Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Arranca discusión sobre arquitectura jurídica para la paz

Escrito por smpmanizales 19-09-2012 en General. Comentarios (0)

El Tiempo/ds / Política/Por: | 18 de Septiembre del 2012

 

'Congreso debe definir límite entre la justicia y la paz', dijo el presidente Juan Manuel Santos.

 

A tres semanas del arranque de los diálogos de paz con las Farc en Noruega, se calienta el debate sobre los ajustes jurídicos y constitucionales que serán necesarios si el proceso llega a buen puerto.



Con la premisa de que nada se hará sin que haya avances concretos en la mesa, Gobierno, Congreso y Fiscalía exploran opciones.



Este martes, en la posesión del nuevo comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, el presidente Juan Manuel Santos planteó el asunto.



Sostuvo que al Congreso "le va a tocar una discusión apasionante y difícil: decidir dónde se va a trazar el límite entre justicia y paz". Y a Jaramillo le dijo: "Queda usted con una inmensa responsabilidad, al igual que el resto del equipo".



El Presidente se declaró moderadamente optimista, pero con "toda la voluntad para vencer los obstáculos" y llegar con las Farc a un acuerdo que ponga fin al conflicto.


Y afirmó que dio el paso de abrir la negociación con la guerrilla "convencido de que podemos terminar este conflicto. Si no, no lo habríamos dado". Enfatizó, eso sí, en que es tan solo "un primer paso" y que "lo difícil está por venir".



Ayer, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, y el presidente del Senado, Roy Barreras, anunciaron un acuerdo para incluir -en un proyecto de acto legislativo que revive el transfuguismo y que ya surtió el primero de ocho debates- mecanismos que garanticen la participación en política de los grupos que resulten de un eventual acuerdo con las Farc.



"Si el proceso de paz va bien, con resultados, en la segunda vuelta del proyecto, que se iniciaría en marzo, se discutirá la participación en política de las expresiones que surjan del acuerdo", dijo el congresista liberal Guillermo Rivera, quien incluyó el tema en el primer debate del proyecto, hace dos semanas.

 



El marco jurídico



El Gobierno y el Congreso acordaron revisar una suerte de blindaje jurídico y disciplinario para los voceros de los nuevos movimientos.



En ese sentido, Barreras dijo que se buscará "que el ejercicio de la oposición radical, pero democrática, no tenga amenazas de órganos de control o de tribunales que coarten su capacidad de opinar y criticar". El tema será analizado este miércoles en una reunión de la Unidad Nacional con Santos y su gabinete, en palacio.



Está programada una sesión reservada entre el Presidente, las Comisiones de Paz del Congreso y el comisionado Jaramillo, con el fin de definir el papel del Legislativo durante la fase de negociación que se inicia. (Lea: Congreso decidirá dónde está la línea entre justicia y paz: Santos).


Entre tanto, un equipo encabezado por el vicefiscal, Jorge Perdomo, empezó a trabajar en los proyectos que deben reglamentar el marco para la paz, aprobado el año pasado.


En este, como en los otros campos, no se avanzará sin resultados. Pero ya empezó la revisión de mecanismos que deben permitir un equilibrio entre paz y justicia.



"Si les decimos que aquí los estamos esperando con 60 años de cárcel, pues no se van a desmovilizar. El actual Código Penal no está hecho para la paz y lo que estamos haciendo es buscar un modelo transicional que nos dé un punto medio", informó una alta fuente.



Se examina, además, qué distinción se hará entre los desmovilizados, que podrían ser divididos en tres grupos: máximos responsables, cabecillas y miembros rasos. Todos ellos tendrían que confesar la verdad de sus crímenes, pero en el esquema diferencial que se aplicaría se priorizaría la investigación de algunos casos, no de todos.



Otro tema clave sobre el que apenas empieza el análisis es la posibilidad de que los exFarc puedan postularse a cargos de elección.

 

 

Jaramillo, un experto en defensa y conflicto

 

El nuevo Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, fue clave en el diseño de la Política de Seguridad Democrática, que llevó a las Farc a su peor momento militar. Pero así como es experto en defensa, lo es en derechos humanos y es uno de los que mejor conoce la dinámica del conflicto.



Le habla al oído a Santos en temas de paz y seguridad. Fue su Viceministro de Defensa. Jaramillo es un hombre reservado, y pese a su papel en la Seguridad Democrática y en los acercamientos con las Farc, mantiene un bajo perfil.



REDACCIÓN POLÍTICA.

