Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

ESA SEÑORA, ESE SEÑOR

Escrito por smpmanizales 23-09-2010 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

ESA SEÑORA, ESE SEÑOR (246)
 
Esa señora barre los corredores, las oficinas de los profesores, , lava los sanitarios, saca la mugre a diestra y sinistra.  ¡Quién lo creyera que en una universidad resultara TANTA basura!
 
Ese señor todos los santos días tiene que barrer las hojas que caen de los árboles, los papeles y las envolturas que tiran al piso. ¡Quién lo creyera que en una universidad existiera TANTA falta de cuidado, de solidaridad y de limpieza!  Si no fuera por esa señora y ese señor, en la universidad nadaríamos en el desaseo.  Porque sólo ellos están llamados a recoger y limpiar la mugre.  Por otro lado profesores, estudiantes, empleados y personal administrativo y el público en general (porque en la universidad se ve mucha gente que no tiene nada que ver con ella) no nos tomaríamos el trabajo de recoger ni un papel del suelo.
 
¿Y esto a qué viene? Dirán ustedes que para eso se les paga.  Cierto.  Están ganando un salario y ellos agradecen la oportunidad de trabajar honestamente, para poder educar a sus hijos, llevar comida a sus hogares, vivir decentemente.  Por fortuna tienen trabajo y son (y somos) unos privilegiados en medio de tantas personas sin empleo que hay en el país y en el mundo.
 
¿Pero será tan intrascendente la labor que ejecutan?  Ni tanto.  Hacen el trabajo que otros, con títulos académicos y más “cartones que un tugurio” no se atreverían a hacer  aunque les pagasen los altos salarios que reciben por sus clases y sus investigaciones.  Es cuestión de categorías sociales, por un lado, y de oportunidades de avanzar en la vida por el otro.
 
Pero la señora y el señor de nuestro cuento están haciendo lo mismo que el doctor, el catedrático o el magistrado: están trabajando y eso los une (y nos une).  Cada cual por su lado está haciendo lo que le corresponde, con algunas diferencias. (¡Y acabamos de descubrir que el agua moja!)
 
Y he aquí las diferencias: sucede muchas veces que la señora y el señor de nuestro cuento desempeñan SU trabajo con cariño, con dedicación, con amor.  Y paradójicamente existen profesionales (afortunadamente no todos) que hacen las cosas sin entusiasmo, se los tragó la rutina, llevan años embarcados en el mismo cuento y ya el trabajo “les sabe a jabón” como diría alguien.  Y no es nuestra intención ni criticar, ni pontificar ¡No señor!  Porque de todo se encuentra en este mundo (¡Qué profundidad filosófica ¿no?!)
 
A todos nos une ya sea el trabajo material o el intelectual, pero de todas maneras es trabajo.  Entonces se me ocurre hacer algunas comparaciones que creo vienen al caso.  Tomemos por ejemplo la labor humilde pero indispensable de esa señora: se dirá que sólo se trata de sacar basura y mugre de todos los rincones para dejar corredores, oficinas y sanitarios relucientes de limpieza, oliendo a bueno, todo suave al tacto y a la mirada.  Y estoy seguro que esa señora lo hace con mucho gusto y no nos dé pena decirlo: hasta “profesionalmente” hablando.
 
El profesor, el buen profesor, digamos que “el Maestro” (quien es un poco más que simple profesor) hace su trabajo de limpieza en las telarañas del cerebro de sus alumnos.  Él convence, platica, enseña, despeja la mente y deja el camino listo para que sus alumnos encuentren la ruta, la trasieguen y la mejoren, si es posible.
 
Brinquemos ahora donde ese señor recoge las hojas caídas de los árboles, los papeles inútiles y la basura que otros dejan tirada descuidadamente en el piso.  Ese señor siempre tendrá trabajo porque siempre habrá árboles produciendo hojas que caen constantemente y con el paso de los días se marchitan, hay que barrerlas y botarlas a la caneca de la basura.  Más tarde esas hojas volverán a la tierra y se convertirán en abono para otros árboles. (¡Qué profundidad de pensamientos ¿no?!)
 
El buen profesor  (el Maestro)  siempre encontrará “hojarasca” en las mentes de sus alumnos.  Su labor será sacarla de ahí para que no abrume e inunde el sitio donde se incuban las grandes y buenas ideas.  ¿Y cómo lo hace el Maestro?  Con paciencia y dedicación, con la esperanza de que en ese grupo de discípulos unos cuantos “saquen la cara”.  Con uno sólo que se destaque y descubra algo nuevo y útil, esa pequeña cuota es suficiente  para que el maestro se sienta realizado.
 
Y miren ustedes que ninguno de los tres grupos puede lograr su cabal realización si no trabaja en equipo.  Porque salones desaseados, sanitarios malolientes y en malas condiciones, corredores inundados de basuras por doquier, no inspiran los deseos de estudiar, de aprender, de enseñar.  El ambiente es definitivo para sentirse con deseos de hacer cosas útiles y buenas.
 
Este relato lo he concebido como una descripción de labores y cosas cotidianas que suceden en un centro educativo.  He tomado como ejemplo los terrenos de una universidad a la que he dedicado cuarenta y ocho años de mi vida.  Un sitio en el cual es más lo que he aprendido que lo que habré podido enseñar, por lo cual me siento muy agradecido con la Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales, mi segundo hogar.
 
Mi intención, cuando empecé a escribirlo, fue rendir un sencillo homenaje a aquellas personas  en sus oficios humildes pero importantísimos así como resaltar  algunos valores de aquellos profesores-maestros que enseñan por vocación y son los auténticos pilares de nuestra Alma Mater.
 
