Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Prospectiva para el desarrollo magdalenense

Escrito por smpmanizales 14-05-2012 en General. Comentarios (0)

 

 

Por Gonzalo Duque-Escobar *

 

Posiblemente en La Dorada, como epicentro de intensas dinámicas económicas, sociales y ambientales del país, dado el valor estratégico de su ubicación sumado a la invaluable riqueza natural y cultural del Magdalena Centro, por las visionarias decisiones en materia energética sobre Miel II adoptadas por la actual administración departamental y los desarrollos de la infraestructura del transporte del país que inciden en ella, se estarían creando las condiciones para apalancar uno de los más promisorios escenarios urbano-regionales de Colombia y de los procesos de integración de Caldas, si se decide correctamente en materia de planificación urbana y con visión integracionista y de futuro.

 

La cabecera porteña del oriente con sus devenires políticos y de orden público, habitada por ciudadanos de bien que de la mano del PDP-MC y otros líderes regionales enfrentan ahora la solución de los conflictos socio-ambientales más relevantes de su historia, empieza a brillar en el horizonte como el referente urbano de un territorio en construcción: el Magdalena Centro, un espacio geográfico localizado al sur del Magdalena Medio, sobre terrenos en jurisdicción de 17 municipios, del cual participan todos los del oriente de Caldas, San Miguel y Puerto Triunfo por Antioquia, Puerto Boyacá por Boyacá, y el noroccidente y centro-occidente de Cundinamarca, y en el que cabrían tres más del norte del Tolima, que son Fresno, Mariquita y Honda en virtud de sus pretéritas relaciones directas, así: con Manzanares en los asuntos de la colonización antioqueña, con Guaduas en los de la botánica de Mutis, y con La Dorada en la historia del río Magdalena, respectivamente.

 

El Magdalena Centro es la tierra de hamacas y chinchorros que comparte con el Magdalena Medio su historia de los vapores por el gran río, y con Cundinamarca y Tolima la de la Botánica de Mutis. Limita aquel por el norte con el Magdalena Medio, tierra de petróleo con Barranca como epicentro donde se escribe un capítulo de la historia energética de Colombia; por el este, con el fértil altiplano cundiboyacence de la capital cosmopolita, donde florece la República y se concentra el poder político y económico de Colombia; por el sur con el Tolima Grande, una de las regiones más fecundas de la Patria bañada por el Magdalena, donde resplandecen la “Ciudad Musical”, la tierra de José Eustacio Rivera y el parque arqueológico de San Agustín; al noreste las montañas Antioqueñas, cuna de la cultura paisa que da origen a la Colonización Antioqueña, uno de los fenómenos sociales más importantes de nuestra historia; y por el oeste y suroeste el Eje Cafetero, con sus procesos de conurbación que podrían estructurar el eje Cali-Medellín para consolidar una ciudad región sin precedentes en el Pacífico latinoamericano.

 

La vertiente oriental del Magdalena Centro involucra tres zonas de vida: la alta cordillera con las fértiles tierras de Marulanda, donde dominan el latifundio y los frágiles ecosistemas de páramo; el corredor de las cuencas medias donde la antioqueñidad fundó poblados y sus hijos armaron redes de caminos terciarios; y el fértil valle del Magdalena dotado de una infraestructura que favorece el desempeño de La Dorada. Y del otro lado del gran río, dos zonas de vida: la del propio valle del Magdalena que en Puerto Salgar y Puerto Boyacá también muestra la preeminencia económica, en su orden, de la ganadería, la agricultura y la pesca, y la del piedemonte cordillerano de la Cordillera Oriental donde la influencia del bosque seco del valle y del clima seco del altiplano, explican la relativa fertilidad de los suelos en poblados como Yacopí, Caparrapí, Chaguaní, La Palma y Guaduas.

 

Cuando se consoliden la navegación por el Magdalena y el desarrollo hidroenergético, gracias a un recurso hídrico excedentario que exige buen manejo, detonará la industria en el entorno doradense para elevar el PIB de Caldas, lo que también obliga a mantener previsiones para incrementar el crecimiento en términos ambientales y sociales.

