Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

A LAS MAMAS EMPRENDEDORAS

Escrito por smpmanizales 06-05-2010 en General. Comentarios (0)

                                                

Por Eduardo Gómez Giraldo.

 

Definición de Madre: Aquella que nunca se cansa de esperar.

 

Generalmente en el día de la madre se exalta la abnegada e incondicional entrega de las madres para con sus hijos y el hogar, algo que con justa razón se debería hacer todos los días. Pero con la modernización, la simplificación de los hogares, la competencia, la sociedad de consumo, el alto índice de divorcios por los matrimonios desechables que se vencen a la primera dificultad y la mayor preparación de la mujer, hoy también aquellas que son madres han ocupado un importante lugar en el espacio laboral de todos los países, inclusive hasta el punto de valerse por sí mismas sin depender de nadie y llegando a subir la tasa de hombres que se dedican a las labores del hogar mientras las damas se encargan del sustento de la casa. Hace dos décadas solamente el 4% de los hombres se desempeñaba como”Ama de casa”, pero en el siglo actual esta tasa ha subido al 12% y sigue en aumento por el desplazamiento de la masa laboral femenina.

 

Aunque es innegable la importancia de la madre en la crianza de los hijos, sería injusto no exaltar aquellas madres que trabajan guardando la proporción de tiempo necesaria con equilibrio para cumplir con ese don de madre que la naturaleza les dio, por que ser madre, engendrar y parir un hijo es un honroso privilegio solo para ellas.


Todo extremo es vicioso, dice el adagio. Así como la sociedad ha llevado a otras a valorar más la vanidad por encima de este bonito menester de madre, exhibiendo sus cirugías para conquistar quien sabe a quién, o sin saber que tanto halaga esto a sus hijos vale la pena rendir homenaje a las madres trabajadoras.


Hace un año desde este mismo espacio inspirado en la reciente desaparición de mi Madre y por que no decirlo, valoro tanto con el trasegar de los días que despiertan los recuerdos por tan notable ausencia, quisiera también felicitar a aquellas mamás emprendedoras como la mía, las que son cabeza de hogar, a las que tienen el ímpetu para trabajar y administrar la casa al mismo tiempo con equilibrio, a las que se atreven a salir a la calle para desafiar las dificultades, a las que no se han dedicado solamente a la vanidad o las tareas más fáciles, a las que tienen el coraje de sacar adelante unos hijos por sí  solas sin ayuda, a las que no les da vergüenza empuñar un maletín para ofrecer sus productos y en general a todas las que trabajan por cualquier motivo.

 

Gracias a ellas y especialmente a la mía que con su ejemplo y arduo trabajo, hoy disfruto de las ventajas que da la independencia no solo como medio de sustento sino como una forma de vida para degustar algo que en el mundo de hoy se valora y es cada vez más escaso. Tiempo.


Hoy algunas madres ya en un estado etéreo convertidas en ángeles guías, unido yo al grupo de huérfanos como privilegiados hijos de procreadoras que trabajaron duro por nosotros, Contemplando desde la tierra a las mamás ausentes que disfrutan la paz junto a Dios y que después de ser mentoras con el ejemplo de su trabajo, entrega y dedicación, aún en su ausencia con su legado nos inspiraron para ser los emprendedores  que somos y  que necesita este país ¡Felicitaciones¡ Infinitas gracias  y que Dios las bendiga por siempre. Se merecen lo mejor. “Solo mueren aquellos que se olvidan”

Los terremotos en Colombia - Notas

Escrito por smpmanizales 06-05-2010 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/amenaza-sismica.gif 

 

Por Gonzalo Duque-Escobar

 

AL BAHAREQUE LE FUE MUY BIEN - The Bahareque made it very well

http://gduquees.blogspot.com/2008/01/al-bahareque-le-fue-muy-bien-bahareque_2919.html

 

ASPECTOS GEOFÍSICOS Y AMENAZAS NATURALES EN LOS ANDES DE COLOMBIA

http://www.digital.unal.edu.co/dspace/bitstream/10245/1515/1/andes-geofyamn.pdf

 

ESCOMBROS A LA ESPERA EN ZONAS SÍSMICAS DENSAMENTE POBLADAS

http://godues.spaces.live.com/blog/cns!48eaa3991cdcae9a!1752.entry

 

EL QUINDÍO ANTES Y DESPUÉS DEL DESASTRE

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/quindio.pdf

 

CONSIDERACIONES SOBRE LA RECONSTRUCCIÓN DEL SUR DEL QUINDÍO

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/reconstruccion.pdf

 

GESTIÓN DEL RIESGO NATURAL Y EL CASO DE COLOMBIA.