'La especie humana no puede seguir los pasos de las bestias'

Escrito por smpmanizales 19-09-2012 en General. Comentarios (0)

El Espectador/ Vivir|18 Sep 2012 - 12:39 am

 

Entrevista con Germán Puyana

'La especie humana no puede seguir los pasos de las bestias'

 

Por: Camila Zuluaga/ Especial para El Espectador

 

En momentos en que Colombia debate si los homosexuales pueden casarse y adoptar, el autor del libro ‘La homosexualidad en el hombre’ rechaza estas opciones por ser ‘perjudiciales para la sociedad’.

 

Germán Puyana García estudió 25 siglos de historia de la homosexualidad masculina.  / Andrés Torres
Germán Puyana García estudió 25 siglos de historia de la homosexualidad masculina. / Andrés Torres
 

Justo cuando el país está a la espera de un fallo de tutela de la Corte Constitucional sobre la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo y de la reglamentación del Congreso sobre el matrimonio en esta comunidad, Germán Puyana publica La homosexualidad en el hombre, una investigación de diez años que trae consigo resultados polémicos que muchos no comparten.

 

¿Por qué decidió escribir un libro sobre la homosexualidad en los hombres?

 

En la adolescencia encontré que la cosa más maravillosa que había sobre la tierra, que daba origen a la vida humana, era la mujer. Descubrí después que había unos hombres que amaban a otros hombres y eso me produjo un deseo de averiguar qué pasaba con este fenómeno, pero de averiguarlo no en forma superficial o frívola, sino profunda.

 

¿Por qué investigar únicamente las relaciones homosexuales entre hombres y no tratar el tema entre las mujeres, quienes, por ejemplo, hoy en Colombia están luchando también porque se les permita adoptar?


 

El tema es tan vasto que lo tenía que dividir en algún punto. Además, la cantidad de homosexuales hombres siempre es mayor, es mucha la desproporción en relación con las lesbianas. Estudié 25 siglos de la historia homosexual y encontré muy pocas referencias a la homosexualidad femenina.

 

Usted hace una diferenciación entre gay y homosexual, ¿cuál es?


El gay es homosexual siempre, pero el homosexual no siempre es gay. El homosexual es aquella persona que por una serie de circunstancias biológicas, psíquicas o culturales siente que es invertido sexual y vive en privado su condición. El gay es aquel que va a los desfiles de la comunidad, publica su condición, trabaja en la defensa de sus derechos, y cualquier manifestación en contra o discrepante de su biología es considerada y satanizada con el eco de la sociedad, incluso como homofóbica.

 

¿Para usted los homosexuales son diferentes? ¿Por qué? Ellos son seres humanos igual a todos, ¿no?


Son seres humanos, pero son absolutamente diferentes. Si la humanidad fuera homosexual se acabaría la raza humana. Además, todas las secuelas psíquicas, sociales, médicas e higiénicas de la homosexualidad suelen pasar encubiertas porque por cualquier pronunciamiento que hoy se hace en relación con la homosexualidad, que no sea a favor de ella, los líderes y los voceros de esa comunidad lo señalan a uno con el índice acusador de ser homófobo.

 

Uno de los argumentos de la comunidad homosexual es que hay ciertos animales que también tienen esa misma tendencia. Hay ciertas especies que aplican las mismas prácticas. Como los perros, los pingüinos, etc.


No existe un solo caso de homosexualidad de los animales equivalente a la de los seres humanos. Devolviendo el argumento de que los animales lo hacen... entonces comerse los hijos, porque los leones se comen a los suyos, es natural. No podemos poner a la especie humana a seguir los pasos de las bestias.

 

Hay dos aspectos que se discuten sobre los derechos de los homosexuales, uno es en torno al matrimonio. ¿Cuál es su posición frente al tema?


 

A los homosexuales nadie les prohíbe que se unan y que tengan su organización de bienes. Pero querer el matrimonio, equivalente al del hombre y la mujer es perjudicial para la sociedad. Eso es caricaturizar una institución universal base de toda sociedad. El matrimonio gay nació en la peor decadencia del Imperio Romano y ahora lo estamos trayendo nuevamente.

 

El otro es la adopción de niños…


Pedir que se les dé derechos de crianza es indebido. Se ha establecido siempre que el patrón educativo de una criatura es el comportamiento de los padres en su casa y nadie lo ha discutido. ¡Nadie! Es un principio sine qua non de la psicología moderna. Ya hay estudios que muestran que la adopción de infantes por homosexuales conduce en buena medida a la proliferación de esta inclinación.

