Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

El Paisaje Cultural Cafetero

Escrito por smpmanizales 06-08-2012 en General. Comentarios (0)

 

 

Por Gonzalo Duque Escobar *

 

Al cumplirse un año de la decisión de la Unesco, veamos los retos para que las transformaciones pasadas y futuras restauraciones del Paisaje Cultural Cafetero, proporcionen un medio ecológicamente sólido compatible con nuestra cultura, dado que su declaratoria como Patrimonio de la Humanidad nos obliga a implementar acciones institucionales concertadas con visión de futuro, para mitigar las amenazas naturales y antrópicas que ponen en riesgo ese frágil sistema cultural de la ecorregión cafetera colombiana, como herencia propia del pasado con la que nuestra comunidad vive pero que debe preservarse para las generaciones futuras.

 

Una visión retrospectiva del escenario permite advertir, entre otras, las siguientes dinámicas en el Eje Cafetero: Uno, que los poblados cafeteros se han rur-urbanizado y las capitales cafeteras, conurbado, en un escenario donde urge consolidar áreas metropolitanas y deben complementarse sus economías. Dos, que a partir de los años 70, al igual que la preciosa arquitectura vernácula del bahareque, la economía de las poblaciones cafeteras ha palidecido no sólo por el deterioro de los términos de intercambio, sino por las consecuencias demográficas y ambientales de la Revolución Verde, asunto que obliga a una reconversión estructural del modelo productivo. Tres, que ha surgido la amenaza del calentamiento global con sus crecientes consecuencias hidrogeológicas asociadas a eventos climáticos extremos, en medio de unas cuencas deforestadas y de las frágiles laderas tropicales andinas, lugares que reclaman acciones de adaptación al cambio climático y soluciones de fondo a los conflictos de uso del suelo.

 

En la ponencia “Institucionalidad en el PCC”que presenté en el Taller Internacional: Estudios del Paisaje, con motivo de la citada conmemoración sugería que al decidir sobre las transformaciones socioambientales a implementar para prevenir la desestructuración de nuestro territorio y evitar la fragmentación de sus ecosistemas, resultaba imperativo darle el carácter de sujeto al emprender su planificación y ordenamiento, partiendo de una reconstrucción del tejido social de las comunidades que lo habitan bajo el presupuesto de que aquél, antes que un espacio de transformaciones, esuna construcción social e histórica derivada de relaciones dialécticas entre el medio natural y las colectividades humanas, proceso que emplaza igualmente a la sociedad civil como al Estado. En consecuencia, vale repensar la extensión de PCC al sur-occidente de Antioquia, hasta los poblados fundados a lo largo de la ruta de la Colonización Antioqueña.

 

Lo anterior no es un asunto de menor cuantía en el contexto colombiano, y menos tratándose de una sociedad afectada por la crisis de valores que degrada al Estado, la Familia, la Justicia y la Iglesia, y afligida por la pobreza e inequidad que se agudizan en las comunidades de los medios rurales. La viabilidad de intervención ciudadana en la operación misma del sistema de derechos individuales, políticos y sociales desde la sociedad civil, entendida como institución mediadora entre los individuos y el Estado, supone esa organización que se conforma por personas cívicas y libres, y por lo tanto por ciudadanos formados en valores de la cultura urbana, que al haber resuelto sus necesidades básicas puede actuar con autonomía económica y libertad de conciencia.

 

Sabemos: que una agroindustria cafetera intensiva en productos de base química, al emplear pesticidas, herbicidas y fungicidas y arrasar el sombrío, atenta contra el ecosistema; que en el caso de los productores rurales, tan sólo cuatro años de escolaridad media, sumados a la grave problemática del transporte rural y a la ausencia de políticas e instrumentos institucionales, no hacen viable elevar la reducida productividad rural; que debemos generar capital social, multiplicar las oportunidades de desarrollo para el campo y recuperar la estructura natural y simbólica de la caficultura tradicional; y que urge resolver la brecha que explica los bajos ingresos rurales y la concentración del PIB regional en las capitales del Eje Cafetero, como consecuencia de la falta de políticas de ciencia y tecnología imbricadas en la cultura, como medidas necesarias para incorporar al agro el conocimiento como factor de producción, al lado de la tierra, del trabajo y del capital.

