Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

La “haitianización” del Chocó

Escrito por smpmanizales 25-03-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/ José E. Mosquera / 2011-03-25 00

 

Estudiando los fenómenos del atraso y la pobreza en Haití, y desde luego, los efectos que han tenido en su desarrollo las disputas por el poder entre las élites negra y mulatas he encontrado ciertas analogías con lo que pasa en regiones como el Chocó. Por supuesto que respetando determinadas particularidades históricas, políticas, religiosas, sociales y culturales de los dos pueblos.

 

A veces las comparaciones generan señalamientos infundados. Pero en otras revelan coincidencias que ameritan ser examinadas sobre lo que he llamado la "haitianización" del Chocó. Haití y el Chocó, a pesar que fueron territorios colonizados por coronas europeas diferentes, tienen en común varias cosas. Por un lado, la mayoría de sus habitantes son negros descendientes de esclavos. Por el otro, han tenido una historia trágica de hambre, pobreza y exclusión. Igual que el gusto por la música, la resignación a la pobreza, ancestrales creencias en hechicerías, el caos en la administración pública y un arraigado odio racial entre negros y mulatos.

 

Tanto en Haití como en el Chocó, siglos después del fin del régimen colonial y de la esclavitud, la mayoría de sus pobladores siguen viviendo como esclavos de la desdicha. Las estadísticas sobre sus históricas desventuras son evidentes, Haití, es el país más pobre de América, en cambio el Chocó, es el departamento más pobre de Colombia, en ambos casos más de las dos terceras partes de sus pobladores viven con menos de dos dólares diarios.

 

Mientras Haití es el país con la renta per cápita es la más baja del continente, el Chocó, el departamento con la tasa de renta más baja de Colombia. En consecuencia, son dos territorios con una pobreza endémica con altos índices de desempleo, analfabetismo y desnutrición, grandes deficiencias en atención en salud y en cobertura en servicios básicos e infraestructura, amén de otro cúmulo de penalidades que afectan la calidad de vida de haitianos y chocoanos.

 

Ahora, más allá de las causas externas del atraso y la pobreza de haitianos y chocoanos, también han sido evidentes las causas internas que han incidido en sus paupérrimos niveles de desarrollo. Motivos que resumimos en la nefasta segregación racial, en la ineficiencia y la corrupción en la administración pública y, por ende, en las peculiares maneras de asumir los asuntos públicos.

 

En el caso de Haití las rivalidades raciales entre las élites y negra y mulata han tenido consecuencias desastrosas sobre la economía y el desarrollo del país. Desde su independencia el poder ha estado al vaivén de las disputas de estas dos élites, en el siglo XIX durante más de 60 años hubo un dominio en el poder de la élite mulata y desde finales del siglo XIX hasta 1915 una férrea hegemonía de la élite negra.

 

Pero a partir de la invasión norteamericana en 1915, retornaron al poder los mulatos hasta 1946. Su poder naufragó cuando el dictador Elie Lescot profirió medidas draconianas en contra de los negros que generaron protestas que precipitaron su derrocamiento. Cuartelazo que permitió el ascenso al poder Dumarsais Estimé, dictador de la élite negra, que corrió la misma suerte que su antecesor por su política segregacionista. Idéntico destino corrió el sátrapa Paúl Magloire, quien fue depuesto por las inconformidades de la élite negra fue derrocado, tras su dimisión y una fuerte inestabilidad institucional con el apoyo de la élite negra ascendió al poder la oscura tiranía de los Duvalier (padre e hijo) de 1957 a 1986.

 

Pese a que la caída de "Baby Doc", obligó a promulgar una nueva Constitución que reglamentó los partidos políticos, continúan las disputas políticas, basada en el color de la piel, en donde, tanto la élite negra como la mulata utilizan diversas banderas demagógicas para controlar el poder. A pesar que Jean Bertrand Aristide, fue el primer mandatario elegido democráticamente en la historia del país, en 1991, meses después fue derrocado.