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/gestion.pdf

 

HAITI SIN RESILIENCIA PARA EL DESATRE

http://smpmanizales.blogspot.com/2010/01/haiti-sin-resiliencia-para-el-desatre.html

 

LA CATÁSTROFE DEL EJE CAFETERO EN UN PAÍS SIN MEMORIA

http://www.digital.unal.edu.co/dspace/bitstream/10245/195/1/lacatastrofe.pdf

 

MANUAL DE GEOLOGÍA PARA INGENIEROS Cap15 - SISMOS

http://www.galeon.com/manualgeo/geo15.pdf

 

MANIZALES NO ESTA PREPARADA PARA UN TERREMOTO

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/terremoto.pdf

 

NO HAY MÁS TERREMOTOS, SIMPLEMENTE DESASTRES MÁS GRANDES

http://www.galeon.com/gonzaloduquee-00/terre-pred.pdf

 

POSIBLE RESPIRO SÍSMICO PARA EL QUINDÍO

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/respiro.pdf

 

PREOCUPA RELACIÓN ENTRE PRESA Y TERREMOTO DE CHINA

http://godues.blogspot.com/2009/02/preocupa-relacion-entre-presa-y.html

 

PROGRAMA DE SEGURIDAD Y DESALOJO PARA INSTITUCIONES

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/desalojo.pdf

 

RIESGO SÍSMICO: LOS TERREMOTOS

http://www.digital.unal.edu.co/dspace/bitstream/10245/546/1/sismos.pdf

 

SISMO, BAHAREQUE Y LADERAS

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/bahareque.pdf

 

¿SISMO? QUE TAMPOCO CUNDA EL PÁNICO

http://godues.blogspot.com/2009/04/sismo-que-tampoco-cunda-el-panico.html

 

SISMOS Y VOLCANES EN COLOMBIA

 

http://smpmanizales.blogspot.com/2010/05/sismos-y-volcanes-en-colombia.html

 

UN TINTO PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL EJE CAFETERO

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/tinto.pdf

Chuzadas, seguimiento y responsabilidad política: el Watergate colombiano

Escrito por smpmanizales 06-05-2010 en General. Comentarios (0)
Revista Eje 21. Manizales, 06/05/2010/
El escándalo crece y está rondando la Casa de Nariño, sin que el Presidente asuma como debe la responsabilidad política.

Mucho más que teléfonos chuzados

Por lo que la Fiscalía General de la Nación ha divulgado en audiencia pública, y por informes periodísticos de los últimos días, el escándalo de las llamadas "chuzadas" o interceptación de comunicaciones privadas es mucho más grave de lo que creíamos.

 

Entre otras razones, porque se ha sabido que no había sólo grabación de conversaciones telefónicas sino mucho más: lo que en fútbol se denomina "marcación", un procedimiento confiado a los defensas y aplicado principalmente a los delanteros que tienen fama de goleadores, y que consiste en no dejarlos libres un segundo.

Al comienzo se pensó -y eso de suyo era grave en un sistema que alega ser respetuoso del  Derecho- que se trataba de saber lo que estaban conversando ciertas personas de importancia, pero que había sido algo extraordinario y proveniente de la actuación aislada de algunos funcionarios de menor rango del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por supuesto sin orden judicial y sin conocimiento de sus superiores.

Pero la Fiscalía, sobre la base de las pruebas allegadas, ha establecido ahora que esas acciones respondían a un plan preconcebido y a una verdadera empresa criminal contra personas expresamente seleccionadas en razón de su pertenencia a la Corte Suprema de Justicia, al periodismo o a la oposición.

Un programa delictivo perfectamente trazado, con pautas e instructivos específicos; con la deliberada intención -no ya de espiar a las personas escogidas y a sus familias- sino de averiguar todos sus pasos y costumbres. Se trataba de buscarles algún posible vínculo con delincuentes o con organizaciones criminales. Se trataba de desacreditarlos. Y, en el caso de los opositores, de conocer, además, lo que pensaban acerca de las políticas o decisiones oficiales; de las posiciones críticas que asumían; de las estrategias que seguirían.

Y, en el caso de los magistrados -precisamente aquellos que llevan los procesos de la "parapolítica" o que han tenido diferencias con el Ejecutivo, como Valencia Copete- se quería "escarbar", en sus actos cotidianos y en sus asuntos personales y privados, con el objeto de "descubrir" irregularidades para, de alguna manera, desprestigiarlos y hacerles perder credibilidad.