 

Así las cosas, el desafío que emplaza a nuestras instituciones a emprender políticas públicas y sectoriales de cara a esta compleja problemática socio-ambiental, con el objeto de que las comunidades rurales le incorporen valor agregado a su oferta de bienes culturales y servicios ambientales, debe partir de la Federación Nacional de Cafeteros y acompañarse del Estado, para que la benemérita organización creada en 1927 por nuestros productores se decida por un modelo de producción limpia, amigable con el medio ambiente, en el que los Comités de Cafeteros soporten las cadenas productivas de esa oferta rural diversificada, como estrategia necesaria para un verdadero desarrollo, comparable al que se implementó por el gremio de la rubiácea a lo largo de medio siglo, cuando se abrieron los caminos rurales para electrificar el campo y dotarlo de acueductos, escuelas y puestos de salud.

 

* Profesor Universidad Nacional de Colombia. http://gonzaduque.es.tl [Ref.: La Patria, Manizales, 2012-08-06] Imágenes: chapolera en banrepublica.org; chiva en banrepublica.org; músicos del pasillo en laobradeosorio.blogspot.com; y Manizales en smpmanizales.blogspot.com

 

Relacionados:

 

Paisaje Cultural Cafetero: disrupción para un desarrollo sostenible, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/3757/1/gonzaloduqueescobar.201146.pdf 

 

El carácter amable, pujante y laborioso del cafetero, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/6731/1/gonzaloduqueescobar.201226.pdf

 

Proezas cafeteras y desafíos de futuro, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/5272/1/gonzaloduqueescobar.201175.pdf

 

Eje Cafetero: Visión retrospectiva y prospectiva del desarrollo regional, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/2400/1/gonzaloduqueescobar.201026.pdf

 

El centenario Centro de Historia de Manizales, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/5102/1/gonzaloduqueescobar.201172.pdf

 

La pobreza en la historia de los procesos de desarrollo del eje cafetero, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/1665/1/pobreza-desarrollo.pdf

 

Paisaje Cultural Cafetero: bioturismo y ruralidad en la Ecorregión Cafetera, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/4541/1/gonzaloduqueescobar.201160.pdf

 

Un diálogo con la dinámica urbana, en:

http://www.bdigital.unal.edu.co/3712/1/gonzaloduqueescobar.201140.pdf

 

Paisaje Cultural Cafetero PCC, en:

http://godues.wordpress.com/2012/03/22/paisaje-cultural-cafetero-pcc/

Empresas, a compensar daños ambientales

Escrito por smpmanizales 04-08-2012 en General. Comentarios (0)

 

 

El Espectador/ Tema del dia|Por: Pablo Correa/ 1 Ago 2012 - 10:43 pm

Nuevo manual indica cuánto, cómo y dónde pagar por impactos a la biodiversidad.

El Minambiente lideró la elaboración de un modelo pionero en el mundo que este jueves será presentado en Bogotá.

 

Proceso de reforestación en El Bagre (Bajo Cauca antioqueño) por parte de mineros dedicados a la extracción de oro.   / David Campuzano  - El Espectador

 

Proceso de reforestación en El Bagre (Bajo Cauca antioqueño) por parte de mineros dedicados a la extracción de oro. / David Campuzano - El Espectador

 

De ahora en adelante cualquier proyecto minero, de hidrocarburos, de infraestructura, del sector energético y el marítimo que se vaya a ejecutar en Colombia tendrá que compensar el daño que provoque al medio ambiente, cumpliendo con lo dictado en el “Manual para la asignación de compensaciones por pérdida de biodiversidad”.

Se trata de un modelo considerado pionero en el mundo y que fue elaborado, luego de cuatro años de trabajo, gracias a una alianza entre el Ministerio de Medio Ambiente y las tres más grandes organizaciones ambientales que trabajan en el país: The Nature Conservancy (TNC), World Wildlife Fund (WWF) y Conservación Internacional (CI).

Hasta ahora la normatividad existente en el país obligaba a las empresas que afectaran el medio ambiente y la biodiversidad a compensar el daño. Sin embargo, no existía una metodología ni un manual que determinara con precisión cuánto compensar, dónde hacerlo y cómo llevarlo a cabo.

Esto había provocado, como lo explicó el ministro de Ambiente, Frank Pearl en una reciente entrevista a El Espectador, “que las empresas operaran durante veinte años y únicamente compensaban sembrando árboles durante los últimos tres años de la operación”.

