Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Voto joven o maquinaria política

Escrito por smpmanizales 22-04-2010 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/ciudadania-vs-clientelismo.jpg

Por un lado está la continuidad del uribismo y por el otro el ascenso de fuerzas nuevas a las que pertenece el fenómeno Mockus.

 La Patria / Manizales, Jueves, 22 Abril 2010

De acuerdo con datos aportados por la Registraduría, al menos cuatro millones de personas entre los 18 y los 26 años se encuentran habilitadas para participar en las elecciones presidenciales. Participación.

Bogotá

 

Poco a poco, varias candidaturas concentran esfuerzos para cautivar el voto de juvenil. Antanas Mockus, Gustavo Petro, Rafael Pardo hacen todos sus esfuerzos por invadir zonas fijas como la Internet, mientras el Presidente Álvaro Uribe parece abrir espacios en las universidades del país para evitar que "se cambie de rumbo".

Las encuestas no muestran un ganador absoluto y cualquier "nicho electoral" es ventaja.

Las apariciones de la fórmula Mockus-Fajardo como candidatos de corte académico, enfocados en el trabajo de juventudes bajo el lema "con educación todo se puede", el intento del partido Liberal en poblaciones como la homosexual, la peregrinación de Petro por las universidades buscando consolidar su campaña de "equidad social" y la insistencia de Santos en su derrota militar a las Farc, enmarcan a grandes rasgos las propuestas de campañas.

No obstante, el candidato con mayor respaldo de la juventud es Mockus. Los grupos virtuales respaldando su candidatura reflejan un gran número de simpatizantes.

Para el analista César Rodríguez Garavito los verdes dependen de contar con el apoyo de los que no participan en la política, por fastidio a las maquinarias.

"Los jóvenes urbanos que difunden el mensaje por redes virtuales y los muchos indiferentes que quisieran algo distinto" son para Garavito el nicho electoral de la campaña Verde.

Sin embargo aclara que para consolidar ese público es necesario "diferenciarse del uribismo en otros temas clave como la salud, la educación, el desplazamiento o la política de tierras. Ya Mockus avanzó con la idea de la ‘legalidad democrática’, pero hace falta aterrizarla y complementarla".

 

Voto joven

De acuerdo con datos aportados por la Registraduría, al menos cuatro millones de personas entre los 18 y los 26 años se encuentran habilitadas para participar en las elecciones presidenciales programadas para el 30 de mayo próximo.

Esto, según analistas, es una clara demostración de la influencia que tendrá el llamado voto joven en la campaña para escoger el nuevo Jefe de Estado.

Entre 2002 y 2010 el número de cédulas expedidas por primera vez aumentó en 7.550.000 y las edades de quienes las recibieron oscilan entre los 18 y los 26 años, lo que en cifras concretas, según el registrador Carlos Ariel Sánchez, significa que "más de tres millones de jóvenes asistieron a las urnas para participar en las elecciones legislativas del 14 de marzo pasado".

Sin embargo, los últimos resultados de las encuestas revelan que la imagen más favorable en el grupo de electores entre 18 y 24 años es la Mockus y Santos.

 

Análisis

* El investigador Edgar Allan Niño de la Universidad de Pamplona afirma que en Colombia es complicado garantizar la afiliación estable de jóvenes a colectividades políticas, pues "no existen planteamientos simbólicos que lleve a los jóvenes un proceso de identificación con las ideas de los partidos".

* El profesor David Roll sostiene que: "las respuestas de los estudiantes demuestran que a pesar de haber sido educados por las generaciones antisistema de los 60 y 70, los jóvenes de hoy consideran que la única forma de cambiar el statu quo es aprovechar los espacios de participación".

* Para el analista Marco Romero el interés de las distintas fuerzas políticas en Colombia refleja dos cosas: por un lado hay una transición generacional en la que los jóvenes representan un alto porcentaje la población, y por regla general son personas alejadas de estructuras clientelistas y conforman en gran parte la franja del voto de opinión.

