Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Plan de CT&I y TIC en Caldas

Escrito por smpmanizales 22-01-2013 en General. Comentarios (0)

 

Gonzalo Duque-Escobar *

 

Entrega nuestro Gobernador al Consejo Departamental de Ciencia Tecnología e Innovación CODECTI, a través de su Secretaría de Desarrollo Económico, importantes avances del Plan de CT&I para Caldas, proceso aún por discutir  y consensuar para que se apropie primero por los actores académicos de nuestro entorno. Al respecto, para abatir la brecha de productividad entre la capital caldense y la provincia, y resolver el tema del desempleo urbano y rural en tiempos de la globalización de la economía y del protagonismo del saber, habrá que priorizar la formación de capital social sobre el crecimiento económico, e imbricar la C&T con los saberes ancestrales y populares para aprovechar de forma sostenible el potencial ambiental y cultural de esta frágil ecorregión biodiversa y pluricultural, urgida de una segunda expedición botánica y de una misión corográfica para el levantamiento en detalle de las subregiones, como también del reconocimiento de sus productores artesanales y rurales.

 

Un primer paso se ha dado en Manizales, cuando la sociedad civil con su voto favorable a la educación, da un mandato a la autoridad municipal en el marco del plan estratégico de ciudad "estoy con Manizales", así la percepción sobre la calidad de la educación que se imparte sea satisfactoria para el 87% de la población, pues los porcentajes medidos de estudiantes que no alcanzan el nivel satisfactorio en matemáticas y en lenguaje, llega a un 55% en promedio. Y un segundo paso, con la expansión de la fibra óptica que va llegando a cada rincón de la geografía caldense, gracias al aporte del nuevo Ministerio de las TIC y al liderazgo del gobierno departamental. Dichos elementos merecen consideración al trazar las prioridades de investigación y desarrollo tecnológico de Caldas, dados el cambio en la estructura del empleo y la pobreza rural, para aprovechar las opciones de producción de bienes y servicios en tiempos de la actual sociedad del conocimiento, y de la globalización de la economía y la cultura con la tecnología digital como su primer protagonista.

 

Al respecto, mientras en esta ciudad donde el empleo generado por los “call center” estaría superando la cuantía del industrial que se estima en cerca de 9000 personas, se acaba de inaugurar un segundo centro digital en un centro educativo de un barrio popular. Seguramente, alfabetizar a la población en el mundo digital y el dominio del inglés, permitirá desarrollar competencias profesionales para elevar el impacto laboral de los “call center” a un segundo plano de desarrollo, expandiendo la oferta de servicios calificados de los manizaleños, mientras que para el conjunto de los caldenses se generarán oportunidades de ocupación, incluso desde la provincia, si se prepara su población para acceder a un mercado laboral donde día a día las empresas basan su desarrollo en la adaptación a nuevas formas de trabajo en red y los negocios a distancia.

 

Pero el actual modelo educativo concebido para la sociedad industrial de ayer, donde se priorizan la ciencia, las matemáticas y el lenguaje, tendrá que desarrollarse el talento humano mirando la cultura y el arte, además de abordarse el rol de las nuevas tecnologías en los procesos de aprendizaje, para implementar novedosos procesos pedagógicos con los medios y recursos tecnológicos que ofrecen las TIC, y lograr desarrollos más eficientes, integrales y económicos.

 

El nuevo Plan que avanza en el CODECTI con notable liderazgo del ejecutivo departamental, que reconoce además de iniciativas como el Centro de Bioinformática y Biología Computacional a nombre del Alianza SUMA y apoyado por el Mintic, Colciencias, Microsoft Corporation, y de procesos como la Escuela Activa Urbana que lidera la Fundación Lúker y la Escuela Nueva impulsada por el Comité de Cafeteros de Caldas, contempla iniciativas que merecen reformularse como el Proyecto Arcano de alto valor estratégico para el desarrollo de las subregiones caldenses. En el documento, que define las características y demandas más relevantes de las seis subregiones caldenses, se presenta un instrumento para trazar estrategias y temas prioritarios en CT&I desde el CODECTI, donde se pondera sector por sector la capacidad científica de Caldas atendiendo diversos criterios: allí aparecen señaladas las TIC, la biodiversidad y los recursos mineros flaqueando frente a las mayores capacidades académicas y científicas en ciencias agropecuarias y en temas del hábitat, cuyas mayores fortalezas no sorprenden, gracias a desarrollos notables como los de Cenicafé, Corpocaldas, la OMPAD, la UDEGER y las Universidades. Hoy contamos con 19 grupos calificados por Colciencias en niveles A1 y A.