Porque de lo que sí estoy seguro que, entre tanto investigador que está auspiciando nuestra Universidad, entre tantos doctorados que van y vienen de y a universidad extranjeras para sus especializaciones, entre tantos profesores con posgrados, estamos acumulando Maestros más que Profesores.  Maestros que sean honra de las aulas y gloria de nuestro país para tantos estudiantes ávidos de servir a la sociedad. (¡Qué romántico el muchacho!)
 
Espero que ninguno de mis buenos amigos y colegas profesores de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales se sienta regañado por lo que acabo de decir.  Quiero, más bien, que mis palabras sirvan de acicate para que nuestra universidad sea  cada día mejor en todos los aspectos y que nos sintamos agradecidos y sanamente orgullosos de pertenecer a nuestra planta docente.  ¡He dicho!
 
Y… NOS VIMOS.

PREGUNTAS DE NIÑOS

Escrito por smpmanizales 16-09-2010 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

PREGUNTAS DE NIÑOS (245)
 
Los niños dicen UNAS COSAS que hacen pensar a los mayores.  Su inteligencia, que apenas empieza a desarrollarse, descubre muchos interrogantes que los grandes (en edad) no hemos captado porque las hemos pasado por alto. Quizás la rutina de nuestras preocupaciones nos situa en otras perspectivas de la vida.  ¡Por eso los niños salen con UNAS COSAS…!
 
Mi nietecita de once añitos cada rato me pone a pensar con sus cuestionamientos.  Ella dispone de un pequeño tablero de fibra de vidrio que le he comprado y muy olímpicamente ha desplazado varios diplomas y certificados que colgaban de la pared de mi estudio.  Esos diplomas y certificados han ido a parar sobre mi mesa de trabajo y en los clavos que esos cuadros dejaron, campea su tablerito y armada de marcadores de tinta borrable escribe sus conocimientos y sus inquietudes, sus pensamientos, su filosofía: “Abito, eres el amor de mi vida.  Abita, eres la más linda de todas las abitas.  Mi papá y mi mamá son lindos.  Susanita es mi amiguita preferida.  Me regalaron dos hermosos hamsters”.  ¿Cierto que valió la pena que mi nieta reemplazara esos diplomas y certificados por algo más importante para ella y para nosotros?
 
Un par de veces a la semana, cuando viene a visitarnos, elimina esos letreros tan especiales y de repente apareció escrita una pregunta que “puso mi mundo patas arriba”: ¿POR QUÉ LOS RAYOS SON GRATIS?  Me quedé con la boca abierta porque les juro que nunca en mi vida se me había ocurrido semejante pregunta, ni la había oído mencionada en ningún texto de electricidad.  Ni en lo que he leído sobre las investigaciones de Thomas Alva Edison, Nicola Tesla o Charles Proteus Steinmetz, todos ellos magos de la electricidad, nunca les oí mencionar algo sobre la gratuitidad de los rayos.
 
Sobre el particular la única referencia que tengo sobre los rayos es la del estudio que hizo el doctor Steinmetz, como Ingeniero Consultor de la General Electric en Schennectady, Nueva York.  Este investigador (y ya lo había mencionado en un relato que había escrito sobre su vida)  hizo construir una serie de torres altísimas en la General Electric con el fin de estudiar el fenómeno de los rayos, sus transmisión y su posible utilización.  Pero que yo sepa, el doctor Steinmetz nunca se hizo la pregunta que formula mi nietecita en su tablerito.
 
Aún más: antes de Steinmetz, Benjamin Franlyn, otro estudioso de la electricidad como doscientos años antes, hizo investigaciones con una cometa y una llave de hierro colgada del hilo de sustentación hasta elevarla a nubes aparentemente cargadas de electricidad.  Y no me explico por qué este gran hombre no quedó electrocutado, frito o tieso con la descarga inducida de un rayo.  Esto es historia y naturalmente todos lo podemos comprobar leyendo algo sobre la vida de este conocido personaje.  PERO, TAMPOCO FRANLYN se hizo la pregunta del tablerito de mi nietecita: ¿POR QUÉ LOS RAYOS SON GRATIS?
 
Durante varios años visitó nuestra casa un querido amigo de nombre Guillermo Benjumea, quien murió hace varios lustros y quien trabajó con la Central Hidroeléctrica de Caldas.  Paradójicamente Guillermo murió electrocutado haciendo un trabajo en líneas de transmisión de alto voltaje para la empresa.  Guillermo se las sabía todas en cuestiones dce electricidad.  Como niños que éramos fueron muchas las preguntas que le hicimos sobre el asunto, pero que yo recuerde, nunca se tocó el tema de la gratituidad de los rayos.  Eso sólo se le ocurre a mi adorada nietecita.
 
Ni modo de pedirle una explicación a mi Princesita Encantadora porque ella es una persona de poquísimas palabras y cuando se extiende en sus comentarios es para referirse a muñecas y juguetes que comparte con su hermosa primita quien es otro de mis adorables dolores de cabeza.
 
Pero amigas y amigos: ¿me podrían ustedes decir  por qué los rayos son gratis, como en efecto lo son?  Personalmente yo contestaría que porque son muy peligrosos.  Imagínense ustedes uno recibiendo un “camionao” de rayos gratis en su casa (en el supuesto caso que pudiesen transportarse en un camión) ¿qué hace uno con todo ese montón de energía amontonada en el sótano o en el garaje  de su vivienda?  Yo creo que por eso son gratis porque… ¿quién se encarta siquiera con un solo rayo?
 
Lo más probable es que hable con mi nietecita y le exponga las anteriores razones, aunque estoy casi seguro que se va a mostrar escéptica con la explicación.  Como la conozco un poco (no del todo) ella querrá una respuesta más profunda, más técnica, más científica y yo no la tengo.
 
