Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Pío Baroja: frases y sabias palabras del Escritor español

Escrito por smpmanizales 18-05-2011 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/pio-baroja.gif 

Pío Baroja 1872-1956. Escritor español *

 

Aquella tarde noche del 13 de mayo de 1904 el que sorprendió a todos los presentes fue Pío Baroja. Porque cuando se estaba hablando de los españoles y de las distintas clases de españoles, el novelista vasco sorprendió a todos y dijo:

 

“La verdad es que en España hay siete clases de españoles… sí, como los siete pecados capitales. A saber:


1) los que no saben;
2) los que no quieren saber;
3) los que odian el saber;
4) los que sufren por no saber;
5) los que aparentan que saben;
6) los que triunfan sin saber, y
7) los que viven gracias a que los demás no saben.

 

Estos últimos se llaman a sí mismos "políticos" y a veces hasta "intelectuales".

 

*Pío Baroja *(13/5/1904)

 

(Unamuno y Benito Pérez Galdós aplaudieron a Baroja. Sobre todo por el último punto).

 

Imagen: poemas-del-alma.com

 

---

Frases de Pío Baroja

 

Sólo los tontos tienen muchas amistades. El mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez.

 
Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente en la oscuridad y en las tinieblas, sin objeto y sin fin, hay que tener esperanza.
 
Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta.
 
A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre.
 
Buscar la unanimidad por la violencia es labor baldía.
 
Me pareció tan bonita que no podía recordar luego cómo era.
 
La gente goza de tan poca fantasía que tiene que recoger con ansia unos de otros esos pequeños adornos de la conversación. Son como traperos o colilleros de frases hechas.
 
Dejemos las conclusiones para los idiotas.
 
El cemento armado es una musa honesta y útil, y quizá en manos de un arquitecto genial sería admirable; pero cuando se desmanda y se siente atrevida, como una cocinera lanzada a cupletista, hace tales horrores, que habría que sujetarla y llevarla a la cárcel.
 
El hombre: un milímetro por encima del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo. 
 
 

* San Sebastián (1872-1956). Novelista español, considerado por la crítica el novelista español más importante del siglo XX. Sus novelas están llenas de incidentes y personajes muy bien trazados, y destacan por la fluidez de sus diálogos y las descripciones impresionistas. Maestro del retrato realista, en especial cuando se centra en su País Vasco natal, tiene un estilo abrupto, vívido e impersonal, aunque se ha señalado que la aparente limitación de registros es una consecuencia de su deseo de exactitud y sobriedad. Ha influido mucho en los escritores españoles posteriores a él, como Camilo José Cela o Juan Benet, y en muchos extranjeros entre los que destaca Ernest Hemingway.

 

Tomado de: http://www.casadellibro.com

 

U de C: CARTA ABIERTA Facultad de Ciencias Exactas y Naturales

Escrito por smpmanizales 18-05-2011 en General. Comentarios (0)

CARTA ABIERTA A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

“In dubio pro ambiente…” a propósito del contrato Universidad de Caldas – AGA

 

El Consejo de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, actuando en consonancia con sus funciones sustantivas en la Universidad de Caldas, haciendo uso de sus funciones estatutarias y velando por el cumplimiento de su misión la cual orienta su actuar hacia el “cultivo, desarrollo y fomento de las disciplinas propias de su objeto de estudio, como son la química, la geología, la biología, las matemáticas y la física, así como sus aplicaciones, a través de la investigación, la proyección y la docencia… con un sentido ético, humanizante, integrador, en armonía y respeto con el medio ambiente”.

Considerando que la Universidad de Caldas como Institución de Educación Superior, declara como principios rectores: “La protección y conservación de los bienes y valores culturales y naturales de la nación y de la región”, “La dignificación humana, social y cultural del pueblo colombiano”, el “fortalecimiento del sentido de servicio público de la educación colombiana”, “El respeto por las diferentes manifestaciones culturales de los ciudadanos, de los grupos sociales y de las comunidades nacionales e internacionales”, entre otros.

Que entre sus objetivos plantea “promover el desarrollo de una cultura política y el respeto a los derechos humanos y del ciudadano”, “Promover la conservación de un medio ambiente sano y fomentar la educación y la cultura ecológica” y su compromiso por “estudiar y enriquecer el patrimonio cultural, natural y ambiental de la nación y contribuir a su conservación”.