 

Queda entonces como tarea la generación sistemática y continua de un conocimiento que privilegie los intereses de la Caldas, donde ciencia, tecnología y cultura se articulen como factor de producción al lado del trabajo, la tierra y el capital, para lograr procesos participativos endógenos, en una apuesta nuestra de construcción de región.

 

* Profesor de la Universidad Nacional de Colombia http://galeon.com/cts-economia [Ref: La Patria, Manizales, 2013-01-21 ]

 

---

 

Relacionados:

 

Astronomía en Colombia: procesos y regalías. http://www.bdigital.unal.edu.co/4386/1/gonzaloduqueescobar.201153.pdf

 

Cifras para el arqueo de CT&I en Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/3406/1119/gonzaloduqueescobar.201121.pdf

 

Ciencia y tecnología en la sociedad del conocimiento. http://www.bdigital.unal.edu.co/5323/1/gonzaloduqueescobar.201176.pdf  

 

Ciencias aeroespaciales: retos temáticos y organizacionales para el PND. http://www.bdigital.unal.edu.co/3713/2/gonzaloduqueescobar.201141.pdf

 

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera. http://www.bdigital.unal.edu.co/5802/1/gonzaloduqueescobar.20126.pdf

 

Estrategias de divulgación científica para Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/3200/1/gonzaloduqueescobar.20117.pdf

 

Planes departamentales de CT&I. http://www.bdigital.unal.edu.co/4693/1/gonzaloduqueescobar.201163.pdf

 

Por la educación y la cultura en el pacto de gobernanza. http://godues.wordpress.com/2010/11/08/por-la-educacion-y-la-cultura-en-el-pacto-de-gobernanza/ 

 

Prospectiva para el desarrollo magdalenense. http://www.bdigital.unal.edu.co/6576/1/gonzaloduqueescobar.201221.pdf

 

Procesos para una Astronomía que le aporte a Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/4003/1/gonzaloduqueescobar.201149.pdf

 

Rieles para el empleo cafetero. http://www.bdigital.unal.edu.co/3558/1/gonzaloduqueescobar.201126.pdf   

 

Rumbos y tumbos entre educación básica y política pública. http://www.bdigital.unal.edu.co/4506/1/gonzaloduqueescobar.201156.pdf  

 

Temas rurales para la ecorregión cafetera. http://www.bdigital.unal.edu.co/4505/1/gonzaloduqueescobar.201157.pdf

 

Universidad, educación y región. http://www.bdigital.unal.edu.co/5854/1/gonzaloduqueescobar.20128.pdf

 

Un modelo educativo anacrónico y aburrido. http://www.bdigital.unal.edu.co/3593/228/gonzaloduqueescobar.201131.pdf

 

Abismo fiscal, depresión mundial e inequidad

Escrito por smpmanizales 22-01-2013 en General. Comentarios (0)

 

http://www.razonpublica.com/ Domingo, 20 de Enero de 2013 21:00

 

Por César Ferrari *

 

A propósito del acuerdo precario que se produjo en Estados Unidos, un análisis panorámico sobre su impacto en la economía mundial y el viejo debate entre equidad y eficiencia. Y la reforma tributaria de Colombia fue aún menos progresista que la de Estados Unidos.


 

Recesión en cascada

 

El 2 de enero pasado, el recién reelecto presidente Obama promulgó la Ley de Alivio del Contribuyente — American Taxpayer Relief Act of 2012 (ATRA) — mediante la cual se alejó por el momento la amenaza del llamado “abismo fiscal” en Estados Unidos.