 

Por esos enfrentamientos étnicos solo seis presidentes han concluido sus mandatos, dos en el siglo XIX, tres en el siglo XX y uno en este milenio, el actual mandatario René Préval. Por las limitaciones del espacio en mi próximo comentario me referiré a las disputas por el poder entre las élites negra y mulata en el Chocó, la endogamia y la discriminación racial entre los negros chocoanos y su impacto en el desarrollo de la región.

Los anónimos cobardes

Escrito por smpmanizales 25-03-2011 en General. Comentarios (0)

La Patria/  Jorge Enrique Pava Quiceno / 2011-03-25 00

 

Con la incursión en la era tecnológica de los periódicos, revistas, radio, televisión y, en general, de todos los medios de comunicación, las posibilidades de acceder a ellos por medio de un computador o un teléfono celular son inmensas. Y con esto, la facilidad para que los lectores, radioescuchas o televidentes se expresen con respecto a una noticia o a una opinión emitida es total, pues basta con hacer un clic y se genera el espacio para escribir al respecto, volviendo mucho más versátil las comunicaciones y extendiendo el mundo de la opinión al universo entero, cosa que hasta ayer estaba reservada para unos pocos.

 

Pero ese mundo de la opinión parece estarse desbordando y convirtiendo en un espacio demasiado peligroso en manos de tanto cobarde que se mantiene buscando dónde calumniar e injuriar anónimamente a quien se le antoje. Por eso ya es frecuente ver los espacios destinados para el comentario libre, llenos de acusaciones infundadas, de insultos denigrantes y de chismes que laceran la integridad de las personas.

 

Es innegable que ese morbo que nos acompaña a muchos nos induce a acceder a esos comentarios, y a leerlos como una forma de diversión y de ahondar un poco en la miseria humana que acompaña a algunos de los que escriben bajo el anonimato, y que pone al descubierto su resentimiento y pusilanimidad. Pero no deja de ser peligroso, máxime cuando la ignorancia de muchos tiende a convertir el comentario infundado en una verdad, y la multiplican desaforadamente con sevicia sabiéndose impunes e inaccesibles.

 

Quienes opinamos y actuamos públicamente estamos expuestos a ser criticados, odiados, amenazados, vituperados, maltratados, etc., y aún así seguimos ejerciendo nuestro oficio poniendo la cara y sacrificando muchas cosas de nuestra vida. Por eso no es justo que los medios de comunicación permitan ese mar de calumnias que se repiten a diario, ocultando la identidad de quienes las profieren y convirtiéndose de alguna manera en cómplices de enemigos que usan como mampara su cobardía y las armas innobles para destruir a quienes odian.

 

Cada medio tiene su reglamentación para controlar de alguna manera la moderación en los comentarios que se hacen vía Internet. Pero sería muy interesante que, antes que coartarlos, censurarlos o suprimirlos, develaran la identidad de quienes los profieren para llamarlos a que respondan en los estrados judiciales. Somos muchas las víctimas de esos cobardes que tienen por costumbre, desde tempranas horas de la madrugada, escribir sus calumnias y desahogar su impotencia, odio, rencor y veneno amparados en el anonimato, llamando ladrones, asesinos, corruptos, violadores, etc., a personajes que no son de su agrado. ¿Será justo continuar protegiéndolos cuando delinquen públicamente a diario y existe la manera de conocer su identidad? ¿Será justo con un líder, un comunicador, un gobernante, un periodista o cualquier hombre público tener que padecer acusaciones injuriosas sin que se le otorgue el derecho a la defensa en los sitios de ley?

 

¡Qué bueno fuera ver la valentía de esos calumniadores, en el momento en que los propios medios decidan publicar su identidad! ¿Seguirán madrugando a insultar, atacar sin argumentos y a denigrar las personas? ¿Seguirán profiriendo acusaciones infundadas, señalamientos indebidos e insultos denigrantes? ¡Lo dudo! Y lo dudo, porque quienes acostumbran a esconderse en el anonimato no tienen la valentía de poner la cara para responder por sus actos. Lo dudo, porque en sus denuestos siempre han dejado ver su enorme grado de pusilanimidad. Y lo dudo, porque muchos de ellos son personas que a diario nos encontramos y osan saludarnos con abrazos "rompecostillas", para enviar su puñalada trapera apenas les damos la espalda.