Las cosas, ahora que el Ministerio de Ambiente ha adoptado el “Manual de compensaciones” a través de una resolución, serán a otro precio. En el fondo el modelo sigue uno de los preceptos jurídicos más antiguos: “Ojo por ojo, diente por diente”.

Según el documento, que será presentado oficialmente hoy en el Gun Club de Bogotá, “las medidas de compensación garantizarán la conservación efectiva de un área ecológicamente equivalente”.

Manual de compensaciones por pérdida de biodiversidad (ver infografía).

“Un área ecológicamente equivalente o de equivalencia ecológica” se refiere a áreas de ecosistemas naturales o vegetación secundaria que mantienen especies similares a las presentes en el ecosistema impactado. Las empresas tendrán que seguir tres pasos básicos para conocer cuál es el precio a pagar por su actividad.

Para saber la cantidad de área a compensar se realiza un cálculo en el que se combinan variables relacionadas con pérdida de biodiversidad: rareza, remanencia y tasa de pérdida anual de ecosistemas. Si se trata de vegetación secundaria, el valor es menor que el de ecosistemas naturales. En pocas palabras, por cada área afectada de cierto valor se deben compensar de 2 a 10 hectáreas.

El manual establece que sólo aquellas actividades en las que no sea posible evitar, mitigar o corregir el daño ecológico entrarán a regirse por el “Manual de compensaciones”.

Deben ser áreas equivalentes. Un impacto al escaso bosque seco debe compensarse en un bosque seco. Un impacto a un ecosistema marino debe darse en uno similar. Para determinar estas zonas se creó una herramienta digital que ayudará a los empresarios.

Una vez calculada la magnitud del impacto y dónde se debe realizar la compensación, el Gobierno ofrecerá un portafolio de posibilidades a los empresarios.

La compensación puede ser por medio de apoyo financiero para la creación o fortalecimiento de áreas protegidas y la generación de acuerdos de conservación con propietarios privados, territorios indígenas y afrocolombianos.

Una condición importante que establece la nueva norma, y que no existía hasta ahora en el país, es que “cualquiera de las acciones debe ser mantenida en un período igual a la vida útil del proyecto”.

Con este manual, considerado una novedad en el mundo, podrían comenzar a resolverse muchos de los dilemas que trae el desarrollo y que han provocado un distanciamiento entre quienes buscan la protección del medio ambiente y el crecimiento económico.

  • Pablo Correa | Elespectador.com

 

Relacionados:

 

Plan de Acción Centenario SMP de Manizales: Un diálogo con el territorio, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5801/1/gonzaloduqueescobar.20127.pdf

 

 

 

Indígenas ratifican su posición de sacar actores armados de sus territorios

Escrito por smpmanizales 04-08-2012 en General. Comentarios (0)

 

El Pais/Inicio / Judicial  - Cali Colombia -

Las autoridades indígenas exigen al Gobierno que se les reconozca su autonomía territorial y que cumpla con los pactos que se han realizado en los últimos años.

 

 

Las comunidades indígenas del norte del Cauca exigen el retiro de las Fuerzas Militares y las Farc de sus territorios.

 

 

Luego de una discusión en la mesa de concertación de los pueblos indígenas, donde se reúnen los representantes de cada una de las comunidades del país, los voceros de estas comunidades ratificaron que la Fuerza Pública debe abandonar sus territorios, y comunicaron que su inconformismo con el Gobierno Nacional radica en que no ha cumplido los acuerdos pactados con la comunidad.

 

En un comunicado expedido luego de la mesa de concertación nacional, los indígenas afirman que “se han presentado toda clase de incumplimientos por parte del Gobierno Nacional, los cuales se expresan en que de los 96 acuerdos suscritos en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, a la fecha, ninguno ha sido cumplido a cabalidad y en relación con la Ley de Victimas, los pueblos indígenas y comunidades no hemos recibido beneficio alguno”.

 

Asimismo, los indígenas manifiestan que tienen la disposición de dialogar con el Gobierno desde que se reiniciaron los acercamientos en octubre de 2010, cuando era ministro Germán Vargas Lleras. Los firmantes aseguran de manera tajante que no quieren más guerra en sus territorios y que, cansados del conflicto que se desarrolla en medio de sus campos y pueblos, decidieron “sacar literalmente de sus resguardos al Ejército Nacional y a las Farc”.

