Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

La clase política en invernadero

Escrito por smpmanizales 27-05-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/ / Luis Prieto Ocampo/ 2011-05-27 00

 
 
La actividad política en Manizales y en Caldas parece invernar. El ambiente no le es propicio para sus actividades tradicionales. Las autoridades de control, al parecer vivificadas, husmean los recodos que huelen a pecados mortales y veniales, muchos de los cuales han permanecido activos y tolerados, desde el primer robo a Caldas.
 
Se acercan los comicios electorales mediante los cuales serán elegidos nuevos alcaldes y gobernadores. Hasta el momento de escribir estas líneas, la ausencia de postulantes es casi total. Las administraciones que terminan tienen investigaciones rondando a su alrededor y a sus electores sumidos en una gran frustración. Se indagan posibles delitos que de prosperar y convertirse en acusaciones penales, avergonzarían al infinito, una vez más, a las gentes de Manizales y Caldas, que el Dios Creador no lo permita.

La aparición de investigadores en el circuito regional, alguna razón la mueve, porque como dice el dicho, “desde que el río suena piedras ruedan”. Una posición pública tiene que ser manejada con manos impolutas y por lo tanto por personajes impolutos, obligados a responder no solo por sus actos sino también por los de sus subordinados. Seleccionar a sus gentes de acuerdo a participaciones políticas, es echarse la soga al cuello.

Se dice que en Manizales existen personas de gran distinción, de capacidades profesionales excelsas, de lujo para lucir de Alcalde o de Gobernador, pero que prefieren estar lejos de estas nobles posiciones por el peligro de verse involucrados en líos que tengan relación con la justicia. Una timidez razonable ante una justicia que muchas veces aparenta dar palos de ciego, movida más por titulares de prensa y medios radiales, que por los códigos que reposan en el polvo del olvido.

Sin embargo, esos personajes que la sociedad indica como óptimos, están obligados a desafiar el riesgo con sus virtudes y el respeto que la sociedad honesta les prodiga. Y a salir al ruedo, en estos momentos cruciales, ojalá no tardíos, para reivindicar la integridad de su pueblo y de su raza. El solo hecho de que ese pueblo les haya propiciado el medio ambiente, para lograr su status actual, hace perentorio, que salgan a la plaza pública, a predicar sus puntos de vista y su voluntad de representar pulcramente a sus conciudadanos. Y con esa advertencia pedirles su voto, así sea en franca lid. Nada de avales políticos que vienen envenenados.

No es que estos señores que han ganado un alto puesto social, no sientan en su fuero interno esa obligación y una natural vanidad, de conquistar el liderazgo popular y su representación en puestos públicos. Ser alcalde de su pueblo emanado en una confrontación pública, es el galardón máximo a que un hombre de bien puede aspirar.

Las aprensiones que naturalmente puedan sentir, hay que vencerlas. Serán bien recibidos, nadie cree ya en promeseros que los han engañado por años. Respetan mucho más a líderes que pueden mostrar obras concretas, empresas que han dado trabajo y lustre a su ciudad.

 
La Alcaldía e igualmente la Gobernación son usualmente considerados bastiones políticos. Pero en muchos países se ha permitido la permanencia de alcaldes y gobernadores hasta por quince o veinte años en sus solios, porque sus gestiones en pro de sus conciudadanos, representados en obras y desarrollo, así lo demandan.

En Colombia esto no ocurre porque las normas políticas no permiten reelecciones indefinidas. Pero sí es posible pedir a los hombres de empresa, que presten su nombre para tales posiciones, aunque fuera por tiempos más cortos. Se trata de vincular personajes de ese prestigio, como algo natural y lógico al servicio público y al bien de gentes siempre expectantes. Lo que hay que hacer por Caldas y por su capital concluye que lo que se precisa son programas más empresariales que otra cosa. Programas grandes y audaces como es el caso de las transformaciones que urgen especialmente en Manizales.

PARIS.... UN SUEÑO (Toi qui passes sans me voir)

Escrito por smpmanizales 27-05-2011 en General. Comentarios (0)

PARIS.... UN SUEÑO (Toi qui passes sans me voir)


Por: CARLOS A. VALENCIA O.