 

¿Pero en qué afectaría a la sociedad que a los homosexuales se les permitiera contraer matrimonio? ¿Eso no es problema de ellos?


Distorsiona la idea de una sociedad heterosexual como ha existido siempre en todas las culturas. Todas las religiones del mundo, históricamente, condenan la homosexualidad. No condenan a los homosexuales como seres humanos. Condenan la homosexualidad. Un homosexual no puede ser igual a una mujer, no puede pretender serlo tampoco.

 

Entonces, para usted, ¿qué debe hacer la sociedad para enfrentar ese fenómeno?


 

Países como Francia, el país más libre del mundo, no tienen matrimonio homosexual. Tienen una unión civil concertada, unos contratos matrimoniales. Y en otros países igual. Pero como la puja es a la igualdad total, es tanta la presión del colectivo homosexual en el mundo occidental, que un líder canadiense entre los homosexuales, John McKellar, previó que si esto sigue así la sociedad algún día, para salvarse a sí misma, va a reaccionar en general contra todos ellos. Y ahí van a pagar justos por pecadores. Entonces creó el Movimiento del Extremismo Gay. Se debe buscar un punto de equilibrio entre quienes están de acuerdo con la homosexualidad y la practican y quiénes no. Sin agresiones, sin hostilidad.

 

¿Para usted está bien que la sociedad no acepte a los homosexuales?


Ellos tienen derechos y hay que respetárselos. Pero los derechos de los homosexuales terminan donde comienzan los derechos de la inmensa mayoría de la sociedad que es la heterosexual.

 

Afirma usted que en los medios de comunicación se trivializa la homosexualidad. ¿En qué se basa para afirmarlo?


En los medios de comunicación, en la política y en la sociedad civil. La gente, cuando habla del tema, lo desconoce y lo habla de manera superficial. Desde las revistas de farándula hasta las mismas cortes no han investigado profundamente algo que es complejo y profundo. Uno lee libros… más bien, artículos, porque ningún libro he visto con una cosa semejante hablar de que Aristóteles y Platón eran homosexuales, pero, ¿de dónde por Dios? Lo contrario, ¡condenaban absolutamente la homosexualidad! Pero la gente lee eso en un artículo en una peluquería y sale a decir eso, que “¿qué tiene de malo si Aristóteles y Platón eran homosexuales?

 

Pero entonces, ¿qué deberían hacer los papás que se ven inmersos en esa situación de tener un hijo homosexual?


No puedo contestar de una manera genérica. Pero sí sé que no pueden aspirar a decir que está bien y que es normal. La homosexualidad, según algunos investigadores muy serios, fundamentalmente procede de una situación cultural, del hogar, del manejo del papá, de la mamá o de los dos. No exclusivamente, claro está.

 

Ya que menciona usted las causas del homosexualismo, ¿cuáles son?


Una de las causas fundamentales según algunos expertos es el ambiente cultural... El aspecto biológico se ha estudiado también... Ciertos anticonceptivos que usan hormonas femeninas. Hay libros sobre eso, no le puedo decir los detalles. Dicen que hay una tendencia a que las mujeres que usan ese tipo de anticonceptivos tengan hijos homosexuales… Las tensiones… el estrés de la vida moderna.

 

Pero el homosexualismo ha existido siempre, de hecho usted mismo investigó 25 siglos de este fenómeno en su libro.


Ha existido en el mundo occidental, esto no se da en el mundo oriental. Además, la proliferación de esta práctica en Occidente, le insisto, ha venido en aumento.

 

¿Por qué en el mundo oriental no se da dicho fenómeno?


Porque los valores raizales son muy importantes para ellos.

 

  • Camila Zuluaga/ Especial para El Espectador | Elespectador.com

 

Insurgencia civil

Escrito por smpmanizales 19-09-2012 en General. Comentarios (0)

El Espectador Opinión|16 Sep 2012 - 1:00 am

 

Por: Alfredo Molano Bravo/

Alfredo Molano Bravo

 

Creo que el punto central del enredo sangriento que vivimos desde hace medio siglo es la imposibilidad de que la insurgencia armada se transforme en insurgencia civil.

 

Es decir, en un partido de oposición al sistema político real y no formal –término de Diego Montaña– que ha impedido la creación de esa fuerza y monopolizado el poder a través de un juego poco democrático, el bipartidismo.