 

La frase

"Las campañas como el Polo, los verdes, buscan y dependen de ese voto joven mientras que partidos tradicionales, incluyendo la maquinaria de La U, se apoyan en un voto tradicional aunque no descuidan ese frente".

LAS COSAS PASARON ASÍ

Escrito por smpmanizales 17-04-2010 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

LAS COSAS PASARON ASÍ (212)
 
Lo que voy a narrarles sucedió en realidad, sin quitarle ni ponerle una coma.  Eso sí: no voy a mencionar los nombres propios de los personajes y voy a valerme de nombres ficticios.   Pero los hechos sucedieron tal y conforme los consigno en este relato.  El anonimato de los personajes lo utilizo para “evitar problemas en el establecimiento” como diría un cantinero de mi barrio hace ya muchos años, en una ciudad muy parroquial como la nuestra,  Vamos al grano:
 
Don Ricardo era un hombre de empresa, de esos que hoy escasamente se ven con sus cualidades de honradez y discreción, que hicieron su fortuna poco a poco, peso a peso honorablemente conseguidos, hasta formar, junto con su esposa y sus hijos, un pequeño conglomerado de almacenes y fincas regadas en la ciudad y en las veredas adyacentes.  La firma de don Ricardo y su palabra eran prenda de garantía en cualquier negocio.
 
Educó a su hijos (tres de ellos hombres) en la Universidad Nacional y en la Universidad de Caldas.  Su hijo mayor, Ricardo Adolfo, llegó a ser un prominente Ingeniero Civil, hombre de visión como su padre y por consiguiente exitoso en los negocios.  Su hermano Samuel estudió Administración de Empresas en la misma Universidad y al igual que su hermano resultó muy bueno para negociar.  A él se debieron los logros alcanzados en las fincas de la familia, fincas cafeteras y exuberantes que eran una mina de oro, cuando el grano logró posicionar a Caldas a la cabeza de la Economía Nacional.
 
En cuanto al menor de ellos, Rodrigo, terminó su carrera de Veterinario Zootecnista en la Universidad de Caldas.  Dicen que fue uno de los mejores estudiantes que por esa facultad han pasado, obteniendo exención de matrícula durante la mayor parte de su carrera, debido a su brillantez y dedicación.  Rodrigo fue quien logró que la parte ganadera de la riqueza familiar llevara el liderazgo regional en la producción vacuna y lechera.  Su dedicación al agro fue determinante para que las fincas de la familia fueran el prototipo en la región.
 
En cuanto a las hijas menores de don Ricardo, Rosalía y Zulema, fueron de extraordinaria belleza y bachilleres en colegios de monjas aprendieron lo necesario para vivir adecuadamente en sociedad, aunque eran más dedicadas al hogar al lado de su mamá en labores de costura y oficios cotidianos caseros.  Se cuenta que en un par de ocasiones algunas personas prominentes de la ciudad  propusieron su candidatura al Concurso Nacional de Belleza en Cartagena, pero el viejo Ricardo se opuso rotundamente a semejante pretensión, algo en lo que estuvieron de acuerdo sus dos hijas:
 
-        A mis hijas no les permito que exhiban sus cuerpos como si fueran vacas abiertas en canal en un concurso de vanidades.    Ellas están en este mundo para algo mejor que exhibirse en cueros.
-        Pero don Ricardo: el Concurso de Belleza es reconocido no sólo nacional sino internacionalmente.  ¿No le parece que sería un gran honor para usted y su familia tener una Reina Nacional de la Belleza y quizás una Miss Universo?  Eso dá prestancia, poder, riqueza…
-        ¿Y todo eso para qué?  Pues eso a nosotros ni nos va ni nos viene.  He traído hijos a este mundo para que sean buenos ciudadanos y no para exhibirlos como mercancía en una fiesta de lujuria y vanidad.  ¡Que entrompen otras familias que estén ávidas de fama porque a nosotros no nos hace falta!
 