 

Cesar Ferrari Abismo fiscal alivioLa ley de alivio tributario resultó de difíciles negociaciones entre demócratas y republicanos.
Foto: Pete Souza

De no haberse logrado un acuerdo, a partir de enero habrían entrado en vigencia leyes previamente aprobadas que — según la Oficina Presupuestal del Congreso — hubieran implicado un aumento de 19,6 por ciento en la recaudación de impuestos respecto del año anterior y una reducción en el gasto público estimada en 0,25 por ciento del PIB.

 

La abrupta reducción del déficit fiscal — a la mitad según la misma Oficina— habría inducido una caída en la demanda agregada de tal magnitud que la economía se habría hundido en la recesión. La tasa de desempleo, de 7 por ciento en la actualidad, habría pasado a 9 por ciento en el segundo semestre del 2013.

 

La recesión habría implicado una caída de la demanda de importaciones, en particular de materias primas. Este panorama y la crisis europea — que probablemente se agravará en 2013 — habrían conducido a una mayor desaceleración de la economía de China y otros países asiáticos, que a su vez habría agudizado la reducción de la demanda mundial de exportaciones, en particular de materias primas.

 

Esto habría significado menores ingresos para el resto de los países en desarrollo que, a su vez, habrían experimentado recesiones internas o, al menos, desaceleraciones importantes. Mejor dicho, de precipitarse la economía de Estados Unidos por el famoso abismo fiscal, se habría dado una cascada mundial de contracciones económicas sucesivas.

 

Sin posibilidad cierta de atajarla en su origen — como sí ocurrió en 2008, cuando la crisis financiera se convirtió en la Gran Recesión — esta vez la cascada podría conducir a la Segunda Gran Depresión Mundial - la del siglo XXI- de difícil solución y de larga duración. Como se recordará, la Primera Gran Depresión duró entre 1930 y 1945, de la que solo fue posible salir mediante la reactivación económica inducida por la Segunda Guerra Mundial.

 

Decisión laboriosa

 

La mencionada ley de alivio tributario (ATRA) resultó de difíciles negociaciones entre demócratas y republicanos y, además de la marcada división entre republicanos moderados y fundamentalistas de extrema derecha.

 

Los líderes de ambos partidos buscaban evitar el abismo fiscal. Los extremistas de derecha, consecuentes con su ideología de gobierno limitado, hubieran preferido incluso una reducción más abrupta del déficit con una reducción mayor de impuestos y aún más del gasto, eliminado todo tipo de gasto social.

 

Después de largas discusiones, en un triunfo de Obama y una derrota de esa extrema derecha, 89 senadores votaron a favor de la ley, 49 demócratas y 40 republicanos; 8 republicanos opuestos a aumentar los impuestos votaron en contra.

 

En la Cámara de Representantes la ley fue aprobada por 257 votos contra 167: votaron a favor 172 demócratas y 85 republicanos; se opusieron 151 republicanos y 16 demócratas; éstos últimos argumentaban que el aumento de impuestos para los niveles de ingresos más elevados era insuficiente.

 

Durante la negociación, los demócratas liderados por Obama exigían aumentar las tasas del impuesto a los ingresos superiores a los 200 mil dólares anuales, manteniendo la reducción para los estratos medios y bajos. Postulaban también un ligero aumento de los gastos fiscales, con el fin de lograr un mayor estímulo fiscal.

 

Los republicanos más moderados abogaban por mantener la reducción de impuesto establecida por Bush (2001-2009) que benefició, fundamentalmente, a los estratos altos. Aspiraban a reducir el déficit a base de recortes en el gasto. Esa ha sido la posición típica de los republicanos desde el gobierno Reagan (1981-1989).

 

Las partes transaron básicamente por el lado de los impuestos. El acuerdo final significó un aumento respecto de las tasas vigentes en 2012 para ingresos superiores a 400 mil dólares anuales en el caso de individuos y de 450 mil dólares para las parejas que declaran conjuntamente. Como bien notaron varios analistas, es la primera vez desde 1993 que se aumentan las tasas del impuesto a los ingresos en los Estados Unidos.