 

A modo de inventario, veamos el potencial natural que se suma a la riqueza cultural de la preciosa tierra: además de la oferta biótica por el continuo de pisos térmicos con variadas zonas de vida, humedales del Magdalena, ecosistemas de páramo, bosques secos y húmedos, sobresalen los suelos fértiles del valle del Magdalena y de San Félix, puesto que los otros de la cuenca media Caldense tienen vocación forestal al aparecer lixiviados. De ahí las posibilidades del territorio en su conjunto para renglones como ganadería, piscicultura, avicultura, porcicultura, ovinocultura, y pesca, y para productos como café, caña panelera, caucho, papa, plátano, aguacate, maíz, yuca, algodón, fríjol, cacao, legumbres, hortalizas y frutas de todos los climas. Y del subsuelo, hidrocarburos, energía geotérmica, uranio, carbón, mármol, calizas, caolín, asfaltos, esmeraldas, oro, plomo y zinc, aportados desde los flancos de las dos cordilleras.

 

* Profesor Universidad Nacional de Colombia http://gonzaduque.es.tl [Ref: La Patria, Manizales, 2011-05-14]

 

Relacionados:

 

Armero 25 años… el desastre y la erupción del Ruiz de 1985 http://www.bdigital.unal.edu.co/2281/1/gonzaloduqueescobar.201021.pdf

 

Aspectos geofísicos y amenazas naturales en los Andes de Colombia http://www.bdigital.unal.edu.co/1580/2/gonzaloduqueescobar.200915.pdf

 

Calentamiento global en Colombia http://www.bdigital.unal.edu.co/3673/1/gonzaloduqueescobar.201138.pdf

 

Construyendo paz en el Magdalena Medio http://www.bdigital.unal.edu.co/1899/1/gonzaloduqueescobar.201010.pdf

 

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera http://www.bdigital.unal.edu.co/5802/1/gonzaloduqueescobar.20126.pdf

 

Desde el Eje Cafetero: dos proyectos estructurantes de corredores logísticos http://www.bdigital.unal.edu.co/4002/1/gonzaloduqueescobar.201148.pdf

 

Eje Cafetero: fortaleza minero-industrial y posibilidades agropecuarias.

 

El llanto de Yuma bajo el cielo de Guarinocito http://www.galeon.com/gonzaloduquee/yuma.pdf

 

El territorio como sujeto en el contexto del Magdalena Centro http://www.bdigital.unal.edu.co/5705/1/gonzaloduqueescobar.20123.pdf

 

La navegación por el Magdalena http://www.bdigital.unal.edu.co/1664/1/gonzaloduqueescobar.20086.pdf

 

Manizales: funciones urbanas y metropolitanas http://www.bdigital.unal.edu.co/5699/1/gonzaloduqueescobar.20122.pdf

 

Paisaje Cultural Cafetero: disrupción para un desarrollo sostenible http://godues.wordpress.com/2011/07/19/paisaje-cultural-cafetero-disrupcion-para-un-desarrollo-sostenible/

 

Participación de la Sociedad Civil en el Ordenamiento Territorial http://www.bdigital.unal.edu.co/1671/1/gonzaloduqueescobar.20091.pdf

 

Plan de Acción Centenario SMP de Manizales: Un diálogo con el territorio http://www.bdigital.unal.edu.co/5801/1/gonzaloduqueescobar.20127.pdf

 

POMA de la cuenca del río Guarinó: fase prospectiva http://www.bdigital.unal.edu.co/1696/1/gonzaloduqueescobar.20099.pdf

 

Problemáticas y potencialidades en Caldas. http://www.galeon.com/cts-economia/sello-verde.pdf

 

Prospectiva para el desarrollo magdalenense.