Que según consta en el Proyecto Educativo Institucional, su estructura esta basada en departamentos y estos constituyen la “célula básica de la nueva universidad, donde se ofrecen los diferentes servicios académicos y se administra el recurso humano”.

Observando con preocupación el reiterativo desconocimiento que el Nivel Central ha venido haciendo de sus unidades académicas – Departamentos y Consejos de Facultad- en procura de responder a los indicadores de ‘rentabilidad económica’ o el marcado ‘tinte consultor’ que esta imperando en nuestra institución, tendiendo un velo sobre el estado actual de descompromiso estatal con la educación y haciendo responsables a sus académicos de la generación de recursos para garantizar el funcionamiento de la universidad, presionando y llegándoles a exigir generación de nuevos ingresos para mantener una calificación financiera que nos considera viables económicamente y poder acceder a los grandes créditos en los que estamos incursionando.

Conociendo la celeridad y la erróneamente denominada ‘discrecionalidad institucional’ con que se procedió frente al caso del contrato con AngloGold Ashanti,  suscitando muchos interrogantes y develando una vez más las inconsistencias en la aplicación de las normas y la equidad que debe prevalecer en el tratamiento para todos los proyectos formulados por los distintos profesores de la Universidad de Caldas, independientemente de la cuantía involucrada para su desarrollo, y sin acomodar las ausencias normativas para justificar la ausencia de los tramites pertinentes a través de las Comisiones de investigación o de proyección establecidas en cada una de las facultades, actuaciones que propician la ruptura del tejido académico de los distintos departamentos y se acentúan cuando se selecciona ‘ad hoc’ o con carácter de confidencialidad un grupo de profesores para dar tramite a proyectos de cuantías financieras considerables, procedimientos que en esencia se traducen en fisuras institucionales que no solo degradan seriamente la estructura orgánico-administrativa, sino que contribuyen al desfinanciamiento progresivo de los fondos de facultad.

 

Evidenciando con este caso particular –conocido por toda la comunidad académica, a diferencia de otros que se mantienen en frío silencio- la transgresión de la institucionalidad y de desconocimiento a los fueros y competencias que tienen las diferentes unidades académicas de jerarquía inferior al nivel central administrativo, desconociendo o mejor ignorando la competencia que en temas ambientales tiene la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales por su naturaleza y por los objetos propios de sus disciplinas expresados en sus distintos departamentos y programas.

 

Dando constancia ante toda la comunidad académica y la sociedad en general que sus células básicas –departamentos de Biología, Geología - no fueron consultadas como unidades académicas y científicas, en lo que respecta al convenio recientemente firmado entre la Universidad de Caldas y la compañía Anglo Gold Ashanti (AGA), para la exploración de la mina la Colosa en el Municipio de Cajamarca (Tolima) y que el mencionado convenio fue tramitado directamente desde la administración central de la universidad de manera confidencial y siguiendo procedimientos de facto que no obedecieron a los mecanismos regulares que la institución tiene definidos estatutariamente para estos casos.

 

Considerando:

Que la minería a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental, social y cultural; insostenible por definición, en la medida en que la explotación del recurso supone su agotamiento.

Que existe consenso en la literatura sobre el tema en el sentido de que ninguna actividad industrial es tan agresiva ambiental, social y culturalmente como la minería a cielo abierto.

Que "en términos ambientales y sociales, ninguna actividad industrial es más devastadora que la minería superficial" (Vaughan 1989).

Que la fase de exploración también puede ser causa de impactos ambientales generados por la preparación de los caminos de acceso, los propios mapeos topográficos y geológicos, el montaje de campamentos e instalaciones auxiliares, las aperturas de zanjas y perforaciones, la toma de muestras, la contaminación del agua y su consumo irracional amenazando el suministro, la generación de sedimentos, entre otros.

 

 

Conociendo las funestas huellas imborrables que el paso de la multinacional AGA ha venido dejando a nivel mundial, entre los que se menciona:

Mongwbalu, en la República Democrática del Congo, donde los títulos para la explotación de oro abarcaban aproximadamente 10 mil km2. Caso denunciado por la Human Rights Watch en el año 2005, por la violación de derechos humanos.