Los delitos son varios y son graves

En definitiva, un plan macabro y concebido con dolo e intención perversa, que hace empalidecer lo sucedido en Watergate que culminó con la caída del Presidente Richard Nixon. Una empresa criminal en la que tomaron parte ex funcionarios del DAS y que tiene detrás, a no dudarlo, uno o varios cerebros que no hemos podido identificar y a quienes es menester descubrir cuanto antes. Toda una estructura malévola respecto de la cual sin duda los subalternos obedecieron órdenes. ¿De quién? El país espera que las investigaciones prosigan y que lleguen algún día a alguna parte, ojalá sin que se atraviese el nefasto vencimiento de términos. No se podría admitir que los responsables intelectuales de estos delitos quedaran impunes.

Si, como lo ha dicho el Presidente encargado de la Corte, doctor Jaime Arrubla, estamos ante una conspiración de Estado, la situación adquiere características de verdadera crisis, en especial si llegara a probarse que las órdenes provinieron de altos funcionarios de la Casa de Nariño, puesto que ello significaría un grave atentado contra las instituciones democráticas, y una preocupante incrustación de tenebrosos "goebbels" o "montesinos" en la estructura gubernamental colombiana.

Por todo lo que significa para la democracia y para el Estado de Derecho, lo que se ha venido estableciendo en el curso de ese proceso es un campanazo que nos debe alertar:

1. El espionaje y los seguimientos ilegales contra los magistrados de la Corte Suprema de Justicia constituyen prácticas delictivas propias de un sistema dictatorial, pues en su desarrollo han sido hostigados los jueces de mayor jerarquía con los propósitos definidos de vencer su voluntad y de quebrar su independencia;

2. Con los periodistas, lo que hay es una inadmisible violación de las libertades de información y de expresión;

3. Con la oposición y sus dirigentes, una enfermiza tendencia -muy característica de algunos funcionarios- a considerar que quienes son críticos del gobierno o se abstienen de usar el incienso ante el gobernante son, por eso mismo, enemigos de la sociedad y amigos de la subversión, y que deben ser seguidos para rastrear sin orden judicial aquello que obsecuentes servidores del régimen piensan que pueden encontrar: sus "vínculos" con la guerrilla. Con el agravante de que los maquiavélicos organizadores del complot no descartaron crear los "vínculos" en caso de no ser encontrados, según puede verse en algunos de los documentos divulgados, que, al tenor de las instrucciones allí contenidas, tenían por objetivo el descrédito, además del espionaje.

Por supuesto, el Gobierno Nacional ha afirmado que ninguno de sus integrantes ha dado instrucciones en sentido violatorio de la ley, y que ninguna participación ha tenido la Presidencia de la República en la comisión de estos graves delitos, pese a que las pruebas dan vueltas concéntricas alrededor de la Casa de Nariño.

Eso sí -hay que decirlo- hasta ahora ninguna prueba compromete al Presidente de la República, y quien esto escribe jamás ha creído que el oscuro plan en referencia sea suyo, pero todo indica que sí pudo provenir de algún espontáneo funcionario muy cercano, que no se sabe si estuvo o está todavía en la sede del Gobierno.

Una disculpa inaceptable del Presidente

El parte oficial dice que en las reuniones de empleados del DAS con funcionarios de la Casa de Nariño, el Gobierno sólo tenía el propósito de averiguar sobre la conducta de los magistrados de la Corte Suprema. Y considera, probablemente de buena fe, que esa averiguación era legítima. Al respecto, manifestó el Presidente Uribe: "Hubo un momento en que los medios publicaron probables interferencias de algunos narcotraficantes en algunos magistrados. En la Presidencia se le preguntó al DAS por eso. Una cosa es preguntarle al DAS por eso, que es una institución de inteligencia y que en alguna forma tiene que trabajar con la Presidencia, (...) y otra muy distinta, que nunca ha pasado por la mente de este Gobierno, es sugerirle al DAS que haga interceptaciones o que viole la Ley"[1].

Allí hay una equivocación. Si algo aparecía en los medios acerca de posibles conductas reprobables o delictivas de magistrados, el Presidente de la República no era ni es el llamado a investigar esos hechos ni a juzgar sobre los mismos. Menos todavía subalternos suyos en la Casa de Nariño. Ni era el DAS el organismo encargado de llevar proceso alguno al respecto porque no le correspondía.

Las interceptaciones telefónicas o los datos de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) que hubiesen sido filtrados ilegalmente a los medios, no eran tampoco la vía para establecer si esas conductas tuvieron o no lugar. Recuérdese que, según la Constitución, las comunicaciones privadas son inviolables y que solamente pueden ser interceptadas por orden judicial y por los motivos previstos en la ley. Dígase lo propio acerca de los documentos privados.

Además, los magistrados de los altos tribunales gozan del fuero constitucional especial en cuya virtud, por delitos, solamente pueden ser juzgados por el Senado, previa acusación de la Cámara de Representantes. En esos procesos no tiene arte ni parte el Ejecutivo.

De otro lado, que se sepa, no había en este caso proceso judicial alguno contra los magistrados por esas supuestas relaciones con delincuentes, ni había orden judicial para interceptar sus teléfonos, ni para esculcar sus documentos privados, y menos para seguirlos en su vida íntima.

Y de todas maneras es absolutamente inexplicable que sobre los resultados de esas interceptaciones y seguimientos se estuviera informando a la Presidencia. La conducta de los magistrados no es juzgada por la Presidencia de la República, ni existía razón para que estuviera preguntando. La Presidencia no tiene función judicial, ni el DAS, ni la UIAF  seguían órdenes judiciales.

Entonces -lo digo con el debido respeto-, el Presidente no tiene la razón en cuanto a la justificación que presenta para las reuniones señaladas. En todo caso, se estaba recibiendo de los funcionarios del DAS una información de origen ilícito, y eso no es correcto, aunque el Jefe del Estado tenga la convicción de que todo se hace -y considera que está bien que se haga, sea lo que sea- por salvar la patria.

Responsabilidad legal y responsabilidad política  

Pero, con independencia y sin detrimento de ello, lo que deseo subrayar en esta ocasión es la necesidad de que en Colombia se comprenda la diferencia existente entre la responsabilidad jurídica, bien sea penal o disciplinaria, y la responsabilidad política.

La responsabilidad política se configura en razón del compromiso que contrae con la sociedad quien tiene a su cargo la dirección, conducción u orientación de una institución u organismo, una actividad, una operación o un evento o empresa de carácter público que, por serlo, interesa a toda la colectividad. Quien asume el liderazgo tiene sobre sus hombros no solamente la carga de sus propios actos u omisiones, por los cuales naturalmente responde, sino, en el aspecto político, la de responderle a la colectividad por aquello que, así no le sea imputable directamente, es producto de acciones u omisiones de sus delegados, nominados o subalternos. Ese conductor sabe desde el comienzo que, bajo el punto de vista del compromiso asumido, será  exaltado por los aciertos, o  necesariamente afectado por las fallas de la empresa que comanda; que será suyo tanto su éxito como su fracaso, aunque ni el uno ni el otro hayan sido el resultado de decisiones o actuaciones suyas, positivas o negativas.

En relación con altos funcionarios ha venido haciendo carrera la práctica desaparición de la responsabilidad política, de manera que hechos tan delicados como las interceptaciones y seguimientos en mención; tan graves como los denominados "falsos positivos"; tan vergonzosos como "Agro Ingreso Seguro", o la monumental cascada de equivocaciones de la Emergencia Social en salud -para no mencionar sino los más recientes- solamente repercuten en la trajinada expresión de "...yo asumo la responsabilidad..." -vacía y sin consecuencias reales-, o en la salida del servicio de unos mandos medios que sirven de "fusibles" para que no sean tocados sus superiores.

Ese "asumir" la responsabilidad sin asumirla se suele acompañar de la constante e impropia apelación al debido proceso y a la presunción de inocencia, ingeniosamente trasplantadas, de los principios constitucionales que rigen los procesos judiciales y disciplinarios, al terreno de la responsabilidad política, para que solamente respondan en este último aspecto quienes fueron condenados mediante sentencia en firme al culminar un juicio en su contra.

Se confunden así esas dos formas de responsabilidad, y aunque el fracaso del funcionario en lo político sea estruendoso, nada pasará en este campo, y nadie responderá políticamente con efectos tangibles, mientras no se dilucide la responsabilidad jurídica, lo que, además de constituir un gran error conceptual, ocasiona en la práctica una forma olímpica de garantizar la impunidad política, e inclusive el ascenso burocrático de quienes deberían responder ante la sociedad y finalmente nunca le responden.

Repito que la tesis ha hecho carrera y por eso, aunque al cabo de los años los autores materiales de las "chuzadas" y seguimientos resultaran castigados, no me hago ni siquera la ilusión de que esta cadena de atropellos se refleje en el plano de la responsabilidad política. Aquí hubo un Watergate pero no habrá un Nixon.

Nota de pie de página


[1] Declaración del Presidente de la República en entrevista telefónica con la emisora Radio Santea Fe de Bogotá, Abril 13 de 2010 (reproducida en  http://web.presidencia.gov.co/sp/2010/abril/13/02132010.html) 

Chuzadas, seguimiento y responsabilidad política: el Watergate colombiano PDF Imprimir E-Mail
El escándalo crece y está rondando la Casa de Nariño, sin que el Presidente asuma como debe la responsabilidad política.

Mucho más que teléfonos chuzados

Por lo que la Fiscalía General de la Nación ha divulgado en audiencia pública, y por informes periodísticos de los últimos días, el escándalo de las llamadas "chuzadas" o interceptación de comunicaciones privadas es mucho más grave de lo que creíamos.


chuzadas

Entre otras razones, porque se ha sabido que no había sólo grabación de conversaciones telefónicas sino mucho más: lo que en fútbol se denomina "marcación", un procedimiento confiado a los defensas y aplicado principalmente a los delanteros que tienen fama de goleadores, y que consiste en no dejarlos libres un segundo.

Al comienzo se pensó -y eso de suyo era grave en un sistema que alega ser respetuoso del  Derecho- que se trataba de saber lo que estaban conversando ciertas personas de importancia, pero que había sido algo extraordinario y proveniente de la actuación aislada de algunos funcionarios de menor rango del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) por supuesto sin orden judicial y sin conocimiento de sus superiores.

Pero la Fiscalía, sobre la base de las pruebas allegadas, ha establecido ahora que esas acciones respondían a un plan preconcebido y a una verdadera empresa criminal contra personas expresamente seleccionadas en razón de su pertenencia a la Corte Suprema de Justicia, al periodismo o a la oposición.

Un programa delictivo perfectamente trazado, con pautas e instructivos específicos; con la deliberada intención -no ya de espiar a las personas escogidas y a sus familias- sino de averiguar todos sus pasos y costumbres. Se trataba de buscarles algún posible vínculo con delincuentes o con organizaciones criminales. Se trataba de desacreditarlos. Y, en el caso de los opositores, de conocer, además, lo que pensaban acerca de las políticas o decisiones oficiales; de las posiciones críticas que asumían; de las estrategias que seguirían.

Y, en el caso de los magistrados -precisamente aquellos que llevan los procesos de la "parapolítica" o que han tenido diferencias con el Ejecutivo, como Valencia Copete- se quería "escarbar", en sus actos cotidianos y en sus asuntos personales y privados, con el objeto de "descubrir" irregularidades para, de alguna manera, desprestigiarlos y hacerles perder credibilidad.

Los delitos son varios y son graves

En definitiva, un plan macabro y concebido con dolo e intención perversa, que hace empalidecer lo sucedido en Watergate que culminó con la caída del Presidente Richard Nixon. Una empresa criminal en la que tomaron parte ex funcionarios del DAS y que tiene detrás, a no dudarlo, uno o varios cerebros que no hemos podido identificar y a quienes es menester descubrir cuanto antes. Toda una estructura malévola respecto de la cual sin duda los subalternos obedecieron órdenes. ¿De quién? El país espera que las investigaciones prosigan y que lleguen algún día a alguna parte, ojalá sin que se atraviese el nefasto vencimiento de términos. No se podría admitir que los responsables intelectuales de estos delitos quedaran impunes.

Si, como lo ha dicho el Presidente encargado de la Corte, doctor Jaime Arrubla, estamos ante una conspiración de Estado, la situación adquiere características de verdadera crisis, en especial si llegara a probarse que las órdenes provinieron de altos funcionarios de la Casa de Nariño, puesto que ello significaría un grave atentado contra las instituciones democráticas, y una preocupante incrustación de tenebrosos "goebbels" o "montesinos" en la estructura gubernamental colombiana.

Por todo lo que significa para la democracia y para el Estado de Derecho, lo que se ha venido estableciendo en el curso de ese proceso es un campanazo que nos debe alertar:

1. El espionaje y los seguimientos ilegales contra los magistrados de la Corte Suprema de Justicia constituyen prácticas delictivas propias de un sistema dictatorial, pues en su desarrollo han sido hostigados los jueces de mayor jerarquía con los propósitos definidos de vencer su voluntad y de quebrar su independencia;

2. Con los periodistas, lo que hay es una inadmisible violación de las libertades de información y de expresión;

3. Con la oposición y sus dirigentes, una enfermiza tendencia -muy característica de algunos funcionarios- a considerar que quienes son críticos del gobierno o se abstienen de usar el incienso ante el gobernante son, por eso mismo, enemigos de la sociedad y amigos de la subversión, y que deben ser seguidos para rastrear sin orden judicial aquello que obsecuentes servidores del régimen piensan que pueden encontrar: sus "vínculos" con la guerrilla. Con el agravante de que los maquiavélicos organizadores del complot no descartaron crear los "vínculos" en caso de no ser encontrados, según puede verse en algunos de los documentos divulgados, que, al tenor de las instrucciones allí contenidas, tenían por objetivo el descrédito, además del espionaje.

Por supuesto, el Gobierno Nacional ha afirmado que ninguno de sus integrantes ha dado instrucciones en sentido violatorio de la ley, y que ninguna participación ha tenido la Presidencia de la República en la comisión de estos graves delitos, pese a que las pruebas dan vueltas concéntricas alrededor de la Casa de Nariño.

Eso sí -hay que decirlo- hasta ahora ninguna prueba compromete al Presidente de la República, y quien esto escribe jamás ha creído que el oscuro plan en referencia sea suyo, pero todo indica que sí pudo provenir de algún espontáneo funcionario muy cercano, que no se sabe si estuvo o está todavía en la sede del Gobierno.

Una disculpa inaceptable del Presidente

El parte oficial dice que en las reuniones de empleados del DAS con funcionarios de la Casa de Nariño, el Gobierno sólo tenía el propósito de averiguar sobre la conducta de los magistrados de la Corte Suprema. Y considera, probablemente de buena fe, que esa averiguación era legítima. Al respecto, manifestó el Presidente Uribe: "Hubo un momento en que los medios publicaron probables interferencias de algunos narcotraficantes en algunos magistrados. En la Presidencia se le preguntó al DAS por eso. Una cosa es preguntarle al DAS por eso, que es una institución de inteligencia y que en alguna forma tiene que trabajar con la Presidencia, (...) y otra muy distinta, que nunca ha pasado por la mente de este Gobierno, es sugerirle al DAS que haga interceptaciones o que viole la Ley"[1].

Allí hay una equivocación. Si algo aparecía en los medios acerca de posibles conductas reprobables o delictivas de magistrados, el Presidente de la República no era ni es el llamado a investigar esos hechos ni a juzgar sobre los mismos. Menos todavía subalternos suyos en la Casa de Nariño. Ni era el DAS el organismo encargado de llevar proceso alguno al respecto porque no le correspondía.

Las interceptaciones telefónicas o los datos de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) que hubiesen sido filtrados ilegalmente a los medios, no eran tampoco la vía para establecer si esas conductas tuvieron o no lugar. Recuérdese que, según la Constitución, las comunicaciones privadas son inviolables y que solamente pueden ser interceptadas por orden judicial y por los motivos previstos en la ley. Dígase lo propio acerca de los documentos privados.

Además, los magistrados de los altos tribunales gozan del fuero constitucional especial en cuya virtud, por delitos, solamente pueden ser juzgados por el Senado, previa acusación de la Cámara de Representantes. En esos procesos no tiene arte ni parte el Ejecutivo.

De otro lado, que se sepa, no había en este caso proceso judicial alguno contra los magistrados por esas supuestas relaciones con delincuentes, ni había orden judicial para interceptar sus teléfonos, ni para esculcar sus documentos privados, y menos para seguirlos en su vida íntima.

Y de todas maneras es absolutamente inexplicable que sobre los resultados de esas interceptaciones y seguimientos se estuviera informando a la Presidencia. La conducta de los magistrados no es juzgada por la Presidencia de la República, ni existía razón para que estuviera preguntando. La Presidencia no tiene función judicial, ni el DAS, ni la UIAF  seguían órdenes judiciales.

Entonces -lo digo con el debido respeto-, el Presidente no tiene la razón en cuanto a la justificación que presenta para las reuniones señaladas. En todo caso, se estaba recibiendo de los funcionarios del DAS una información de origen ilícito, y eso no es correcto, aunque el Jefe del Estado tenga la convicción de que todo se hace -y considera que está bien que se haga, sea lo que sea- por salvar la patria.

Responsabilidad legal y responsabilidad política  

Pero, con independencia y sin detrimento de ello, lo que deseo subrayar en esta ocasión es la necesidad de que en Colombia se comprenda la diferencia existente entre la responsabilidad jurídica, bien sea penal o disciplinaria, y la responsabilidad política.

La responsabilidad política se configura en razón del compromiso que contrae con la sociedad quien tiene a su cargo la dirección, conducción u orientación de una institución u organismo, una actividad, una operación o un evento o empresa de carácter público que, por serlo, interesa a toda la colectividad. Quien asume el liderazgo tiene sobre sus hombros no solamente la carga de sus propios actos u omisiones, por los cuales naturalmente responde, sino, en el aspecto político, la de responderle a la colectividad por aquello que, así no le sea imputable directamente, es producto de acciones u omisiones de sus delegados, nominados o subalternos. Ese conductor sabe desde el comienzo que, bajo el punto de vista del compromiso asumido, será  exaltado por los aciertos, o  necesariamente afectado por las fallas de la empresa que comanda; que será suyo tanto su éxito como su fracaso, aunque ni el uno ni el otro hayan sido el resultado de decisiones o actuaciones suyas, positivas o negativas.