Por ahora volveré a estar pendiente del tablerito de las sorpresas.  Ese tablerito lleno de soles sonrientes, animalitos pícaros, de casitas risueñas, de lagos llenos de pececitos saltarines, de perritos juguetones, de florecitas multicolores y de preguntas atrevidas e inusuales.  Ese es el tablerito de mis nietecitas: todo un hermoso mundo de agradables sorpresas.  No descarto la posibilidad de encontrarme un interrogante tan difícil de resolver como el de la cuadratura del círculo.
 
¿Qué sorpresas me tendrán reservadas mis lindas nietas?  Como la de aquella vez en la que dibujaron a cuatro colores un montón de “corroscos”, muchísimos corroscos que llenaron completamente la extensión del tablerito, sin dejar siquiera un rinconcito libre en la superficie y luego de terminar, en medio de ese montón de rayas, insertaron una cara sonriente y a la vez enigmática.  Es obvio que acabaron con los cuatro marcadores borrables: negro, rojo, azul y verde.
 
Cuando encontré esta obra de “arte abstracto”  me puse a observarla detenidamente y empecé a notar trazos extraños, formas raras y por consiguiente un mensaje indescifrable.  Estoy seguro que si lo hubiese pintado un Pablo Picasso o un Henri Mattise, hubiese sido valorado por la casa de remates Christie’s de Londres en varios millones de dólares.  Porque cuando usted llega a ser famoso puede o escribir o pintar lo que le dé la gana y los “críticos” lo considerarán algo genial.  Pero como lo hicieron mis nietas no pasó de ser un gracioso monigote hecho por niños.  Para mí siempre será un incunable.  Y ahora que recuerdo, Pablo Picasso alguna vez dijo que “le tomó toda una vida aprender a dibujar como los niños”  Ahí les dejo ese dato.
 
Bueno amigos y amigas: eso era lo que quería contarles. Y no se les olvide que es un abuelo quien lo ha contado.  Pero eso no le quita el valor de ser, al menos para mí, una valiosísima obra de arte. Y en cuanto a la pregunta aquella que motivó este relato… ¿alguno de ustedes ya tiene la respuesta?
 
NOS VIMOS.

LOOT: PROYECTO DE LEY: TÍTULOS III Y IV

Escrito por smpmanizales 15-09-2010 en General. Comentarios (0)

PROYECTO DE LEY ORGÁNICA DE ORDENAMIENTO

TERRITORIAL

PROYECTO DE LEY

Por la cual se dictan normas orgánicas de Ordenamiento Territorial

EL CONGRESO DE COLOMBIA

DECRETA:

 

 

TITULO III

DE LAS COMPETENCIAS

 

CAPITULO I

PRINCIPIOS PARA EL EJERCICIO DE LAS COMPETENCIAS

 

Artículo 22. Definición de competencia. Para los efectos de la presente ley, se entiende por competencia la facultad o poder jurídico que tienen la Nación, las entidades territoriales y las figuras de integración territorial para atender de manera general responsabilidades estatales.

 

Artículo 23. Principios del ejercicio de competencias. Además de los que el artículo 209 de la Constitución Política contempla como comunes de la función administrativa, son principios rectores del ejercicio de competencias, los siguientes:

 

1. Coordinación. La Nación y las entidades territoriales deberán ejercer sus competencias de manera articulada, coherente y armónica. En desarrollo de este principio, las entidades territoriales se articularán con las autoridades nacionales y regionales, con el propósito especial de garantizar los derechos colectivos y del ambiente establecidos en la Constitución Política.

 

2. Concurrencia. La Nación y las entidades territoriales desarrollarán oportunamente acciones conjuntas en busca de un objeto común, cuando así esté establecido, con respeto de su autonomía.

 

3. Subsidiariedad. La Nación, las entidades territoriales y los esquemas de integración territorial apoyarán en forma transitoria y parcial, a las entidades de menor desarrollo económico y social en el ejercicio de sus competencias, cuando se demuestre su imposibilidad de ejercer debidamente determinadas competencias. El gobierno nacional desarrollará la materia.

De la misma manera, el Gobierno Nacional podrá establecer medidas preventivas y/o correctivas de carácter temporal a las entidades territoriales, en las situaciones en las que se determine que está en riesgo la cobertura, calidad y /o continuidad de la prestación de bienes y servicios públicos a su cargo, asumiendo con carácter temporal la prestación de servicios y el cumplimiento de funciones administrativas que estén presentando riesgo.

 

4. Complementariedad. Para completar o perfeccionar la prestación de servicios a su cargo, y el desarrollo de proyectos regionales, las entidades territoriales podrán utilizar mecanismos como los de asociación, cofinanciación y/o convenios.

 

5. Eficiencia. La Nación, las entidades territoriales y los esquemas de integración territorial garantizarán que el uso de los recursos públicos y las inversiones que se realicen en su territorio, produzcan los mayores beneficios sociales, económicos y ambientales.

 

6. Equilibrio entre competencias y recursos. Las competencias se trasladarán, previa asignación de los recursos fiscales para atenderlas de manera directa o asociada.

 

7. Gradualidad. La asunción de competencias asignadas por parte de las entidades territoriales se efectuará en forma progresiva y flexible, de acuerdo con las capacidades administrativas y de gestión de cada entidad.

 

8. Responsabilidad. La Nación, las entidades territoriales y las figuras de integración territorial asumirán las competencias a su cargo, previendo los recursos necesarios sin comprometer la sostenibilidad financiera del ente territorial, garantizando su manejo transparente.