 

El costo de esa ausencia ha sido altísimo: una corrupción incontrolable y una violencia represiva creciente, fenómenos que cobran vida en el narcotráfico, en el paramilitarismo y en la brutal desigualdad social. Belisario trató de romper esa máquina y abrir esa ventana. Le fue tan mal a él como a la UP. De hecho, liquidaron políticamente a Betancur y físicamente a la UP. Pero la solución sigue siendo válida y se diría más: es la única. La insurgencia no está en el plan de que su enemigo de siempre haga las reformas por las que ha peleado, quiere hacerlas ella y para eso necesita un aparato legal. El Gobierno –los gobiernos– quieren hacerlas a su manera y con las carencias desprendidas del consenso que tendrían que lograr con los gremios, incluido el militar. Una reforma tibia como la recomendada por don Fabricio en el Gatopardo de Visconti y Lampedusa: Démosle la argolla para que no nos corten el dedo. (El dedo de disparar, digo yo). Aunque ese tajo no sea posible hoy, el modelo de negociación tiende a llevar a cabo unas modificaciones “políticamente correctas”. Viables, dirían los progresistas. Sería lamentable que para Santos la negociación se convirtiera en una especie de sociedad para el cambio. Una socia. Por ahí no es la cosa, como diría López Pumarejo. Roy Barreras, presidente del Senado, hoy la voz cantante de Santos en el Congreso, va para allá: marco legal para la paz y apertura de caminos electorales para la participación política de las guerrillas.

 

Los obstáculos, como se ha dicho tantas veces y se sabe a ciencia cierta, son varios, pero dos son los más fuertes y violentos: los políticos profesionales y los militares. Digámoslo de buenas maneras: algunos gamonales y algunos altos oficiales crearon a los paramilitares para no ceder el poder que ejercían en nombre de los verdaderos beneficiados el statu quo: ganaderos, banqueros, grandes empresarios. Para ser justos, hay que añadir que los llamados estadistas y los generales se escandalizaban pero nada hicieron –o nada podían hacer– y se callaron bendiciendo el modelito político. O comulgando con él. Total: 20 años más de muertos, como dijo Cano. El nudo es ese. Hoy la fuerza compuesta por gamonales y altos oficiales en retiro –o activos– ha creado el Puro Centro. Desde las guerras civiles un movimiento político no contaba con el apoyo de un sector militar. Con un apoyo –digo– tan sincero y tan decidido. Es cierto que algunos de los políticos que se asociaron al paramilitarismo están en la cárcel o pueden ser enguandocados. Faltan muchos. Cierto es también que hay militares que tienen a los que se les han dado los casinos por cárcel. Faltan casi todos. Y sobre todo, falta el sello con que fue aherrojado el negocio de asistencia recíproca y mutuo apoyo que incluyó –¡cómo no!– al narcotráfico.

 

Se está cerca de jalar la cobija y destapar la siniestra alianza y si Santos no lo hace, terminaría arropándose con ella. Por ahora confiemos en que maneja como ninguno la talla y que como ninguno, quiere la gloria. Si logra que ni militares ni políticos se le atraviesen, o si lo hacen, los derrote o neutralice, el país será otro y se podrá entonces construir un Estado capaz de alojar todos los conflictos civiles y de hacer innecesarios los armados.

 

  • Elespectador.com| Elespectador.com

El trabajo y el futuro (I)

Escrito por smpmanizales 19-09-2012 en General. Comentarios (0)

El Espectador/ Opinión|16 Sep 2012 - 1:00 am

William Ospina

 

Por: William Ospina

Todos los humanos nos vemos beneficiados por el trabajo acumulado de las generaciones. Pero no estamos seguros de que esos constructores, inventores y creadores a lo largo del tiempo, hayan tenido el reconocimiento que merecían.



Es una injusticia antigua: cuando llega la valoración de las obras hace siglos el hacedor se ha convertido en polvo. En ciertos oficios privilegiados, algunos logran acariciar fortuna y fama, respeto y reconocimiento. Pero también allí suele haber injusticia. ¡Qué poco disfrutó Shakespeare la gloria que después los siglos le han tributado! ¡Qué desdichada existencia la de Vincent van Gogh, que cambiaba sus telas por verduras en las tiendas del vecindario, y a quien el precio actual de una sola de sus obras habría permitido vivir como rico la vida entera! Ahora las obras de ese hombre que no tenía con qué pagar sus necesidades del día, son el símbolo de las tarjetas de crédito más poderosas de Europa. Ahora aparece en los billetes el rostro de José Asunción Silva, quien se suicidó por deudas. Y los grandes teatros aplauden fastuosos conciertos de Mozart, quien fue arrojado a la fosa común.