París había sido liberado del yugo alemán hacía ya como cuatro años. Era la posguerra con sus esperanzas y sus incertidumbres.  Pero París había vuelto a ser el París universal con sus artistas, su bohemia, su lindas mujeres, sus escritores, sus pintores.
 
París... y se quedó pensativa.  Como a todos aquellos que posan de intelectuales, ó efectivamente lo son,  Paris era una meta en su vida.  Pero estaba tan lejos, muy lejos de sus posibilidades.
 
Además, había muchas cosas que tendrían que obviarse para poder estar allá:  dinero, tiempo, disponibilidad y, sobre todas las cosas, alejarse de su familia.  Para otros eso sería lo de menos, pero no para ella. Era muy apegada a los suyos porque eran muy unidos, habían ganado muchas duras batallas a la vida.  Definitivamente era el escollo principal... su familia.  Ya tenía 20 años al lado de los suyos trabajando, soñando,  estudiando, trabajando, estudiando, soñando... con París.
 
Y leía a más no poder ya que era más barato que viajar y más fácil que dejar a su mamá viuda y a sus hermanos huérfanos de padre.  Y ella era a la vez el papá y la hermana mayor.   Pero... ¿y París y las canciones y los escritores y la bohemia y el río Sena y Montmartre y los campos Elíseos y la Rue de la Paix y....
 
¡ Despierta ¡ Es tu vida y no un sueño  ¿Y por qué no?  Después de todo la vida está hecha de sueños, si todo lo que vemos hecho realidad anteriormente fue un sueño, muchos sueños. Quien no sueña no despierta a la vida y quien no despierta de un sueño y se enfrenta a la realidad está muerto.  Una rara combinación de sueño y realidad.  ¿Y dónde termina uno y empieza la otra?
 
Sabía todas las canciones de Edith Piaf, (le fascinaba su pronunciación de las erres, su voz dolida y su vida hecha pedazos por tanta decepción amorosa y eso lo había sabido por las revistas del espectáculo)  Conocía otras tantas de Charles Aznavour (su “Venecia sin ti” le taladraba el alma).   Había visto todas las películas de Jean Paul  Belmondo y otras tantas de Jean Gabin, unas cuantas de  Ives Montand. ¡Ahhh!  “El Salario del Miedo”  Esa la impactó. Pero su romanticismo, su deseo de conocer a Paris despertó con una vieja, muy vieja canción con un título muy largo: “Toi qui passes sans me voir” –Tú que pasas sin verme,  cantada por Jean Sablon.  ¿Todavía existiría Jean Sablon?  Esta canción fue una de sus máximas alegrías y una de sus primeras frustraciones sentimentales.
 
Casi no consigue el dinero para comprar el disco y luégo casi no recopila para comprar el tocadiscos.  “Toi qui passes sans me voir” sonó y sonó y sonó casi hasta que la aguja de zafiro lo perforó de lado a lado. Era un disco de acetato de 78 revoluciones por minuto que ella guardaba como un tesoro en un estuche de cartón grueso que le había construido para protegerlo.  Y lo sacaba diariamente para escuchar la varonil, enamoradísima y romántica voz de Jean Sablon.  El parecía repetirle al oído: “Tú que pasas sin verme....” cuando su hermanita Alicia, sin fijarse, sin premeditación alguna asentó su región glútea sobre el preciado disco que estaba sobre la cama, dejándolo convertido en pedacitos.
 
Lloró, lloró y lloró todo un día.  Nada servía para calmarla: ni las insistentes excusas de su asustada y arrepentida hermanita, ni las súplicas de su madre ni de su hermanito. Todo estaba perdido.  Ya no volvería a escuchar la romántica voz de su ídolo Jean Sablon. La vida no tenía sentido.  Sólo curaría su amarga y profunda pena una visita a París.  Quizás allá podría matar dos ó tres pájaros de un solo disparo: conocer a París, conseguir el disco  y quizás suspirar ante la presencia de Jean Sablon, si era que todavía existía.
 
Pero... NO.  París estaba muy lejos y  los problemas de su familia demasiado cerca.  Así que siguió conformándose con los discos de Edith Piaf y de Charles Aznavour.  Porque el “Toi qui passes sans me voir” de Jean Sablon sólo era un triste recuerdo en su muy triste vida.
 
 
F  I  N

Estrategia ambiental para el desarrollo de la región

Escrito por smpmanizales 24-05-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/ / Paula Milena Franco*| Manizales/2011-05-23 00

 

Los PAI, son una alternativa para el manejo integral de cuencas. La Corporación Aldea Global trabaja con Corpocaldas en la elaboración de estos planes. Sostenible.

 

 
http://smpmanizales.blogspot.es/img/bosque-q-mzls.gif 

Caída de agua en la cuenca de la Quebrada Manizales.

 

 

 

Ocho Planes de Acción Inmediatos (PAI) se adelantan en Caldas, Tolima y Risaralda como estrategia de corto y mediano plazo para resolver los principales conflictos sociales y ambientales, en jurisdicciones de Marmato, Manizales, La Dorada, Villamaría, Chinchiná y municipios que hacen parte de cuencas compartidas como las de los ríos San Francisco, Guarinó y parte baja de La Miel. En la estrategia liderada desde Corpocaldas participan comunidades de base, instituciones y empresas.

 

Los PAI surgen como respuesta de Corpocaldas a necesidades sentidas,

identificadas por los actores sociales, donde todos se comprometen y le aportan a un proceso interinstitucional coordinado, en asocio con actores estratégicos vinculados al territorio.

 

Algunos de los que han apoyado esta estrategia son la Chec, el Programa de Paz del Magdalena Centro, las administraciones locales, actores estratégicos como Carder y Cortolima, con quienes comparte cuencas. También Isagén, GIZ, Tolipaz, Fundación Ecológica Cafetera, SMP de Marsella, Chinchiná y Manizales, Aquamaná, Academia, Empocaldas, Buencafé, Fundación Lúker, Andi, CDC, Cámaras de Comercio y ONG locales y regionales, entre otros.

 

 

A continuación presentamos el Abecé de los PAI 

http://smpmanizales.blogspot.es/img/pai-corpocaldas.gif

¿Qué son los PAI?

 

Son instrumentos de intervención concertada, concebidos desde el 2008, para atender el problema socioambiental y facilitar el ordenamiento del territorio. Se usan como una herramienta de planeación con participación social bajo el eslogan "Alianzas para la vida". El calentamiento global, entre otros factores, evidencia la vulnerabilidad de la población y profundos conflictos en el uso y manejo del suelo. De ahí la importancia de identificar con las comunidades acciones emblemáticas y convocar la gestión institucional coordinada y la participación del sector empresarial.

 


¿Cómo funciona?

 

Para el diseño e implementación de la estrategia, para cada PAI se conforma un Grupo Motor integrado por los actores más representativos del territorio, contando con el concurso metodológico de la Corporación Aldea Global.

 


¿Qué beneficio traen los PAI?

 

Su impacto positivo aporta al ordenamiento del territorio y a la recuperación de cuencas, con la recuperación del tejido social, el mejoramiento de las condiciones de vida, calidad y cantidad del recurso hídrico, mitigación de los fenómenos de erosión, gestión del riesgo, entre otros. Estos asuntos exigen la apropiación social de los procesos de cambio y el compromiso de actores sociales en general; sin ello no se puede garantizar la sostenibilidad ambiental, social y económica en el territorio.

 


¿Quienes participan?

 

Dados los problemas sociales y ambientales, se identifican y reconocen las acciones emblemáticas dentro de un consenso; se constituye un Grupo Motor conformado por representantes de la sociedad civil, actores económicos, institucionales, académicos y entes territoriales, cuya tarea es gestionar y dinamizar la apropiación del PAI, con base en el reconocimiento de saberes, expectativas y principios rectores, como solidaridad, inclusión, confianza, respeto, tolerancia, justicia y equidad.

 

 

http://smpmanizales.blogspot.es/img/lideres-marmato.gif 

Reuniones como esta en Marmato se hacen con la comunidad para concertar los PAI.

 

  


Escenarios de los PAI


 

Algunos de los PAI que se trabajan en Caldas y escenario de las cuencas:

 

* Microcuenca de la Quebrada Manizales: La magnitud de los eventos hidrometeorológicos y la contaminación industrial de las quebradas en estos territorios, justifican el PAI.

 

* Cuenca de la Quebrada Cameguadua: Chinchiná tiene este escenario como elemento articulador de un desarrollo urbano, que enfrenta grandes desafíos en virtud de la presión que se ejerce sobre su territorio.

 

* Cuenca del Río San Francisco: Sobre el importante potencial de Marsella ha gravitado la degradación de la cuenca del San Francisco, acentuándose su problema social en la parte alta y la ambiental en el deterioro de su vía principal.

 

* Subcuenca Río Claro: es potencial escenario para el turismo regional y al tiempo, una expresión de los conflictos entre uso y aptitud del suelo en Villamaría.

 

* Cuenca baja del río La Miel: El Programa de Paz del Magdalena Centro, como gestor de paz, apoyado en la responsabilidad social de Isagén, atiende la problemática que enfrentan los pobladores de la cuenca baja de La Miel, consecuencia de la operación del embalse. Los beneficiarios son vecinos de Sonsón y La Dorada.

 

* Cuenca del Río Guarinó y Charca de Guarinocito: El aprovechamiento del recurso hídrico de esta cuenca, compartida entre Caldas y Tolima, involucra nueve municipios, pero también tres territorios con identidad cultural diferente: alta cordillera, Magdalena Centro y comunidades cafeteras.

 

* Municipios de Marmato y La Dorada: Los mayores conflictos socioambientales de Colombia cruzan por los escenarios mineros, energéticos y de macroproyectos. Marmato entra por las expectativas sobre su recurso aurífero, y La Dorada por la convergencia de varios factores que se suman a las inundaciones del Magdalena.

 

 

 

¿Dónde obtengo más información?

 

Si requiere más información sobre los PAI, puede dirigirse a Corpocaldas (www.corpocaldas.gov.co) o a la Corporación Aldea Global (www.coraldeaglobal.org).


* Corporación Aldea Global.

E M A

Escrito por smpmanizales 24-05-2011 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

E  M  A (306)
 
Les confieso, mis buenos amigos y amigas, que durante muchos años estuve pensando en escribir algo sobre el particular.  El tema no es propiamente el más descrestador o aleccionante del mundo, pero ha llegado el momento de hablar sobre ello.  Dejemos de dar vueltas y entremos en materia sin más dilación:
 
¿Saben ustedes cuál fue la primera palabra que escribí en mi vida sin ayuda de una cartilla o de un maestro?  Se van a reir cuando les diga que fue EMA, así sin dos EMES y era el nombre de una vecinita quien vivía dos casas más hacia el occidente de la mía.  EMA era hermana de Jaime y de Leonor.  Jaime era mi compañerito de juegos infantiles además de mi compañero de estudio en segundo de Primaria en la Escuela Zea.  Eramos un par de niños de ocho añitos.
 
Leonor era la mayor y estaba casada con un sargento de la Policía, cuyo nombre no recuerdo, y aunque llevaban varios años de casados no habían podido tener hijos.  No sé si deba contarles que el Sargento marido de Leonor se suicidó de un disparo.  El motivo de su fatal determinalción nunca lo supe, pero su muerte sí causó un gran revuelo en el vecindario.  Ella quedó viuda muy jóven y que yo sepa nunca se volvió a casar.  No es mi intención narrar tragedias hogareñas, simplemente al mencionar a Ema y a Jaime, recordé la tragedia de su hermana.  Pero volvamos a Ema:
 
Lo primero que un niño de escuela aprende a escribir es la palabra MAMÁ.  Fuera de esa palabra mágica e indispensable yo aprendí a escribir el nombre de mi amiguita y eso me marcó de por vida.  No sé por qué la consideré, y todavía la considero, como un logro muy personal.  Es que eso de juntar una E más una M y luego una A  y con esas letras formar el nombre de una persona, me pareció entonces como uno de los mayores descubrimientos de mis primeros años.  Y con razón: estaba aprendiendo la magia de escribir algo original y no simplemente la repetición de las palabras de la Cartilla de leer: “Mi mamá me ama, amo a mi mamá.  Pedro puede pintar.  Paquito Pérez pide plata a su papá”   Con EMA se me abrió un nuevo mundo. Por ejemplo: podría aventurarme a escribir algo más complicado como: “Ema ama a Paquito Pérez y le pide plata a su mamá”.  Con Ema descubrí que se podían utilizar las mismas palabras, combinarlas para formar otras ideas y eso me pareció simplemente ¡espectacular!  Y todavía sigo creyendo que es ¡ESPECTACULAR!
 
Cualquiera puede decir, y está en todo su derecho, que le parece una soberana pendejada escribir sobre algo tan sencillo, obvio e intrascendente como lo que les estoy contando.  Y a ratos me pregunto por qué me encaprichó tanto ese mi primer logro literario tan pequeño pero que para mí fue algo muy excepcional.  Creo que en ello juega un papel muy importante el ambiente en el cual se vivieron lo primeros años.  La familia, el barrio, los amigos son cosas que quedan grabados por los años de los años.  Ahí se encuentra de todo: alegrías, tristezas, decepciones, pequeños y grandes momentos que se incrustan en el recuerdo por siempre.  Pero lo más importante son las personas que nos rodearon cuando apenas empezábamos a conocer el mundo.
 
Ese mundo sin estrenar de los niños para ellos es muy grande pero para las personas mayores es muy pequeño en ciertos aspectos, especialmente en lo relacionado con las experiencias de la vida.  Las pequeñas  penas y decepciones de los infantes son naderías para los mayores porque ellos ya pasaron por ahí, lloraron por pequeñeces, se preocuparon por problemas que parecían insolubles.  Todos hemos hecho esa escuela.  Hasta los problemas sentimentales son todos un víacrucis los que, con el paso del tiempo, no eran tan graves como parecían.
 
Como casi todas las mujeres a sus 17 años, Ema se enamoró por primera vez de un muchacho que conoció en una de esas fiestas caseras en la que hubo derroche de gaseosas, empanadas y chorizos, al ritmo de una vieja radiola con boleros.  Si mal no recuerdo era la celebración de los quince años de una amiguita de nombre Mariela.  Entre vaso de Coca cola y empanada, Ema y Gustavo empezaron a gustarse. (Los muchachos de ahora dirían que fue una “fiesta zanahoria”)  Yo observaba atentamente desde una ventana que daba a la calle porque estaba demasiado pequeño para estar metido “entre los grandes”.  A los pocos días ella estaba caminando en las nubes y el muchacho se sentía el hombre más felíz del mundo.  Hasta que su romance “frenó en seco”: a Gustavo lo llamaron a pagar servicio militar en una guarnición en Cali.
 
Por esos años la distancia entre Manizales y Cali era el triple o el cuádruple de lo que hoy es en cuanto a horas de viaje en bus, duraba más de un día por carreteras deplorables.   Y la separación imperiosa de los amantes los puso a llorar a mares.  Un mar de lágrimas y de recuerdos mojó su incipiente romance.  Sumado a todo eso la dificultad en comunicaciones epistolares y telefónicas que demoraban semanas.
 
Cuando empecé este relato no era mi intención meterme en las entretelas de los corazones de dos novios.  Pero el caso de Ema y de Gustavo suscitó más de un chisme entre las viejas del barrio.  Por esos años una decepción amorosa era tema obligado de conversación, porque no existían ni siquiera las radionovelas, mucho menos la Internet, ni el mundo estaba controlado por Facebook, Twitter o Wikileaks.  Ese torrente de información que hoy nos apabulla no existía por esos años y por consiguiente los temas de conversación se reducían a los problemas de las personas, algo que se sabía “por el correo de las brujas”.  (¿Por eso sería que llamaban “brujas” a las viejas chismosas?)
 
Esas “corresponsales” eran duchas en armar dramas y en arreglarle la vida a todo el mundo:
 
-        ¡Ay… cómo te parece querida que al noviecito  de Ema se lo llevaron pal cuartel!
-        ¡No me digás!  Pobre muchachita con lo tragada que estaba y hasta de matrimonio habían hablado…
-        ¿Sí… quién te lo contó?
-        Noooo… pues nadie.  Es que me lo imagino.
-        Una cosa es imaginar, querida, y otra es que sea verdad…
-        ¡Ahg… pero vos te estás poniendo como muy exigente!  ¿Entonces pa qué se “cuadran” los novios si no es pa casarse?
-        O para “arrejuntarse”…
-        Yo no dije eso.  Y eso sí me parece grave…
-        ¡Ahhh, no… le estás “poniendo mucha tiza al cuento”!
 
Yo por mi parte digo que dejemos la cosa así, porque meterse uno en chismes de cocina hasta “resulta chamuscado”.  Pero no me aguanto el deseo de terminar el cuento  para evitar habladurías.
 
En cuanto a Jaime (que era un cabo que se me estaba quedando suelto) debo decir que fuimos compañeros como hasta cuarto de primaria y luego no volví a saber de él, hasta años más tarde en los que lo ví convertido en zapatero remendón en un tallercito que puso por los lados de las galerías.  Al año y medio Gustavo regresó de prestar su servicio militar, orgullosamente lo habían ascendido a Cabo Segundo, entró a trabajar en la carpintería de su papá, ahorró algún dinero y terminó casándose con Ema.  La última vez que supe de ellos ya tenían dos hijos, un niño y una niña de dos y tres añitos y en el vientre de Ema ya venía el tercer hijo.  ¡Qué familias tan prolíficas las nuestras!
 
La historiecita esta no fue una cosa del otro mundo, pero el nombre de la protagonista me la inspiró porque fue la primera palabra que pude escribir de mi propio talento, sin ayuda de la Cartilla “Alegría de Leer” de los Hermanos Quintana, y sin recibir ayuda de ninguno de mis dos maestros de primeras letras: de doña Ramona, que tenía una escuelita a la vuelta de mi casa, ni de don Jesús María Martínez a quien Dios tenga en su gloria por la infinita paciencia que tuvo conmigo enseñándome las indispensables primeras letras.
 
Lo de  “La Escuelita de doña Ramona” en donde aprendí a utilizar pizarrón y esponja, podría servir de tema para futuros relatos y alguno de estos  días “me aviento y los cuento”.
 
NOS VIMOS.

Relevancia del proyecto Aeropuerto del Café *

Escrito por smpmanizales 21-05-2011 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/aerocafe-cuenca.gif 

Cuenca aeroportuaria del Aeropuerto del Café, en Palestina Caldas: al norte, hasta el nor-occidente y norte de Caldas; al sur y al oeste, hasta Risaralda y sur-este caldense; y al este, hasta el norte del Tolima y alto oriente caldense. Los municipios cercanos directamente beneficiados, son: Manizales, Pereira, Palestina, Chinchiná, Santa Rosa de Cabal,  Marsella y Dosquebradas. La asimetría de la cuenca se relaciona con las cuencas aeroportuarias de Palmaseca en Palmira, José María Córdoba de Rionegro y Santiago Vila de Flandes.

 

Por Gonzalo Duque Escobar 

 

Mientras el costo del Aeropuerto Internacional de Hong Kong, se estimó en US 15 mil millones, el Aeropuerto del Café desarrollado hasta la pista de 3.600 metros podría costar el tres por ciento de esa cifra.  La primera cuantía cifrada en un valor comparable al monto de las reservas o de la deuda externa de un país promedio en vía de desarrollo, se explica por el rol económico de dicha  urbe como centro financiero y comercial. Los US 15 mil millones, más que un gasto, fueron una inversión que se hizo para que la economía de la ciudad resultara viable, dado su carácter protagónico como nodo del transporte mundial y como centro económico de Asia.

 

Ahora, reconociendo tal cual lo he señalado desde años antes, que el Aeropuerto del Café debe ganarse la voluntad política y reconocimiento regional, que no tendría bancabilidad sin un desarrollo ulterior hasta dotarlo de una pista de 3600 m cuya financiación debe ser objeto de la inversión privada y no del gasto público, entonces obligado a los argumentos para los contradictores del proyecto, señalo algunos que para la ocasión  no deberían pasar por alto.

En un artículo que titulé “Aerocafé, uno de los tres aeropuertos competitivos de Colombia”, de enero 17 de 2000, en el que empezaba señalando que dicho nombre,  para el entonces Aeropuerto de Palestina, sí le aportaría al país y al proyecto de construir esta región cafetera, señalaba para el caso de Colombia las diferencias entre los aeropuertos de Cali, Barranquilla y Aerocafé que cumplían bien, con los del resto del país: El Dorado por su altitud impide que los Jumbos no puedan salir de Bogotá a Europa o Santiago, full carga, pasajeros y combustible; Rionegro “vive cerrado”; Cartagena resulta estrecho, y los demás, como ocurre en La Nubia y Matecaña de Pereira, o poseen pistas cortas o se opera con la ciudad encima y por una misma cabecera. Señalaba además que aunque la evaluación de Matecaña, hecha por la firma Corporación Aeropuerto de Paris en 1982, propusiera llevar el escenario hacia Cartago, en virtud de los posteriores desarrollos viales el aeropuerto de Santa Ana ha dejado de ser estratégico por no contar ahora con su “cuenca propia”,  que es su territorio o radio de influencia estimado en una hora por tierra, lo que significa que el ya depreciado aeropuerto de Palmaseca y Sata Ana en Cartago, se interfieren y compiten, mientras que Aerocafé cuenta con “cuenca propia”. Igualmente, lo anterior sumado a que la longitud de pista en Cartago es de 2200 m, extensión equivalente a 2700 m en Palestina por ser más alto, explica por qué en tantos años de existencia Santa Ana no haya generado mayor impacto regional.