 

CAPÍTULO II

COMPETENCIAS EN MATERIA DE ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

 

Artículo 24. Distribución de competencias en materia de ordenación del territorio. Son competencias de la Nación y de las entidades territoriales en materia de ordenación del territorio, las siguientes:

 

1. De la Nación

Establecer la política general de ordenamiento del territorio en los asuntos de interés nacional: áreas de parques nacionales y áreas protegidas; localización de grandes proyectos de infraestructura; localización de formas generales de uso de la tierra de acuerdo con su capacidad productiva en coordinación con lo que disponga el desarrollo de la Ley del Medio Ambiente; determinación de áreas limitadas en uso por seguridad y defensa; los lineamientos del proceso de urbanización y el sistema de ciudades; los lineamientos y criterios para garantizar la equitativa distribución de los servicios públicos e infraestructura social de forma equilibrada en las regiones, y la conservación y protección de áreas de importancia histórica y cultural, definir los principios de economía y buen gobierno mínimos que deberán cumplir los departamentos, los Distritos, los municipios, las áreas metropolitanas, las regiones entidades territoriales y cualquiera de las diferentes alternativas de asociación, contratos o convenios plan o delegaciones previstas en la presente ley, establecer medidas preventivas y/o correctivas de carácter temporal a las entidades territoriales, en las situaciones en las que se determine que está en riesgo la cobertura, calidad y /o continuidad de la prestación de bienes y servicios públicos a su cargo, así como los demás temas de alcance nacional, de acuerdo con sus competencias constitucionales y legales.

 

2. Del Departamento

Establecer directrices y orientaciones para el ordenamiento de la totalidad o porciones específicas de su territorio, especialmente en áreas de conurbación con el fin de determinar los escenarios de uso y ocupación del espacio, de acuerdo con el potencial óptimo del ambiente y en función de los objetivos de desarrollo, potencialidades y limitantes biofísicos, económicos y culturales; definir las políticas de asentamientos poblacionales y centros urbanos, de tal manera que facilite el desarrollo de su territorio; orientar la localización de la infraestructura física - social de manera que se aprovechen las ventajas competitivas regionales y se promueva la equidad en el desarrollo municipal, concertando con los municipios el ordenamiento territorial de las áreas de influencia de las infraestructuras de alto impacto; integrar y orientar la proyección espacial de los planes sectoriales departamentales, los de sus municipios y entidades territoriales indígenas.

En desarrollo de sus competencias, los departamentos podrán articular sus políticas, directrices y estrategias de ordenamiento  físico - territorial con los planes, programas, proyectos y actuaciones sobre el territorio, mediante la adopción de planes de ordenamiento para la totalidad o porciones específicas de su territorio.

 

3. De los Distritos Especiales

Dividir el territorio distrital en localidades, de acuerdo a las características sociales de sus habitantes y atribuir competencias y funciones administrativas; organizarse como áreas metropolitanas, siempre que existan unas relaciones físicas, sociales y económicas que den lugar al conjunto de dicha característica y coordinar el desarrollo del espacio territorial integrado por medio de la racionalización de la prestación de sus servicios y la ejecución de obras de interés metropolitano; dirigir las actividades que por su denominación y sus carácter les corresponda.

 

4. Del Municipio

Los municipios deberán formular y adoptar los planes de ordenamiento del territorio, reglamentar de manera específica los usos del suelo, en las áreas urbanas, de expansión y rurales, de acuerdo con las leyes, optimizar los usos de las tierras disponibles y coordinar los planes sectoriales, en armonía con las políticas nacionales y los planes departamentales y metropolitanos.

 

5. De las Áreas Metropolitanas

Al nivel metropolitano le corresponde la elaboración de planes integrales de desarrollo metropolitano con perspectiva de largo plazo, incluyendo el componente de ordenamiento físico territorial y el señalamiento de las normas obligatoriamente generales que definan los objetivos y criterios a los que deben acogerse los municipios al adoptar los planes de ordenamiento territorial en relación con las materias referidas a los hechos metropolitanos, de acuerdo con lo previsto en la Ley de Áreas Metropolitanas.

 

CAPITULO III

CONFLICTOS DE COMPETENCIA

 

Artículo 25. Definición. Toda reclamación de violación a las normas orgánicas de distribución de competencias por parte de la Nación o de una entidad territorial, y de las respectivas entidades descentralizadas, así como los conflictos de límites entre entidades territoriales, se consideran conflictos de competencias.

 

Artículo 26. Trámite. Los conflictos de competencia entre la Nación y una entidad territorial, o de estas entre sí, serán de conocimiento de la Comisión de Ordenamiento Territorial, mediante un tramité sumario que será reglamentado por la ley.

 

Artículo 27. Jurisdicción contencioso- administrativa. Las decisiones de la Comisión de Ordenamiento Territorial o de su

Comité Técnico, cuando les sean delegadas, serán demandables ante la jurisdicción contencioso administrativa, así:

1. Cuando se trate de conflictos dentro de un solo departamento, la demanda será resuelta por el respectivo Tribunal Administrativo.

2. Cuando se trate de conflictos que trasciendan los limites de un único departamento, la demanda será resuelta por el Consejo de Estado.

 

TITULO III

LAS REGIONES ADMINISTRATIVAS Y DE PLANIFICACIÓN

 

ARTÍCULO 28. Regiones Administrativas y de Planificación. Previa autorización de sus respectivas asambleas y el concejo del Distrito Capital, los gobernadores de dos o más departamentos y el Alcalde Mayor de Bogotá podrán constituir mediante convenio la región administrativa y de planificación que consideren necesaria para promover el desarrollo económico de sus territorios y el mejoramiento social de sus habitantes.

Entre los departamentos que conformen las regiones aquí previstas debe haber continuidad geográfica.