 

A cambio de dichos aumentos, los republicanos exigieron una mayor reducción del gasto público, pero las decisiones al respecto fueron postergadas por dos meses, cuando se definirá el límite de la deuda pública que ya bordea el 100 por ciento del PIB, y cuando seguramente intentaran presionar un recorte substancial del gasto social.

 

Los demócratas, a su vez, intentarán lograr una mayor reducción del gasto militar. Si las negociaciones fracasan y el gobierno Obama no puede lograr mayores estímulos fiscales, la recuperación de la economía tendrá que seguir dependiendo de los estímulos monetarios, como ha venido ocurriendo desde cuando los republicanos tomaron el control de la Cámara de Representantes, en noviembre de 2010, que probablemente pierdan en las elecciones del 2014.

 

La decisión concertada puede resumirse así:

 

  • La tasa impositiva a los ingresos más elevados provenientes de salarios y otras remuneraciones pasó de 35 por ciento (vigente entre 2003-2012) a 39,6 por ciento.
  • La tasa a las ganancias de capital igualmente para los tramos de ingresos más elevados se elevó de 15 por ciento a 20 por ciento.
  • La tasa sobre los dividendos distribuidos por las empresas entre sus accionistas para los ingresos más elevados pasó de 15 por ciento a 20 por ciento.
  • La tasa del impuesto a las herencias sobre valores superiores a 5,25 millones de dólares aumentó de 35 por ciento a 40 por ciento.

 

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que las nuevas reglas producirán un aumento de 8,13 por ciento en los ingresos fiscales y de 1,15 por ciento en los gastos, muy diferentes de las que se habrían dado bajo la hipótesis del abismo fiscal.

 

Viejo debate

 

La discusión sobre los impuestos y el gasto fiscal — es decir, sobre el rol del gobierno — se convirtió en un debate ya clásico entre liberales y conservadores, entre equidad y eficiencia.

Cesar Ferrari Abismo fiscal republicanoEl “Tea Party”: sus posiciones han acabado por definir la agenda del Partido Republicano, alejándolo de la realidad política, social, económica y demográfica de Estados Unidos.
Foto: thefactofmyignorance.com

 

Para unos, los mayores impuestos permitirían garantizar vía gasto los derechos de los más necesitados: una cuestión de equidad. Para los otros, menores impuestos y menos intervención pública, es decir menor gasto público, restablecerían la confianza de inversionistas y empresarios: una cuestión de eficiencia.

 

Pero en el fondo, la segunda posición se basa en la creencia casi mágica de que los ricos destinarán más recursos a la inversión y por ello al empleo. En la práctica no ha sucedido así, de manera que el recorte de impuestos tiende más bien a agravar el déficit fiscal y el consecuente endeudamiento público; esta vez, sencillamente la reducción de impuestos ha sido una de los responsables de la Gran Recesión.

 

Resulta pues increíble que a pesar de la evidencia acumulada a lo largo de años, en medio de una recuperación precaria para la cual todos los manuales de economía recomiendan políticas expansivas, para los extremistas la cuestión se reduzca a reducir el déficit de manera inmediata.

 

Esos extremistas se encuentran agrupados en el “Tea Party.” Sus posiciones han acabado por definir la agenda del Partido Republicano, alejándolo de la realidad política, social, económica y demográfica de Estados Unidos. Las derrotas electorales son una consecuencia directa.

 

Representan la continuación fundamentalista de la ideología de libertad individual, gobierno limitado y mercados libres postulada en los gobiernos de Reagan, Bush padre y Bush hijo, que dio pie al llamado Consenso de Washington y en América Latina a la llamada agenda neo-liberal.

 

Colombia: doble tributación para los pobres

 

Dichos debates no son ajenos a América Latina. En Colombia, la discusión sobre el restablecimiento del impuesto a los dividendos en el marco de la reforma tributaria es un claro ejemplo.

