuera en el caso de que dichos niños y jóvenes pudieran vivir su vida y educación en un hogar bien constituido.
Creo pues, y así lo proclamo en este recinto de reflexión y análisis que cuidemos al máximo el ambiente familiar para que la educación de nuestros niños y jóvenes de colegios y universidades tengan las mejores condiciones para su desarrollo humano estable y progresivo sin necesidad de adentrarnos en exegesis mayores. EDUCACIÓN FAMILIA son la base insustituible de la formación y el progreso humano en una sociedad libre y sana.
Aplaudo la gestión de muchas universidades que hoy exigen reunirse con los padres de familia porque son ellos el vínculo central de la educación superior.
Quede claro para todos ustedes amigas y amigos que el único progreso posible se da en una comunidad sólida, gracias a una familia armónica y estable.
Muchas gracias,
Pbro. Leopoldo J. Peláez Arbeláez
***
 
AMPARO GÓMEZ DE ARANGO

 
CALDENSE DEL AÑO 2011
 
Por: Consejo de Redacción
El caldense del año es una distinción que entrega cada año el diario La Patria a quienes la sociedad considera que son ejemplo por su labor en pro del desarrollo económico, social o cultural del departamento.
En esta ocasión los postulados fueron Amparo Gómez de Arango, fundadora de la Fundación Hogar de la Divina Misericordia; Ana María González de Londoño, gerente de la Fundación Lúker; Emilio Antonio Restrepo Aguirre, ex director de Confamiliares; Religiosa Juani Torres Gutiérrez, rectora del colegio Fe y Alegría La Paz, en el barrio Caribe; María Amparo Jaramillo Trujillo, integrante de la junta directiva del Comité Departamental de Cafeteros; Juan Carlos Zuluaga Cardona, representante legal del Parque de la Fruta; Óscar Gaviria Valencia, Canciller de la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales.
El jurado estuvo conformado por María Leonor Velásquez, consultora del ejercicio de planeación Estoy con Manizales; el sacerdote Leopoldo Peláez, rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora y María Cristina Garzón de Adolphs.
Fue premiada la dama Amparo Gómez de Arango quien recibió del director de La Patria, Nicolás Restrepo, el Caldense del Año, en ceremonia realizada el 23 de agosto en el templo La Inmaculada. Además, la Gobernación de Caldas le otorgó el Decreto de Honores para exaltar su labor social.
La homenajeada es la fundadora del Hogar de la Divina Misericordia por donde pasan todos los días niños enfermos de leucemia que están en tratamiento en la ciudad. Llegan con sus padres quienes vienen de fincas y pueblos y en este hogar encuentran hospedaje.
Es un justo reconocimiento por su servicio al prójimo. Al respecto dijo el director de La Patria: “Mujer de fe, no solo por sus profundas convicciones cristianas y su veneración a la Virgen María, sino por el convencimiento de que la demás gente es buena y en ella confía para andar con su obra”.
***
DORIAN HOYOS PARRA.

 

ADULTO MAYOR DE ORO 2012.
Fuente: La Patria *
 
Dorian Hoyos, Poeta y Miembro de la SMP y de la Academia de Historia de Caldas/ LA PATRIA | MANIZALES
La poeta manizaleña Dorian Hoyos fue reconocida como Adulto Mayor de Oro 2012, gracias a sus logros en el ámbito de la cultura y a su espíritu cívico a favor de la región. El homenaje lo hizo la Red Gerontológica de Caldas.
Manizales se llevó el pasado lunes el reconocimiento de Adulto Mayor de Oro 2012 con Dorian Hoyos Parra.

La abogada de profesión y poeta de vocación fue elegida entre 27 candidatos de igual número de municipios de Caldas. Le destacan "su vital labor" en la promoción de la cultura, el civismo y la mujer, en palabras del gobernador de Caldas, Guido Echeverri Piedrahíta.

Su reacción al ser premiada mostró una vez más su calidez y sencillez: "es un honor grandísimo, he vivido de la mejor manera, colaborando con amor y respeto".

A sus 79 años mantiene la vitalidad y la ternura, como la describe Claudia Villegas, del área cultural del Banco de la República, donde dirigió talleres de literatura. Mujer menuda, pero enorme en inteligencia.

"Tiene la sabiduría de los años y la sabiduría de la academia", asegura Jorge Eliécer Zapata, de la Academia Caldense de Historia, a la que pertenece desde hace una década. Ella es autora de seis obras en poesía, novela y ensayo.

Inquieta desde niña

Dorian empezó a leer a los 5 años por necesidad, como ella misma dice, pues su abuela le leía cuentos y poesía y le desesperaba no entender los garabatos que luego se convirtieron en sus mejores aliados. Sin haber alcanzado la mayoría de edad era una asidua participante de la tertulia literaria Las 13 pipas y ya se perfilaba como mujer cívica.

Fue la primera mujer que ocupó la dirección de Extensión Cultural de Caldas, estuvo en el comité que recibió a Pablo Neruda en su visita a Manizales en 1968, empezó a estudiar Derecho en Bogotá a los 46 años, fue concejal, colaboró con LA PATRIA y hoy es "el alma y nervio" de los Juegos Florales de poesía, del Centro de Escritores. "Creadora intelectual y gestora cultural", apunta Zapata.

También fue guía scout, lo que explica que en sus poesías se refleje la naturaleza: el ave, el río, el árbol, recurrentes en sus trabajos. Un alumno suyo del Instituto para la Ciencia recuerda que siendo profesora de Democracia los acompañó a una salida de campo. "Fue emocionante ayudarla a cruzar una quebrada. Tuvo mucha paciencia".

Como Adulto Mayor de Oro Dorian Hoyos aconseja a las nuevas generaciones: "el camino hay que recorrerlo siempre comprometiendo la palabra, amándonos todos".


El dato

 

La Red Gerontológica de Caldas fue la que reconoció a Dorian Hoyos Parra "Adulto Mayor de Oro 2012", en el Día Nacional de la Persona Mayor definido por la Ley 1091 de 2006.
La Red Gerontológica de Caldas homenajeó el pasado lunes a la poeta manizaleña Dorian Hoyos como Adulto Mayor de Oro 2012.
Ref: Protagonista/ Manizales/ lapatria.com / ALEXANDRA SERNA/ Miércoles, Octubre 3, 2012
***
 
CARTA DE INVITACIÓN VIDA
“CARTOGRAFÍA FOTOGRÁFICA DE LA GALERÍA”
 
Manizales septiembre 28 de 2012
Señores
Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales
La Ciudad
¿Que nos proponemos?
Convertir al Centro Galerías Plaza de Mercado de Manizales, en un Mercado Campesino modelo en el mundo. Lo tenemos todo para lograrlo. Para empezar, hemos diseñado una exposición en La Rotonda de Bellas Artes. La Exposición se titula: PURA VIDA “CARTOGRAFÍA FOTOGRÁFICA DE LA GALERÍA”, PLAZA DE MERCADO DE MANIZALES.
La Galería de Manizales, punto de encuentro entre el campo y la ciudad ha sido el lugar de abastecimiento, distribución y procesamiento de alimentos más importante de la ciudad y del departamento. También es considerada un “Centro de Oficios”, pues allí se prestan servicios de carpintería, zapatería, latonería, sastrería, artesanía,“cambalaches”, “corretaje” y venta de ropa usada, entre otros.
Hoy en día La Galería se encuentra afectada por el deterioro paulatino y por la falta de mantenimiento; el desorden, la congestión y el caos vehicular, impiden que se ofrezca un servicio de calidad a sus visitantes, pero sobretodo, se ha generado un preocupante deterioro ambiental y social.
Esta exposición pretende, mediante una cartografía fotográfica, en un espacio expositivo, mostrarle a los habitantes de La Galería y a toda la ciudad, lo hermoso, variado y exuberante de los productos que allí se encuentran y los problemas que se deben atender. Así esperamos que los distintos actores puedan “ver” esta realidad y convocar para que entre todos podamos emprender acciones para hacer de La Galería un hermoso“Mercado Campesino”, digno de la ciudad y un faro turístico y cultural del departamento dentro del Paisaje Cultural Cafetero.
No sobra decirlo, La Galería representa no solo la seguridad alimentaria de la ciudad sino que sus habitantes necesitan del apoyo de todos para reconstruir el tejido social, que tan fuertemente se ha visto afectado por los proyectos de su vecindario: la Comuna San José.
La exposición será inaugurada el jueves 25 de octubre a las 6.30 p.m., en la Rotonda de Bellas Artes.
Un cordial y respetuoso abrazo
Liliana Villegas

Notas de Píe de Página:


[1]Tomado del libro inédito del mismo nombre

[2] Presidente Honorario de la SMP de Manizales

[3] Estudió Ciencias Políticas y Textiles en la Universidad de los Andes y Bellas Artes en Parsons School of Design en New York, París y Japón. Ha contribuido con publicaciones exitosas sobre productos de la región: “Deliciosas frutas Tropicales” y “Artefactos”Objetos artesanales de Caldas y otro de todo el país. “Manizales, una ciudad en medio del paraíso” entre otros. Su último libro “Cafés de Colombia” fue premiado en Francia y en los Estados Unidos.

[4]Fue Gerente de la Galería de Manizales durante la Alcaldía de Luis Roberto Rivas 2005- 2007 y ha sido parte de empresas familiares como Farmacia la Familia, propias, como Creaciones la Familia y Tienda la Familia, y mixtas como Centro Plaza Galerías de mercado. Su experiencia comercial, laboral y académica, el ser hija de honorables trabajadores e incansables comerciantes, trabajar en un entorno de poblaciones vulnerable hace de ella una conocedora invaluable de La Galería con compromiso responsabilidad social y ambiental.

---
Enlaces digitales a la Revista Civismo:
http://galeon.com/smp-manizales/revista.htm

MANIZALES Y SU PROYECCIÓN EN LA HISTORIA DE COLOMBIA

Escrito por smpmanizales 15-11-2012 en General. Comentarios (0)

 

  

 Conferencia presentada en el Auditorio Simón Bolívar de la Gobernación de Caldas; Manizales, Noviembre de 2012.