La Nación dará prioridad a la cofinanciación de proyectos estratégicos de las regiones administrativas y de planificación, previo cumplimiento de los requisitos y condiciones previstos en la normativa vigente.

 

Artículo 29. Consejo Regional de Planeación. Créase el Consejo Regional de Planeación como instancia técnica y asesora de la Región Administrativa de Planificación. El Consejo Regional de Planeación estará integrado por los gobernadores del departamento de la región que la conformen con una presidencia pro témpore, por el término que la región establezca en el acto de constitución y creación.

 

Artículo 30. Financiación. El funcionamiento de las Regiones Administrativas y de Planificación se financiará con cargo a recursos de regalías en los términos y condiciones que defina la ley y el Gobierno Nacional. Igualmente, las entidades territoriales que conformen una Región Administrativa y de Planificación podrán destinar recursos para el financiamiento de la misma.

 

Artículo 31. Fondo de Compensación Territorial. Créase el Fondo de Compensación Territorial, sin personería jurídica, adscrito al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, cuyo objeto será la administración de las regalías y compensaciones que se destinen para la financiación de proyectos de inversión regional, incluidos los estratégicos que se ejecuten a través de las Regiones Administrativas y de Planificación.

El Fondo se financiará con los recursos provenientes de regalías y compensaciones en los términos, condiciones y criterios definidos por la Constitución Política.

El Gobierno Nacional reglamentará las condiciones de operación, funcionamiento e inversión de este Fondo.

 

Artículo 32. De la Región Territorial: De conformidad con el artículo 307 de la Constitución Política, la respectiva ley, previo concepto de la Comisión de Ordenamiento Territorial, establecerá las condiciones para solicitar la conversión de la Región en entidad territorial. La decisión tomada por el Congreso se someterá en cada caso a referendo de los ciudadanos de los departamentos interesados.

La misma ley establecerá las atribuciones, los órganos de administración, y los recursos de las regiones y su participación en el manejo de los ingresos provenientes del Fondo Nacional de Regalías. Igualmente definirá los principios para la adopción del estatuto especial de cada región.

 

TITULO IV

DISPOSICIONES FINALES

 

Artículo 33. Desarrollo y armonización de la legislación territorial. El Gobierno Nacional presentará al Congreso las iniciativas de reformas legislativas correspondientes a la expedición del régimen especial para los departamentos, la reforma del régimen municipal orientada por las prescripciones del artículo 320 de la Constitución Política y la reforma de la legislación en materia de áreas metropolitanas.

Parágrafo: El Congreso, a iniciativa del Gobierno, expedirá un código de régimen departamental y un código de régimen municipal que integre la legislación vigente sobre la materia.

 

Artículo 34. Vigencia y derogatorias. La presente ley rige a partir de la fecha de su promulgación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

 

GERMAN VARGAS LLERAS

Ministro del Interior y Justicia

LOOT: PROYECTO DE LEY: TÍTULO II

Escrito por smpmanizales 15-09-2010 en General. Comentarios (0)

PROYECTO DE LEY ORGÁNICA DE ORDENAMIENTO

TERRITORIAL

PROYECTO DE LEY

Por la cual se dictan normas orgánicas de Ordenamiento Territorial

EL CONGRESO DE COLOMBIA

DECRETA:

 

 

 

 

TITULO II

MARCO INSTITUCIONAL

 

CAPITULO I

Organización institucional

 

Artículo 4°. De la Comisión de Ordenamiento Territorial, COT. La Comisión de Ordenamiento Territorial, COT, es un organismo de carácter técnico y asesor que tiene como función evaluar, revisar y sugerir al Gobierno Nacional y al Congreso de la República la adopción de políticas, desarrollos legislativos y criterios para la mejor organización del Estado en el territorio.

 

Artículo 5°. Conformación de la COT. La Comisión de Ordenamiento Territorial, COT, estará conformada por:

1. El Ministro del Interior y Justicia, quien la presidirá.

2. Dos expertos de reconocida experiencia en la materia designados por el Gobierno Nacional.

3. Dos expertos asesores de reconocida experiencia en la materia designados por el Congreso de la República, uno por cada Cámara.

4. Un experto asesor de carácter académico especializado en el tema designado por el sector académico.

5. Dos representantes de los departamentos designados por la Federación Nacional de Departamentos.

6. Dos representantes de los municipios designados por la Federación Colombiana de Municipios.

7. El Departamento Nacional de Planeación, quien ejercerá la Secretaría Técnica.

 

Artículo 6°. Funciones de la COT. Son funciones de la Comisión de Ordenamiento-Territorial, además de las particulares establecidas en la presente ley, las siguientes:

1. Asesorar al Gobierno Nacional y al Congreso Nacional en la definición de políticas y desarrollos legislativos relativos a la organización territorial del Estado.

2. Revisar, evaluar y proponer las diferentes políticas sectoriales que tengan injerencia directa con el ordenamiento territorial, a iniciativa propia del Gobierno Nacional o del Congreso de la República.

3. Propiciar escenarios de consulta o concertación con los actores involucrados en el ordenamiento territorial.

4. Presentar anualmente al Congreso de la República un informe sobre el estado y avances del ordenamiento territorial, según lo establecido en esta ley.

5. Darse su propio reglamento.

6. Las demás que le asignen la Constitución y la ley.

 En un término no superior a un año la COT elaborará una propuesta de codificación y compilación de las normas jurídicas vigentes en Colombia sobre organización territorial del Estado y las entidades territoriales. El gobierno nacional difundirá ampliamente el resultado de esta labor.

 

Artículo 7°. Secretaría Técnica. El Departamento Nacional de Planeación ejercerá la Secretaría técnica de la COT.