 

Sobre el Aeropuerto Santiago Vila, en Flandes http://gduquees.blogspot.com/2009/04/sobre-el-aerpuerto-santiago-vila.html

 

Temas de agenda pública para Manizales y Caldas http://godues.wordpress.com/2011/07/23/temas-de-agenda-publica-para-manizales-y-caldas/

 

Territorios para el desarrollo socioambiental de Manizales y Caldas http://www.bdigital.unal.edu.co/5786/1/gonzaloduqueescobar.20125.pdf

 

Túnel Cumanday para la Transversal Cafetera en Caldas. http://www.bdigital.unal.edu.co/3612/1/gonzaloduqueescobar.201134.pdf

 

Una mirada gruesa a cinco temas del desarrollo regional http://www.bdigital.unal.edu.co/4779/1/gonzaloduqueescobar.201165.pdf

Vías lentas en el corazón del Paisaje Cultural Cafetero http://www.bdigital.unal.edu.co/5465/1/gonzaloduqueescobar.201180.pdf

Visión retrospectiva y prospectiva del desarrollo regional. http://www.bdigital.unal.edu.co/2400/1/gonzaloduqueescobar.201026.pdf

 

Volcanes… http://godues.wordpress.com/2012/05/13/volcanes/

 

--

 

 

 

Gonzalo Duque-Escobar, Profesor U.N. de Colombia

Escrito por smpmanizales 14-05-2012 en General. Comentarios (0)

 

Gonzalo Duque-Escobar

UNAL

Profesor de la Universidad Nacional de Colombia

1- Enlaces de la Web:

2- Los Blog:

3- Publicaciones del Repositorio UN:
 
5-Circulares de la Red de Astronomía de Colombia RAC:
 
6- Web institucional:
 
 
7- Curriculo de GDE:
 

* Gonzalo Duque Escobar : Profesor de la Universidad Nacional de Colombia desde 1976, Ingeniero Civil con estudios de posgrado en Geofísica aplicada, Mecánica de suelos y Economía avanzada. Ex-Presidente de la Red de Astronomía de Colombia 2004-2006, Director del Observatorio Astronómico de Manizales OAM y del Museo Interactivo SAMOGA, y Miembro de la SMP de Manizales y del Centro de Historia de Manizales.

***
Enlaces:

Home
=> Documentos-UN
=> A digital books
=> Manual de Geología
=> Geomecánica
=> Guia Astronómica
=> CT&S Economía
=> Economía y Transportes
=> Mis notas
=> Clima andino en Colombia
=> Sismos y volcanes en Col.
=> Temas de educación
=> Ciencia, cultura y educación
=> Ordenamiento y planificación
=> Notas de importancia para Caldas
=> Temas de agenda pública
=> Enlaces sobre el Eje Cafetero
=> Aeropuerto del Café Palestina
=> Macroproyectos Eje Cafetero
=> Sobre Puertos y Mares en Colombia
=> Notas relacionadas con Chinchiná
=> Notas Cívicas para Salamina
=> Gestion del riesgo en Manizales
=> Seis diálogos con el territorio
=> FUNDAMENTOS DE ECONOMIA Y TRANSPORTES
=> Paisaje Cultural Cafetero

Volcanes...

Escrito por smpmanizales 13-05-2012 en General. Comentarios (0)

 

 

Por Gonzalo Duque Escobar


 

Fotografía el Volcán Nevado del Ruiz (JDE)

 

Una política ambiental pública para Manizales, con gestión del riesgo por sismos, volcanes y laderas

 

Antes que La Colosa a galerizar Cajamarca

 

Aspectos Geofísicos y Amenazas Naturales en los Andes de Colombia

 

Riesgo en zonas andinas por amenaza volcánica

 

Las lecciones del Volcán Nevado del Ruiz a los 20 años del desastre de Armero

 

A propósito de la reactivación del V.N. del Huila

 

Sismos y volcanes en el Eje Cafetero: Caso Manizales

 

El Machín: la mayor amenaza volcánica de Colombia

 

La amenaza volcánica y la gestión del riesgo, en la planeación y ordenamiento del territorio de Colombia

 

La previsión en la gestión del riesgo volcánico

 

¿Dónde está la gestión planificadora del riesgo volcánico?