 

Esos artistas tuvieron al menos la recompensa de haber amado lo que hacían, de disfrutar el proceso de creación de sus obras. Hölderlin decía a sus musas que le dieran sólo un verano más, y un otoño para pulir sus cantos; que ese jugo le resultaba suficiente, y que si podía por breve tiempo vivir como un dios, como un creador, bajaría feliz al reino de las sombras.

 

Sí: todo artista es afortunado por poder hacer en la vida lo que quería, y sólo el que sabe hacerlo con la certeza de una vocación verdadera, logra obras que la humanidad no quiere olvidar. Tal vez sólo eso es el tributo que las generaciones les brindan: apenas un reflejo de la plenitud que alcanzaron en su creación; y por eso tal vez no hay artista sin recompensa, ni siquiera el desdichado Van Gogh, ni el ebrio Edgar Poe, ni el salteador de caminos François Villon, siempre con un pie en el patíbulo.

 

¿No deberían todos los trabajadores tener una recompensa semejante? Creo que sí: la recompensa de pasar por el mundo haciendo lo que aman hacer, aquello por lo que se sienten justificados y plenos. Si todos tenemos que morir, es justo que tengamos la posibilidad de vivir la vida que queremos, no la que nos imponen las circunstancias, a la que nos obliga un orden social donde hay pocos que valen y muchedumbres que deben resignarse a lo ínfimo.

 

Ese sería, para mí, el pensamiento más revolucionario: no que todos tengan el poder sobre el mundo, como se pretendía antes, sino que cada quien tenga un mínimo poder sobre sí mismo: escoger su oficio y su pasión, dedicar su vida a una tarea provechosa para otros, pero satisfactoria para sí mismo. Sólo ese momento podrá conciliar el trabajo con la justicia, el trabajo con el respeto, el trabajo con el conocimiento, el trabajo con el talento, el trabajo con la salud, el trabajo con el arte y el trabajo con la felicidad.

 

Ello exige admitir que todo trabajo puede alcanzar la condición del arte. Yo no creo en la tesis de que las artes son sólo siete o nueve o diez. Sin duda son artes la poesía, la danza, el teatro, la pintura, la escultura, la arquitectura, la música. Y también la fotografía y el cine. Pero, ¿por qué no pueden ser arte el diseño y la gastronomía, la decoración y la indumentaria, el curar y el enseñar? ¿Por qué no pueden ser artes el pensamiento y la elocuencia, la elaboración de muebles y de instrumentos, así como los chinos piensan que la caligrafía es un arte asimilable a la danza, que la política es un arte equiparable a la música?

 

¿Por qué no ha de ser un arte la política? ¿Por qué no pensar que la búsqueda de armonía, de convivencia, de sentido de la belleza y de felicidad colectiva puede hacer de la política algo afín a la poesía? ¿No fue en ese sentido que Kant afirmó que la más importante de las artes es la conversación?

 

Llenar la vida cotidiana de sentido, de sensibilidad, de belleza y de refinamiento: eso es el arte, y no tiene nada que ver con el lujo ni con la ostentación, sino más bien con la transformación de la vida en algo significativo, donde cumplan su función las costumbres y las innovaciones, los relatos y los rituales, la belleza y el equilibrio, el conocimiento y el mito.

 

Para contrariar esta época, cuando el trabajo es sólo una fuerza sometida al lucro, convendría considerar como productiva toda labor que obre un beneficio social. Es un error creer que sólo hay trabajo digno de remuneración cuando alguien participa en la fabricación de mercancías. Vivimos en la era mundial de las mercancías, y todo se convierte en mercancía, como lo anunciaron los profetas del siglo XIX. No sólo los bienes de consumo, también la educación, la salud, la recreación, el sexo, la guerra, la religión, el descanso, el contacto entre los seres humanos, el conocimiento, la información, todo se vuelve mercancía: el mundo se convierte en un inmenso supermercado donde hasta los sacerdotes tienen que correr a celebrar sus oficios en las escaleras de los centros comerciales, para que ni siquiera la fe detenga las maquinarias incansables de la producción y la acumulación.

 

La industria, asistida por la ciencia y la técnica, transforma incesantemente el mundo, el trabajo es el instrumento de esa desvelada transformación, el ser humano sólo puede decir de sí mismo lo que decía la serpiente de Valéry: “Yo soy aquel que modifica”.