 

Por otro lado, el pueblo indígena denuncia que el Gobierno ha emprendido una campaña de desprestigio contra ellos, pues según el comunicado, se ha invertido la concepción de víctimas, posicionándolos como parte de uno de los actores armados. Alberto Yase, consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, dijo que la campaña del Gobierno en medios de comunicación es xenofóbica.

 

La organización indígena dejó claro que no tiene nada contra los soldados. “Sabemos que son campesinos e indígenas que han sido reclutados por el Ejército Nacional y reiteramos que nuestra inconformidad es con las políticas públicas que el Gobierno colombiano pretende implementar, desconociendo nuestro legítimo derecho a existir como pueblos diferenciados y con autonomía territorial en el marco de la República unitaria consagrada en la Constitución”.

 

Al respecto, Enrique Serrano, politólogo de la Universidad del Rosario, dijo que esta situación es una expresión “de la pésima forma en que el Gobierno ha manejado todo este asunto, creando una especie de área excepcional. Este es un mal precedente para lo que pueden ser protestas en otros lugares del país”.

 

Serrano ratificó que el asunto del Cauca ha tomado unas dimensiones gigantescas que se deben “a la torpeza y ambigüedad del Gobierno, que es muy impreciso en los mensajes que trasmite a las comunidades”.

 

“El Gobierno ha hecho promesas que no ha cumplido, por un lado, y en las cuestiones de defensa su actuar es improvisado. La región del Cauca es una especie de último bastión de las Farc, que utilizan a los indígenas como instrumento para hacer política. Los han convertido en sus voceros o representantes políticos porque gozan de una especial legitimidad”, dijo el politólogo.

 

Advirtió que, de ninguna manera, puede haber territorios independientes. “Eso sería seguir el juego de las Farc, porque ellos quieren aprovecharse del carácter sagrado de un territorio indígena para que no se les combata. Por Constitución no puede haber territorios alejados de las fuerzas del orden. Eso sería un mal precedente, si no el comienzo de una guerra perpetua en el Cauca”.

 

Para solucionar el problema, el analista plantea que exista una comisión gubernamental capaz de estar en esos territorios para “hablar con ellos con la sensatez necesaria para que abandonen los pactos que de una manera o de otra hayan hecho con personas al margen de la ley. Una comisión especial que cumpla lo que promete y actué en consecuencia”.

 

Al mismo tiempo, se conoció un fallo de la Corte Constitucional que ordena al Ministerio de Defensa devolver un predio en El Barrancón, Guaviare, que hace parte del resguardo JIW, actualmente ocupado por la Escuela de Fuerzas Especiales e Infantería de Marina.

 

Con respecto al fallo de la Corte, Serrano afirmó que esto es un mal precedente. “Cualquiera puede refutar la validez de esa decisión. Los indígenas pertenecen a la Nación y hacen parte del territorio nacional. Los territorios sagrados no pueden ser refugio para grupos al margen de la ley”.

 

Choque entre organizaciones indígenas

 

Frente a la Organización Pluricultural Indígena de Colombia, Opic, los integrantes de la Onic manifestaron que es una organización creada por el gobierno anterior para deslegitimar la protesta de las comunidades indígenas.

 

El exconstituyente Alfonso Peña Chepe, que hace parte de las organizaciones indígenas, dijo que la Opic no representa a las comunidades indígenas del Cauca y “están orientados con los terratenientes y con cada uno del Estado colombiano para dividir al movimiento indígena”.

 

Los indígenas, en rueda de prensa, exigieron que “frente a la Opic, que por ser una organización paralela creada por el Gobierno del expresidente Uribe para dividir y deslegitimar las justas luchas de nuestros pueblos, se revoque la Resolución N° 0073 de 3 de Septiembre de 2009 a través de la cual la Dirección de Asuntos Indígenas del Ministerio del Interior le dio personería jurídica”.

 

La disputa entre la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, y la Opic, se dio a conocer cuando en la plenaria de la Cámara de Representantes, Ana Silvia Sencué, que hace parte de la Opic, denunció que la Onic tenía vínculos con las Farc.