 

* * *

Es una lástima ver que, a pesar del esfuerzo que han hecho los directivos, cuerpo técnico y jugadores del Once Caldas, las tribunas del estadio permanecen vacías en encuentros de alto significado. Un equipo que va en punta, con la mejor nómina y con excelentes presentaciones merece otro comportamiento de su afición. Este es el resultado, entre otras cosas, de algunos periodistas deportivos que actúan con mezquindad y de unos locutores resentidos que se han empecinado en generar un ambiente turbio al rededor del equipo, y que están logrando es desmotivar a patrocinadores e hinchas y ahondar los problemas económicos heredados.

¿Cuadran las cuentas?

Escrito por smpmanizales 25-03-2011 en General. Comentarios (0)
La Patria / / 2011-03-25 00
 
Al hacer una revisión del informe del mandatario surgen dudas acerca de si es verdad que la ejecución del Plan se encuentra en ese nivel. Más cuando se sabe que está desfinanciado, en gran parte debido a la caída de las transferencias de la Industria Licorera de Caldas. El Gobernador de Caldas, Mario Aristizábal Muñoz, realizó el pasado miércoles su rendición de cuentas en el Teatro Los Fundadores, y allí afirmó que el cumplimiento de su Plan de Desarrollo está en un 82%, lo que significaría que es fácil llegar al 100% de las 390 metas planteadas en el mencionado documento, al final de este 2011. ¿Eso es creíble? La jornada fue un monólogo en el que fue presentado un informe sin mancha, con cifras que tenemos la impresión, en muchos casos, están lejos de la realidad.

Es muy diciente que mientras el Gobernador exponía sus maravillas, en La Dorada cientos de estudiantes y padres de familia protestaban por falta de profesores.
Además, ¿puede asegurarse un cumplimiento tan alto, cuando hay tanta turbiedad sobre una gestión que ha estado marcada por escándalos, denuncias de corrupción, apertura de investigaciones a funcionarios y todo tipo de señalamientos sobre irregularidades?

No obstante, si nos atenemos solo a lo técnico, al hacer una revisión del informe del mandatario surgen dudas acerca de si es verdad que la ejecución del Plan se encuentra en ese nivel. Más cuando se sabe que está desfinanciado, en gran parte debido a la caída de las transferencias de la Industria Licorera de Caldas, empresa cuyas ventas se han desplomado en los años recientes.
 
Al revisar el documento de cumplimiento de metas se encuentran errores en los porcentajes, como en el subprograma Servicio educativo para el 40% de la población con necesidades educativas especiales, donde la ejecución es cero, pero se pone un porcentaje de cumplimiento del 112,53%. O el de dotar 176 establecimientos educativos con material didáctico, mobiliario y/o equipos que aparece al 98,86%, cuando nada se ha hecho al respecto. Igual ocurre con el proyecto de Caldas Digital, lo cual está paralizado. Y eso que solo estamos señalando los rezagos en el tema educativo.
En otras áreas, la situación no es diferente: han sido recurrentes las críticas sobre el pobre papel de la Gobernación en el apoyo del deporte, los lunares en los temas de salud también son palpables, lo mismo que los escasos avances en el Plan Departamental de Aguas, y la gestión sin impacto en el mejoramiento de la agroindustria y en otros temas inherentes al campo y su desarrollo. Solo para dar otro ejemplo, el cacareado proyecto de la Ciudadela del conocimiento y la Innovación "La Nubia" se quedó en una vaga idea.
 
Ahora bien, el propio Aristizábal Muñoz reconoce que el gran lastre de su gobierno ha sido la vivienda, y es que las metas en vivienda nueva están en un 38,8% de acuerdo con el mismo informe, y en mejoramientos no llega al 30%. Lo relacionado con titularización de vivienda se quedó en el 0%, igual que en la formulación de proyectos, microcréditos inmobiliarios y banco de materiales.
 
Hay que reconocer que se ha avanzado en pavimentación de vías intermunicipales, y que el trabajo de sus combos de maquinaria ha logrado un gran impacto. Incluso, Aristizábal dice que ha generado 4.500 empleos directos. Sin embargo, en el propio Plan Vial hay retrasos, y los recursos que se llegó a pensar que se destinarían a estos programas no han fluido como lo tuvo previsto el mandatario, por lo que salta a la vista que el 82% no es una cifra real.
 