 

 

 

 

 

MANIZALES Y SU PROYECCIÓN

EN LA HISTORIA DE COLOMBIA

 

 

 

 

 

 

 

 Por José Fernando Ocampo Trujillo

 

 

-         Una introducción necesaria.

-         Significado de las guerras civiles de 1860 y 1876.

-         Dos décadas tormentosas, entre 1930 y 1945.

-         A mediados del siglo XX, de 1945 a 1957.

-         Dos notas históricas.

-         Tres historiadores: Liévano, Tirado y Arciniegas.

-         Bibliografía esencial

 

  

I.                   Una introducción necesaria

 

Permítanme comenzar esta nota histórica con una aclaración personal. El libro sobre Manizales titulado Dominio de clase en la ciudad colombiana fue publicado en 1972 por la editorial Oveja Negra y estaba basado en la tesis doctoral que presenté en Estados Unidos. Fue un paso intermedio de mi evolución ideológica y política. Me tocó allí de 1965 a 1969 la lucha de estudiantes y profesores contra la guerra en Vietnam que se constituyó en la primera derrota militar  de la historia de Estados Unidos. Me sacó del escolasticismo jesuítico javeriano de  filosofía en que me había formado y me introdujo en un marxismo muy academicista a lo Herbert Marcuse y otros autores de moda como Althusser, Sweezy, Poulantzas, Macheray, Harnecker y hasta Gramsci. Pero el movimiento estudiantil del 71, el más importante de la historia colombiana, contra la reforma universitaria impulsada por las fundaciones Ford, Rockefeller y Kellog me tocó en la Universidad de Antioquia a donde me había llevado Carlos Gaviria Díaz y en donde mis estudiantes, varios de ellos dirigentes del movimiento estudiantil,  me introdujeron a una visión diferente del marxismo, el de la revolución china de Mao Tse-tung. Digamos que pasé de un escolasticismo modernizado a un marxismo intelectualista y salté de allí a un marxismo maoista muy adecuado para la interpretación de la realidad colombiana. En ese último paso encontré un personaje colombiano excepcional que me ayudó a estructurar una nueva visión de la realidad nacional y mundial, Francisco Mosquera, fundador del Moir. Ahí estoy. Ya no más vueltas. Esta evolución política me sacó de la filosofía, me pasó a la ciencia política y me quedé en la historia de Colombia. Ahí sigo.

 

Hoy tengo una visión personal sobre mi libro Dominio de clase. No he modificado mi punto de vista sobre la economía cafetera de entonces, el problema de la vivienda y el proceso político de la época. Pero sí  sobre la historia de la colonización. Los datos pueden ser los mismos. Fue un esfuerzo interesante y novedoso. Cambió esa visión romántica y paradisíaca enraizada en la tradición manizaleña en torno a la denominada colonización antioqueña. Recogí como fuente de primera clase los trabajos de Otto Morales Benítez que me llevaron a estudiar la lucha por la tierra contra las concesiones realengas y contra las herencias coloniales a las que se enfrentaron los colonizadores antioqueños camino al sur de Marinilla, Sonsón, Rionegro, La Ceja y demás. Pero influido por los marxistas europeos hablo de burguesía en la colonización del siglo XIX y de capitalismo por doquier donde no había una sola industria.

 

Desde el punto de vista teórico hay modificaciones fundamentales. Una es la de la diferenciación de las clases sociales. Allí unifiqué todas las clases en burguesía y proletariado. No es así. Los terratenientes no son burgueses y los campesinos ni son proletariado ni, estrictamente, pequeña burguesía, así como los artesanos que ni son proletarios ni industriales capitalistas. Son clases aparte, clases que vienen de etapas económicas anteriores al desarrollo del capitalismo y que se mantienen en Colombia como persistencia de formas feudales de producción y organización social. Este es un punto fundamental. Otra diferencia tiene que ver con la exposición de la teoría política, no de los autores norteamericanos, cuya crítica es en general acertada, sino sobre la utilización del marxismo, cuya aplicación a la realidad colombiana y, en particular, de la sociedad manizaleña, no es acertada. Un estudio más profundo de los clásicos y de las revoluciones a las que se ha aplicado el marxismo, en especial la China, sobre la aplicación que Mao Tse-tung elabora en el proceso de la revolución, hace las condiciones de Colombia semejantes a la de ese país, lo cual hacen de su proceso y de su teoría, una fuente invaluable de estudio. Este análisis y un estudio más juicioso de las condiciones concretas de la sociedad y la historia de Colombia me ha hecho modificar la orientación general que  le día a los dos primeros capítulos del libro. La lectura del libro debe tener en cuenta estas dos observaciones, la de los autores y la de las características del desarrollo económico de la colonización.

 

II.               Significado de las guerras civiles de 1860 y 1876

 

La colonización antioqueña en Manizales fue conservadora. Una serie de factores se conjugaron para ello. Me parece que el más importante de todos fue la necesidad que tuvieron los te­rratenientes de Antioquia de convertir a Manizales en una muralla de contención contra el revolucionario Tomás Cipriano de Mosquera. E, inmediata­mente después, como consecuencia del triunfo de Mosquera, la pro­gresiva consolidación de la separación partidista con el obliga­torio alineamiento de la población frente a las profundas refor­mas del Estado y de la economía. La tradición religiosa de Antio­quia se fue haciendo más firme en Manizales debido al en­frentamiento de la Iglesia con el Estado. No lograron las con­frontaciones con los terratenientes herederos de la colonia que los nuevos pobladores renunciaran al Partido Conservador. Los nuevos terratenientes surgidos de la colonización parecen haber logrado neutralizar ese descontento, aprovechando el poder de la Iglesia, las contradicciones de los gobiernos radicales con ella y el sectarismo infundido por el clero en el pueblo católico de Manizales.

 

Si Roma no se hubiera empeñado en una posición intransigente con relación a la revolución liberal y hubiera, así, inducido al clero colombiano a obedecerla, la historia de Colombia hubiera sido muy diferente. Porque de la ley de la llamada desamortización de bienes de manos muertas—que eran las tierras que le dejaban en herencia a la Iglesia como especie de pasaporte para ir al cielo—se derivaron cuatro luchas de distinto carácter: Una, fue la lucha entre la Iglesia y el Estado por la supremacía del poder. Otra, fue el enfrentamiento entre el Partido Liberal y el Partido Con­servador, cada uno de los cuales definió nítidamente la afi­liación de los colombianos y obligó al país a decidir su posición ideológica y política. Además, la pugna de comerciantes y te­rratenientes por apoderarse de las tierras desamortizadas en con­tra de la política del Estado y en contra de la corriente más avanzada que forcejeaba por adelantar una reforma agraria democrática. Y por último, la soterrada guerra de los terrate­nientes, unidos al clero y a la Iglesia, por defender sus intere­ses monopolistas sobre la tierra, convertida en la riqueza funda­mental del país, origen y base entonces del poder económico y social.

 

Dos guerras civiles que caracterizaron el siglo XIX, en 1860 y en 1876, resultaron de este enfrentamiento de los dos partidos, signado por elementos económicos que se manifestaron en una lucha religiosa. Pero fue Manizales su centro, producto en el fondo de una lucha política, ideológica y económica que, históricamente, terminaría en la guerra de los Mil Días, de 1899 a 1902. De la guerra del 60 resultaría la ley de “desamortización de bienes de manos muertas” la reforma agraria más profunda de la historia nacional, llevada a cabo por Tomás Cipriano de Mosquera, inicio de un enfrentamiento con la Iglesia Católica que se aferraba a la defensa las tierras amortizadas a su favor. Gracias a ella pudieron los municipios recién fundados, producto de la colonización antioqueña del sur de Antioquia hacia Caldas, defender su territorio y a los pequeños y medianos colonos reclamar sus tierras contra las concesiones realengas de los Aranzazu y demás herederos de la Colonia. Durante sus dos gobiernos que siguieron a la Constitución de Rionegro de 1863, Mosquera no hizo sino echar para adelante la reforma agraria y defender los colonos caldenses, a pesar de que los acontecimientos políticos producidos por los regímenes de los “radicales” fueron desvirtuando la gran reforma agraria de la desamortización.  

 

El acuerdo de 1860, llamado de la “Esponsión” de Manizales, firmado por Mosquera y los generales conservadores,  definió el triunfo del liberalismo y el rumbo de la historia colombiana en los veinticinco años siguientes. Las medidas tomadas por Mosquera como producto de la revolución demarcaron las líneas ideológicas de los dos partidos en Colombia durante el siglo XIX. Es decir, las confu­siones, las vacilaciones y las dudas sobre el alineamiento de los partidos quedaron completamente superadas después de la revo­lución llevada a cabo por Mosquera en 1861 y la proclamación de la Constitución de Rionegro. Podría decirse que los partidos liberal y conservador se consolidaron como tales desde el punto de vista ideológico, programático y táctico frente a la lucha por el poder del Estado. En el momento de la independencia se dieron dos tendencias claramente definidas ante el carácter de la re­volución contra España, la que defendía el proceso de autonomía nacional y la que propugnaba por un cambio de gobierno colonial manteniendo el dominio de la monarquía española. Fue un primer paso para la constitución de los partidos. Las profundas con­tradicciones que produjeron  el proyecto bolivariano de constitución y sus secretas pretensiones de establecer una monarquía en Colom­bia, constituyen el segundo paso en esa demarcación política del país. Sin embargo, se debe al primer gobierno de Mosquera con el desmonte del régimen fiscal de la colonia y a las transforma­ciones sociales de José Hilario López la conformación definitiva de los dos partidos. Pero su consolidación como dos organiza­ciones programáticas, ideológicas y tácticas que llevaran al país a escoger entre las dos posiciones antagónicas, sólo se viene a dar con el triunfo de Mosquera en 1860.