 

La propuesta inicial del ex ministro Echeverry reintroducía un impuesto a los dividendos con una tasa de 4 por ciento. Algunos congresistas de diversas bancadas propusieron elevar esta tasa al 5 por ciento. Pero el ministro Cárdenas decidió retirar este punto del proyecto.

 

Resulta sorprendente: mientras en Estados Unidos la tasa del impuesto a los dividendos aumentó de 15 por ciento a 20 por ciento, en Colombia, la propuesta del 5 por ciento fue descartada tras la intervención de algunos gremios y personas influyentes. De tal manera que junto con El Salvador, Colombia es uno de los pocos países del mundo donde no se paga impuestos sobre los dividendos.

 

En Estados Unidos el presidente Bush logró en 2003 que la tasa del impuesto sobre dividendos se redujera de 10 a 5 por ciento para los contribuyentes de menores ingresos y de 35 a 15 por ciento para los de mayores ingresos, y que una ley del 2005 lo eliminara para ingresos más bajos.

 

El argumento para eliminar el impuesto sobre los dividendos, que aquí también se esgrimió, es muy sencillo: este impuesto representa una doble tributación sobre unos mismos recursos; la primera cuando a las empresas se les cobra el impuesto sobre las utilidades, la segunda cuando a los accionistas se les cobra el impuesto sobre los dividendos que hacen parte de esas utilidades.

 

Este argumento no tiene en cuenta que los receptores de dichos ingresos son distintas personas, naturales y jurídicas. Tampoco se considera que la doble tributación se dá con respecto a los ingresos laborales. Las remuneraciones salariales hacen parte del valor agregado a los bienes intermedios empleados durante el proceso productivo. Por su parte, el Estado cobra impuestos sobre al valor agregado (IVA).

 

En consecuencia, los salarios acaban siendo castigados por una doble tributación: como parte del valor agregado son sujeto del IVA, como ingreso de los trabajadores pagan impuesto a la renta.

 

Mejor dicho: en Colombia las rentas del capital no tienen doble tributación, pero sí la tienen las rentas del trabajo. Inequitativo, por decir lo menos.

 

Se argumenta también que el impuesto a los dividendos desincentiva al mercado de capitales; pero en Colombia el mercado de capitales es sumamente pequeño – así no pague ese impuesto desde hace años. Este mercado es pequeño, no tanto por falta de demanda sino porque las empresas emiten pocas acciones o bonos:

 

  • las grandes prefieren financiarse internacionalmente, porque es mucho más barato, particularmente en épocas de revaluación;
  • las medianas y pequeñas prefieren llevar contabilidades poco transparentes a fin de incluir otros gastos que reduzcan su base impositiva y, de paso, la tasa efectiva del impuesto a la renta.

 

El sentido común de Buffet

 

No por casualidad la concentración del ingreso en Colombia es tan elevada que realmente preocupa al gobierno Santos.

Cesar Ferrari Abismo fiscal SalvadorJunto con El Salvador, Colombia es uno de los pocos países del mundo donde no se paga impuestos sobre los dividendos.
Foto: SIG.

 

La explicación es obvia: el ingreso de las personas de mayores ingresos proviene fundamental-mente del capital y no del trabajo. Si sobre los primeros no se pagan impuestos y sobre los segundos se pagan tasas que en algunos casos son elevadas, particularmente cuando se trata de clases medias profesionales, es muy probable que la tasa promedio que pagan las personas más ricas sea menor que las de las clases medias asalariadas.

 

Ese justamente es el caso en Estados Unidos. Un informe de la agencia de recolección de impuestos — el Internal Revenue Service (IRS) — muestra cómo en 2008 las 400 personas más adineradas del país, con un ingreso promedio anual antes de impuestos de 344,8 millones de dólares, que en un 81,3 por ciento provenían de ganancias de capital, intereses y dividendos, pagaban una tasa promedio de impuesto de 16,6 por ciento.

 

De otra parte, personas con ingresos promedio de 94,1 mil dólares anuales — cuyos ingresos provenientes de las ganancias de capital, interés y dividendos solo representaban 3,7 por ciento del total — pagaban una tasa efectiva de 15,7 por ciento, mientras que personas con ingresos promedios de 264,7 mil dólares, con ingresos de capital equivalentes a 21,4 por ciento de sus ingresos totales, pagaban una tasa promedio de 20,1 por ciento.

 

Esa situación llevó al inversionista Warren Buffet, uno de los hombres más ricos del mundo, a proclamar la necesidad de aumentar los impuestos a las personas más ricas, escandalizado porque la tasa que pagaba sobre sus ingresos era menor que la de su secretaria. Simplemente una cuestión de equidad, allá y aquí.

 

* Ph. D., profesor de la Pontificia Universidad Javeriana.

Entrando en materia (I)

Escrito por smpmanizales 20-01-2013 en General. Comentarios (0)

 

El Espectador/ Opinión|Colombia, 19 Ene 2013 - 11:00 pm

 

Alfredo Molano Bravo

 

Por: Alfredo Molano Bravo

 

Las Farc hicieron conocer su propuesta sobre la cuestión agraria en la negociación de La Habana. La presentaron como una “posición preliminar” para ser discutida con el gobierno y consultada con el pueblo. No es, pues, en principio, una exigencia inmodificable. Contrasta el tono con otros pronunciamientos y en particular con el Programa Agrario de 1964. En La Habana se muestran más flexibles y, la verdad, más modestas en sus demandas. Ya no se nombra por ninguna parte la “toma del poder”, ni de la oligarquía, ni de la casta militar, ni del imperialismo yankee y estrenan nuevos componentes como lo socio-ambiental y lo territorial.

 

Es una propuesta política para la modificación democrática de la estructura agraria, que piden sea discutida, eso sí, con “celeridad”. Lo mismo pide el gobierno: “aumentar el ritmo”. Se podría pensar que en esto de cadencias hay convergencia. Pero más adentro, la cosa está biche porque cada parte quiere bailar un ritmo distinto. Mientras las Farc quieren bailar vals, el gobierno quiere bailar joropo. La razón es simple: si bien ambas necesitan la negociación como plataforma política, no apuntan a la salida: las Farc quieren ser un partido político y el gobierno quiere ser reelegido. La guerrilla sabe que a la larga no la tiene ganada, pero el gobierno sabe que si no hay acuerdo, no pasa a la historia. Las Farc sostienen que han tomado muy en cuenta las propuestas que les han llegado al buzón remitidas por la sociedad civil, pero el gobierno rechaza los diálogos regionales y se niega a convocar al Consejo Nacional de Paz. Y, para completar, cierra la puerta al retiro de cuarteles militares y de Policía de centros poblados.

 

Las Farc son cautelosas en la presentación de su propuesta, parecen moverse en una rastrojera. Desconfían de la Ley de víctimas y piden no prolongar más el despojo de tierras. Saben que el gobierno está atrapado como un mosco en la telaraña jurídica tendida por el latifundio y que se inclina más hacia la formalización de la propiedad que hacia la restitución de tierras. El énfasis de la reforma está en la “democratización territorial”, una expresión que guarda varias sorpresas.

 

La primera y más notoria: no se trata ya de la confiscación del latifundio para entregar gratuitamente la tierra a los campesinos. Se trata hoy de “erradicar el latifundio improductivo, inadecuadamente explotado u ocioso”. No de repartir haciendas, sino de dar a los campesinos lo que no se explote. Volvemos a la Ley 200 del 36, a la función social de la propiedad, a “la explotación económica del suelo por medio de hechos positivos propios de dueño”, al derecho indiano de “morada y labor”. Más aun, la SAC está, en principio, de acuerdo: hay que liquidar, por peligrosos, el latifundio y el minifundio. Fedegán, en cambio, dice lo mismo que los latifundistas en el 36: los hechos positivos que fundan el derecho de propiedad son muy caros, que el gobierno nos dé con qué hacerlos: “Un solo millón de hectáreas que se convirtiera en palma africana sería la panacea para Colombia, pero implica una inversión de $15 billones”. El negocio no parece imposible en la mesa de La Habana. Pero fuera de ella el conflicto podría continuar: Uribe y Fedegán y sus aliados locales –ya casi de nuevo nacionales– buscarán por todos los medios de lucha impedir el cumplimiento de un eventual acuerdo. La cosa, mirada por debajo, se plantea así: comida, biocombustibles, carne y leche. Bien vistas las cosas, los cuatro renglones están amenazados por los TLC. ¿Se podría llevar la negociación hasta “puerto seguro”, como diría De la Calle, sin discutir el modelo económico?