Los caldenses quedamos pendientes del Banco de los Pobres, pues es claro que las metas de reducir los índices de pobreza están estancadas. También hay expectativa por la Miel II, Aerocafé y el cable aéreo entre Los Cámbulos y Villamaría, entre otros. Sin embargo, no solo se trata de gastar plata en el Plan, sino de hacer gestión y sobre todo de administrar con eficiencia y honestidad, en lo cual el Gobierno Departamental no ha sido el mejor ejemplo.
 

Conscientes de que la famosa rendición de cuentas no cumpliría su objetivo, los diputados caldenses no fueron a Los Fundadores, como tampoco lo hizo la comunidad en general. Hicieron bien, porque de haberse llenado el lugar de ciudadanos interesados en resolver dudas sobre la gestión del gobernante, no habrían tenido la oportunidad de obtener respuestas inmediatas, pues las pocas inquietudes recibidas serán contestadas luego. Lo ideal es que en próximas oportunidades primen las inquietudes de la gente y no el monólogo que sufrimos el pasado miércoles.

Adiós a la “primera dama de la televisión colombiana”

Escrito por smpmanizales 25-03-2011 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/gloria-valencia-de-castano.gif 

Doña Gloria Valencia de Castaño.

 

COLPRENSA|LA PATRIA|BOGOTÁ


 

La muerte de Gloria Valencia de Castaño cierra un capítulo histórico de la televisión en Colombia. Ella vio nacer a la "pantalla chica" un 13 de junio de 1954 y se consagró con ella, por más de 40 años, desde uno de sus primeros pasos, "El lápiz Mágico".

 

Desde entonces, doña Gloria se convirtió en la "primera dama de la televisión" y en la imagen insigne de las generaciones que siempre la recordarán por programas culturales como "Conozca autores" que contó con el escritor León de Greiff como invitado inaugural, y en los 80 y 90 con "Naturalia", el primer programa dedicado a la admiración y respeto por la naturaleza y que se trasmitía a medio día.


 

Su rostro quedó grabado en la mente de los colombianos y su voz en los seguidores de la radio, donde debutó en RCN desde 1979. En los 60 dirigió "El espacio de Gloria" en la emisora Unión Radio. Pero, tal vez, su logro más importante fue el conseguido con su esposo, el abogado Álvaro Castaño, con quien fundó una de las emisoras culturales más importantes del país, la HJCK.


 

No hubo programadora que no conociera su talento, pues cinco años después de que nació la "tele" en el país, doña Gloria comenzó a trabajar con la desaparecida programadora PUNCH, con la que hizo "Los caminos de la Patria", luego se fue para RTI.

 
Doña Gloria es madre de la especialista en moda Pilar Castaño, con quien hizo el magazín "Esta noche sí" y "Correo especial" en el Canal 3. En los últimos años sentenció su separación definitiva con las cámaras, pero no con la radio ni la cultura. Escribió hasta el último día y dirigió programas de música clásica, su favorita, en la HJCK.


Doña Gloria murió a sus 84 años de edad en Bogotá, debido a una afección pulmonar que la mantenía en constantes visitas a la Clínica Country de la ciudad. La "primera dama" de la televisión murió en su casa, rodeada de sus familiares y amigos más cercanos.

FICHAS NEGRAS

Escrito por smpmanizales 25-03-2011 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

FICHAS NEGRAS (289)
 
Me voy a atrever a contar una historia que tuvo que ver con una de mis familiares.  Esta historia tiene telarañas porque sucedió  cuando yo era un muchachito cansón, rápido para  hacer mandados, aventado para jugar bolas y trompo, guerra libertadora, buenas fallas maduras y sazonadas y otros oficios, juegos y pilatunas de mi niñez.  Al mencionar todos estos oficios y juegos es mi intención ubicarlos a todos ustedes por allá por los años de la década de 1940 y pico.
 