 

Por otra parte, la llamada capitulación de San Antonio en Manizales, diecisiete años después, le dio, a pesar de su derrota militar a manos del general mosquerista Julián Trujillo y de inmediato Presidente del país,  un triunfo político al conservatismo. Allí se definió el comienzo de la Regeneración. Después de la independencia, ningún aconte­cimiento tan trascendental para la historia del país como el pro­ceso de la Regeneración que determinó el curso político de los últimos cien años. En mi libro Colombia siglo XX he hecho un análisis extenso sobre el carácter y consecuencias de la Rege­neración para la historia nacional. Podría resumirse en la si­guiente forma. La Regeneración condujo a la frustración de la revolución democrático-burguesa que se había iniciado con la re­volución de los Comuneros, había continuado con el triunfo de la revolución emancipadora, había logrado un avance gigantesco con las transformaciones llevadas a cabo por el primer gobierno de Mosquera y por el de  López, había estado a punto de consolidarse con la reforma agraria iniciada por Mosquera en su segundo go­bierno y se había ido empantanando después de 1874 hasta su de­rrota final en la guerra civil de 1885. La Regeneración desde el punto de vista económico y político significa la derrota de esa revolución democrático-burguesa. Y desde el punto de vista de los partidos, significó al final de la guerra de los Mil Días la li­quidación del Partido Liberal del siglo XIX. Inicia, entonces, un proceso de transformación de los dos partidos que va a culminar con el Frente Nacional de la segunda mitad del siglo XX.

 

El régimen de los “radicales” por veinte años, iniciado en 1863 hasta el final del primer gobierno de Rafael Núñez, agudizó el enfrentamiento político entre los dos partidos que desembocaría en la guerra de 1876. Una lucha ideológica de grandes proporciones alrededor del control sobre el sistema educativo; un enfrentamiento entre la Iglesia y el Estado sobre la supremacía de los poderes; una rebelión de la Iglesia para recuperar sus privilegios económicos de la Colonia; un conflicto político sobre la soberanía de los Estados ante la amenaza de An­tioquia y Tolima por invadir al Cauca; una confrontación por el poder del Estado ante las nuevas elecciones para Presidente; y un apoyo total del Partido Conservador a la ideología, la política y los privilegios económicos de la Iglesia; una profunda división del Partido Liberal entre radicales, mosqueristas e indepen­dientes; y un intento separatista de la Provincia de Pasto para incorporarse al Ecuador católico y religioso de García Moreno. Así estalló la guerra de 1876.

 

Las medidas tomadas en la Convención de Rionegro en aplicación de la desamortización a favor de los colonos pobres de Neira, Manizales, Villa María y Santa Rosa de Cabal, no lograron romper la hegemonía conservadora en esta región. Tampoco lo logró el gobierno liberal de Pascual Bravo en el Estado de Antioquia después de la Convención de Rionegro. El estado de Antioquia siguió siendo un baluarte conservador durante casi todo el tiempo del radicalismo. Paradójicamente cuando la fiebre nuñista desbarató la hegemonía liberal en 1880 y en 1884 el Estado de Antioquia votó con los radicales en contra de la coalición conservadora-nuñista y, más adelante, surgió una disidencia conservadora, la de los históricos, que contribuiría a un intento de rebelión contra la Regeneración. Es muy posible que el desarrollo de la economía cafetera hubiera comenzado a tener sus efectos políticos, como los tuvo indudablemente durante la Regeneración, debido a las medidas impositivas del gobierno de Caro contra los cafeteros, liderados por Rafael Uribe Uribe. Esa transformación, de todas maneras, no tocaría de lleno a lo que en el tiempo de la colonización comprendía la Provincia de Córdova. Tendría que esperar el liberalismo el arribo de la dé­cada del treinta, en condiciones ya completamente diferentes, para ver el crecimiento de su votación en Manizales con la aparición de un personaje emblemático del liberalismo regional, Federico Mejía.

 

Manizales se había convertido diez años después de su fun­dación en la vía de comunicación del Cauca y de Antioquia con la capital del país. Pero la guerra de 1860 había transformado ese poblado de escasas  diez mil almas en el último baluarte del Estado de Antioquia frente el Estado del Cauca y, en consecuencia, en un sitio estratégico de las fuerzas conservadoras antioqueñas para las dos guerras civiles. Manizales se constituyó en el punto de demarcación de las dos fuerzas partidaria más claramente caracterizadas del país durante el período que va de 1857 a 1874. Antioquia como bastión del Partido Conservador. Cauca como for­taleza  del Partido Liberal. Contradictoriamente, la guerra del 76 modificó este alineamiento. El Cauca terció hacia el movimiento regenerador y Antioquia se enfrentó al nuñismo. Llegaría la Regeneración como consecuencia de un acuerdo entre el presidente mosquerista Trujillo y Núñez. El llamado Presidente de El Cabrero, abandonaría el Partido Liberal, formaría su fuerza política independiente y formaría la alianza con el conservatismo más radical de Miguel Antonio Caro. Y así desembocaríamos en la Guerra de los Mil Días y en la pérdida de Panamá. Capítulo de otra historia.

 

III.            Dos décadas tormentosas, entre 1930 y 1945

 

El régimen conservador se había iniciado en el gobierno de Rafael Núñez de 1884, se había fortalecido con la dictadura de Miguel Antonio Caro, había afrontado el embate de la guerra de los Mil Días y se había prolongado hasta la crisis económica mundial del 29 y 30 del siglo pasado. No recuerdo sino un solo ministro manizaleño o caldense en los gobiernos de la hegemonía conservadora, Aquilino Villegas, nombrado en Obras Públicas por Pedro Nel Ospina en 1922, seguido en esa cartera por Laureano Gómez. No me imagino a Aquilino Villegas en el gobierno de un modernizador como Ospina que pondría a trabajar en obras públicas los dólares de la indemnización de Panamá, convencido como estaba de que las máquinas industriales constituían una fuente de pobreza y de hambre entre los trabajadores. Como él mismo decía en su folleto La moneda ladrona de 1933: “es mil veces preferible nuestra pobreza y nuestra ignorancia, nuestra pequeña industria y nuestro artesanado colonial, laborioso y libre, que siquiera asegura el pan de cada día para todos.”

 

Aunque el presidente Pedro Nel venía de la tradición denominada “histórica” antioqueña del Partido Conservador, opuesta a la línea “nacional” de  Caro, con el nombramiento de Laureano incorporó a su gobierno ambas líneas. Un primer rompimiento ocurriría en la primera etapa del gobierno de Olaya Herrera, con el que colaboraría el Partido Conservador. La línea opuesta a Laureano, la de los históricos del siglo anterior,  había aceptado colaborar con el gobierno de Olaya Herrera que había roto la hegemonía conservadora desde la última década del siglo XIX. Otro caldense entró al gabinete como Ministro de Agricultura, Sinforoso Ocampo—mi abuelo—al que le tocó inaugurar esa cartera de Agricultura. Laureano regresaba de su embajada en Alemania deslumbrado con el ascenso vertiginoso de Adolfo Hitler. No duró mucho la colaboración conservadora con el primer gobierno liberal desde el segundo gobierno de Núñez. Laureano rompió con el gobierno y obligó a los conservadores a abandonar la colaboración con Olaya, después de un feroz debate contra los colaboracionistas, a quienes denominó “romanistas” por el jefe conservador Román Gómez, presagio de la nueva división del Partido Conservador entre laureanistas y ospinistas que vendría de inmediato.

 

En 1930 irrumpió la crisis económica mundial y esa fecha adquirió un significado histórico de grandes proporciones. En el mundo, la crisis económica todavía la más profunda del sistema capitalista hasta hoy. En Colombia, la caída del régimen conservador de cuarenta años y el ascenso del Partido Liberal al gobierno. En Alemania, el surgimiento de Adolfo Hitler que ganaría las elecciones para Canciller en 1932. El ascenso vertiginoso de Hitler determinaría la orientación fascista que Gómez le daría al Partido Conservador hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945 y que influiría en el conservatismo manizaleño de esos quince años. La mayoría de la prensa conservadora se alinearía con el fascismo alemán e italiano y apoyaría la lucha del franquismo en la guerra civil española. Allí colaborarían con asiduidad los caldenses de proyección nacional  Silvio Villegas, Gilberto Alzate Avendaño y Fernando Londoño y Londoño. Alzate hizo aprobar en la Convención Conservadora de 1937 una proposición de apoyo a los nacionalistas españoles de Franco: “El partido conservador de Colombia hace constar su solidaridad moral con los nacionalistas españoles, cuya gesta descomunal defiende los colores perennes de la civilización occidental cristiana contra la invasión vertical de los bárbaros.” (El porvenir del pasado, pag. 156).

 

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939 se agudizaron las contradicciones políticas en el país y se  clarificaron aún más las posiciones a favor y en contra del fascismo. Alzate Avendaño, que había propuesto la candidatura presidencial de Mariano Ospina Pérez en 1937, cuya posición siempre fue pro estadounidense, se alineó sin ambages con el fascismo de Mussolini y defendió a uno de los espías nazis en Colombia más connotados, Heriberto Schwartau. Su movimiento se llamó Acción Nacionalista Popular, de extrema derecha, bajo la imagen de un Simón Bolívar derechista, el de la dictadura de sus último años. Él y Gómez organizaron brigadas de jóvenes, como las de Hitler y Mussolini, signadas por el nombre de camisas negras. El gobierno de Eduardo Santos—1938-1942—rompió relaciones con Alemania en el momento en que Estados Unidos decidió entrar en la guerra con los Aliados, a raíz del ataque japonés a Pearl Harbor. Por eso, el gobierno de Santos persiguió a Alzate Avendaño para encerrarlo en el campo de concentración de los alemanes que se instaló cerca de Fusagasugá, acusándolo de fascista por su compromiso con la defensa del nazi Schwartau. Silvio Villegas y Fernando Londoño y Londoño defendieron a Alzate en el Congreso y adoptaron en los debates parlamentarios una posición antiestadounidense que se consideró abiertamente pro fascista. El estallido de la guerra obligó a los conservadores a tomar partido, los laureanistas a favor de la línea nazi-fascista y los ospinistas a favor de los Aliados. Laureano alineó El Siglo bajo su dirección con el Eje fascista. Todos sus columnistas defendían a Hitler, Mussolini y Franco, los dos primeros por el Eje y el tercero por el gobierno fascista triunfante en la guerra civil española de 1936. En el hundimiento de una fragata colombiana cerca de San Andrés y Providencia por submarinos alemanes tanto El Siglo como La Patria siempre ignoraron la amenaza y atacaron el gobierno liberal por una que considerar susceptibilidad exagerada.