En relación con altos funcionarios ha venido haciendo carrera la práctica desaparición de la responsabilidad política, de manera que hechos tan delicados como las interceptaciones y seguimientos en mención; tan graves como los denominados "falsos positivos"; tan vergonzosos como "Agro Ingreso Seguro", o la monumental cascada de equivocaciones de la Emergencia Social en salud -para no mencionar sino los más recientes- solamente repercuten en la trajinada expresión de "...yo asumo la responsabilidad..." -vacía y sin consecuencias reales-, o en la salida del servicio de unos mandos medios que sirven de "fusibles" para que no sean tocados sus superiores.

Ese "asumir" la responsabilidad sin asumirla se suele acompañar de la constante e impropia apelación al debido proceso y a la presunción de inocencia, ingeniosamente trasplantadas, de los principios constitucionales que rigen los procesos judiciales y disciplinarios, al terreno de la responsabilidad política, para que solamente respondan en este último aspecto quienes fueron condenados mediante sentencia en firme al culminar un juicio en su contra.

Se confunden así esas dos formas de responsabilidad, y aunque el fracaso del funcionario en lo político sea estruendoso, nada pasará en este campo, y nadie responderá políticamente con efectos tangibles, mientras no se dilucide la responsabilidad jurídica, lo que, además de constituir un gran error conceptual, ocasiona en la práctica una forma olímpica de garantizar la impunidad política, e inclusive el ascenso burocrático de quienes deberían responder ante la sociedad y finalmente nunca le responden.

Repito que la tesis ha hecho carrera y por eso, aunque al cabo de los años los autores materiales de las "chuzadas" y seguimientos resultaran castigados, no me hago ni siquera la ilusión de que esta cadena de atropellos se refleje en el plano de la responsabilidad política. Aquí hubo un Watergate pero no habrá un Nixon.

Nota de pie de página


[1] Declaración del Presidente de la República en entrevista telefónica con la emisora Radio Santea Fe de Bogotá, Abril 13 de 2010 (reproducida en  http://web.presidencia.gov.co/sp/2010/abril/13/02132010.html)

Volcanes colombianos - Notas

Escrito por smpmanizales 05-05-2010 en General. Comentarios (0)

 

http://smpmanizales.blogspot.es/img/volcanes-colombianos.gif 

 

Por Gonzalo Duque Escobar

“Aspectos Geofísicos y Amenazas Naturales en los Andes de Colombia”

 http://www.galeon.com/geomecanica/andes-col.pdf

 

RIESGO EN ZONAS ANDINAS POR AMENAZA VOLCANICA

http://www.galeon.com/cts-economia/riesgo-volcanico.pdf

 

A PROPÓSITO DE LA REACTIVACIÓN DEL V.N. DEL HUILA

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/huila.pdf

 

¿DÓNDE ESTÁ LA GESTIÓN PLANIFICADORA DEL RIESGO VOLCÁNICO?

http://godues.spaces.live.com/blog/cns!48EAA3991CDCAE9A!1049.entry

 

EN EL VOLCÁN NEVADO DEL HUILA: INCERTIDUMBRE Y ÉXODO

www.galeon.com/cts-economia/exodo-huila.pdf

 

EL MACHÍN: LA MAYOR AMENAZA VOLCÁNICA DE COLOMBIA

http://www.galeon.com/gonzaloduquee/el-machin.pdf

 

LAS LECCIONES DEL VOLCÁN NEVADO DEL RUIZ A LOS 20 AÑOS DEL DESASTRE DE ARMERO

www.galeon.com/cts-economia/armero.htm

 

La amenaza volcánica y la gestión del riesgo, en la planeación y ordenamiento del territorio de Colombia.

 http://godues.blogspot.com/2008/02/la-amenaza-volcnica-y-la-gestin-del.html

 

MANUAL DE GEOLOGIA PARA INGENIEROS Cap 06 VULCANISMO

www.galeon.com/manualgeo/geo06.pdf

 

MANUAL DE GEOLOGIA PARA INGENIEROS Cap 07 ROCAS IGNEAS

 http://www.galeon.com/manualgeo/geo07.pdf

 

RIESGO EN ZONAS ANDINAS POR AMENAZA VOLCÁNICA

http://www.galeon.com/cts-economia/riesgo-volcanico.pdf

 

Sismos y volcanes en Colombia

http://smpmanizales.blogspot.com/2010/05/sismos-y-volcanes-en-colombia.html

Elecciones en Colombia: “¿Si Mockus tiene Parkinson, por qué es Santos el que tiembla

Escrito por smpmanizales 03-05-2010 en General. Comentarios (0)

http://elcomercio.pe/ Sábado 01 de mayo de 2010
 
Candidato oficialista y ex alcalde de Bogotá son los favoritos para comicios presidenciales del 30 de mayo.