La casa en la cual nací y me crié tenía un “solar” (patio, pa los que no conocían esta acepción como tal) bastante grande, digamos como de unos 15 metros de ancho por unos 40 de fondo.  La mitad de ese solar estaba delimitado  por una cerca de latas de guadua, espacio que era utilizado para recibir, alimentar y ordeñar como cuatro vacas de mi tío Ramón, las que todas las mañanas venían voluntariamente desde el potrero a que les sacaran la leche (¡ tan bobas ellas, ¿no?) Eran unas vacas grandotototas, bonitas, muy lecheras y cariñosas.  Eran como parte de la familia porque se sentían muy mimadas. (¡Y yo las estoy describiendo como si esto fuera un cuento para niños ¡).  Pero ustedes deben tratar de comprenderme que esa era una época muy linda en la cual la vida transcurría sin muchos altibajos.
 
Una de las cosas más raras que podían pasar era que una de las “muchachas de la casa” consiguiera novio.  Algo bastante complicado porque a las mujeres les ponían todas las trabas habidas y por haber para hacerles difícil el noviazgo.  Porque, por regla general los suegros, luego de dos o tres visitas  del interesado a la muchacha, enfrentaban al “prospectivo marido” con la consabida pregunta:
 
-        Bueno jóven: ¿Cuáles son sus intenciones con la muchacha?  O se casa o se retira.
-        Esteeee… don Miguel Angel, naturalmente que son buenas.  Yo a Gracielita la quiero con buenas intenciones…
-        Pues jóven… mejor que así sea.  ¿Y usted qué tiene para ofrecerle a la niña?
-        Pues yo estoy empezando a ahorrar unos pesitos, estoy haciendo un nidito, para el futuro.  Me está yendo más o menos bien con una venta de chorizos y empanadas que monté por los laos de la galería.
-        ¡Aaaahhh… bueno, eso me parece muy bien!  Pero que no se alarguen mucho las relaciones ni las visitas ¿eh?
-        Lo tendré en cuenta… don Miguel Angel.
 
Y nosotros los muchachos chiquitos nos “patiábamos todo el rollo” con cierto disimulo y mucho escepticismo, porque, a la edad que teníamos, nos parecía una “soberana pendejada eso de conseguir novia y de “rejuntarse” con una mujer que no era de la familia”.  Era que a la edad que teníamos la urgencia sexual estaba más apagada que “el fogón de Carmela La Tunga” una vieja que vivía dos cuadras más abajo de nuestra casa.  
 
Los “solares” (¡Patios, hombre!) estaban separados por cercas de latas de guadua y las casas prácticamente pertenecían al mismo “condominio” (una palabrita que en ese entonces no se conocía).  Por consiguiente, lo que hablaban en una casa  se oía en las otras.  Las discusiones que se armaban en uno de esos “ranchos” eran como si tuviesen lugar en la mismísima sala de una cualquiera de las otras casas.  Y, naturalmente, las estaciones de radio que se sintonizaban aquí se escuchaban allá y acullá.
 
Era la época en la que la radionovela “El Derecho de Nacer” de Félix B. Caignet (cubano) era todo un éxito.  Los capítulos eran transmitidos por Radio Manizales todos los días entre las 8 y las 9 de la noche, hora en la que todo se paralizaba en el barrio y en la ciudad porque todo el mundo estaba pendiente  de lo que iba a pasarle al protagonista de nombre Albertico Limonta.  Debo aclarar que, de acuerdo a la radionovela, Albertico era un muchacho que no tenía papá… mejor dicho: sí lo concibió un papá, naturalmente, pero ilegalmente.  ¿Me hago comprender o le estoy dando muchas vueltas a un asunto tan común en todo el mundo? Por los cánones de esa época el Albertico ese era un hijo ilegítimo, palabra dura para un ser humano que no pidió venir a este mundo de esa forma.  O sea que su apá fue un sinverguenza que le “sacó el bulto a la obligación contraída” y se perdió dejando el rastro frío. ¿Quedó clara la cosa o no?
 
Decía al principio de este relato que “iba a contar una historia que tuvo que ver con una de mis familiares”.  Afortunadamente la historia de mi prima Hélida Marcela (nombre que me inventé a los vuelos para no mencionar el nombre propio de mi primita) no trata de ningún muchachito “concebido a la bulla de los cocos” Su historia es distinta, es la de un desafortunado noviazgo que inició con un vecino que vivía en una de las casas que lindaba con la nuestra, por el interior, con una cerca de guadua que las separaba. 
 
Durante unos meses el romance entre Hélida Marcela y Régulo Reutilio Rosas marchó bien.  Mucho entusiasmo de parte de ambos.  Conversaban  detrás de las latas de guadua, vigilados celosamente como por 20 pares de ojos de las dos familias.  Un noviazgo antiséptico sin caricia alguna, sin contacto alguno y, naturalmente, con una sequía total de besos y caricias.  Ni modo: eran cercas de lata de guadua impenetrables, insobornables, inmamables y completamente inescalables,   a prueba de ladrones y de novios.
 
Por una de aquellas peleas tan comunes entre aquellos que se aman, un mal día Hélida Marcela y Régulo Reutilio Rosas empezaron a “estirarse trompa” (traducido al español: no se volvieron a hablar), hasta que, como dice el viejo refrán, “la cuerda se reventó por donde la mascó la perra” (traducido al español: Régulo cedió) y lo hizo de una forma no muy indicada, poco cortés, poco educada, mal pensada, con despecho incluído y todo lo demás.  Al efecto, en un programa radial de Dedicatorias Musicales (muy común por esos años) Régulo le abrió el volumen “a todo taco” al radiorreceptor de su casa y dirigió el parlante hacia la casa de Hélida Marcela.  En ese momento el locutor dijo:
 
-        Ahora para la señorita Hélida Marcela Tal Y Pascual, de parte de Régulo Reutilio Rosas, Leo Marini cantará los boleros “Fichas Negras” y a continuación “Falsaria”.
 
 Y se dejaron venir con esas dos perlas del romanticismo:
 
Yo te perdí                            Pero en cambio tú
Como pierde aquel buen jugador     Me jugaste fichas sin valor
Que la suerte reversa marcó        fichas negras como es el color
Su destino fatal                       de tu perversidad
 
Yo ya jugué                            Yo ya perdí
Con mis cartas abiertas al amor     y te juro no vuelvo a jugar
La confianza que tuve tronchó        porque nunca yo volveré a amar
Nuestra felicidad                     como te quiero a ti.
 
Terminado este bolero, empataron con “Falsaria”, lo que fue el acabose de aquella historia de amor y de la amistad entre las dos familias:
 
Cuán falso fue tu amor        ¿Con que te vendes,eh?
Me has engañado               noticia grata
El sentimiento aquel            no por eso te odio
Era fingido                      ni te desprecio
 
Sólo siento mujer               Espero que te pongas
Haber creído                   más barata
Que eras el ángel              porque algún día
Con el que había soñado       tú bajarás de precio.
 
Por esa época empezaban a gustarme los boleros cantados por Leo Marini, pero “no me gustó ni cinco centavos” el tratamiento que Régulo le daba a mi primita Hélida Marcela, una personita toda tierna, buena y candorosa, con la letra de ese par de canciones.  Ya se imaginarán ustedes el “tierrero que levantó” esa desafortunada dedicatoria radial, entre los papás y los hermanos de Hélida Marcela:
 
-         ¿Qué se creyó ese güevón insultando a Marcelita de esa manera?
-         ¡Que ni se vuelva a asomar por aquí porque “le vá a saber a cacho”-         ¡Que se consiga a otra que quiera irrespetar”-         ¿Qué se creyó… que es de mejor familia que nosotros?
Lo que sí sé decir es que mi hermosa primita Hélida Marcela fue como “de malas” en el amor.  Los novios que tuvo (como otros dos o tres) todos eran cortados como por el mismo molde de Régulo, no le daban la medida a un alma tan hermosa como la de ella, así que nunca se casó y murió “virgen y martir” como cualquier Santa del Santoral Católico.  Será decir como lo expresaban las viejitas de entonces fumándose sus “puchitos”: “Mi Dios no la tenía pa casada”
 
Con los años esta cuasi-semi tragedia sentimental sólo me causó un poco de risa.  ¡Pero que pasó… PASÓ!
 
NOS VIMOS.