Ghana, quien ha tenido que elevar múltiples acusaciones que por desplazamiento de campesinos, tiene la transnacional. Reportes y casos documentados entre los que se menciona el de James Sarpong's quien tiene su casa sepultada en las escombreras de la AngloGold Ashanti y aun está a la espera de la compensación por estos años o el de Anthony Baidoo; la empresa en medio de sus operaciones, cerró una vía que comunicaba los hogares de los campesinos y sus lugares de cultivo; razón por la cual AGA tuvo que disponer de un transporte para los campesinos. En el mes de febrero de 2006, Anthony y otros campesinos, en vista de que no llegaba el transporte, decidieron tomar su camino a pie. En medio de su trayecto, un grupo de guardias armados de la empresa y policías les impidieron continuar su camino. En medio del enfrentamiento Anthony fue herido por un arma de fuego de los guardias de seguridad en una de sus piernas. Hoy él recibe 65 dólares al mes como compensación.

Tanzania, el tercer mayor productor de oro en África y uno de los más pobres del mundo, 258 pobladores alrededor de la mina de oro Geita, son testigos de ecosistemas contaminados, desplazamientos masivos, explotación de trabajadores, pérdida de medios de subsistencia (seguridad/soberanía alimentaria).

Australia, históricamente centro de empresas transnacionales mineras, como la AGA, quienes han sido las culpables de distintos desastres ambientales por el derrame de cianuro. Desastres que han cobrado la vida de 1900 aves (mil en 1995 y 900 en el 2003). A pesar de estos hechos empresas como AGA continúan con sus prácticas de lixiviación con la anuencia del gobierno Australiano.

Colombia, país donde “Su presencia ha implicado conflictos y abusos a los derechos humanos por parte del ejército colombiano, en especial el asesinato de sindicalistas y líderes comunitarios que se han opuesto a las actividades de la compañía AGA en la región (WOW, 2007:4). La denuncias de diversas organizaciones sociales y de derechos humanos indican que el accionar de AGA en Colombia es similar a su accionar en otros países”[1]

Advirtiendo que en la forma de operación de la AGA, ya se identifican claramente cuatro modalidades como son:

·      Beneficio de la represión, como mecanismo para garantizar sus procesos de exploración.

·      Utilización de la Fuerza Pública, como parte de su departamento de seguridad.

·      Adecuación de la legislación interna (nacional o regional) a sus intereses.

·      Congelamiento de territorios como un acto de despojo (Fedeagromisbol).

Evidenciando que estas prácticas sistemáticas y generalizadas generan procesos de terror y ruptura del tejido social en las comunidades, y que dichas modalidades se empiezan a vislumbrar a través de los hechos acontecidos y relacionados con el proyecto aurífero La Colosa, llevado a cabo por AGA cerca del municipio de Cajamarca, los cuales se pueden verificar por medio de múltiples actuaciones documentadas, entre las que se incluyen:

·      Violación de las normas constitucionales y legales de protección y defensa de los recursos naturales y de los derechos colectivos, dado que la zona de exploración corresponde a una Reserva forestal. Esta denuncia fue realizada en febrero de 2008 por CORTOLIMA, acto en el cual la directora de entonces (Carmen Sofía Bonilla), reveló que la empresa anglo-sudafriacana realizó 77 perforaciones no solicitadas y por ende no autorizadas por el Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

·      Suspensión de las actividades de exploración de la Colosa, el 21 de febrero de 2008, por el ministro de ambiente Juan Lozano.

·      Solicitud de la Procuraduría General de la Nación, en diciembre de 2008 de la negación del permiso solicitado por AGA para explotar oro en La Colosa, por considerar que iría contra las normas constitucionales y legales de protección y defensa de los recursos naturales y los derechos colectivos

·      Adecuación de la legislación interna (nacional o regional) a sus intereses. Esto se infiere del hecho de que en abril de 2009, el Ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, afirmó que AGA recibiría permiso para reiniciar el programa de exploración de la Colosa, proyectando iniciar producción al final del 2011. Curioso cambio amparado por la expedición de la resolución 0814 de mayo de 2009 (no en vano la tercera modalidad mencionad.

·      Otros hechos que evidencian la forma de actuar de AGA incluyen el desalojo de la comunidad negra del corregimiento La Toma (municipio de Suárez, norte del departamento de Cauca), fijado en agosto de 2009. Sus habitantes han sido declarados poseedores de mala fe por encontrarse explotando un territorio que fue asignado en concesión de 314 hectáreas (licencias mineras EKE -151 Y BFC -021). El territorio de la comunidad negra de este corregimiento es de 7000 hectáreas, de las cuales 6500, incluyendo el cementerio, han sido solicitadas para la exploración por AGA.