 

Armero 25 años… el desastre y la erupción del Ruiz de 1985…

 

Riesgo en zonas de montaña por laderas inestables y amenaza volcánica

 

Intimidades del Ruiz para un examen de la amenaza volcánica

 

Manizales frente a la coyuntura volcánica

 

Sismos y volcanes en Colombia

 

Manual de geología: volcanes

 

Manual de geología: Rocas ígneas

 

Imagen en: http://www.ingeominas.gov.co

 

Entre el cambio climático y la maldita Niña: ¿hasta dónde llega la responsabilidad de

Escrito por smpmanizales 10-05-2012 en General. Comentarios (0)

 

  

Razón Pública- Política y Gobierno/ Por Camilo Cárdenas Giraldo/ Domingo, 06 de Mayo de 2012 23:12

 

Parte por obra de la naturaleza, pero más por la historia acumulada de daños ambientales y por la falta de liderazgo, de prevención y de coordinación, este gobierno que se dice tecnocrático ha fracasado al manejar las crisis invernales. La nueva ley evoca el complejo de Adán… sin recordar a Noé.


 


Camilo_Cardenas_presidente_Santos
Llegó el año 2011: el presidente declaró a la “Maldita Niña” como el karma de su mandato y responsable del desastre que sufrió el país.
Foto: SIG.

Buscando culpables

En 2010, a raíz de los daños causados durante la primera ola invernal del actual gobierno, el Cambio Climático fue oficialmente declarado culpable de lo que estaba ocurriendo.

Ante el reclamo generalizado por la falta de labores preventivas o de mitigación, el gobierno nacional pasó a culpar a los gobernadores y alcaldes por no haber hecho nada al respecto.

Debido a las protestas de estos últimos, las Corporaciones Autónomas Regionales fueron mostradas como las verdaderas culpables. Se anunció un revolcón y los mandatarios territoriales se calmaron porque, de inmediato, con el argumento de la descentralización, se les empezaron a girar los enormes recursos aprobados para la emergencia invernal, sin que existieran aún procedimientos ni criterios para utilizarlos, ni tampoco estudios o planificación alguna.

Esto fue motivo lógico de numerosos problemas que solo ahora están saliendo a la luz pública, debido a las protestas de la ciudadanía, las investigaciones de la Contraloría y aún a debates en el Congreso Nacional.

Llegó el año 2011: el presidente declaró a la “Maldita Niña” como el karma de su mandato y responsable del desastre que sufrió el país, debido al aumento de los daños acumulados entre la primera y la segunda ola invernal.

Camilo_Cardenas_inundadas
Nos encontramos ahora a mitad de camino de un invierno normal, sin Niña de por medio. Foto: Urna de Cristal.

Ante los nuevos clamores en cuanto a que tampoco se habían adelantado tareas preventivas entre una y otra ola —aunque la segunda Niña también había sido anunciada— el gobierno declaró que el de 2010-2011 había sido el fenómeno de “la Niña más fuerte de la historia” y que por ello Colombia no estaba preparada; además, que la continuidad de las lluvias no había permitido realizar acciones preventivas, porque no habían sido dos sino una sola temporada invernal.

Nos encontramos ahora a mitad de camino de un invierno normal, sin Niña de por medio: en el norte del país aún no han comenzado las lluvias, pero desde hace ya varias semanas las principales noticias en los medios se refieren a inundaciones y a daños ocasionados por la actual temporada invernal en cerca de una tercera parte de los municipios, sin que la mayoría de los daños producidos en los dos años anteriores se hayan reparado.

Ante esa situación, la ciudadanía, los gobernantes territoriales, el Congreso y los medios de comunicación se preguntan qué está sucediendo ahora, por qué tanto daño durante un invierno normal, qué se hizo con los billonarios recursos aprobados para la emergencia, y por qué no se adelantaron labores preventivas para evitar lo que está sucediendo.

Al parecer, las explicaciones ofrecidas por el gobierno ya no resultan tan convincentes: los actores han aprendido a no “tragar entero”. Encuestas recientes indican que el mal manejo de la emergencia invernal ha sido una de las razones del descenso en la popularidad del presidente.

Diagnóstico equivocado

Frente a este panorama desolador, se necesita examinar el peso relativo de los factores que han incidido sobre la situación actual:

  • Primero, independientemente del cambio climático, Colombia ha sido siempre uno de los países con más alta pluviosidad en el mundo: una precipitación media anual dos veces superior a la de América Latina y tres veces el promedio mundial.
  • El cambio climático y sus efectos son una realidad global. Pero es aún materia de discusión el fijar con precisión en qué medida ese fenómeno afecta al territorio colombiano en particular.
  • Existe casi unanimidad en cuanto a que los eventos meteorológicos extremos serán cada vez más frecuentes y de mayor magnitud.
  • La presencia alternada de eventos Niño/Niña no es nueva ni es casual; son manifestaciones de la naturaleza normales y recurrentes, que se presentan desde hace miles de años y cuya periodicidad es variable.

Si el gobierno nacional tuviera un diagnóstico claro, ya debería haber ofrecido excusas al país por el error de llamar Maldita Niña a una manifestación propia de la naturaleza, expresión que en boca del primer mandatario no contribuye propiamente a arraigar una cultura racional secular, una cultura de prevención elemental frente al clima y una cultura de conservación del agua en particular, que tanta falta nos hace.

Ni liderazgo ni planeación

Como no puede esperarse que el presidente sea un especialista en riesgos y desastres, parece claro que el mandatario carece de asesores que lo orienten en políticas para el manejo acertado de este tipo de crisis.

La sensación generalizada es que el gobierno va corriendo detrás de las emergencias, dejándose sorprender a diario por los acontecimientos e improvisando cada vez la respuesta y las medidas frente a los hechos.

Se ven muchas cabezas: el Presidente de la República, los jefes de Colombia Humanitaria, de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos, del Fondo de Calamidades, del Fondo de Adaptación, pero no se observa un liderazgo claro en el manejo de las crisis, tanto sobre el propio Estado, como sobre la sociedad en su conjunto.

Camilo_Cardenas_lluvias
Colombia ha sido siempre uno de los países con más alta pluviosidad en el mundo: una precipitación media anual dos veces superior a la de América Latina
Foto: blogodisea.com

Parecería que lo importante fueran los discursos y el efecto apaciguador de los anuncios. Se habla a diario de plata y de mercados disponibles o entregados, despertando grandes expectativas que no se están cumpliendo, según la opinión de diferentes actores en los distintos territorios.

Pero ninguno le dice al país y a las regiones para dónde vamos en cuanto a políticas, planes y programas, ni hay quién explique los términos y cronogramas para ejecutar los proyectos concretos de prevención, mitigación, recuperación y reconstrucción, que son los que interesan a los ciudadanos de cada localidad.

A esa grave deficiencia de liderazgo se suma la falta de una estrategia de comunicación de doble vía con las regiones y las poblaciones, como lo amerita una situación de crisis, tal como la que con muy buenos resultados fue desarrollada después del terremoto del Eje Cafetero.

Para lograrlo, en esta ocasión el gobierno pudo haber rescatado la experiencia de organización del Estado acumulada por el Sistema Nacional en anteriores situaciones de desastre, aunque haya sido severamente debilitado por los gobiernos anteriores.

¿Un nuevo sistema de prevención y atención de desastres?

A propósito, el presidente sancionó recientemente la nueva ley del Sistema Nacional para la Gestión de Riesgos, puesto que las leyes creadoras del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres en 1988 y 1989 ya requerían una actualización, insistentemente solicitada de tiempo atrás.

Sin embargo, estas normas han sido el referente en América Latina durante más de dos décadas para la creación de sistemas para la gestión integral de riesgos, ya que contienen lo fundamental para trabajar en forma organizada y descentralizada, con concepto preventivo y con lo esencial para dirigir y coordinar las acciones del Estado central y territorial. Sobre esas bases, Colombia había logrado numerosas experiencias preventivas de reducción de riesgos y manejo de situaciones de desastre, que se le reconocen internacionalmente.

No tiene buena presentación que el gobierno pretenda insinuar que solo ahora, con la expedición de la nueva ley, habrá un Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, pues más parece una disculpa algo cínica.

Como si por primera vez el país fuera a pasar de la atención de emergencias al conocimiento de los riesgos y al trabajo preventivo, y como si gobierno, comunidades y sector privado fueran a trabajar en conjunto por primera vez.

Por todo esto podríamos tomar textualmente las palabras del señor Presidente, expresadas el año pasado ante un episodio del conflicto interno, y decir a los funcionarios del Gobierno Nacional: “No nos crean tan pendejos”.

La vulnerabilidad creció

Bajo ninguna circunstancia se puede culpar al actual gobierno por los daños causados durante esta crisis invernal. Aunque se discuta si la pasada Niña fue la más fuerte de la historia, es innegable que las vulnerabilidades sociales, ambientales, físicas, económicas e institucionales del país son las principales causas de los daños invernales -y que estas han crecido sustancialmente en las últimas décadas. Entre las muchas fuentes de vulnerabilidad que vienen creciendo de tiempo atrás se destacan la pobreza, la marginalidad y las desigualdades, el deterioro ambiental, la ocupación de zonas de amortiguación de crecientes, la construcción de diques y carreteras en sitios inadecuados, el desplazamiento por el conflicto interno, el crecimiento desordenado de las ciudades, la corrupción y el desconocimiento de las normas y de los planes de ordenamiento territorial.

Camilo_Cardenas_salud
Colombia había logrado numerosas experiencias preventivas de reducción de riesgos y manejo de situaciones de desastre, que se le reconocen internacionalmente.
Foto: Urna de Cristal.

Esas son las causas que deberían estarse atacando; en muchas de ellas el punto central no son los recursos económicos sino la decisión política del gobierno. Pero, ante todo, el abandono de la planificación preventiva durante más de diez años ha contribuido a que el problema crezca y a que se hayan perdido la experiencia acumulada y los avances que se habían logrado en incorporar el concepto preventivo en la cultura institucional y ciudadana.

Desde 2010 se viene mencionando que se va a trabajar con concepto preventivo, sin que por lado alguno aparezcan las directrices sobre cómo, cuándo y quién debe hacerlo. Más bien parecería que casi todo el gobierno confundiera la gestión preventiva de los riesgos con los preparativos para la atención de emergencias, y que primara la búsqueda de resultados inmediatos, sin visión de mediano y largo plazo.

En el pasado sí hubo experiencias destacadas

Otra disculpa reiterativa del gobierno es que ante “la Niña más fuerte de la historia”, Colombia no tenía experiencia para abordar el desafío.

Por eso valdría la pena que los funcionarios responsables revisaran textos y noticias -o consultaran a los expertos en la materia- porque algunos de ellos opinan que en otros eventos —como la Niña 1988-1989— se presentaron lluvias aún más intensas que las recientes.

Las inundaciones de entonces afectaron a cerca de la tercera parte de los municipios, lo cual no significa que haya sido la que produjo más daños, por razones que el gobierno debe investigar, pues con alta probabilidad están asociadas con el posterior aumento de las vulnerabilidades de todo orden.

Lo más significativo es que entonces no se disponía de la ley creadora del Sistema Nacional; sólo funcionaba una pequeña oficina en construcción en Presidencia. Pero con la participación de todo el Estado se logró atender el desastre resultante sin que, como se le reconoció públicamente al gobierno, se hubiera presentado un solo problema de orden público por esta causa.