¡Ácido y directo el viejito… no tenía pelos en la lengua! Y ahí terminó tajantemente la pretensión de tener hijas en pasarela.  Rosalía y Zulema unos pocos años más tarde contrajeron matrimonio, tuvieron hijos y conformaron hogares como para mostrar.  Nunca se lamentaron de no haber desfilado en mini-bikinis en las playas de La Heróica.
 
Los años fueron acumulando dinero y canas en las cabezas de don Ricardo y doña Gisela, su esposa.  Se acercaba el 50º Aniversario de su matrimonio y los hijos empezaron a organizar la fiesta que les harían a sus viejos con motivo de tan importante acontecimiento social y familiar.  Eso sería dentro de unos tres meses a mediados del mes de Agosto.
 
Como fecha tan especial no podía pasar desapercibida, la noticia se fue regando por la ciudad entre las familias de cierta alcurnia y aún entre el público en general, hasta que cierto día estando don Ricardo a la puerta de uno de sus almacenes, alguien se le acercó:
 
-        Buenos días don Ricardo.  Permítame presentarme: soy Marcos Rabals, negocio en la importación de licores extranjeros.
-        ¿Y qué se le ocurre señor Rabals?
-        Pues don Ricardo he sabido que en su familia van a celebrar sus 50 años de matrimonio y, naturalmente, imagino que van a necesitar trago fino para una ocasión como esa digamos…. como whisky por ejemplo.
-        Podría ser.  ¿Y qué propone usted?
-        Voy a ser sincero con usted don Ricardo.  El whisky que yo vendo es de contrabando, pero comprobadamente legítimo y por consiguiente puedo dárselo a un precio mucho más bajo que en el comercio.  Eso sí: usted tendría que verlo y comprobarlo en una bodega que alquilé por los lados de las galerías.  Usted comprenderá que debo tener mucho cuidado con los Agentes Departamentales de Rentas.  Porque como le digo don Ricardo ese whisky es legítimo,  usted puede comprobarlo porque es un conocedor y se lo doy, como le dije antes, a un precio muy por debajo del comercio.  Usted economiza una buena suma de dinero.
 
 A don Ricardo, como buen negociante que era, le parecieron adecuadas las condiciones del vendedor y salió en una camioneta acompañado de su hijo Ricardo Adolfo hacia la mencionada bodega.  Efectivamente con contraseña y todo el misterio del caso, les abrieron la puerta de la bodega, los dejaron entrar y se encontraron frente a un camión de varias toneladas lleno de cajas de whisky Chivas Regal.  Don Ricardo, buen tomador de whisky  y por ende gran conocedor del producto, ordenó que abriesen una de las cajas escogidas por él, sacó un par de botellas al azar, las hizo descorchar, olió y probó el líquido, comprobó las etiquetas y las botellas y verdaderamente dijo que era Chivas Regal Legítimo.  Hizo destapar otras cajas y descorchar otras botellas y el resultado fue el mismo: Chivas Regal Legítimo.
 
Cerraron el negocio ahí mismo en la bodega por un valor cercano al medio millón de pesos (muchísimo dinero para esos años) y las cajas fueron a parar al sótano de la casa de don Ricardo, donde quedaron bajo llave esperando la felíz celebración de los 50 años de matrimonio dentro de unos tres meses.  Seguro que la familia iba a tirar la casa por la ventana.
 
Un par de semanas más tarde Ricardo Adolfo, el ingeniero,  se tomó unos tragos con unos amigos en el Club Social y decidió invitarlos a su casa para seguir hablando de negocios en su estudio.  Le pidió a su papá que le permitiera consumir un par de botellas del whisky que tenía en el sótano.  El viejo le prestó la llave, sacaron par botellas y las descorcharon.  Al saborearlo descubrieron que el whisky Escocés Chivas Regal, como por arte de magia, se había convertido en vulgar agua coloreada.  Procedieron a abrir todas las cajas y todas las botellas con el mismo resultado: botellas de agua con anilina con las etiquetas de Chivas Regal.
 
Hubo revuelo en la casa esa noche pero no le contaron a nadie “la tumbada tan espectacular” para no volverse el hazmerreír de la sociedad y de los amigos.  Se tuvieron que tragar todo ese doloroso cuento sin proferir ni un gemido.
 
Pero el tiempo pasó y la vida, a veces,   tiene sus compensaciones.  Como unos 20 días más tarde, estando don Ricardo a la puerta de su almacén principal, de repente se presentó el mismísimo Marcos Rabals, el estafador que le había vendido el whisky chiviado.  No le dio tiempo a don Ricardo de reaccionar:
 
-        ¡Me muero de la pena don Ricardo con usted!  Cómo le parece que esos socios míos que son unos sinvergüenzas y unos desgraciados, me engañaron con el lote de whisky que le vendí a usted hace como un mes… ¡Era whisky completamente chiviado… agua con anilina! Y me dije: “Yo no le puedo hacer esto a don Ricardo, una persona tan correcta, así que le voy a devolver esa plata porque quiero dejar mi nombre limpio.  A mí no me importa perder unos miles de pesos y aquí me tiene usted don Ricardo para responderle…”
-        Bueno amigo: ¿qué propone usted?
-        Pues don Ricardo: si mal no recuerdo ese lote de whisky lo negociamos en 470 mil pesos.  Yo se los voy a devolver en un cheque que acabo de recibir de una compañía muy conocida la “Restfals de Colombia, S.A.” por un millón de pesos.  ¿Conoce usted esta compañía don Ricardo?
-        ¡Claro… he hecho muchos negocios con ellos y son personas muy pudientes.  ¿Entonces qué propone usted señor Rabals?
-        Simplemente que le entrego este cheque por un millón y usted me dá la diferencia de 530 mil pesos, usted queda resarcido por su whisky.  A mí no me importa perder esa plata, pero quedo a paz y salvo con usted.  Espero que me perdone pero es que uno nunca sabe con qué clase de personas se va a meter en este riesgoso negocio del contrabando.  ¿Me comprende don Ricardo?
-        No se preocupe señor Rabals y le agradezco su sinceridad y su honestidad.  Voy a decirle a mi cajero que le entregue los 530 mil en efectivo.  Y muchas gracias de nuevo.
-        Era un deber de justicia don Ricardo.  Y muchas gracias nuevamente por hacer negocios conmigo.  Espero que no sea el último.
 
El señor Marcos Rabals salió con sus 530 mil pesos más que agradecido y se perdió a la vuelta de la esquina.  Dirigiéndose a su hijo Ricardo Adolfo que estaba con él don Ricardo, le dijo:
 
-        ¡Si vé mijo… todavía existen personas honestas en este mundo!
 
Cuando al día siguiente fueron a consignar el cheque de Restfals de Colombia S.A. en el banco, fué devuelto por haber sido girado en una chequera robada el día anterior.
 
Ni para qué les cuento más…
 
NOS VIMOS.

“PEGARSE DE UN CLAVO ARDIENDO”

Escrito por smpmanizales 14-04-2010 en General. Comentarios (0)

Por Carlos A. Valencia O.

 

“PEGARSE DE UN CLAVO ARDIENDO” (211)
 
¡Estos temperamentos que nos gastamos dan para muchos cuentos!  Cuando alguien, en otros tiempos,  ponía problemas por pequeñeces, nuestros ancestros tenían una expresión que tipificaba ese comportamiento: “¡Es que Miguelito (o Claudia, o Graciela) se “pegan de un clavo ardiendo!”  Eso quería decir que Miguelito, o Claudia o Graciela ponían problema por cualquier cosa insignificante. 
 
¿Y eso por qué?  Simplemente (y también como lo expresaban nuestros abuelos) porque “Genio y figura hasta la sepultura”  O sea que heredamos el mal genio, el mal humor, la diatriba, la intransigencia desde nuestros hogares.  Por eso era tan común oir, por ejemplo, una conversación como ésta:
 
-        ¿Juaquín por qué está tan berraco?
-        ¿Cuándo has visto que Juaquín no esté bravo o protestando por algo?
-        ¡Aaah… pero se “emputó” por algo que no vale la pena!
-        Es que Joaquín no necesita mucho para estallar.  ¡Hijue el genio tan disparejo el que se gasta… “ese hombre prende rodao”
 
Es la manera de ser de cada cual.  Escuchamos alegar, gritar, discutir o protestar cuando somos muy niños y nuestro cerebro, que parece una esponja y todo lo capta, agarra hasta el último detalle.  Muchas veces las personas mayores no nos damos cuenta que estamos creando patrones de comportamiento atroces en las mentes de los niños.
 
En la mayoría de los hogares se discute y se pelea por nimiedades, por cosas pequeñas que las agrandamos a medida que discutimos o gritamos y por consiguiente, descubrimos nuevas formas de agredir, mezclando alusiones que no vienen al caso pero que dejan profundas huellas:
 
-        Tú te comportas así porque lo heredaste de tu papá.
-        Y tú tienes esa fea costumbre de meterte en lo que no te importa, igualitico a tu mamá.
 
De ahí a ofender con palabras y a veces con hechos la distancia es muy corta, porque cuanto más dura la discusión, más argumentos innobles se esgrimen para herir a la otra persona.  Y cuando crecemos, todo ese bagaje de inconformidades y de alusiones indebidas entra a formar parte de nuestra forma de pensar y de obrar.
 
“Pegarse de un clavo ardiendo” nos convierte en sinónimo de “cositero o cositera”  Y esa es una persona que siempre está buscando un motivo baladí, que no vale la pena, para armar un problema.  Y existen personas que son expertas en este tipo de controversias.  Parece como si el cuerpo les pidiese pelea, ganas de discutir, lo que a su vez dispara la adrenalina y ésta nos vuelve más agresivos, no importan las consecuencias.
 
“Cositero (a)” dije antes, para describir ese tipo de personas a quienes les fascina estar armando líos aunque de ello no deriven algo que valga la pena.  Porque es triste reconocerlo que casi todos vivimos a la expectativa de lo que otros dirán, o pensarán o harán para tener el gusto de llevarles “la contraria.”  Reconozco que este tema no puede ser el más indicado de tratar en mis habituales relatos, pero no me aguanté el deseo de comentarlo porque estoy seguro que toco un asunto muy común y eso no es ningún secreto.
 
¿Por qué demonios somos tan irascibles? Cada cual tiene su respuesta  muy personal y adecuada a las circunstancias.  ¡Porque para sacar disculpas somos unos expertos… todos nosotros!  Y eso bien podría ser el orígen de la mayoría de nuestros problemas y de nuestros sinsabores.  Decían los abuelos que “desde que las excusas se hicieron, los gatos no comen queso”  Y ahí nos encontramos todos tratando de tapar con excusas lo inexcusable.   Y naturalmente que nuestros “contendores” no se tragan esos cuentos porque saben que no son lógicos, que no son ciertos.  Porque las excusas por lo regular son inventos.  ¡Vaya… cómo jugamos con nuestra personalidad!
 
Y que conste que no estoy echando cantaleta sino analizando lo cotidiano, porque yo también soy parte de esa vida cotidiana, soy parte de los mismos errores como los que otros cometen y también puedo llegar a utilizar el ardid de la excusa.  Después de todo somos humanos. 
 
¿Y éste para dónde irá? se preguntarán algunos de ustedes, otros se sentirán aludidos y no les va a gustar la cosa, mientras que otros olvidarán el tema pensando que eso no tiene nada que ver con ellos.  Pero no importa: al menos hemos puesto sobre el tapete algo que parecería vedado pero que no debe serlo.
 
Hay que decir que este relato no es propiamente una cátedra de moralidad ni mucho menos un estudio psicológico de la personalidad.  Y no lo es porque ni soy moralista ni mucho menos psicólogo.  “¿Pero entonces usted se está defendiendo o como dicen por ahí “está ensillando sin traer los caballos?”  Todo eso puede ser.  Pero si me quedo corto en mis apreciaciones al menos queda el consuelo que se trató el tema muy tangencialmente y eso es algo.
 
Hablábamos al principio del dicho aquel de “pegarse de un clavo ardiendo”.   Si analizamos esta expresión con detenimiento encontramos que es muy difícil o imposible eso de coger un clavo al rojo vivo con los dedos sin protección.  La quemadura y el grito nos harían reaccionar.  ¿Y entonces por qué nuestros ancestros lo usaban para describir algo sin importancia, algo inagarrable?   Les confieso que no lo entiendo pero sí sé lo que significa a través de muchas generaciones.  Esa expresión ha sido usada para denotar el hecho de meterse en cosas sin importancia y hacer un debate sobre ello.  Y  se usa con tanta propiedad que, a pesar de que muchas generaciones la han usado, las actuales la utilizan con la finalidad que les dieron nuestros abuelos.
 
Al final de esta nota debo decirles que eché mano de este argumento para mostrar a la gente de hoy que nuestros ascendientes eran personas que sabían lo que decían y hacían uso de una sabiduría tan elemental pero tan contundente para describir lo que les gustaba o les molestaba.  Eran directos en sus conceptos y no tenían ningún miedo para “llamar al pan, pan y al vino, vino”.
 
Y en esa época en la que no existían las computadoras, ni siquiera las máquinas de escribir,  ellos utilizaban el lenguaje hablado (porque ni escribir sabían) para cumplir sus compromisos adquiridos.  Porque su palabra era honrada como si hubiese sido avalada en una notaría.  He dicho.
 
NOS VIMOS.

EL PERFIL DEL EMPRESARIO

Escrito por smpmanizales 14-04-2010 en General. Comentarios (0)

 

 Por: Eduardo Gómez Giraldo

 

El éxito y el disfrute en el trabajo de los empresarios varía tanto como el tipo de empresa que se quiere iniciar. Desde la barrera las cosas se ven más simples y fáciles de lo que parecen, ser empresario no es para todo el mundo y algunos se  desempeñan mejor en un empleo. Unos temen desprenderse de su salario, su jefe, su junta o el estatus inherente a un cargo. Otros simplemente no tienen la personalidad  o el coraje para lanzarse a la incertidumbre y prefieren un trabajo que creen "seguro" aunque es claro que el empresario con el perfil ideal o perfecto no existe, Pero sí es imperativo conocer qué no sabe hacer, y encontrar formas creativas para solucionar situaciones.

 

A continuación cito un breve test que se usa para determinar algunos rasgos inherentes a aquellos que quieran incursionar como empresarios, aunque no necesariamente todas las respuestas tienen que ser afirmativas para seguir el camino de la independencia, sirve de guía práctica especialmente a los estudiantes en el ocaso de su carrera:

 

1-      ¿Es usted persistente? Le gustan los cambios? Es creativo para buscar soluciones a problemas? Ser independiente sobretodo los primeros años requiere de mucha paciencia y organización para estandarizar procesos

2-      ¿Le gusta la independencia y ser el dueño de su destino? Significa sacrificar algunos aspectos de socializar con otros como pudo suceder en empleos anteriores

3-      ¿De verdad desea hacer algunos sacrificios financieros? Si esta pensando en hacerse rico rápidamente es probable que no sea la vía más fácil, también habrá que tallarse los primeros años y dejar de lado algunos hábitos superfluos que no agregan valor a la empresa