 

Haciendo eco de las preocupaciones expresas por el departamento Nacional de Planeación (DNP), cuando dice que "el país no cuenta con instituciones ambientales preparadas para capitalizar y anticipar los cambios que en materia de crecimiento económico, pobreza, equidad, seguridad, innovación tecnológica, y participación ciudadana supone el actual Plan Nacional de Desarrolloy acota además, que son insuficientes "los niveles de articulación y coordinación de las autoridades ambientales", DNP. (Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014).

Actuando en consonancia con los principios rectores, mencionados en el Plan de Desarrollo Institucional y sus ‘áreas estratégicas’: ambiental, problemática social, salud; vulneradas o de alguna forma reversadas con la firma del contrato en cuestión.

El Consejo de Facultad de Ciencias Exactas y Naturales hace un llamado imperativo al Nivel Central y sus instancias decisorias a actuar en correspondencia con el principio de precaución: “In dubio pro ambiente” que literalmente versa: “Las autoridades ambientales y los particulares darán la aplicación al Principio de Precaución conforme al cual cuando exista peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente”. (Ver La Sentencia C-293 de 2002 M.P. Alfredo Beltrán Sierra declaró la constitucionalidad del numeral 6, Artículo 1, ley 99 de 1993)

Las dudas existen y son de todos conocidas. Cuándo estas se plantean tanto, para la fase de exploración, como para la explotación minera, la decisión debe inclinarse necesariamente hacia la protección del medio ambiente, pues si se adelanta la actividad minera y luego se demuestra que ocasionaba un grave daño ambiental, sería prácticamente imposible revertir sus consecuencias.

Valga cerrar esta comunicación con las palabras del Geólogo de la Universidad Nacional, Humberto Pérez Salazar, a propósito del tema que nos ocupa:

“Se debe sopesar si vale la pena aceptar algunos empleos, impuestos y pírricas donaciones a cambio de la amenaza irreparable de la contaminación ambiental, que ratificará una vez más el aforismo popular: “las minas de oro diseminado, explotadas a cielo abierto y beneficiadas con cianuro son pan de hoy y hambre de mañana”[2]

 

¿Es esto lo que queremos?

¿Nos gustaría que la Universidad del Tolima actuara como lo estamos haciendo nosotros en nuestra jurisdicción geográfica?

 

Atentamente,

 

 

CONSEJO DE FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS Y NATURALES

 



[1] Idarraga Andrés y otros. Conflictos socio -ambientales por la extracción minera en Colombia: casos de la inversión Británica. Bogotá, enero de 2010. CENSAT AGUA VIVA. Amigos de la Tierra Colombia.

[2] Pérez Salazar, Humberto. Geólogo Universidad Nacional de Colombia. Impacto Ambiental de la Mina de oro de Cajamarca. Ibagué. Septiembre de 2008

LOS FRÁGILES CIMIENTOS DE LA DEMOCRACIA

Escrito por smpmanizales 17-05-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://smpmanizales.blogspot.es/img/MANIFE~1.JPG 

Por Gonzalo Duque Escobar

Ah fácil que resulta combatir la pobreza así no lo sea superar la grave inequidad en Colombia como barrera que detiene el esperado desarrollo, aunque continúe en incremento el PIB. Entre otros factores que han impedido contar con políticas eficaces para emprender acciones redistributivas del ingreso y de la riqueza, incluido el mismo hecho de que la sociedad colombiana sea pobre, sobresale la negación a la primacía de la formación del capital social sobre el crecimiento económico, asunto que explica las falencias en temas fundamentales como educación, ciencia, tecnología e innovación. Al respecto, puede señalarse como diferencia entre pobreza e inequidad, que si bien los impactos asociados a la corrupción apuntan más a la primera, los de la reducida escolaridad y la brecha de productividad, afectan en especial el empleo y las opciones de trabajo.  