Más destacada fue la forma como se manejaron el Niño 1997-1998 y la Niña 1998-2000. Para comenzar, el DNP adelantó una investigación que culminó con el documento ”Primera aproximación a la evaluación de las causas de las inundaciones en Colombia”; valdría la pena que el gobierno lo revisara y actualizara y, a la vez, lo comparara con lo ocurrido a partir de 2010, es decir, 13 años después.

Camilo_Cardenas_viviendas
Las vulnerabilidades sociales, ambientales, físicas, económicas e institucionales del país son las principales causas de los daños invernales. Foto: Urna de Cristal.

En esa ocasión, a partir de un mandato del CONPES, el DNP, el Ministerio del Ambiente y la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres lideraron coordinadamente un proceso de planificación y ejecución preventiva y de mitigación frente al fenómeno Niño/Niña, formulando para ello un plan nacional, varios planes nacionales sectoriales y varios planes territoriales.

Posteriormente hubo labores de seguimiento y evaluación, que se reflejaron en documentos del Ministerio del Ambiente y del CONPES. Muchos podrán decir que parte de estas acciones quedaron en el papel, lo cual es cierto.

Pero si el actual gobierno hubiera tenido el propósito de trabajar anticipadamente con visión de planificación preventiva, desde antes de llegar a la situación repetitiva de crisis, debería haber rescatado y aprovechado, entre otros, este enorme y magnífico trabajo, desarrollado por primera vez en el país, en lugar de decir que no estábamos preparados porque Colombia no tenía experiencias de esta naturaleza.

No repetiré las augustas palabras del señor presidente pronunciadas el año pasado, pero las sigo recordando…

 

 

Camilo-Cardena

Camilo Cárdenas Giraldo: 
Ingeniero Civil de la Universidad Nacional, primer Director del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, consultor en Reducción de Riesgos Socio-naturales.


 ---

Relacionados:

 

Duque Escobar, Gonzalo (2012) Volcanes...

Duque Escobar, Gonzalo (2012) Manizales: política pública ambiental y gestión del riesgo.

Duque Escobar, Gonzalo (2009) Aspectos geofísicos de los Andes de Colombia (II versión).  

 

Río+20: ¿Qué rumbo tomará América Latina?

Escrito por smpmanizales 02-05-2012 en General. Comentarios (0)

http://www.dw.de/ ACTUALIDAD / Economía  / Fecha 18.04.2012

 

Foro Económico Mundial de América Latina 2012 en Puerto Vallarta.

 

En Puerto Vallarta, en México, finaliza el Foro Económico Mundial. América Latina es clave para el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza, y se espera que Latinoamérica tome nuevos caminos en lo económico.

 

En el balneario mexicano de Puerto Vallarta se cierra hoy el séptimo Foro Económico Mundial para América Latina –que tuvo lugar desde el 16 hasta hoy, 18 de abril- bajo el lema de “Transformación Regional en un nuevo contexto mundial". Al evento acudieron los presidentes de España, Mariano Rajoy, de Panamá, Ricardo Martinelli; Guatemala, Otto Pérez Molina; de Surinam, Désiré Bouterse y México, Felipe Calderón. Los principales temas de discusión en el foro fueron el reequilibrio de la recuperación económica mundial, el aumento de las capacidades hacia una transformación regional y la creación de modelos innovadores para un futuro sustentable. Y fue un buen adelanto de lo que probablemente se plantee durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable Rio+20, a llevarse a cabo en junio de este año.


 

 

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), no puede ocultar su emoción al referirse al tema de la reducción de la pobreza. La mexicana quiere que durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable Rio+20 por fin se tomen medidas concretas. “Hace 20 años, cuando se llevó a cabo la primera Conferencia de la ONU en Río, todavía había un 48 por ciento de latinoamericanos viviendo en la pobreza. Hoy son un 30 por ciento, lo cual significa que hemos logrado sacara a 110 millones de personas de vivir en condiciones infrahumanas. Eso es muy bueno, ¡pero no es suficiente!”, dice con convicción.