El Secretario Técnico de la COT se encargará de asegurar el apoyo logístico, técnico y especializado que requiera la misma para el cabal desarrollo de sus funciones e invitará a las deliberaciones de la misma a los ministros, jefes de departamento administrativo respectivos, expertos académicos de diferentes universidades, el sector privado, o a quien juzgue necesario, cuando deban tratarse asuntos de su competencia o cuando se requieran conceptos externos a la Comisión.

La Secretaría Técnica de la COT conformará un comité especial interinstitucional integrado por las entidades del orden nacional competentes en la materia con el fin de prestar el apoyo logístico, técnico y especializado que requiera la comisión para el cabal desarrollo de sus funciones.

 

Artículo 8°. Comisiones Regionales de Ordenamiento Territorial. La ley creará Comisiones Regionales de Ordenamiento Territorial, con el objeto de establecer y orientar las acciones en esta materia en el ámbito de su jurisdicción y participar en la elaboración del Proyecto Estratégico Regional de Ordenamiento Territorial, acorde con los lineamientos generales establecidos por la COT.

La Comisión de Ordenamiento Territorial establecerá la integración y funciones generales de las Comisiones Regionales y su forma de articulación con los distintos niveles y entidades de gobierno.

En la conformación de las Comisiones Regionales, se observará la composición de la COT, con el fin de garantizar la representación de los sectores público, privado, la academia y la sociedad civil.

 

CAPITULO II

Esquemas asociativos de entidades territoriales

 

Artículo 9. Objeto. El Estado promoverá procesos asociativos entre entidades territoriales para la libre y voluntaria conformación de alianzas estratégicas que impulsen el desarrollo, la competitividad y las economías de escala en la organización territorial estatal.

La definición de políticas y modos de gestión regional y subregional no estará limitada a la adición de entidades político administrativas e incluirá alternativas flexibles.

Igualmente, el Estado promoverá procesos asociativos entre entidades territoriales nacionales y las de países vecinos y fronterizos tendientes a la conformación de alianzas estratégicas que promuevan el desarrollo social, económico y cultural. Para tal efecto, deberán contar con el aval del Gobierno nacional como rector de la política internacional.

 

Artículo 10. Esquemas asociativos territoriales. Constituirán esquemas asociativos territoriales las regiones administrativas y de planificación, las asociaciones de departamentos, las asociaciones de distritos especiales, las provincias administrativas y de planificación, las asociaciones de municipios y/o territorios indígenas; el convenio-plan y la delegación.

 

Artículo 11. Conformación de asociaciones de entidades territoriales. Las asociaciones de entidades territoriales se conformarán libremente por dos o más entes territoriales para prestar conjuntamente servicios públicos, funciones administrativas propias o asignadas al ente territorial por el nivel nacional, ejecutar obras de interés común o cumplir funciones de planificación, así como para procurar el desarrollo integral de sus territorios.

Parágrafo. Podrán conformarse diversas asociaciones de entidades territoriales como personas jurídicas de derecho público bajo la dirección y coordinación de las entidades territoriales interesadas, las cuales velarán por la inclusión y participación de la comunidad en la toma de decisiones que sobre el área se adopten.

 

Artículo 12. Asociaciones de departamentos. Dos o más departamentos geográficamente contiguos podrán asociarse para organizar conjuntamente la prestación de servicios públicos, la ejecución de obras de ámbito regional y el cumplimiento de funciones administrativas propias, mediante convenio o contratoplan suscrito por los gobernadores respectivos, previamente autorizados por las asambleas departamentales.

 

Artículo 13. Asociaciones de Distritos especiales. Dos o más Distritos especiales podrán asociarse para organizar conjuntamente la prestación de servicios o la ejecución de obras públicas de interés común mediante convenio, siempre y cuando que no se alteren las características esenciales de cada uno de ellos. El respectivo convenio será suscrito por los Alcaldes Mayores de cada Distrito, previamente autorizados por sus respectivos Concejos.

 

Artículo 14. Asociaciones de municipios. Dos o más municipios contiguos de un mismo departamento o de varios departamentos, podrán asociarse para organizar conjuntamente la prestación de servicios públicos, la ejecución de obras de ámbito regional y el cumplimiento de funciones administrativas propias, mediante convenio o contrato-plan suscrito por los gobernadores respectivos, previamente autorizados por los concejos municipales o territoriales.

Parágrafo: Las asociaciones conformadas por dos o más municipios de un mismo departamento corresponde crearlas a las respectivas asambleas departamentales, previa autorización de los respectivos concejos municipales. Las asociaciones conformadas por dos o más municipios de distintos departamentos sólo podrán funcionar al interior de un esquema de región administrativa y de planificación.

 

Artículo 15. Naturaleza y funcionamiento de los esquemas asociativos. Las asociaciones de departamentos, las asociaciones de municipios son entidades administrativas de derecho público, con personería jurídica y patrimonio propio e independiente de los entes que la conforman.

Las asociaciones de departamentos podrán constituirse en regiones administrativas y de planificación, previa autorización de sus asambleas departamentales.

En ningún caso las entidades territoriales que se asocien podrán generar gastos de funcionamiento adicionales con cargo a su presupuesto al presupuesto general de la Nación, ni incrementar la planta burocrática de las respectivas entidades que las conformen.

El Distrito Capital de Bogotá, el Departamento de Cundinamarca y los departamentos contiguos a éste podrán asociarse en una región administrativa y de planificación especial con personería jurídica, autonomía y patrimonio propio cuyo objeto principal será el desarrollo económico y social de la respectiva región. Las citadas entidades territoriales conservarán su identidad política y territorial.

El acto de constitución podrá realizarse por convenio entre los mandatarios seccionales aprobado por las corporaciones de las respectivas entidades territoriales.

 

Artículo 16. Contratos o convenios plan. La Nación podrá contratar o convenir con las entidades territoriales y con las asociaciones de entidades territoriales, la ejecución asociada de proyectos estratégicos de desarrollo territorial. En los contratos plan que celebren la Nación y las entidades territoriales o éstas entre sí, se establecerán los aportes que harán, así como las fuentes de financiación respectivas.

La Nación también podrá contratar con las asociaciones de entidades territoriales la ejecución de programas del Plan Nacional de Desarrollo, cuando lo considere pertinente y el objeto para el cual fueron creadas dichas asociaciones lo permita, previa aprobación de su órgano máximo de administración, atendiendo los principios consagrados en la presente ley.

 

Artículo 17. Delegación. La Nación y los diferentes órganos del nivel central podrán delegar en las entidades territoriales o en los diferentes esquemas asociativos territoriales y en las áreas metropolitanas, por medio de convenios o contratos plan, atribuciones propias de los organismos y entidades públicas de la Nación, así como de las entidades e institutos descentralizados del orden nacional. En la respectiva delegación se establecerán las funciones y los recursos para el adecuado cumplimiento de los fines de la administración pública a cargo de éstas.

 

CAPITULO III

Política legislativa en materia de ordenamiento territorial

 

Artículo 18. Objetivos generales de la legislación territorial. La ley promoverá una mayor delegación de funciones y competencias del nivel nacional hacia el orden territorial, la eliminación de duplicidades entre la administración central y descentralizada y los entes territoriales, el fortalecimiento de la Región Administrativa y de Planificación y el departamento, la acción conjunta y articulada de los diferentes niveles de gobierno a través de alianzas, asociaciones y convenios de delegación, el diseño de modalidades regionales de administración para el desarrollo de proyectos especiales y el incremento de la productividad y la modernización de la administración municipal.

 

Artículo 19. Diversificación, fortalecimiento y modernización del régimen departamental. La racionalización del régimen jurídico de los departamentos parte del reconocimiento de sus diferencias y fortalezas específicas. A partir de este principio y con el objeto de mejorar la administración departamental y de asegurar una más eficiente prestación de los servicios públicos, la ley establecerá regímenes especiales y diferenciados de gestión administrativa y fiscal para uno o varios departamentos.

Para tal efecto la ley podrá establecer capacidades y competencias distintas a las señaladas para los departamentos en la Constitución de acuerdo con el artículo 302 de la Carta Política.

La ley graduará y eventualmente integrará las capacidades y competencias departamentales de acuerdo con la población, recursos económicos y naturales y circunstancias sociales, culturales y ecológicas de los departamentos.

 

Artículo 20. Diversificación de los regímenes municipales por categorías. Con el propósito de democratizar y hacer más eficiente y racional la administración municipal, la ley, con fundamento en el artículo 320 de la Constitución Política, establecerá categorías de municipios de acuerdo con su población, recursos fiscales, importancia económica y situación geográfica, y señalará, a los municipios pertenecientes a cada categoría, distinto régimen en su organización, gobierno y administración.

 

Artículo 21. Del régimen fiscal especial para las áreas metropolitanas. En desarrollo de lo previsto en el artículo 319 de la Constitución Política, además de los recursos que integran el patrimonio y renta de las áreas metropolitanas, el proyecto de constitución de la misma regulado por el artículo 5° de la Ley 128 de 1994 debe precisar las fuentes de los aportes de las entidades territoriales que formarán parte de la misma, así como los porcentajes de tales aportes.

En las áreas metropolitanas que se encuentren constituidas a la fecha de la presente ley, cada concejo municipal a iniciativa de su alcalde expedirá un acuerdo en el que se señalen las fuentes de los aportes a los que se compromete el respectivo municipio con destino a la financiación de las funciones de la entidad, así como los porcentajes de dicha participación.

El acto administrativo que constituya un Área Metropolitana se considerará norma general de carácter obligatorio a la que tendrá que regirse cada concejo municipal al momento de aprobar el presupuesto anual de la respectiva entidad miembro.

Parágrafo: Cuando se produzca la anexión de nuevos municipios al área metropolitana, el acto que protocolice dicha anexión deberá contener los elementos previstos en el presente artículo.

LOOT: PROYECTO DE LEY: TÍTULO I

Escrito por smpmanizales 15-09-2010 en General. Comentarios (0)

TITULO I

DISPOSICIONES GENERALES

 

Artículo 1°. Objeto de la ley. La presente ley tiene por objeto dictar las normas orgánicas para el ordenamiento del territorio colombiano; enmarcar en las mismas el ejercicio de la actividad legislativa; establecer los principios rectores del ordenamiento; definir el marco institucional e instrumentos para el desarrollo territorial; distribuir competencias entre la Nación y las entidades territoriales y establecer las normas generales para la organización territorial.

 

Artículo 2°. Finalidad del ordenamiento territorial. El ordenamiento territorial es una política de Estado orientada a facilitar el cumplimiento de sus fines esenciales: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; propiciar la participación ciudadana en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.

El ordenamiento territorial es un instrumento de planificación y de gestión y un proceso de construcción colectiva de país, tendiente a lograr una adecuada organización político – administrativa, que facilite el fortalecimiento de la identidad cultural y el desarrollo territorial, entendido este como el crecimiento socioeconómico equitativo y ambientalmente sostenible.

El ordenamiento territorial promoverá el aumento de la capacidad de gestión y de administración de sus propios intereses para las entidades e instancias de integración territorial, fomentando el traslado de competencias y poder de decisión de los órganos centrales o descentralizados del Gobierno en el orden nacional hacia el nivel territorial pertinente, con la correspondiente asignación de recursos.