 Para empezar, debemos reconocer que, a pesar de que el crecimiento económico del último lustro donde la línea de base mostraba un 64% de colombianos en el umbral de pobreza y catorce millones sobreviviendo con menos de dos dólares diarios, las cosas no han cambiado y, cerrando la década, la desigualdad persistió e incluso se agravó: al final del período la pobreza llegaba al 45% de los Colombianos, y cargaba con mayor severidad sobre las regiones insulares, costa Pacífica, Orinoquía y Amazonía, espacios geográficos donde las Necesidades Básicas Insatisfechas del conjunto, triplicaron el índice promedio de las regiones restantes. No obstante, el actual gobierno promete trabajar para que en la reducción de la pobreza, seamos el país más exitoso de América Latina: el Presidente Santos promete “darles más oportunidades a los niños y niñas del país, para que tengan una mejor calidad de vida”.

Esperamos que esto sea una realidad, y también que las estrategias en el Plan Nacional de Desarrollo ‘Prosperidad para Todos’, además de concentrarse en reducir la pobreza, de paso y sobre todo, vallan más allá del asistencialismo con el cual se han implementado históricamente los programas. Que la idea sea darles a los pobres urbanos, comunidades rurales e indígenas del país, más oportunidades estructurales y mayores recursos estratégicos, para que como gestores de su propio desarrollo se organicen y empoderen del territorio, y con el concurso del Estado como facilitador, puedan generar condiciones sostenibles que mejoren su calidad de vida. No de otra forma, se allana el camino que previene continuar con los estragos de errados modelos que facilitaron la concentración del ingreso a costa de una pobreza acentuada al desmantelar el Estado Solidario de forma ligera, y en casos como los que afloran: con criterios perversos.

 La salud, dejó de ser un servicio esencial y tal cual ocurrió con los servicios públicos domiciliarios, pasó a ser lucrativo negocio. Todo gracias a una teoría consistente, pero cuyas fatales consecuencias no parecen haberle importado a la dirigencia política, planificadores y economistas responsables de las políticas públicas: es la misma que se formula ahora para argumentar la nueva reforma a la educación superior, asunto que, desde la práctica y los hechos, con preocupación ya han observado notables académicos y humanistas de Colombia, quienes previenen sobre la indeseable consecuencia de una reforma cuya propuesta no le apunta a mitigar la pobreza y la inequidad, al entregarle a las fuerzas del mercado la suerte de la educación de calidad y de la investigación como cimientos de la ciencia y la tecnología de la Nación.

 Y finalmente, frente a la pregunta, en qué forma entramos los investigadores y la universidad pública como  principal generadora de C&T de este país, para satisfacer la demanda académica de una Nación que reclama soberanía sobre sus recursos y mayor producción de bienes y servicios con valor agregado, dos asuntos que exigen la necesaria y urgente consolidación de nuestra Ciencia y Cultura: basta señalar que con una población mayoritariamente afectada por analfabetismo funcional, sin el conocimiento como factor de producción no se facilitará resolver el desempleo y tampoco habrá posibilidad alguna de resolver la profunda brecha de productividad del campo. Esto significa que los beneficios de la competitividad solamente abrigarán a una reducida fracción de colombianos privilegiados, ya que para las mayorías los niveles de escolaridad resultan gradualmente más bajos e insuficientes en los estratos demográficamente más extendidos, conforme se trate de los más populares, y también sustancialmente más reducidos en el medio rural que en el sector urbano.  

Desde el OAM, Ed. Circular RAC 6010

http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales

__________________________________________________________

Imagen: http://algomasenlaweb.blogspot.com

MÁS ALLA DE LAS PROFECÍAS MAYAS

Escrito por smpmanizales 17-05-2011 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/mexico-chichen-itza.jpg  

Chichén Itzá

 

Por Gonzalo Duque Escobar

 

Hace medio milenio llegaron los españoles a Yucatán, importante región del sureste de México, para encontrar en esa península el legado Maya de la región norte, cuyos asentamientos más remotos se dieron el Siglo III d. C., en esa arquitectura monumental de las esplendorosas ciudades de Chichén Itzá, Mayapán y Uxmal, y en sus contenidos culturales ofreciendo técnicas diversas con base de ingenieril y ornamentación propias, además de notación jeroglífica con registros, mitológicos e históricos soportados en el complejo sistema calendárico y matemático de este pueblo de etnias, que dan cuenta de hechos y rituales plasmados en sus inscripciones jeroglíficas, grabados y conjuntos escultóricos y pictóricos, además de costumbres y creencias aún vivas.

 

Pero al lado de la portentosa herencia cultural de los herederos directos de los Olmecas, evidencia de esa civilización cuya cumbre de desarrollo se dio hacia la última etapa del desarrollo independiente de la civilización mesoamericana, ahora se hace posible descifrar los vestigios de un importante desastre ambiental que podría explicar el por qué lo que comenzó hacia el año del 1500 a.C. desapareció por  el 900 d.C. Posiblemente la lección no se capitalizó, entre otras causas, dado el proceso de transculturación que remodeló las culturas indígenas y sentó las bases de la variada cultura mestiza de México y Centroamérica. A modo de ilustración, quedan vestigios de importantes obras hidráulicas y de rituales populares para el dios de la lluvia, Chic, a quien se le daba especial importancia.

 

La península de Yucatán, es una gran extensión y unidad geomorfológica conformada por calizas del Terciario con características muy específicas y propias, donde las reducidas fuentes de agua se relacionan con pozos y corrientes en el ambiente subterráneo del paisaje de una meseta de clima que varía de cálido húmedo en el poniente a seco y semiseco en el naciente. El vital líquido disponible en grandes depresiones, sumideros, cuevas y grietas bajo las solubles rocas del relieve casi plano, sirvió a dichos asentamientos humanos hasta haber deforestado el territorio, en especial el de la parte norte de Yucatán, ya que las técnicas constructivas emplearon la madera para fabricar la cal utilizada como materia prima para el hormigón de sus colosales estructuras.

 

Al examinar la demanda ambiental por el agua y la madera, dada la envergadura de los poblados y tamaño de sus templos, puede advertirse el desastre que pudo ocasionar el ocaso de esta civilización americana. Veamos algunos datos: el terraplén para el zócalo de un solo edificio requería el transporte de entre un cuarto y medio millón de metros cúbicos, operación que exigía varios cientos de obreros que debían alimentarse;  y emprendida la obra sobre esa acrópolis, el mortero de cal requerido se obtenía al machacar y cocer la piedra sobre una pila de madera seca, sólo que la cal viva obtenida en el proceso era poca en comparación con la cantidad de madera utilizada.

 

Que esta lección aprendida de una de las más originales y grandiosas civilizaciones antiguas y  expresión de la cultura mesoamericana, objeto de estudio en el Contexto de Astronomía que ofrecemos en el OAM de la Universidad Nacional de Colombia, sirva de algo después de cinco siglos de haberse descubierto y de casi un milenio de aportes que algunos miran apreciando únicamente la parte mágica de su calendaría, asociándola a designios apocalípticos para los cuales nada cuenta la voluntad humana. Que sirva entonces para que reflexionemos y actuemos en función de lo que ahora hacemos con el Planeta, o si se quiere para interpretar ese legado como los cambios físicos  que padece el hábitat como consecuencia de una falta de conciencia que facilita acciones desaforadas de la especie humana. 

 

Desde el OAM, Ed. Circular RAC 209

http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales

__________________________________________________________

Imagen en: http://topbesttraveldestinations.com

Quisquillas gramaticales: Cualesquiera, atrabiliario, números, concordancia

Escrito por smpmanizales 17-05-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/ / Efraim Osorio López/ 2011-05-17 00

Cualesquiera, atrabiliario, números, concordancia.
 

Una frase: "Hay un hombre en el piso por parte del Deportivo Cali" (RCN, Futbolmanía, Lucho Escobar, V-7-11). ¡Y dicen que somos nosotros, los colombianos, quienes mejor hablamos español! ¿Cómo lo hablarán, pues, los otros?

* * *

El plural del pronombre indefinido 'cualquiera' (adjetivo, a veces), 'cualesquiera', les produce terronera a muchos escritores, profesionales o no. ¿Será por el abuso de que es sujeto en las conversaciones del pueblo? Es posible. Afirmativa o no la respuesta a la pregunta, esto escribió el señor José Fernando Botero Calderón: "Desplazarse entre dos lugares cualquiera de la ciudad con el pago de un solo pasaje..." (LA PATRIA, V-7-11). No importa que sean únicamente dos los lugares, el sustantivo determinado por el numeral es plural, razón por la cual su adjetivo ('cualquiera') debe concordar con él en el mismo número, así: "Desplazarse entre dos lugares cualesquiera de la ciudad...". En 'cualquiera', como en 'quienquiera', la desinencia de plural se añade únicamente a los pronombres 'cual' y 'quien', 'cualesquiera' y 'quienesquiera'. La inflexión verbal permanece inalterable, excepto en el primero, cuando se emplea como sustantivo femenino para señalar a una mujer de mala conducta. Y así, podemos decir "unas cualquieras". O, también, para indicar que tales y tales son 'unos cualquieras', a saber, "de poca importancia".