 

Sobre  Hitler,  Laureano Gómez adoptó posiciones contradictorias, unas veces de crítica  como en su libro El Cuadrilátero de 1935, otras a favor, como en muchos de sus debates de la época.  Pero una vez Alemania avanzó triunfante sobre Polonia, Checoeslovaquia y la Unión Soviética, no dudó en tomar partido a su favor. En una entrevista publicada en La Patria le afirma a Silvio Villegas que si Hitler gana la guerra—como lo estaba haciendo en ese momento—pasaría a la historia como una de sus grandes figuras. La prensa conservadora se hacía eco de su jefe político, no importa sus divergencias tácticas del momento. Villegas escribió un famoso artículo titulado El advenimiento del fascismo, en el que ya señalaba refiriéndose al papel del Partido Conservador: “Una organización táctica, de ascendencia fascista, con jefes arrojados y valientes nos llevaría rápidamente al poder, con heroicos sacrificios.” (El porvenir del pasado, pag. 180). No es extraño, entonces,  que el embajador de Estados Unidos, Spruille Braden,  en Bogotá, diez meses antes del rompimiento de relaciones de Colombia con Alemania escribiera a su gobierno: “Hace unos pocos años Gómez se oponía furiosamente a Hitler, lo denunciaba en el Senado y escribía libros en su contra, pero cuando el año pasado llegaron las victorias alemanas se volvió totalitario y nazi. Ahora que su bolsillo está siendo amenazado y que Hitler no parece haber avanzado tal lejos en el frente, Laureano Gómez se voltea una vez más.” Posiblemente el embajador estadounidense no conocía el discurso de Laureano contra la política, la  cultura y la  economía de su país, profundamente antinorteamericano,  pronunciado en el Senado el 20 de agosto de 1940, cuando todavía no se habían roto las relaciones con Alemania e Italia.

 

La prensa conservadora, enfrentada a los gobiernos liberales bajo la dirección de Laureano, sufría por la escasez de papel debido a los avatares de la guerra que se iba volviendo ya mundial. El director de El Siglo, agobiado por la falta de papel, acudió a la embajada estadounidense el 26 de marzo de 1941 en busca de auxilio para poder importarlo. En dos largos informes del embajador de Estados Unidos a su gobierno advierte que  Laureano le hace la promesa de no seguir defendiendo al Eje ni atacando a los estadounidenses. No convencido con las promesas de Laureano, el embajador le deja clara la  posición a su gobierno: “El Siglo y el doctor Gómez en persona han adoptado una política decididamente antinorteamericana y pro nazi” (Bushnell, p. 174).  Laureano, por su parte, le replica al embajador que organizará una oposición contra la candidatura de López Pumarejo a la reelección y que acudirá hasta la guerra civil en caso de que se intente la reelección de López. Notificado por el embajador que Estados Unidos no colaborará en su intento de guerra, Laureano termina la entrevista con una notificación: “Entonces tendremos que buscar ayuda en cualquier otra parte.” (Íbid., p. 184) El embajador logró que su país le suspendiera la venta de papel a El Siglo y puso todo su personal en la Embajada a seguir las actividades de la prensa conservadora. Fue Augusto Ramírez Moreno—casado con manizaleña, mi tía Mariela—quien alertó a los estadounidenses sobre los propósitos de Laureano Gómez de un golpe de Estado contra el gobierno de López Pumarejo en 1943 (Galvis y Donadio, p. 301).

 

Era la división del Partido Conservador, transitoriamente interrumpida para las elecciones de 1946 contra un Partido Liberal escindido entre Turbay y Gaitán, pero que reviviría en forma aguda hasta conducir el ospinismo a liderar el golpe de Estado contra Laureano a favor de Rojas Pinilla. Pero era también la tentativa permanente de Gómez contra el gobierno liberal, la cual desembocaría en el frustrado golpe de Estado y en la renuncia de López Pumarejo en 1945, un año antes de cumplirse su período presidencial. Toda la prensa conservadora se uniría en contra del gobierno de López. Episodios de todo tipo serían aprovechados en la prensa de oposición,  tendientes a debilitar el Gobierno e intentar su derrocamiento. Ahí está en la historia el asesinato del boxeador Mamatoco, del que se acusaría al gobierno, así como  los negociados del hijo del Presidente, Alfonso López Michelsen, que sólo se borrarían en la política del Frente Nacional y su arribo a la presidencia en 1974. Se olvida en la historia de Colombia que Gómez había jurado el derrocamiento de López, así como el alineamiento de su política con el fascismo en plena guerra mundial, opuesto a la política de los gobiernos liberales de apoyo a Estados Unidos y a los Aliados. En el gobierno de López también figuró un caldense, Arcesio Londoño Palacio, como ministro de Trabajo, casado con manizaleña—mi tía Ligia—quien a pesar de la división del Departamento de Caldas siguió siempre vinculado a esta ciudad. Le tocaría manejar el apoyo del sindicalismo incipiente organizado en la CTC al gobierno de  López Pumarejo y la vinculación de los sindicatos comunistas a esa central.    

 

La historia del fascismo en Colombia se ha querido olvidar y no se toca para nada el apoyo abierto tanto a los alemanes como a los franquistas españoles aun en medio de sus contradicciones con la jefatura conservadora de Laureano Gómez. Sólo menciono tres manizaleños decididamente partidarios del fascismo,  Silvio Villegas, Alzate Avendaño y Fernando Londoño y Londoño. No hay nada escrito en la historia de Colombia tan de extrema derecha como el famoso folleto  de Silvio Villegas titulado “No hay enemigos a la derecha”. Por el lado contrario, de la línea ospinista, alineados con Estados Unidos contra el Eje fascista,  mi abuelo Sinforoso Ocampo y Augusto Ramírez Moreno, padre de Augusto y Jorge—mis primos—más adelante ministros en los gobiernos de Belisario y López Michelsen. Augusto padre, adversario enconado de Laureano, miembro de Los Leopardos, un movimiento mezcla de todo, desde Villegas con las fascistas internacionales hasta  Ramírez Moreno con Churchill. Con el gobierno liberal de López Pumarejo, mi otro pariente Arcesio Londoño Palacio, un liberal decidido pero poco sectario, casado con una conservadora. Y, finalmente, otro conservador, Antonio Álvarez Restrepo, para nada radical en su alineamiento, lo cual le permite llegar a ser un conciliador en la crisis de la caída de Rojas Pinilla.

 

Aquí es necesario traer una nota metodológica. Aprendí a juzgar la trayectoria de los personajes en la historia, en un escrito de Mao Tse-tung, sobre un porcentaje de 100% dividido entre los aspectos positivos y negativos. Y así lo aplico a la historia de Colombia. Por ejemplo, de los cinco  gobiernos conservadores de la primera mitad del siglo XX, Reyes, Concha, Suárez, Ospina y Abadía, ninguno tiene puntaje positivo. Reyes, porque firmó un tratado de entrega de Panamá a Estados Unidos. Concha, porque se la entregó a la potencia del Norte. Suárez porque les vendió a los gringos el petróleo a menosprecio. Abadía por la matanza de las bananeras. Y Ospina que podía estar 50% positivo y otro tanto negativo, por la modernización de la infraestructura. De los tres gobiernos liberales el único con puntaje positivo es Eduardo Santos por haber  alineado el país con los Aliados en la Segunda Guerra Mundial contra el fascismo italo-germano-japonés. A Laureano Gómez sólo le reconocería el acuerdo con Alberto Lleras Camargo con el propósito de terminar el enfrentamiento liberal conservador que llevaría al Frente Nacional, para una calificación de sólo un diez por ciento positivo. Y a los políticos manizaleños comprometidos con el fascismo, una calificación altamente negativa, de 70 puntos negativos para arriba. Alzate Avendaño colaboró en el derrocamiento de Laureano, para un 10% positivo. Fernando Londoño y Londoño, le reconozco  el Ministerio de Gobierno de Lleras Camargo a la caída de López Pumarejo y la Alcaldía de Manizales en el centenario de su fundación, para un 20% positivo. Y así seguiríamos con cada uno de los gobernantes y políticos.

 

IV.             A mediados del siglo XX, 1945-1957

 

Sobre este período escribí un ensayo en 1986 para una colección de historia de Colombia que no tuvo mucha vida y quedó incorporado al libro que publicó la Imprenta Departamental de Caldas Ensayos sobre historia de Colombia. Allí caracterizaba esta etapa en la siguiente forma:

 

Desde el primer gobierno de Alberto Lleras Camargo (1946) hasta el golpe militar de Rojas Pinilla contra Laureano Gómez (1953) y su derrocamiento en 1957, se definiría una de las etapas más convulsionadas de la historia colombiana del siglo XX. El momento más álgido de la «violencia», el único golpe militar del presente siglo, los primeros «planes de desarrollo» auspiciados por agencias internacionales, los gérmenes del movimiento guerrillero contemporáneo, la abstención electoral del Partido Liberal en dos elecciones consecutivas, el intento de una reforma constitucional de carácter corporativista y cuatro intentos de gobiernos compartidos por los dos partidos tradicionales, son hechos históricos particulares que caracterizan a Colombia al doblar el siglo XX y definen con asombrosa determinación el proceso seguido por el país durante la segunda mitad de esta centuria.

 

Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945 se opera un cambio en la situación mundial. Ya no son Inglaterra, Francia o Alemania las potencias que deciden la política internacional. El que gana la guerra es Estados Unidos que venía avanzando como potencia mundial desde la última década del siglo diecinueve y es el país que va a definir el curso de la situación, a pesar de que la Unión Soviética constituye lo que se llamará la “cortina de hierro” en un abierto desafío a la hegemonía estadounidense. Serán más de cuarenta años de confrontación entre las dos superpotencias. Para entender este período histórico conviene tener en cuenta la llamada teoría de los Tres Mundos que desarrollaría para su momento el líder de la Revolución China, Mao Tse-tung. Un primer mundo de las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética. Un segundo mundo de los países europeos que se reponen rápidamente de la guerra con el famoso Plan Marshall. Y el tercer mundo de los países subdesarrollados, en cierta forma, sometidos o política o económicamente por las dos grandes superpotencias. Entre estos últimos queda Colombia y, por supuesto, toda América Latina. Estados Unidos utiliza su poder económico con exportación de capital y de mercancías para solidificar un imperio en un momento histórico en que la dominación directa colonial va desapareciendo a pasos agigantados y preservar el control de lo que se ha llamado su “patio trasero” en   Latinoamérica. Es el capital financiero lo que reemplaza los ejércitos coloniales y les da el triunfo a los norteamericanos en la lucha por la hegemonía con las antiguas potencias coloniales de  Inglaterra, Francia y Alemania.

 

Colombia no solamente se alinea con Estados Unidos en la política mundial, sino que abre su economía a las condiciones de la expansión estadounidense. La potencia norteamericana utiliza dos instrumentos de dominación indirecta a la que Colombia se somete, los denominados “planes de desarrollo” y el endeudamiento externo dirigido por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, controlados y dirigidos por la potencia del Norte. El que inicia este proceso dirigido en forma sistemática a la exportación de capital y a la adecuación de la economía colombiana a la importación sistemática de ese capital es el llamado Plan Currie de 1951, cuyo nombre se toma del director del programa de nacionalidad canadiense y más adelante con ciudadanía colombiana de adopción. Le sigue en importancia histórica el plan de las Cuatro Estrategias del gobierno de Misael Pastrana Borrero en 1970, el cuarto gobierno del Frente Nacional, signado por la acusación del robo de las elecciones presidenciales a Rojas Pinilla. De allí nace el M-19 que se levanta en armas para defender la elección de Rojas Pinilla y vengar el robo electoral.

 

El gobierno de Laureano Gómez se embarcaba en una Asamblea Constituyente signada por las ideas corporativistas de tendencia fascista cuyos principios esenciales se inspiraban en la obra del jesuita Félix Restrepo, entonces presidente de la Academia Colombiana de la Lengua. No tuvo éxito debido a los avatares del gobierno militar de Rojas que se apoderó de ella y trató de utilizarla para mantenerse en el gobierno. El Partido Liberal no había participado en las elecciones presidenciales y se iniciaba contra sus dirigentes una persecución sin contemplaciones desde el gobierno laureanista. Se había abierto un enfrentamiento entre los dos partidos tradicionales, que pasaría a la historia del país como el período de la violencia liberal conservadora. Acababa de caer asesinado el 9 de abril de 1948,  en pleno el centro de Bogotá, Jorge Eliécer Gaitán. Las masas enfurecidas se organizaron espontáneamente y buscaron por toda la ciudad a Laureano Gómez a quien culpaban del crimen. Después enfilaron su ataque contra el Palacio de Nariño acusando al Presidente Ospina Pérez de haberlo mandado asesinar. No se hizo esperar la respuesta del gobierno sindicando al “comunismo internacional” de un acto de alta provocación destinado a desatar la insurrección y tomarse el poder. El veredicto de las masas quedó inconcluso porque fracasaron en su búsqueda y porque no tuvieron ni la organización ni la dirección suficientes para lograr su cometido. El gobierno, por su parte, rompió relaciones con la Unión Soviética, expulsó a sus diplomáticos, ilegalizó el Partido Comunista y tejió toda clase de fábulas para implicar al estudiante Fidel Castro que, por ese entonces, no pertenecía a ningún partido revolucionario pero que recorría América Latina en una campaña antiimperialista contra la dominación norteamericana sobre el continente. Ese día a los dos de la tarde se iba a reunir con Gaitán para invitarlo a ser el orador principal de la asamblea estudiantil latinoamericana o llamada Conferencia Anti Norteamericana .

 

En el momento de su muerte, Gaitán era el jefe indiscutido del Partido Liberal. Había llegado a esa jefatura, parte por la claudicación de los demás dirigentes liberales, parte por la extraordinaria ascendencia que habla adquirido sobre el pueblo. Derrotada electoralmente su candidatura presidencial en 1946, convirtió en victoria política dentro de su partido la votación minoritaria que había logrado después de que los demás connotados representantes de la cúpula liberal hicieron mutis por el foro ante la pérdida del poder. Profundas contradicciones de concepción política, de programa ideológico, de estilo partidario se habían desarrollado entre Gaitán y cada uno de los componentes de la exclusiva torre dirigente liberal. Principalmente con Lleras Restrepo, con quien había sostenido una agria polémica en la década del treinta sobre la política agraria, y con López Pumarejo quien lo había destituido fulminantemente de la Alcaldía de Bogotá, temeroso como estaba el Presidente de perder su predominio en el liberalismo bogotano ante las masas populares y a cuya reelección se había opuesto radicalmente, sus diferencias se habían hecho cada vez más irreconciliables. Mi primera memoria de Gaitán la tengo de mi infancia, cuando llegó a Manizales a apoyar la huelga de los choferes que se habían tirado cuando largos eran al frente del entonces Colegio de Cristo en la plaza de Los Fundadores y el discurso lo trasmitían por una emisora de la ciudad. No puedo olvidar que mi madre, laureanista furibunda, me prohibió volver a escuchar a Gaitán. Quien dirigía las huestes gaitanistas en Manizales era Federico Mejía, el mismo que había abierto la ciudad al liberalismo, en donde los votos liberales se contaban en los dedos de la mano, herencia, por supuesto, de las guerras del siglo XIX.  Con él se unió el camarada Montoya ese 9 de abril, un zapatero que colocaba una especie de púlpito en plena plaza de Bolívar a la salida de la misa de 12 a arengar a los transeúntes contra el gobierno de turno. Sólo volví a escuchar a Gaitán en grabación magnetofónica y a leerlo con pasión, especialmente sus discursos sobre la matanza de las bananeras y  en defensa de los campesinos contra los terratenientes del Chocho y Sumapaz en Fusagasugá. Por eso soy gaitanista histórico.

 

Aquí es necesario tener en cuenta varios hechos históricos relacionados con Manizales. El secretario privado del Presidente  Ospina Pérez en los acontecimientos del 9 de abril era el manizaleño Hernán Jaramillo Ocampo—marido de mi tía Rosa—nombrado después del retiro de los liberales del gobierno, al que se habían incorporado en la grave crisis de aquellos acontecimientos, como ministro de Hacienda. De inmediato Jaramillo tomó la extraordinaria decisión  de romper el Tratado de Libre Comercio, el primero en la historia de Colombia, con Estados Unidos. Olaya Herrera se lo había prometido al gobierno estadounidense, siendo embajador del gobierno conservador de Pedro Nel Ospina y de Abadía Méndez, pero la crisis económica mundial, le impidió cumplirle a los gringos. No solamente eso. Tuvo que declarar la moratoria de la deuda externa con la asombrosa suma, para aquella época, de doscientos y pico de millones de dólares, por supuesto no comparable con la actual de setenta y seis mil millones dólares, esa sí aterradora. Los “tenedores” de los bonos de la deuda, como era de suponerse, le exigieron a su propio gobierno la intervención militar para recuperar su dinero. De la invasión estadounidense sólo nos salvó la crisis económica por la que atravesaba el país del Norte. Pero el tratado lo firmó López Pumarejo en 1935. Lo firmó para  salvar unos dólares del precio del café, en aquel momento el único producto de importancia que Colombia exportaba y en el que el departamento de Caldas se había constituido en el primero o segundo productor. El país le entregó en el tratado todo el comercio a Estados Unidos. Se puso en peligro la pequeña industria nacional, principalmente antioqueña, pero también la fábrica de hilados y tejidos de Manizales, entonces a la par de Coltejer y Fabricato. Lo que salvó el país del desastre fue la guerra mundial, porque Estados Unidos se vio obligado a invertir todos sus esfuerzos en la guerra del Pacífico y de Europa. Terminada la guerra, el país del Norte, convertido en la potencia hegemónica del mundo, de inmediato puso en ejecución el tratado y apercolló la débil economía nacional. Fue lo que comprendió Jaramillo Ocampo y actuó de inmediato para suspender el tratado, sin contemplaciones. Considero más grave la situación en este momento histórico con el TLC que acaba de entrar en vigencia, con el que Estados Unidos se propone resarcirse de su profunda crisis económica y de la competencia comercial desafiante de China, exprimiendo a fondo nuestra economía subdesarrollada.

 

En la década de 1948 a 1957 Colombia vivió una etapa histórica de sobresaltos y convulsiones. Fue la primera etapa de la violencia liberal-conservadora; el gobierno dictatorial de Laureano Gómez; la persecución al Partido Liberal con sus jefes asilados en el extranjero; el acuerdo de liberales y conservadores para derrocar el gobierno de Gómez; la dictadura militar de Rojas Pinilla;  la injerencia sin medida de los organismos internacionales de crédito en la dirección de la economía nacional. Culminó con el Plebiscito de 1957, el gobierno de transición de la Junta Militar y el comienzo del Frente Nacional. Caldas no fue ajeno al régimen laureanista, a los gobiernos militares, a la violencia liberal conservadora. Alzate Avendaño participó en la Asamblea Constituyente de Laureano, pero hizo parte del golpe Estado contra su gobierno y se convirtió en defensor del gobierno de Rojas Pinilla del que se convirtió en  vocero, sobre todo desde su periódico el Diario de Colombia. De los jefes conservadores fue el único que se mantuvo con Rojas hasta el final.

 

V.                Dos notas históricas

 

Tres personajes vinculados a Manizales  jugaron un papel prominente en la caída de Rojas Pinilla y en el inicio del Frente Nacional: Antonio Álvarez Restrepo, Hernán Jaramillo Ocampo y Augusto Ramírez Moreno. Ya he mencionado a Hernán y a Augusto, pero no a Antonio. Los tres apoyaron el golpe de Estado de Rojas. Coincidían con el jefe del Partido Conservador, Mariano Ospina Pérez, en el desastre a que estaba conduciendo el país la presidencia de Gómez; los tres colaboraron en el gobierno de Rojas hasta que consideraron su transformación en un gobierno dictatorial que pretendía prolongarse indefinidamente. Álvarez sería ministro de Educación de Rojas, Ramírez Moreno embajador en París y Jaramillo miembro de la Asamblea Constituyente. Pero también se pusieron a la cabeza del movimiento contra él,  cuando inició el viraje hacia su movimiento personalista. Los tres participaron en todo el proceso de conformación del Frente Nacional. Álvarez Restrepo sería ministro de la Junta Militar  de 1957 y Ramírez Moreno ministro de Gobierno de Lleras Camargo, el  primero del Frente Nacional. Después Álvarez Restrepo y Jaramillo Ocampo colaborarían en el gobierno de Lleras Restrepo. El acuerdo del Frente Nacional había surgido del llamado Pacto de Sitges entre Lleras Camargo y Laureano Gómez, se había perfeccionado en negociaciones complejas entre el Partido Liberal unido y las dos facciones del Partido Conservador, el de Gómez y el de Ospina. Gómez no olvidaba que su copartidario había sido un factor clave en el golpe militar de Rojas Pinilla contra él. Inicialmente el acuerdo no incluía sino la repartición paritaria de la burocracia a todos los niveles, desde los Ministerios hasta las Alcaldías. Cuando ninguna de las dos facciones del Partido Conservador se puso de acuerdo sobre el candidato para el primer período de la Presidencia surgió como única alternativa la candidatura de Alberto Lleras Camargo como artífice del convenio bipartidista. Solamente fue posible lograrlo sobre la base de adicionar a la llamada paridad de la burocracia, lo que se llamó la  alternación, es decir, el turno de la presidencia entre las dos colectividades políticas por dieciséis años. No hubo sino una disidencia en torno a la alternación, la de Alfonso López Michelsen, de la que surgió el MRL, Movimiento Revolucionario Liberal, que sólo duraría el período de la alternación, pero se integraría al Frente Nacional de repartición burocrática al final del período pactado. López Michelsen, entonces, sería el presidente de 1974 a 1978.

 

La hegemonía liberal conservadora del Frente Nacional fue justificada por sus autores como un pacto de conciliación entre las dos fuerzas partidarias tradicionales de la historia colombiana, pero también como un antídoto para detener la violencia desatada después del 9 de abril con el asesinato de Gaitán, declarada primero por los partidarios del líder sacrificado y después transformada en bandolerismo. Caldas sufrió por todo el departamento la violencia desatada. Pero surge otra historia, porque después de enero de 1959,  a raíz del triunfo de la Revolución Cubana y de la ruptura de China maoísta con la Unión Soviética de Kruschev, surgirían diferentes movimientos guerrilleros en el país, como el MOEC, el ELN, el EPL y el último de los cuales sería el M19 originado en la decisión de Rojas Pinilla de no rebelarse contra el robo de las elecciones de 1970 por el gobierno de Lleras Restrepo a favor de la candidatura de Misael Pastrana Borrero. Contra la reforma económica de Lleras Restrepo se organizó el Movimiento Obrero, Independiente  y Revolucionario, MOIR, como una fuerza de sindicatos independientes opuestos a las centrales UTC y CTC que no se habían enfrentado a la reforma económica del gobierno. Y su primera acción fue el llamado Paro Nacional Patriótico de 1970 contra las medidas de la reforma. Pero esta es otra historia.

 

El MOIR dejó de ser una organización gremial y se convirtió en un movimiento político. En 1971 estalló el movimiento estudiantil más importante del último siglo en Colombia contra el control de la reforma universitaria por las fundaciones estadounidenses. Todas las universidades del país se vincularon, cada una a su manera. En la Universidad de los Andes, donde era fuerte la organización juvenil del MOIR, la Juventud Patriótica,  se vinculó Jorge Enrique Robledo que, entonces, estudiaba arquitectura. Graduado como arquitecto, Robledo desplegó su actividad política en las poblaciones de la Sabana de Bogotá. Pero la política de expansión de su organización política exigía que se cubriera el país. Robledo se trasladó a Manizales, en donde fue nombrado profesor en la facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional. Allí inició su trabajo de formación del movimiento político en el Departamento de Caldas. Rápidamente fue adquiriendo auge su prestigio hasta tomar forma una candidatura a la gobernación a nombre del MOIR, con la cual llegó a alcanzar más de cincuenta mil votos. Vio, entonces, la posibilidad de lanzar su candidatura al Senado de la República. Sólo llegó en la segunda oportunidad con más de cuarenta mil votos en todo el país. En su tercer período, ya a nombre del Polo Democrático Alternativo,  sobrepasó los ciento veinte mil votos, una de las más importantes votaciones al Senado en esas elecciones. Manizales y Caldas habían sido la base de su carrera política al Senado con la votación obtenida a la gobernación. Era la primera vez en la historia que era elegido un senador de izquierda cuya fuerza política se había originado en Manizales y Caldas. Robledo es hoy el senador de la conciencia política de la oposición al gobierno de Santos, en una denuncia permanente de esa política contra los obreros, los campesinos, los estudiantes, los pequeños empresarios, del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el más grave de la historia contemporánea del país. Es una amenaza contra la producción nacional proveniente de las garantías desmedidas entregadas al capital extranjero norteamericano. Hoy Robledo es considerado en el país como un senador estrella.

 

 

VI.             A  propósito de tres historiadores: Liévano, Tirado y Arciniegas

 

Los amigos que me han invitado a esta sesión, me han solicitado que adicione unas notas sobre algunos historiadores colombianos. Con mucho gusto. En historia de Colombia sostengo un debate con casi todos los representantes de la llamada “nueva historia”. Entre ellos considero dos autores de gran influencia en la educación universitaria, Indalecio Liévano Aguirre y Álvaro Tirado Mejía. Liévano abre el camino de la “nueva historia” y Tirado Mejía lo consolida. Me quiero referir a Liévano sobre la historia del siglo XIX, especialmente a su visión sobre Tomás Cipriano de Mosquera y Rafael Núñez. Los juicios sobre los personajes históricos están determinados por hechos contundentes que definen su proceder y su obra. No se juzga a Núñez ni por la letra del himno nacional ni por su matrimonio con Soledad Román. Y para referirme a una serie de televisión, no se juzga a Jorge Tadeo Lozano por sus imaginarios amoríos con la esposa de Nariño. Ni tampoco a Bolívar por sus amoríos a lo largo de sus legendarias correrías de sur a norte y de norte a sur por toda América. Se les juzga por las decisiones que determinaron el curso de la historia en un momento dado del país o del mundo. Y eso es lo que es la historia. Para poner un ejemplo de la historia contemporánea, juzgo a Stalin por haberse aliado con Churchill, Roosevelt y De Gaulle para derrotar a Hitler, Mussolini e Hirohito; por haber  definido la Segunda Guerra Mundial en las batallas de Stalingrado y Leningrado contra Hitler; por haber formado la Unión Soviética y haber transformado su economía hasta el punto de resistir a Hitler y derrotarlo. 

 

Dirigido por Rafael Uribe Uribe, el liberalismo de la última década del siglo XIX rompió con Núñez. A la muerte del “regenerador” el gobierno, presidido por Miguel Antonio Caro, desata una persecución sin medida contra los liberales. Los encarcela, los deporta, los manda asesinar. Por esa razón Uribe Uribe conduce el Partido Liberal a la guerra de los Mil Días. Núñez había sido el ministro de Hacienda del segundo gobierno de Mosquera, había partido para Europa como cónsul en Manchester, Inglaterra y allí había sido testigo del proceso de industrialización de Europa agitada por la lucha de los obreros sometidos a espantosas condiciones de trabajo. En 1870 regresa al país decidido a acceder a la presidencia. Conforma una disidencia del Partido Liberal, se une con los mosqueristas dirigidos por Julián Trujillo, proclama como presidente del Congreso su consigna de lucha “regeneración administrativa fundamental o catástrofe” y llega al gobierno en 1880. Es reelegido tres períodos más. Impulsa la Constitución de 1886 que redacta Miguel Antonio Caro, jefe de la línea fundamentalista del Partido Conservador, con cuyo apoyo había llegado Núñez al gobierno y se había mantenido en él. Núñez se había prometido desde Manchester que no permitiría la transformación de su país de la artesanía a la industria para anular la posibilidad de que en Colombia se repitieran los levantamientos obreros. La Constitución del 86 es para eso, mantener la economía terrateniente y artesanal del país, impedir por todos los medios las condiciones de modernización política e ideológica, reabrirle el camino de dominación a la Iglesia Católica sobre la tierra y sobre la educación, atornillar esa  economía feudal que dominaba en el país.

                                                                                         

Liévano dedica su obra a cambiar la imagen de Núñez que le había dejado al país la tradición del liberalismo decimonónico. Esa imagen es la que nos deja los panfletos de José María Vargas Vila. El gran panfletario llena a Núñez de oprobio con un vocabulario de insultos que reflejan a fondo la contradicción histórica en torno al “regenerador”, por haber traicionado la revolución democrática del siglo XIX, contra el poder omnímodo de la Iglesia que quería preservar los privilegios que España le había entregado durante la Colonia. Núñez triunfa porque enarbola una sola bandera, contra el federalismo de los radicales a favor del centralismo. Pero Liévano le abona la creación de un banco central cuyas funciones en un país feudal eran tan ineficaces que va muriendo por inanición sin ninguna trascendencia histórica. La “nueva historia” sigue a Liévano y convierte al banco nacional en una especie del Banco de la República que sólo nace con la Misión Kemmerer en el gobierno de Pedro Nel Ospina sólo hasta 1924; elude juzgarlo por la entrega de la educación a la Iglesia que dura un siglo;  Liévano no está con Santander, no está con las reformas de los liberales radicales de mitad del siglo XIX, defiende los artesanos, se inclina en favor del proteccionismo, unas veces a favor de Mosquera y otras en contra; le perdona a Bolívar sus errores dictatoriales y anti estadounidenses; está muy en la línea de los historiadores latinoamericanos, especialmente cubanos y mexicanos, que pasan por alto el significado de la independencia de Estados Unidos como la primera revolución democrática de la historia porque lo consideran imperialista a todo lo largo del siglo diecinueve. Por esa razón, ni Liévano ni la Nueva Historia.