 

América Latina quiere seguir teniendo un papel activo

 

Entre otros temas, en la conferencia de la ONU se debatirá cuál es el rumbo a tomar por América Latina. ¿Cuáles serán sus propuestas para que el Foro Económico Mundial Rio+20 sea un éxito y no sólo una declaración de intenciones? Esas cuestiones se debatieron en el podio en Puerto Vallarta, en uno de los eventos más importantes del Foro Económico Mundial 2012 para América Latina.

 

“No hay una sola receta para solucionar el problema de la pobreza. En África será necesario tomar otras medidas que en Latinoamérica”, señaló Inglo Plöger, del Consejo Latinoamericano de Negocios de Brasil, que participa junto a Alicia Bárcena del encuentro. “Pero debemos dejar en claro los objetivos que deseamos alcanzar en Río, decir también claramente cuánto tiempo tenemos para lograrlos, y ponernos manos a la obra”, dijo Plöger. El experto considera que el cometido de reducir la pobreza en el mundo en un 20 por ciento en un lapso de 10 años es absolutamente realista. En cuanto a su puesta en práctica, aún queda mucho por analizar.

 

Para que Rio+20 no ofrezca sólo buenas fotos

 

Ya se cuenta con la presencia de 135 jefes de Estado y de Gobierno, además de cientos de representantes de ONG para el Foro Económico Mundial Rio+20, que se realizará desde el 20 hasta el 22 de junio en la ciudad carioca. Pero los participantes latinoamericanos temen que la conferencia no ofrezca más que un par de buenas fotos para los medios y muy pocas soluciones concretas. Y por eso quieren mostrarle al mundo que lo pueden hacer de otra manera. México, que preside actualmente el G20 de los países industrializados y en desarrollo, ya los está preparando para enfrentar los desafíos de los que se ocupará la conferencia: seguridad alimentaria, crecimiento sostenible y reducción de la pobreza, entre otros. “Pero sin crecimiento no hay movilidad social”, explica Rogelio Grangguillhome, jefe de la Agencia Mexicana para la Cooperación y el Desarrollo Internacional.


 

Alicia Bárcena, de la CEPAL, conversa con Carlos de la Vega, de DW.

Alicia Bárcena, de la CEPAL, conversa con Carlos de Vega, de DW.


Todo crecimiento tiene su precio

 

Sin embargo, la opinión de Rogelio Grangguillhome no es compartida por todos. “Lo que debe cambiar son nuestros valores. No todos los tipos de desarrollo son buenos para las personas. Estamos desperdiciando nuestros recursos, y eso no produce bienestar, sino más pobreza a largo plazo. Tenemos que educar a nuestros hijos a tratar con cuidado al medio ambiente y a no desechar simplemente las cosas que usan, sino a usarlas nuevamente”, dice Helio Mattar, empresario social brasileño y fundador del Instituto para el Consumo Conciente. Con su organización, Mattar trabaja para aumentar la conciencia de los consumidores bajo el lema de “menos es más”.

 

Resultados medibles

 

Al finalizar el encuentro, Inglo Plöger aportó una propuesta práctica que fue muy aplaudida en el foro en Puerto Vallarta: “En Río debemos llegar a una resolución para aplicar el índice de desarrollo social, que podrá medir clramente si la situación económica de la gente ha mejorado verdaderamente en un país determinado”, dijo Ploger. Y Alicia Bárcena añadió que “en Río se debe dejar en claro cuáles son los objetivos, el cronograma y de qué modo pensamos financiar las medidas”. Para eso, subrayó Bárcena, los países latinoamericanos también tienen que poner el hombro.

 

Autora: Manuela Kasper-Claridge/ Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

 

Feedback: ¿Cuáles son, según usted, los grandes desafíos que esperan a América Latina en materia económica?

 

Relacionados:

 

=> Gestion del riesgo en Manizales
=> Seis diálogos con el territorio

=> Ordenamiento y planificación

=> Notas de importancia para Caldas
=> Temas de agenda pública

=> Clima andino en Colombia

=> Sismos y volcanes en Col.
=> Temas de educación
=> Ciencia, cultura y educación