El ordenamiento territorial propiciará las condiciones para concertar políticas públicas entre la Nación y las entidades territoriales, con el reconocimiento de la diversidad geográfica, histórica, económica, ambiental, étnica y cultural e identidad regional y nacional.

 

Artículo 3°. Principios rectores del ordenamiento territorial.

Además de los principios constitucionales descritos en este artículo, son principios del proceso de ordenamiento territorial los siguientes:

 

1. Soberanía y Unidad Nacional. El ordenamiento territorial propiciará la integridad territorial, su seguridad y defensa, y fortalecerá el Estado social de Derecho organizado en forma de

República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales.

 

2. Autonomía. Las entidades territoriales gozan de autonomía para la gestión de sus intereses dentro de los límites de la Constitución y la ley.

 

3. Descentralización. La distribución de competencias entre la Nación y las entidades territoriales se realizará trasladando el correspondiente poder de decisión de los órganos centrales del Estado hacia el nivel territorial pertinente, en lo que corresponda, de tal manera que se promueva una mayor capacidad de gestión y de administración de sus propios intereses.

 

4. Integración. Los departamentos y los municipios ubicados en zonas fronterizas pueden adelantar programas de cooperación dirigidos al fomento del desarrollo comunitario, la prestación de los servicios públicos y la preservación del ambiente con entidades territoriales limítrofes de un país vecino siempre que tengan el mismo nivel político y administrativo. Estos procesos deberán contar con el aval del gobierno nacional como rector de la política internacional.

 

5. Regionalización. El ordenamiento territorial promoverá el establecimiento de Regiones Administrativas y de Planificación como marcos de relaciones geográficas, económicas, culturales, y funcionales, a partir de ecosistemas bióticos y biofísicos, de identidades culturales locales, de equipamientos e infraestructuras económicas y productivas y de relaciones entre las formas de vida rural y urbana, en el que se desarrolla la sociedad colombiana y hacia donde debe tender el modelo de Estado republicano unitario.

En tal sentido la creación y el desarrollo de Regiones Administrativas y de Planificación y la regionalización de competencias y recursos públicos se enmarcan en una visión del desarrollo hacia la complementariedad, con el fin de fortalecer la unidad nacional.

 

6. Sostenibilidad. El ordenamiento territorial conciliará el crecimiento económico, la sostenibilidad fiscal, la equidad social y la sostenibilidad ambiental, para garantizar adecuadas condiciones de vida de la población.

 

7. Participación. La política de ordenamiento territorial promoverá la participación, concertación y cooperación para que los ciudadanos tomen parte activa en las decisiones que inciden en la orientación y organización territorial.

 

8. Solidaridad y equidad territorial. Con el fin de contribuir al desarrollo armónico del territorio colombiano, la Nación, las entidades territoriales y las figuras de integración territorial de mayor capacidad política y administrativa, económica y fiscal, apoyarán aquellas entidades de menor desarrollo relativo, en procura de garantizar el acceso equitativo a las oportunidades y beneficios del desarrollo, para elevar la calidad de vida de la población.

 

9. Diversidad. El ordenamiento territorial reconoce las diferencias geográficas, institucionales, económicas, sociales, étnicas y culturales del país, como fundamento de la unidad e identidad nacional, la convivencia pacífica y la dignidad humana.

 

10. Gradualidad y flexibilidad. El ordenamiento territorial reconocerá la heterogeneidad de las comunidades y geografías del país y se ajustará a las diferencias relativas de desarrollo entre las diversas regiones (porciones del territorio) que lo integran. Las entidades e instancias de  Integración territorial se adaptarán progresivamente, para lo cual podrán asignárseles las competencias y recursos que les permitan aumentar su capacidad planificadora, administrativa y de gestión.

 

11. Prospectiva. El ordenamiento territorial estará orientado por una visión compartida de país a largo plazo, con propósitos estratégicos que guíen el tipo de organización territorial requerida.

 

12. Paz y convivencia. El ordenamiento territorial promoverá y reconocerá los esfuerzos de convivencia pacífica en el territorio e impulsará políticas y programas de desarrollo para la construcción de la paz, el fortalecimiento del tejido social y la legitimidad del Estado.

 

13. Asociatividad. El ordenamiento territorial propiciará la formación de asociaciones entre las entidades territoriales e instancias de integración territorial para producir economías de escala, generar sinergias y alianzas competitivas, para la consecución de objetivos de desarrollo económico y territorial comunes.

 

14. Responsabilidad y transparencia. Las autoridades del nivel nacional y territorial promoverán de manera activa el control social de la gestión pública incorporando ejercicios participativos en la planeación, ejecución y rendición final de cuentas, como principio de responsabilidad política y administrativa de los asuntos públicos.

 

15. Equidad social y equilibrio territorial. La Nación y las entidades territoriales propiciarán el acceso equitativo de todos los habitantes del territorio colombiano a las oportunidades y beneficios del desarrollo, buscando reducir los desequilibrios sociales, económicos y ambientales entre ellas. Así mismo, los procesos de ordenamiento procurarán el desarrollo equilibrado entre áreas urbanas, rurales y costeras de estas en relación con la región.

 

16. Economía y buen gobierno. La organización territorial del

Estado deberá garantizar la autosostenibilidad económica, el saneamiento fiscal y la profesionalización de las administraciones territoriales, por lo que se promoverán mecanismos asociativos que privilegien la reducción del gasto y el buen gobierno en su conformación y funcionamiento.

La ley determinará los principios de economía y buen gobierno mínimos que deberán garantizar los departamentos, los distritos, los municipios, las áreas metropolitanas, sus descentralizadas, así como cualquiera de las diferentes alternativas de asociación, contratos o convenios plan o delegaciones previstas en la presente ley.