 

Feliciano Valencia, indígena sobre el que recaen muchas de las acusaciones de Sencué, informó que él no es guerrillero y que el reclamo por la soberanía que hacen las organizaciones indígenas es legítimo.

 

Cabe recordar que en las horas de la mañana de este jueves alrededor de 10 mil indígenas de la Opic marcharon para pedir que la Fuerza Pública no salga de sus territorios.

 

Película Chocó se estrena en los cines de Colombia

Escrito por smpmanizales 04-08-2012 en General. Comentarios (0)

Radio Santa Fe por  agosto 3, 2012 6:47 pm

 

 

 

Este viernes llega a las salas de cine “Chocó”, la película colombiana producida por Jhony Hendrix Hinestroza y protagonizada por Karent Hinestroza. Una historia que narra la vida de una humilde mujer que lleva el nombre de su región: “Chocó”, cuyos sueños se ven frustrados al darse cuenta de que su compañero sentimental, pasa su vida sumergido en los juegos de azar.

 

El largometraje fue proyectado en el Festival de Cine de Berlín, donde tuvo gran acogida al ser protagonista de la sección Panorama, además inauguró el Festival de Cine en Cartagena.

 

El personaje de Chocó es presentada como una heroína dentro del desarrollo de la historia, en la lucha constante por sus hijos, soportando la presión machista de Everlides, su esposo.

 

“El eje central es Chocó, pues ella representa la valentía de todas las mujeres del mundo. Cuando la película se estrenó en Berlín se acercó una rusa para agradecerme por haber contado su historia. Como esa era la primera proyección ante un público extranjero, me di cuenta que había logrado mi objetivo: contar una historia universal” afirmó Hinestroza.

 

La película, que se proyectará en las diferentes salas de cine de Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena, es un homenaje a la cultura afrodescendiente y a la mujer, víctima de maltrato y actitudes machistas.

 

Según Hinestroza, Chocó es Rosa Elvira Cely, una niña Wayúu o una joven de Boyacá, pues la violencia contra la mujer está presente en cualquier pueblo o ciudad del mundo.

 

“Las personas me critican porque muestro el machismo o el problema de la minería, pero son elementos que hacen parte de Chocó. Yo nací en Quibdó y lo que más recuerdo es el paisaje verde, ese que ahora tiene grandes granjas grises. Cuando se llega en avión uno se da cuenta que es poco lo que queda de selva”, añadió el Director del film.

 

Después de varios años de trabajo, Hendrix entrega este proyecto cinematográfico, que califica como “un legado que deja a su hijo y a los jóvenes de esta generación”.

 

 

Café en el mundo del té

Escrito por smpmanizales 04-08-2012 en General. Comentarios (0)

Elespectador.com Opinión|3 Ago 2012 - 11:01 pm

Manuel Felipe García*

Por: Columnista DATAiFX

La evidencia muestra que el té es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua.

Si bien sigue siendo la bebida por excelencia en Asia, también es cierto que los gustos han ido cambiando y que, poco a poco, bebidas como el café empiezan a ser consumidas por sociedades como la China. Los que han viajado por Oriente se maravillan de encontrar en cada esquina de Pekín o Shanghái una tienda de café, bien sea de grandes cadenas como Starbucks o de marcas asiáticas como la taiwanesa SPR.

 

Sin embargo, su consumo sigue siendo muy bajo en China, representando menos del 1% del consumo global, con cerca de 25.000 toneladas anuales. Pero desde 2006, el crecimiento anual ha sido superior al 30%, lo que brinda un buen parámetro del potencial que existe en el gigante asiático. China se surte principalmente de cafés provenientes de Vietnam e Indonesia, pero empiezan a ganar participación otro tipo de cafés, como el Arábica, que es el que cultivamos en Colombia. Adicionalmente, en ese país, más que en cualquier otro, la discriminación de precios funciona bastante bien: un café de calidad superior, como el colombiano o el etíope, se vende con un buen sobrecosto sobre los tradicionales.

 

China requiere todo el café que se le pueda ofrecer, y Colombia podría encontrar oportunidades interesantes en este campo. Si bien estamos partiendo de una base muy baja, sería el momento de aprovechar para posicionar el café como un producto prémium y diferenciado. Eso reviviría el sector cafetero nacional y daría un nuevo impulso a las familias que viven de nuestro producto más tradicional.

 

* Analista de Skandia.

 

Relacionados: