Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Emergencia nuclear en Japón ya es igual a la de Chernobil

Escrito por smpmanizales 12-04-2011 en General. Comentarios (0)

El Espectador/ El Mundo | Bogotá, 11 Abr 2011 - 10:03 pm

Por: Con información de EFE

 

Agencia de Seguridad Nuclear de Japón elevó la gravedad del accidente al mismo nivel que aquel ocurrido en Ucrania.

 

Planta de Chernobil
Foto: EFE
Foto del 19 de abril de 2010 que muestra el reactor 4 de la central nuclear de Chernobil, donde el 26 de abril de 1986 se produjo una explosión, en la entonces República Socialista Soviética de Ucrania, considerado el mayor accidente nuclear de la historia.
 
La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón decidió este lunes elevar la gravedad del accidente nuclear de Fukushima de 5 al máximo de 7, con lo que lo equipara con el ocurrido en Chernobil (Ucrania) en 1986.
 

La agencia indicó que los reactores dañados desde el tsunami del 11 de marzo en la central nuclear de Fukushima Daiichi han estado liberando grandes cantidades de sustancias radiactivas al aire, que se corresponden con el nivel 7 fijado en la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES).

 

No obstante, la agencia recordó que las emisiones radiactivas de la central de Fukushima son un 10 por ciento de las que se liberaron durante el accidente de Chernobil, que se produjo cuando el reactor operaba a máxima capacidad, mientras en Japón las operaciones se habían detenido por el terremoto.

 

El portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear, Hidehiko Nishiyama, dijo que, a diferencia de Chernobil, en Fukushima el nivel de radiación, pese a ser alto, permite que los operarios trabajen en las instalaciones para estabilizar las cuatro unidades más dañadas.

 

Nishiyama insistió en que los dos accidentes -los únicos que han recibido la calificación 7 de INES- son diferentes, ya que en Chernobil explotó el núcleo del reactor, mientras en Fukushima las detonaciones de hidrógeno afectaron al edificio externo de las unidades.

 

El aumento de la gravedad del accidente en la escala internacional está basado en los cálculos provisionales de la agencia nuclear japonesa, que ha detectado altas concentraciones de cesio y yodo radiactivo en la zona. Según Nishiyama, las emisiones de yodo 131 desde el inicio de la crisis superan los 10.000 terabecquerel, por debajo de los cientos de miles de terabecquerel que se emitieron en Chernobil (Ucrania).
 
El 18 de marzo, una semana después de el devastador tsunami, Japón elevó la gravedad en Fukushima de 4 al nivel de 5, que lo situaba al nivel del accidente de la central nuclear estadounidense de Three Miles Island en 1979. El lunes, el gobierno decidió, además, que ampliará las zonas de evacuación a otras zonas fuera del perímetro de veinte kilómetros desde la central, entre ellas el pueblo de Iitate a cuarenta kilómetros de distancia.

 

 

  • Con información de EFE | Elespectador.com

Apuntes a la reforma de la educación superior (I)

Escrito por smpmanizales 12-04-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria / Ricardo Gómez Giraldo /2011-04-12 00

 

 

No hay duda. La propuesta del Gobierno Nacional respecto a la Ley 30, conocida como la Ley de la Educación Superior, es un audaz intento de reforma. Merece muchos comentarios, pero me centraré en dos aspectos estratégicos y de fondo sobre este proyecto.

 

Se trata de 1) la política de educación superior y el modelo de financiación de las universidades públicas, y 2) cobertura, calidad, sistema económico competitivo e incluyente y permiso de lucro. Esta segunda parte la trataré en una próxima entrega.

 

Lo primero que hay que preguntarle a la reforma, como política de educación superior y modelo de financiación de las universidades públicas, es si existe un enfoque específico para la educación superior colombiana en el proyecto, sea para la equidad, para la competitividad, para formar la élite intelectual, para formación para el trabajo o para ofrecer cupos ante la explosión de bachilleres en Colombia.

 

Mi interpretación es que el foco del proyecto es este último, es decir, cobertura. Por eso, se contempla crear universidades con ánimo de lucro, con las que se cumplirán de manera expedita la meta necesaria y "formal" de que los bachilleres accedan a la educación superior.

 

Si es así, se debe definir si las universidades públicas podemos crecer indefinidamente con la capacidad de financiación que tiene la sociedad y que proviene del Gobierno y de particulares. Solo teniendo esto claro, se podrá saber cuál es el modelo adecuado de financiación sostenible para la educación superior pública colombiana.

 

Estoy convencido de que mejor tenemos que apostarle a fortalecer el bien público que es la educación superior estatal, como una herramienta de equidad en la calidad. Mejor dicho, que nuestras universidades públicas no sean un instrumento principalmente de cobertura (menos aún, si no hay dinero cuantioso), pero sí que logremos que sean las mejores en calidad, las de referencia, como en Brasil.

 

Con la desfinanciación de las últimas dos décadas, causada por aumento de matriculados con el mismo aporte estatal, no es consecuente exigir o sugerir que las universidades públicas sigan creciendo en cobertura sin arriesgar la calidad, pues el Gobierno mismo reconoce sus dificultades fiscales.

 

Prefiero una decisión política estratégica que contemple que las universidades privadas, a través del subsidio a la demanda (créditos Icetex), satisfagan la masificación universitaria y que se fortalezcan las universidades públicas como referente nacional en los mejores pregrados y postgrados, al igual que en investigación e innovación.

 

Esto es posible y deseable, porque solo la educación pública de alta calidad, aumenta la equidad y la competitividad de una nación que carece de ambas. Las universidades públicas necesitamos el dinero del Estado (esto es de Perogrullo) y si queremos calidad, tenemos que tener ingresos per cápita acordes.

 

En las mejores universidades privadas del país se pagan matrículas de hasta $14 millones semestrales. En las públicas nunca será posible ni deseable exigir matrículas que se acerquen a los costos de operación de cualquier carrera, menos al ser un país tan desigual como el nuestro. Tampoco podemos ofrecer créditos de ese tamaño, pues serían muy difíciles de pagar.

 

En China, donde todos los estudiantes universitarios pagan por matrículas en las instituciones de educación superior públicas, el Estado aporta gran parte del costo real de cada estudiante universitario, costo que es de más o menos $18 millones anuales, en las universidades de excelencia.

 

Si Colombia quiere tener universidades de alto nivel y más competitivas mundialmente, el aporte del Gobierno debe aumentar. Hoy en Colombia, el aporte estatal a las 32 universidades públicas es de unos $4 millones anuales, por estudiante.

Quisquillas gramaticales: Allende-aquende, otrora, tema, óptimo

Escrito por smpmanizales 12-04-2011 en General. Comentarios (0)

 La Patria / Efraim Osorio López / 2011-04-12 00

 

Allende-aquende, otrora, tema, óptimo
 

"Pero, sobre todos, estaba bien con Reinaldos de Montalbán, y más cuando le veía salir de su castillo y robar cuanto topaba, y cuando en allende robó aquel ídolo de Mahoma que era todo de oro, según dice su historia" (Don Quijote de la Mancha, I, I). En este pasaje, don Miguel de Cervantes le da al vocablo ‘allende’ la naturaleza de sustantivo, porque en él significa ‘ultramar’. Actualmente se emplea sólo como preposición (con el significado de "de la parte de allá, más allá de"), y adverbio (con el significado de "además"). El diccionario de María Moliner le asigna únicamente el carácter de adverbio, y da como ejemplos los siguientes: "Allende los mares. Allende el estrecho de Gibraltar". Con lo que no estoy de acuerdo, porque el oficio del adverbio en la oración es modificar verbos, adjetivos y adverbios; el de la preposición, en cambio, es introducir complementos, oficio que desempeña ‘allende’ en los ejemplos del diccionario citado. Sea como fuere, y porque significa "más allá de" (‘locución prepositiva...), la palabra tratada no necesita la preposición ‘de’, que, por tanto, redunda en la siguiente oración: "...la SMP es la organización que ha aglutinado el esfuerzo de la comunidad allende de la jurisdicción del gobierno" (LA PATRIA, Pedro Felipe Hoyos K., III-30-11). "… allende la jurisdicción del gobierno", señor. Lo mismo vale para la preposición ‘aquende’ ("de la parte de acá", "del lado de acá"). Es justo anotar aquí que El Diccionario, como 4a. acepción de ‘allende’, asienta ésta: "4. Además de, fuera de. ‘Allende DE ser hermosa, era discreta’ ". No obstante, hoy en día nadie habla de esta manera. Y no olvidemos que hay dos ‘Allendes’ famosos, un ex presidente de Chile, Salvador (que en paz esté); e Isabel, sobrina suya y fecundísima escritora.

 

* * *

 

¡A propósito!, el adverbio de tiempo ‘otrora’ (de ‘otra hora’) rechaza también la preposición, ‘en’ en su caso, porque significa "en otro tiempo, en otros tiempos, antes, antiguamente". Para la Línea Directa de LA PATRIA, el señor Pedro Claver González habló de la siguiente manera, y de la misma fue transcrito su discurso: "Da rabia que por los malos manejos de esta empresa en otrora tuvieran que entregarlas a manos exógenas" (IV-7-11). "… otrora tuvieran que entregarla...", es suficiente, porque es como si el adverbio tuviera la preposición incorporada; y, además, castizo. ¿Manos exógenas?

 

* * *

 

No hay adjetivo que califique con justedad la molestia que siente el señor Rafael Antonio Zuluaga Villegas cuando lee o escucha la palabra ‘tema’, usada y abusada por todo el mundo. Y la razón le asiste, porque dondequiera que se hable castellano, aquí y en Venezuela y en Estados Unidos y en España y en Argentina y en Guatemala y en Neira, el uso desaforado y ya inatajable de la palabreja se volvió intolerable. Para la profesora Edith Angélica Bustos Crèmieux es una muletilla que emplean sin necesidad o, peor aún, bárbaramente, anteponiéndola a los complementos de la oración, destruyendo así su estructuración lógica. Ella, preocupada siempre por nuestro hermoso idioma, me envió más de una docena de ejemplos, escuchados en alguna emisora de Caracol, y en los cuales, ¡cómo no!, sobran las palabras EL TEMA DE. Analícelos, señor, y lo verá: "Hemos estado trabajando sobre EL TEMA DE las violaciones a los derechos de los indígenas". "Varias vías fueron afectadas por EL TEMA DE los derrumbes". "Se aplicará ley que ampara EL TEMA DE las víctimas". Y éstos, del alcalde de Medellín, entrevistado por Darío Arizmendi: "Estamos preocupados por EL TEMA DE la seguridad de Medellín". "Hemos establecido para EL TEMA DE los jóvenes y DE los niños el sistema de comunidades protectoras en la común 13". Pero el súmmum, la tapa del congolo, sí es este ejemplo, ejemplo de ejemplos: "Este grupo de antisociales se dedica AL TEMA DEL hurto de residencias". Si no fuera por la gravedad del atropello que con estas muestras se comete contra el lenguaje culto, serían hasta chistosas, muy apropiadas para Sábados Felices o para los monólogos del amo y señor de Venezuela. ¡Sí, señor!

 

* * *

 

Pie de foto de LA PATRIA: "Mientras ellos piden espacios más óptimos, la alcaldía responde que se mejorará, pero no en todo" (III-29-11). ‘Óptimo’ es el grado superlativo irregular del adjetivo ‘bueno’; el regular es ‘buenísimo’ (también ‘bonísimo’, poco usado) o ‘muy bueno’. Como el ‘superlativo’ se aplica al grado máximo que puede alcanzar alguna cualidad, no admite el adverbio ‘más’. Ni el ‘menos’. No podemos, pues, decir ni ‘más óptimo’ ni ‘menos óptimo’. Con el grado superlativo se califica algo que es insuperable. Pero, como las acciones y las realizaciones de los seres humanos serán siempre susceptibles de mejorar (alguien, por ejemplo, podría superar a Miguel Ángel), lo más aconsejable es no abusar del adjetivo ni de su verbo ‘optimizar’, y redactar de este modo: "Mientras ellos piden mejores espacios, la alcaldía responde que tratará, pero no en todo". Mejor, indudablemente.

La 23, calle de mis amores

Escrito por smpmanizales 12-04-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/  Ángela María Robledo / 2011-04-12 00

 

Hace pocos días recibí un mensaje de Diego Ramírez, manizaleño como yo, a quien conozco desde hace muchos años. En medio de la larga lista de correos que recibo a diario, y de los múltiples documentos que debo revisar y preparar para cumplir con mi tarea como Representante a la Cámara, esta breve nota, escrita en el lenguaje llano en que se entienden los amigos, hizo vibrar dentro de mí las fibras de la nostalgia, esa "tristeza por encontrarse lejos del país natal, de algún lugar o ser querido, o que acompaña al recuerdo de épocas y personas a las que uno se siente vinculado afectivamente", según la define el diccionario de la lengua española (Editorial Planeta).

 

La noticia que traía el mensaje era bien simple, casi obvia para quienes aquí nacimos y hemos vivido un buen tramo de la vida: circula la propuesta de cerrar al tráfico vehicular la Carrera 23, la calle de mis amores. Esa calle larga y angosta, que atraviesa parte del centro de la ciudad y que a diferencia de otras cientos de calles pendientes y ondeantes de una ciudad construida sobre un terreno quebrado de la cordillera central que algún día estuvo cubierto de "piedras de maní", de innumerables y exuberantes yarumos que se resiste a dejarse encapsular en la rigidez de las cuadrículas que traían en sus carrieles los fundadores antioqueños, iba a ser peatonalizada, seguramente atendiendo a claras razones de ordenamiento territorial, de movilidad, y de productividad urbana.

 

¿Peatonalizada ahora? ¿Solo ahora y como resultado de una decisión administrativa? No. La Carrera 23, esa que lleva hasta una catedral gótica construida, como pocas, en concreto; esa callecita estrecha a través de la cual llegaban a su Club, el Manizales, los miembros de las prestantes familias que se enorgullecen de ser descendientes directos, y legítimos, de don Manuel Grisales, de don José María Osorio, de don Antonio María Arango y de otros tantos que hicieron parte, según se relata en el libro de uno de mis ancestros José María Restrepo Maya, de la expedición que fundó nuestra ciudad en esa epopeya que fue la colonización antioqueña en estas tierras. Patriarcas ilustres que ocupan un lugar privilegiado en la historia oficial en donde se echan de menos las historias, sin duda apasionantes, de las Matriarcas que los acompañaron en sus faenas y contribuyeron cotidiana y significativamente en su propósito de poblar baldíos. Pero bueno, me estoy dejando arrastrar por la nostalgia a tiempos que no fueron los míos, como sí lo fueron aquellos en que recorrí, del lado de mis amigas y mis primas, esa Carrera 23 frente a la pastelería La Suiza, mirando tras los visillos, como en la canción de Serrat, a ese hombre joven que noche a noche forjamos en nuestras mentes. El corazón latiendo fuerte. Las mejillas sonrojadas por el rubor que nace espontáneo de los primeros asombros. Las faldas recogidas, más allá del límite admisible en nuestros colegios femeninos, y los ojos abiertos, casi saliéndose de sus órbitas, tratando de encontrar el momento preciso para propiciar el encuentro con el sujeto de nuestros deseos, esos deseos casi inaudibles bajo la sordina de una moral implacablemente conservadora.

 

La Carrera 23, la Calle de mis amores. De nuestros Amores. Parte fundamental de esa ciudad que, como dije alguna vez en la presentación de un libro de relatos sobre la vida en el Cartucho, en Bogotá, "ha sido siempre una aventura, un paraíso, un misterio, un territorio colmado de sorpresas y sueños". Manizales, ciudad que al mismo tiempo es cercana y anónima. ¿La carrera 23, ahora peatonalizada por una mera decisión burocrática? No. La 23 la peatonalizamos todos y todas quienes la recorrimos, una y mil veces, palmo a palmo, con la inocencia y la vitalidad de los primeros días de la juventud. Nosotros y nosotras, generación tras generación, hicimos la tarea que ahora quieren algunos reconocer y consagrar en el lenguaje oficial, acudiendo a argumentos técnicos y a la normatividad urbana vigente en nuestra Manizales del alma. Esa calle ha sido nuestro sendero por muchas décadas y seguirá siéndolo ¡Enhorabuena!

DIRECCIONES ELECTRONICAS UTILES EN COLOMBIA,

Escrito por smpmanizales 12-04-2011 en General. Comentarios (0)

Su historia crediticia en Colombia:

https://www.datacredito.com.co/cddns/web/index.html

 

Consultar su RUT en la DIAN (requiere digito de verificación):

https://muisca.dian.gov.co/WebGestionmasiva/DefSelPublicacionesExterna.faces

 

Consulta si estás inscrito en el RUNT:

http://www.runt.com.co/portel/libreria/php/decide.php?patron=01.030510&my_id=298

 

Consulta si tus vehículos se encuentran inscritos en el RUNT:

http://www.runt.com.co/portel/libreria/php/decide.php?patron=01.030509&my_id=297

 

Consulta si tienes alguna multa pendiente:

http://www.simit.org.co/Simit/index.html

 

Si tus licencias de conducción son válidas:

http://www.mintransporte.gov.co/online/Consultas/transito/Consulta_licencia.htm

 

Pago de impuestos de vehículos o procesos pendientes de vehículos (Solo para Antioquia):

http://www.vehiculosantioquia.com/impuestosWeb/index.jsp

 

Donde votar, si ya expidieron su cédula o si ha sido designado como jurado de votación:

http://www.registraduria.gov.co/index.htm

 

Consultar los antecedentes disciplinarios, penales, contractuales, fiscales y de pérdida de investidura
con solo digitar el número de identificación de la persona natural o jurídica.

http://siri.procuraduria.gov.co/cwebciddno/Consulta.aspx

 

Consultar personas del SISBEN:

http://www.sisben.gov.co/Portal/ConsultadePuntaje/tabid/38/language/es-ES/Default.aspx

 

Consulta de afiliados a la Base de Datos Única del Sistema de Seguridad Social:

http://www.fosyga.gov.co/Consultas/AfiliadosBDUA/tabid/436/Default.aspx

 

Consulta de papeles o documentos perdidos en poder de la policía:

http://www.policia.gov.co/portal/page/portal/SERVICIOS_AL_CIUDADANO/Documentos_extraviados/atencion_documentos_extraviados

 

Verificar el estado de una matrícula profesional, expedida por el COPNIA (Consejo Nacional de Ingeniería):

http://www.copnia.gov.co/matriculados.php

 

Verificar el estado de una matrícula profesional, expedida por el Consejo Profesional Nacional
de Tecnólogos en Electricidad, Electrónica, Electromecánica y Afines:

http://www.conaltel.org/matriculas.php

 

Libros digitales en el repositorio de la UN: http://www.bdigital.unal.edu.co/view/types/book.html

 

Consultar instituciones de educación acreditadas en Colombia:

http://201.234.245.136/cna/Buscador/BuscadorInstituciones.php

 

Consultar programas de educación acreditados en Colombia:

http://201.234.245.136/cna/Buscador/BuscadorProgramas.php?

 

Consultar procesos judiciales: http://procesos.ramajudicial.gov.co/prueba/consultap.aspx