Y a pesar de señalar que en Palestina Aerocafé no admite segunda pista, pero sí un Jumbo levantando más carga, los argumentos que muestran la bancabilidad de Aerocafé se han ido consolidando. Las tarifas de pasajero y carga más competitivas tienen que ver con dos puntos: primero porque en aeropuertos de pista corta como son las otras pistas del Eje Cafetero, los aviones medianos y pequeños no pueden ofrecer tarifas reducidas, ni fletes bajos; de ahí que sólo tengamos exportaciones importantes de flores en Rionegro y El Dorado. Esto es similar a lo que ocurre con Buenaventura o Cartagena operando con barcos Panamax, donde los fletes marítimos resultan 5 veces superiores a los que ofrecerán los barcos súper-pospánamax que transitarán el Canal de Panamá cuando esté ampliado. El segundo punto, que  de acuerdo con lo señalado por la organización que agrupa a los pilotos civiles de Colombia, Aerocafé ofrece condiciones para costos de fleteo superiores a las de Rionegro y El Dorado: un Jumbo que podrá despegar de Palestina con 112 mil libras, levanta 75 mil libras en el aeropuerto de Rionegro y 83 mil libras en El Dorado; esto sumado a su ubicación de privilegio en el centro de Colombia, permite pensar que también Aerocafé podría generar un centro de convergencias aéreas alterno a El Dorado dada su limitación por los 2550 m de altitud.

En materia de empleo y trabajo, variable socio-económica sensible para las capitales cafeteras, basta señalar que el primer empleador en las grandes megalópolis del planeta, es el puerto o el aeropuerto, tal cual ocurre en Chicago o Atlanta con el Aeropuerto, o en New York, Hog Kong y Amsterdam, ciudades donde puerto y aeropuerto compiten. En estos casos no se trata de los empleados del terminal, sino de personas  que se ocupan en actividades y empresas que se fundamentan en el medio de transporte dependiendo absolutamente de él. De ahí la importancia de ver un aeropuerto más allá de la pista o los puertos mirando más allá del malecón: viéndolos como nodos del transporte y como corredores logísticos.

Por lo anterior, recalco la necesidad de  reformular los instrumentos de planificación y desarrollo de los municipios vecinos, para ordenar sus territorios de forma coherente y adecuarlos a los impactos de Aerocafé. Para el efecto habrá de implementarse políticas y acciones orientadas a la reconversión industrial y agropecuaria de cara a los conflictos de los actuales usos de recursos y procesos productivos, donde urge la producción limpia y el desarrollo tecnológico y cultural, y una gestión mediante la articulación de actores estratégicos (gobierno, academia, empresa y sociedad civil), concertando y desarrollando nuevas condiciones para subsectores específicos que respondan a las fortalezas culturales y naturales de la Ecorregión Cafetera, dado que Aerocafé puede dar cuenta de nuestras limitaciones de conectividad como territorio mediterráneo, facilitando actividades tales como agroindustria, flores, confecciones, artefactos y servicios tecnológicos de alto valor agregado, turismo y otros servicios.

---

Nota: Fragmento tomado de “El aporte ético y técnico de la UN en Aerocafé”  Gonzalo Duque Escobar,  Universidad Nacional de Colombia, Manizales, abril de 2011. http://www.bdigital.unal.edu.co/3486/ 

 

Imagen:

Cuenca de Aerocafé: adaptada de Google Earth

 

Referencias:

Enlaces sobre El Aeropuerto del Café, en: http://smpmanizales.blogspot.es/1296399540/aerocafe/  

Fundamentos de Economía del Transporte, en: http://economiaytransportes.galeon.com