 

No puedo estar de acuerdo con la defensa que Liévano hace de la institución de los resguardos y de los ejidos. Ni tampoco con la de los artesanos. Son instituciones feudales, medievales, rezagos coloniales que se habían apoderado de la producción impidiendo su desarrollo. No demuestran sino el atraso, el estancamiento, el rechazo al avance de la sociedad. Su posición conduce a Liévano a una diatriba contra José Hilario López y Murillo Toro, comprometidos con reformas profundas que en 1850 golpearon a fondo las instituciones coloniales y medievales reinantes en el país. No es de extrañarse, entonces, que Liévano se haya convertido en el defensor de Rafael Núñez, en el enemigo de los liberales decimonónicos que luchaban, bien o mal, contra el atraso de la economía nacional. Germán Arciniegas elaborará una historia de Colombia opuesta a la de Liévano. Mi maestro Francisco Mosquera, en su extraordinario discurso en honor de Arciniegas, para resarcir la humillación que el gobierno de César Gaviria le había asestado destituyéndolo de la comisión del segundo centenario de la independencia, se refería al tema de las instituciones atrasadas que normas modernas resucitaban sin sentido: “Las expresiones comunales de apropiación, típicas en los principios de la noche colonial, se basaban en la antiquísima organización gentilicia que hallaron los españoles y obedecían a las necesidades monárquicas de recoger tributos y utilizar las mano de obra de los naturales… Sin excepción alguna, a los sectores indígenas sobrevivientes se les debe respetar sus tradiciones y culturas, pero algo muy distinto será sembrarlos como plantas en las formas de producción ya relegadas por los logros del desarrollo.” La defensa de estas instituciones conduce a Liévano a favorecer la rebelión de José María Melo y a ponerse de acuerdo con José María Obando contra Mosquera, contra López y, en ese momento, contra los radicales. La defensa del atraso contra el desarrollo.

 

Tirado Mejía no es discípulo directo de Liévano pero asume su posición histórica y su posición en la política nacional. Histórica por la defensa de López Pumarejo y política por su colaboración con el gobierno de López Michelsen. En ambos casos coincide con Liévano, ministro de Relaciones Exteriores de López Michelsen. Tirado pudo haber dejado constancia histórica de su oposición al robo de Panamá, al asalto de Estados Unidos sobre el petróleo colombiano en el primer tercio del siglo XX. Pero ha contribuido más eficazmente que Liévano a la defensa de López Pumarejo. Su libro sobre el pensamiento del Presidente Liberal no deja duda sobre la comunión con su obra y su pensamiento. López Pumarejo es quien inicia en Colombia del siglo XX lo que yo llamaría la política de cambiar lo superficial para dejar intacta la estructura económica nacional. Es indudable que se arriesga a tocar la estructura de la tierra sin resolver su concentración; a relacionarse con al movimiento obrero en pleno desarrollo para neutralizarlo; a abrirle el camino a la explotación petrolera para entregársela a los gringos;  a la reorganización de la administración pública para ponerla al servicio del imperialismo norteamericano. Tirado analiza los cambios que produce López partiendo de la realidad del atraso nacional adjudicado en gran medida a la hegemonía conservadora de cuarenta años iniciada por Núñez y Caro. Tirado descubre la contradicción de López con los regímenes conservadores, pero deja en el tintero el carácter imperialista de su modernización con el modelo de Franklin Delano Roosevelt, a quien admiraba por encima de cualquier consideración.

 

Es extraño, en una obra de casi quinientas páginas de gran formato, Tirado no menciona para nada el Tratado de Comercio firmado por López con Estados Unidos. De sus efectos demoledores para la incipiente industria nacional sólo lo libró al país la Segunda Guerra Mundial pero, como queda dicho, vinieron a sentirse una vez el país del Norte quedó hegemónico en el mundo. Tirado, en su afán de defender a López, olvida el papel modernizador de Estados Unidos así como la competencia de la industria desarrollada contra una que apenas despegaba en el país con un retardo secular. López juega ese papel histórico, el de ser el gran modernizador. Sin la modernización lopista hubiera sido imposible el surgimiento, en ese momento histórico, del capital financiero en el país, la exportación de capital, el desarrollo de la mano de obra barata, la alineación efectiva en política exterior, en suma, lo que Lenin denominó la dominación imperialista de carácter indirecto, sin las características de un dominio colonial. Por eso Tirado no tiene dificultad alguna en colaborar con el gobierno del hijo de López Pumarejo, también Alfonso, en 1974, ya en pleno auge la dominación estadounidense en un país modernizado con el dominio del capital financiero.

 

Germán Arciniegas “es otra cosa”. Así se titula una de sus obras para señalar que la historia de América, a la que dedicó sus escritos, “es otra cosa”. Lo descubrí muy tarde, a raíz del bicentenario de la independencia. Lo había leído antes a trochas y a mochas, sin captar su verdadera trascendencia en la historiografía colombiana. Señalo tres aspectos de su obra que caracterizan su pensamiento y su aporte a nuestra historia. Primero, el Descubrimiento de América. No importa que antes que Colón hubieran llegado los que hubieran llegado de Asia o Europa, le corresponde a él y a los que le siguieron haber encontrado el sitio exacto que le corresponde en la tierra, a la que él probó ser redonda y no plana como la del Génesis. Arciniegas dedica gran parte de su obra a iluminar la hazaña de Colón, de los Magallanes y los Vespucio que por primera vez en la historia de esta humanidad por fin definieron el sitio donde nos encontrábamos. No importa que sostuviera con los monarcas que había llegado a donde les había dicho que viajaba por otro camino a la India. Cómo trabaja Arciniegas el descubrimiento. Cómo lo caracteriza para todos aquellos que intentan desconocerlo o ignorarlo. Vale la pena releerlo.  

 

Segundo, la Independencia. Arciniegas estudia la hazaña de Bolívar y Santander, su origen, su trayectoria en la liberación de España y su papel en la construcción de la Nación. No se deja enredar en las demagogias de izquierda o derecha para caracterizar a Bolívar. Ni el populismo de Chávez con Bolívar ni el fascismo de Alzate Avendaño para colocar a Bolívar en la extrema derecha. Ni la saña del bolivarismo radical contra Santander ni la furia democratera de los santanderistas contra Bolívar. Para Arciniegas, Bolívar es el máximo dirigente de la hazaña independentista. No importa su dictadura de los últimos años. Le daríamos un 80% positivo sobre 100. Pero la revolución educativa de Santander, base de la educación pública nacional, permanece como el modelo que tomaron los liberales radicales del siglo XIX con la reforma educativa de 1870 y que permanece como tal para la misma educación contemporánea. De la enseñanza de Arciniegas le daríamos a Santander 90% positivo sobre 100. No tiene sentido histórico la tendencia en boga de invalidar el descubrimiento por las consecuencias negativas para los indígenas y los esclavos negros traídos de África. Tampoco para negar la independencia de España. Fue indignante el artículo publicado por la ministra de Cultura del gobierno de Uribe en El Tiempo el 20 de julio de 2010 en conmemoración del grito de independencia, al reivindicar su origen racial africano y negar la lucha de independencia en la que Bolívar liberó todos los esclavos que se vincularon a la lucha y puso las bases para la liberación de todos legalizada por José Hilario López en 1850.

 

Tercero, América. Sí, Colón sostenía que lo que había descubierto era otra cosa. Sí, tampoco sabía qué era. Para Arciniegas América es una sola. Y también se duele de que el Norte haya impuesto su dominación. Claro, trabaja el proceso de la colonización de América del Norte de carácter protestante dirigido a construir una sociedad que reemplazara la que habían abandonado por persecución religiosa. Y la distingue de la de los conquistadores del Sur obsesionados por la extracción del oro y de todo cuanto encontraran para enriquecerse de vuelta al viejo continente. No importa que Cortés hubiera quemado sus naves para morir en el nuevo continente. Su libro más importante se titula El continente de siete colores, libro apasionante, de un estilo transparente, brillante y americano. La obra de Arciniegas es ajena a las modas impuestas por los historiadores cubanos o por la izquierda argentina o uruguaya sobre América Latina los cuales, incluso, se atreven a negar el descubrimiento y la independencia como la línea extrema de los indigenistas. Por su posición americanista, no españolista, sí independentista, reivindico a Arciniegas. Así puedo decir, no estoy de acuerdo con Liévano Aguirre ni con Tirado Mejía, pero sí con Arciniegas.

 

NOTA: La mención de mis parientes en este trabajo es simplemente histórica y no significa ninguna coincidencia con su política, ni con la de mi abuelo, ni con la de mis tíos. Es, simplemente, historia de Manizales y del país. Ya dejé claro que nunca milité en el Partido Liberal ni en el Partido Conservador. Hoy trabajo en el Polo Democrático Alternativo, con el senador Jorge Enrique Robledo y Clara López. Así es la historia.  

 

 

BIBLIOGRAFÍA MÍNIMA

 

I.                   Una introducción necesaria

 

Ocampo Trujillo, José Fernando. Dominio de clase en la ciudad colombiana, Editorial La Oveja Negra, Medellín, 1972.

Morales Benítez, Otto.  Testimonio de un pueblo. Interpretación económico-social de la colonización antioqueña. Imprenta del Banco de la República, Bogotá, 1962.

 

II.               Dos guerras civiles, 1860 y 1876

 

Arango, Mariano. Café e industria, 1850-1930. Calos Valencia editores, 1977.   Liévano Aguirre, Indalecio. El proceso de Mosquera ante el Senado. Colección Populibro, Bogotá, 1966.