* * *

Ya en el 2005 el veteranísimo columnista Abdón Espinosa Valderrama había caído en la trampa de la acepción de 'atrabiliario'; este año, el turno fue para otro avezadísimo columnista y curtidísimo escritor, nadie menos que Daniel Samper Pizano, quien así se despachó: "La "niebla de la guerra" (...) enturbia cuanto conocemos hasta ahora sobre la muerte del abominable terrorista. Quizás, al aclararse, resulte menos atrabiliaria de lo que parece" (El Tiempo, V-9-11). El primero confundió el adjetivo glosado con 'arbitrario', pues de él se valió para calificar el cierre de El Tiempo por orden de Gustavo Rojas Pinilla, abuelo de ese par de angelitos Morenos, con los que están encartadas la Capital y la justicia; el segundo, tal vez, con 'negra' u 'oscura' o 'bárbara' o 'aviesa' o 'inicua' o quién sabe con qué. Pero ninguno de estos apelativos es aplicable en la oración del señor Samper Pizano, ya que con el adjetivo 'atrabiliario' sólo se puede calificar el genio o el humor de las personas: un 'malgeniado' es un 'sujeto atrabiliario'. Este calificativo del temperamento hosco, huraño, intratable y antipático de algunos de nuestros prójimos, y aun de nosotros mismos, tuvo su origen en el vocablo 'atrabilis' (¡atención, crucigramistas!), que significa "cólera negra y acre o bilis negra, a la que los antiguos le atribuían la hipocondría y la melancolía", y que fue catalogada como "uno de los cuatro humores principales del organismo, según las antiguas doctrinas de Hipócrates y Galeno". De acuerdo con todo esto, no se puede, ni siquiera figuradamente, acomodarle este adjetivo a un hecho o a una situación. Tome nota, don Daniel.

* * *

En nuestra niñez cantábamos los siguientes versos: "Dos y dos son cuatro, / cuatro y dos son seis, / seis y dos son ocho, / y ocho, dieciséis". En estas frases, el plural del verbo 'ser' está bien empleado, porque en ellos los numerales, que son intrínsecamente plurales (menos 'uno', por supuesto), se pueden tomar como nombres o sustantivos, y, así, el verbo debe concordar con ellos en plural. El señor Roberto Arango Bernal quiere un comentario sobre las siguientes frases: "Cuarenta más dos son iguales a cuarenta y dos"; "Seis por seis es igual a treinta y seis" (V-9-11). Las dos, aunque mal enunciada la segunda, son correctas. Ésta, en efecto, debe ser enunciada de la siguiente manera: "Seis por seis, treinta y seis", o, "seis por seis da treinta y seis". Como también son castizas las siguientes: "Cuarenta más dos da cuarenta y dos"; y "cincuenta y ocho dividido por dos da veintinueve", porque en ellas hay dos sujetos tácitos, la 'suma', en la primera; en la segunda, la 'división'.

* * *

Usualmente, los editoriales de los periódicos son bien escritos, algunos de ellos muy bien escritos, de tal manera, que da gusto leerlos. Sin embargo, de luna en luna, y quizás por la cercanía de la hora del cierre, sus redactores cometen algunos errores, que, por lo antes sentado, pueden ser involuntarios. El Tiempo, en su editorial del jueves 12 de mayo ("Un socio para Satena"), dice: "Dado la mala rentabilidad de algunas (rutas), el nuevo socio podría estar tentado a ceder operaciones a muchos destinos apartados". El carácter que de adjetivo tienen los participios verbales, tanto presentes como pasados, hace que sean variables, los primeros, en número ('amante-es'); los segundos, en género y número. Por esto, la construcción correcta de la frase citada es ésta: " 'Dada' la mala rentabilidad...". En plural: " 'Dadas' las condiciones favorables para la discusión, y 'verificados' los participantes, comenzó el foro sobre el conflicto interno". Elemental.