Por: Susan Abad Corresponsal

BOGOTÁ. A un mes de las elecciones presidenciales en Colombia, están técnicamente empatados —en la intención de voto— el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus y el heredero político de Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos.

Una última encuesta —realizada por la firma Gallup a pedido de 14 medios de comunicación— reveló un empate técnico, con una intención de voto de 34,2% para Santos del Partido de la U y 31,6% para Mockus del Partido Verde, y deja en tercer lugar, con un lejano 16%, a la candidata del Partido Conservador, Noemí Sanín.

El sondeo vaticina además que en una segunda vuelta presidencial —que se realizará el 20 de junio si ningún candidato obtiene más de la mitad de los votos— Mockus ganaría la presidencia.

Dos días antes, en una muestra de la compañía Ipsos Napoleón Franco, Mockus había tomado por primera vez la delantera registrando 38% de intención de voto, relegando a Santos a un segundo lugar con un 29%.

LA OLA VERDE
“¿Si Mockus tiene Parkinson, por qué es Santos el que tiembla?”, es la frase que se repite entre los colombianos que relacionan irónicamente la enfermedad que padece el candidato Verde con la preocupación de los aliados de Uribe, “ante una ola verde que amenaza con convertirse en tsunami”, asegura a El Comercio Fabián Zanabria, decano de la facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, al recordar que en marzo este filósofo-matemático tenía apenas un 10,4% en las encuestas.

En efecto, Aurelijus Rutenis Antanas Mokus Sivickas —un hombre tan extraño como su nombre, pero reconocido hasta por sus detractores como incorruptible, honesto y transparente— repuntó a principios de abril al 24,5% tras unirse al también matemático Sergio Fajardo, conocido por ser el pacificador de la ciudad de Medellín, durante su gestión al frente de la alcaldía. “Dos matemáticos no suman sino multiplican”, dijo Fajardo al aceptar acompañar a Mockus en la candidatura como su vicepresidente.

Este fenómeno determinó que esta semana Santos reconociera que las cifras “son un campanazo y que de pronto estábamos un poco confiados”.

EL FACTOR EXTERNO
En uno de sus acostumbrados programas “Aló, presidente”, el mandatario venezolano
Hugo Chávez manifestó que de llegar Santos a presidente “podría generar una guerra en esta parte del mundo, cumpliendo instrucciones de los yanquis”.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, a su vez, aseguró que “Santos es un peligro para Sudamérica”, luego de que el ex ministro de Defensa —en un debate televisado— afirmó sentirse orgulloso de haber ordenado el bombardeo que, en territorio ecuatoriano, causó la muerte del líder de las FARC “Raúl Reyes”.

El Gobierno de Colombia y los candidatos coincidieron en rechazar lo que llamaron una intromisión de los mandatarios vecinos en las elecciones. “Es una ofensa al pueblo colombiano que un gobierno extranjero trate de coaccionar su libre voluntad política para elegir al próximo presidente de la República, con intimidaciones de guerra” dijo Uribe.

“Esto es la transfiguración de lo político”, asegura Zanabria. “Ha habido un cambio: de la vieja ágora que era la plaza pública, donde se debatían los asuntos de la República, a la nueva ágora que es la pantalla y el ciberespacio, y Mockus ha sabido llegar a sus seguidores a través de las redes sociales que están teniendo una influencia tan importante como la tuvieron en la campaña de (Barak) Obama y que finalmente determinaron su triunfo”, agrega.

“Santos, como heredero de Uribe, ha logrado captar los votos uribistas, pero también ha heredado los escándalos del actual Gobierno”, añade.

“Antanas Mockus y Sergio Fajardo se han unido por una idea magnífica que no es superior a nuestras fuerzas: quieren un país digno y renovado, un Estado manejado por políticos limpios y sensatos, no por corruptos, energúmenos o violentos” opina el escritor Héctor Abad con respecto a las elecciones que se definirán el 30 de mayo.

EL DATO
Los otros competidores
Los candidatos de los partidos tradicionales quedaron relegados. Noemí Sanín, del Partido Conservador, tiene 16%. Rafael Pardo del Partido Liberal tiene solo el 5,7%.