Liévano Aguirre, Indalecio. Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia. Editorial Nueva Prensa, Bogotá, 1963.

Londoño, Luis. Manizales. Contribución al estudio de su historia hasta el septuagésimo quinto aniversario de su fundación, octubre de 1924. Manizales, 1936.

Mosquera de, Tomás Cipriano. Los partidos políticos en Colombia, Editorial Incunables, Bogotá, 1984.

Ocampo Trujillo, José Fernando. “Manizales, la colonización antioqueña y las guerras civiles de 1860 y 1876,” en Ensayos sobre Historia de Colombia, Biblioteca de autores caldenses, Manizales, 1988.  http://moir.org.co/-ENSAYOS-SOBRE-HISTORIA-DE-COLOMBIA-.html

_________________________. Colombia siglo XX, 1886-1934. Estudio histórico y antología política. Editorial Tercer Mundo, Bogotá, 1980. http://moir.org.co/-COLOMBIA-SIGLO-XX-Estudio-.html

Palacios, Marco. El café en Colombia, 1850-1970. Una historia social, económica y política.  Editorial El Ancora Editores, Bogotá, 1983.

Díaz López, Zamira. “La política dirige la economía, 1850-1880,” en José Fernando Ocampo, ed. Historia de las ideas políticas en Colombia, Editorial Taurus, Bogotá, 2008.

 

III.            Dos décadas tormentosas, entre 1930 y 1945

Alzate Avendaño. Obras selectas. Colección Pensadores políticos colombianos. Cámara de Representantes, 1979.

Ayala Diago, César Augusto. El porvenir del pasado: Gilberto Alzate Avendaño, sensibilidad leoparda y democracia. La derecha colombiana de los años treinta. Fundación Alzate Avendaño, Gobernación de Caldas, Bogotá, 2007.

Bushnell, David. Eduardo Santos y la política del Buen Vecino. 1938-1942. El Áncora Editores, Bogotá, 1994.

Galvis, Silvia y Alberto Donadio. Colombia Nazi. 1929-1945. Planeta, 1986.

Gómez, Laureano. Obras Selectas. Colección Pensadores políticos colombianos. Cámara de Representantes, 1981.

Ocampo Trujillo, José Fernando. El Tratado de Comercio de 1935 con Estados Unidos. Un precedente histórico también de funestas consecuencias. http://moir.org.co/El-Tratado-de-Comercio-de-1935-con.html

Orjuela, Luis Javier. “Tensión entre tradición y modernidad, 1904-1945,” en José Fernando Ocampo T., ed., Historia de las ideas políticas en Colombia, Editorial Taurus, Bogotá, 2008.

Ramírez Moreno, Augusto. Obras selectas. Colección pensadores políticos colombianos. Cámara de Representantes, 1984.

Villegas, Silvio. No hay enemigos a la derecha. Materiales para una teoría nacionalista. Casa editorial Arturo Zapata, Manizales, 1937.

 

IV.             A mediados del siglo XX, 1945-1957

 

González, Fernán, S.J. “¿Una historia violenta? Continuidad y ruptura de la violencia política en las guerras civiles del siglo XIX y la violencia del siglo XX,” en José Fernando Ocampo T., ed., Historia de las ideas políticas en Colombia, Editorial Taurus, Bogotá, 2008.

Jaramillo Ocampo, Hernán. 1946-1950. De la Unidad nacional a la hegemonía conservadora. Editorial Pluma, Bogotá, 1980.

____________________. Momentos estelares de la política colombiana. Tercer Mundo editores, Bogotá, 1989.

Lleras Camargo, Alberto. Un año de gobierno, 1945-1946. Imprenta Departamental, Bogotá, 1946.

Ocampo Trujillo, José Fernando. Colombia siglo XX, 1886-1934. Estudio histórico y antología política. Editorial Tercer Mundo, Bogotá, 1980. http://moir.org.co/-COLOMBIA-SIGLO-XX-Estudio-.html

_________________________. “A mediados del siglo XX: convulsión política y subdesarrollo económico.” Ensayos sobre Historia de Colombia, Biblioteca de autores caldenses, Manizales, 1988. http://moir.org.co/-ENSAYOS-SOBRE-HISTORIA-DE-COLOMBIA-.html  

_________________________. Estados Unidos y Colombia. Raíces de la actual injerencia norteamericana. http://moir.org.co/ESTADOS-UNIDOS-Y-COLOMBIA-RAICES.html

Sánchez, Ricardo. “Bajo la égida de los Estados Unidos,” en José Fernando Ocampo T., ed., Historia de las ideas políticas en Colombia, Editorial Taurus, Bogotá, 2008.

 

V.                Nota sobre tres historiadores: Liévano, Tirado y Arciniegas

 

Arciniegas, Germán. El continente de siete colores. Historia de la cultura en América Latina. Aguilar, Bogotá, 1989.

_______________.  América es otra cosa. Intermedio editores, Bogotá, 1992.

Liévano Aguirre, Indalecio. Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia. Editorial Nueva Prensa, Bogotá, 1963.

Mosquera, Francisco. “En respaldo a Germán Arciniegas,” en Resistencia civil, Editor Tribuna Roja, Bogotá, 1995.

Tirado Mejía, Alvaro. El pensamiento de Alfonso López Pumarejo. Benjamín Villegas y asociados, Bogotá, 1986.  

 

 

 ---

 

Relacionados:

 

Jorge Eliécer Gaitán en la historia de Colombia, en: http://www.tribunamagisterial.com/2012/04/jorge-eliecer-gaitan-en-la-historia-de.html

 

Cien años de la revolución mexicana, en: http://smpmanizales.blogspot.com/2012/04/cien-anos-de-la-revolucion-mexicana-i.html#!/2012/04/cien-anos-de-la-revolucion-mexicana-i.html

 

La pérdida de Panamá: cien años, en: http://www.moir.org.co/-LA-PERDIDA-DE-PANAMA-CIEN-ANOS,75-.html

 

 

 

 

 

 

El oro es rojo

Escrito por smpmanizales 13-11-2012 en General. Comentarios (0)

El Espectador/ Opinión|10 Nov 2012 - 11:00 pm

 Alfredo Molano Bravo

Por: Alfredo Molano Bravo

El tema está en la agenda de todo el mundo. Para muchos —con razón— es una nueva forma de entregar la riqueza sobre la que estamos sentados, a cambio de nada.

 

Los indígenas opinan que su explotación es como meterle la mano a la mamá, y lo más grave: por un desconocido. Un negro me dijo algo de una lógica aplastante: “Si se lo van a llevar para meterlo en el banco, ¿por qué más bien no construyen un banco encima de la mina?”. Piensan lo opuesto funcionarios y ejecutivos: ¿Cómo vamos a vivir muertos de hambre con tanta plata enterrada? Un gran debate está por comenzar, porque muertos ya ha dejado. Y dejará.

 

Desde la Colonia fuimos los principales productores de oro en América, hasta el descubrimiento de las minas de oro en California, que enloqueció a los gringos. La leyenda del oeste, sus revólveres, sus vaqueros, están ligados a la fiebre del oro, de la que Chaplin se burló, como se burló de Hitler, como se burló del progreso de la industria. Quimeras.

 

La crisis fiscal de todos los gobiernos, sumada al robo de las platas del Estado y al costo de mantener el clientelismo y sobre todo la guerra, nos ha vuelto a meter, primero en la explotación de petróleo, carbón y níquel, y ahora de oro. El país está concesionado.

 

El oro ha subido de precio por la crisis económica. De US$50 la onza troy en los 80, hoy se paga a 2.000. Y en Colombia su comercio es prácticamente libre. De ahí el negocio de los narcos. Compran un título de una mina de oro, entran los dólares, compran oro donde se los vendan y luego lo declaran como sacado de su mina. La confianza inversionista no era solo para las compañías canadienses, sino para los narcos.

 

La minería ilegal tiene varios socios. El dueño —o poseedor— de la tierra. Va con el 10% o el 15% sobre lo que sacan las dragas o las retroexcavadoras. Otro socio es el barequero. La mayoría son mujeres que lavan oro en los huecos que hacen las retros. Hay otros socios muy importantes: las autoridades locales. Hablo de policías, militares, guerrillas, paramilitares, alcaldes y corporaciones de desarrollo. Cobran sus servicios, que son de acceso, de vigilancia, de orden y de participación. La guerrilla, los paramilitares y los narcos son, pues, inversionistas. Los miembros de la fuerza pública —algunos, agrego para que los generales no se molesten— son parte central del negocio. El gobierno de Santos ha emprendido una pelea contra la minería ilegal alegando razones ambientales y sociales. En el papel, válido. En la realidad, difícil. En el fondo no son medidas a favor del medio ambiente y menos de la gente que explota con batea y almocafre. Su objetivo, como lo dice el señor Restrepo, un poderoso minero antioqueño, es abrirles el campo a las multinacionales de la minería, casi todas canadienses. Empresas que, a través de la Canadian International Development Agency (CIDA), contribuyeron a la redacción del nuevo código minero. Así que Santos se mete a sacar las castañas del fuego para que las grandes firmas extranjeras se coman la pepa. El lío no va a ser menor porque las alianzas de los ilegales son sólidas y para todos rentables. Mucha gente vive del oro desde hace siglos; otros recién llegados tienen armas y los demás, esa infinita codicia que produce la caca del diablo.

 

Los recientes decretos del Gobierno han sido redactados a favor de las grandes mineras que no pagan derechos de importación ni IVA, que reportan a su gusto lo que sacan, que emplean solo a los recomendados de los gamonales de la región y que botan a los ríos toneladas de mercurio, cianuro. El Gobierno tendrá que afrontar a bala la reacción que desatarán esas medidas, porque la gente que ha vivido siempre del oro no tiene salida y las grandes compañías tienen afán de sacar lo que haya para meterlo a “correr” en el sistema financiero. Sangre y oro. Como siempre.

  • Alfredo Molano Bravo | Elespectador.com