4-      ¿Puede convivir con el rechazo y la incertidumbre? Tratar con clientes intransigentes o tercos es parte del trasegar de un empresario

5-      ¿Sabe identificar las personas o socios que de verdad complementan sus habilidades para emprender? Saberse rodear de personas disciplinadas y con actitud

6-      ¿Cree en usted mismo? Mire como está su optimismo, confianza y estima

7-      ¿Cómo define el éxito? Para algunos es el dinero, el poder o figurar. Para otros la calidad de vida

8-      ¿Puede aceptar la ausencia de éxito durante los primeros años? En esta etapa las dificultades financieras y de toda índole no se hacen esperar

9-      ¿Esta dispuesto a cambiar el estatus de su cargo actual por su independencia? Conozca bien cuales son sus prioridades.

 

Si cree tener las aptitudes bienvenido a la libertad, a trabajar por sus prioridades y a ser el dueño de su vida e invierta en ello. Estudie lo que le guste, trabaje un poco más pasando la línea de la mediocridad y lea lo que le interese. Los diplomas o títulos déjelos a los empleados. Ser empresario si así lo decide puede traducirse en calidad de vida, en tiempo para usted y su familia, en salud, en degustar sus hábitos sin trabajar para otros y en aprovechar las oportunidades del medio que no se ven por estar atados a un empleo.

 

En el año 1900, "Ernest Shackleton", explorador de la Antártida puso este anuncio: "Solicito hombres para un azaroso viaje, salario escaso, intenso frío y dudoso retorno".

 

La respuesta a su anuncio fue abrumadora, lo que demuestra el instinto humano por los retos y que con determinación y confianza se han iniciado grandes empresas. En una era que se enfoca al poseer y el poder por encima del ser, a costa de otros asuntos más relevantes, pero invisibles a muchos, ser empresario es una interesante opción

 

Poll shows increased support for Mockus

Escrito por smpmanizales 13-04-2010 en General. Comentarios (0)

http://smpmanizales.blogspot.es/img/Antanas_Mockus.jpg 

http://colombiareports.com/ Friday, 09 April 2010 10:13 Brett Borkan

An opinion poll released Friday indicates that popular support for Green Party presidential candidate Antanas Mockus is increasing, following his political alliance with Compromiso Ciudadano candidate Sergio Fajardo.

The opinion poll, organized by Colombian newspapers El Tiempo and La W, asked Colombians who they would vote for if the elections were held tomorrow.

Partido de La U candidate Juan Manuel Santos gained 29.5% of the votes, while Mockus snappd up 24.8%.

These results differ to those in a poll released on Thursday, in which 37% of voters said they would vote for Santos, if elections were held tomorrow, while 22% pointed to Mockus as their preferred candidate.

Friday's poll does however back indications in Thursday's poll that Conservative Party candidate Noemi Sanin's popularity is on a downward slide. In the Friday poll she received 16.4%, compared to 20% in the Thursday poll. Sanin had a strong lead on Mockus in March, when a Gallup poll was released.

Trailing behind Sanin in the Friday poll are Liberal Party candidate Rafael Pardo with 5.2%, Polo Democratico's Gustavo Petro on 3.1%, and Cambio Radical's German Vargas Lleras on 3%.

The poll also took a look at the impact of the Mockus-Fajardo alliance on the outcome of the vote. Poll participants were also asked if they had heard of the alliance between the two presidential candidates, in which Fajardo will stand as Mockus' vice president.

Of those surveyed, 63.8% said that they had heard of the alliance. Of these, 21.3% said it would change their vote.

In the poll, which was conducted by telephone on April 6, a total of 1,200 respondents across thirteen of Colombia's largest cities were surveyed.

 

--

Sede del Partido Verde en Manizales:

Calle 21 No 21 - 12, Oficina 201. Enfrente del HOTEL ESCORIAL.