 

(Leído en el III Seminario de Protección Social ‘Trabajo y ciudadanía’).

 

* William Ospina

 

  • Elespectador.com| Elespectador.com

Tras una nueva era vial: Se licitarán 30 iniciativas en total, por $40 billones

Escrito por smpmanizales 19-09-2012 en General. Comentarios (0)

 

El Espectador/ Colombia/ Por: Héctor Sandoval Duarte/ Negocios|18 Sep 2012 - 11:00 pm

 

Se licitarán 30 iniciativas en total, por $40 billones

 

En diciembre se abrirá la licitación para ejecutar los seis primeros proyectos viales de cuarta generación en Antioquia, Cundinamarca y el Caribe. Éstos superan inversiones por $8 billones.

 

 

Luis Fernando Andrade, director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), dijo que se rehabilitará un 60% de corredores viales.  / Archivo

Luis Fernando Andrade, director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), dijo que se rehabilitará un 60% de corredores viales. / Archivo
 

Un auditorio lleno de representantes de 200 compañías nacionales y extranjeras fue el escenario para que el Gobierno diera a conocer el primer tramo de los 30 proyectos de infraestructura de cuarta generación que se sacarán a licitación en los próximos meses y que suman inversiones por $40 billones. Con estos recursos se intervendrán 8.170 kilómetros de vías.

 

Cecilia Álvarez-Correa Glen, ministra de Transporte, explicó que se realizarán licitaciones viales cada tres meses. “La primera —de seis corredores— se hará en diciembre de este año y tiene un valor de $7 billones. En marzo de 2013 habrá una más y en junio otra, hasta completar así los $40 billones”.

 

Para poner en marcha estos proyectos, explicó la funcionaria, deben superarse obstáculos que han sido recurrentes durante los últimos años en la ejecución de la infraestructura, como la demora en el otorgamiento de licencias ambientales, los inconvenientes que ha generado la compra de predios y la agilización de consultas previas con comunidades étnicas (para esto, el Gobierno está tramitando un proyecto de ley ante el Congreso de la República).

 

El director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, explicó que la primera licitación de seis corredores incluye obras como “las Autopistas de la Prosperidad y vías en Cundinamarca, Santander, Boyacá y la Costa Caribe”.

 

Andrade manifestó que dos de los proyectos —que suman $3,8 billones y 268 kilómetros— corresponden a una parte de las Autopistas de la Prosperidad. Uno de ellos es el corredor que va entre La Pintada (Caldas) y La Virginia (Risaralda). El otro corresponde a la vía entre Puerto Berrío y Remedios (Antioquia).

 

El jefe de la ANI dijo que en Cundinamarca se sacarán a licitación dos proyectos más. El primero es la Perimetral Oriental, que va desde Cáqueza hasta Sopó —pasando por La Calera—. Cuesta $610.000 millones y tiene 154 kilómetros. El segundo es la carretera Puerto Salgar-Puerto Bogotá-Girardot, que tiene un valor estimado de $500.000 millones.

 

Explicó que los dos corredores restantes, en la Costa Caribe, son “la Perimetral de Barranquilla (de Malambo a Puerto Colombia) y la doble calzada entre Puerto Colombia y Cartagena”. Agregó que está pendiente la vía Yumbo-Loboguerrero en el Valle del Cauca, que tendrá un valor aproximado de $1 billón.

 

Andrade dijo que antes de la licitación se hará por primera vez un proceso de calificación para mirar estándares mínimos de capacidad financiera y de experiencia. Después de esta fase, a las firmas interesadas se les dará un plazo de cuatro meses para entregar las propuestas y se estima que en junio del próximo año comiencen a adjudicarse los primeros proyectos.

 

Durante la presentación a los inversionistas, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el país aspira a contar con 3.200 kilómetros de vías en doble calzada a 2018. “A este ritmo, hay que duplicar las dobles calzadas. Vamos a pasar de 745 kilómetros a 1.700 kilómetros en 2014”. Agregó que este año quedarán listos 275 kilómetros de vías con estas características.

 

En los próximos años, de los 8.170 kilómetros que se van a intervenir, el 20% de acciones estarán enfocadas en expandir las vías de dos a cuatro carriles. “Otro 20% son vías nuevas y el 60% restante es rehabilitación de corredores existentes. Por ejemplo, que tengan menos curvas y menos vulnerabilidad a avalanchas. Los diseños deben garantizar soportar una temporada de lluvias”, concluyó el director de la ANI.

 

  • Héctor Sandoval Duarte | Elespectador.com