 

En la extranjerización de tierras, tema defendido con patas y manos por el gobierno y en el que parecía que las Farc iban a resistir como gato en cortina, salto la Perrilla de Marroquín. La cuestión, en “última instancia”, es pragmática: se discutirán las extensiones posibles de los predios en manos extranjeras. Quizá sea una forma elegante de cerrar la puerta: si los predios no pasan de 50 hectáreas, pues no hay inversión extranjera como tal. Porque aquí sí hay un problema de principio duro. Ejemplo: 200.000 hectáreas en manos de Corea, país con el que tenemos firmado un TLC, se vuelven un potrero de ese país en Colombia donde se produce, digamos, maíz y se transporta, no se exporta, sin ningún obstáculo. Nuestras tierras se convertirían en depósitos de materias primas, sin duda, alimenticias o energéticas, para esos países. Un esquema peor que el de la economía de enclave.

 

Quizás en este primer punto de la agenda haya más cercanías que distancias. Comenzar con un rompimiento no tiene sentido. Pero hay mucha tela de dónde cortar todavía. Me temo que en noviembre, la sopa estará cruda.

 

 

Relacionados:

 

Anotaciones para un crecimiento previsivo y con desarrollo.

Pobreza y ruralidad cafetera

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera.

Crisis social por disfunciones económicas en Colombia.

 

En octubre ya no habría más 'zorras' en Bogotá

Escrito por smpmanizales 20-01-2013 en General. Comentarios (0)

El Espectador/ Bogotá|19 Ene 2013 - 2:42 pm

Por: Elespectador.com

Ya avanzan los pactos de seguridad laboral con la población carretera.

 

 

El secretario de Gobierno (e), Edgar Ardila Amaya, calificó de satisfactorios los pactos que se han venido realizando con los dueños de los vehículos de tracción animal para la sustitución de su actividad productiva y que buscan además garantizar su seguridad laboral.

“Hay un cronograma por cumplir a lo largo del año, pero para octubre esperamos que los caballos estén con sus familias adoptantes y la población carretera se encuentre desarrollando actividades alternativas en condiciones de seguridad laboral”, aseguró el funcionario.

El proceso, que es liderado por las Secretarías de Movilidad y Desarrollo Económico, ha sido fruto de un trabajo de concertación con los líderes de la población carretera, acompañado por la Secretaría Distrital de Gobierno.

Ardila Amaya afirmó que “desde hace aproximadamente un año venimos afinando los acuerdos para realizar la sustitución de los vehículos de tracción animal en las condiciones que enmarca la Bogotá Humana. Para ese propósito, el Distrito ha ofrecido varias alternativas.”

A los cerca de 2.890 carreteros y recicladores, mayoritariamente concentrados en las localidades de Keneddy, Bosa, Suba, Ciudad Bolívar y San Cristóbal, el Distrito Capital les ha ofrecido dos caminos para la sustitución de su actividad productiva. El reemplazo del vehículo de tracción animal por uno motorizado o el apoyo en una alternativa de emprendimiento para que los carreteros identifiquen una iniciativa empresarial.

Por su parte, en convenio con las universidades de las Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A y la Salle, la mayoría de los cerca de 5.000 equinos recibirán tratamiento de recuperación para posteriormente ser dados en adopción.

La Alcaldía Mayor expedirá un decreto que adopte el Plan de sustitución y de esta forma garantice seguridad laboral al gremio de los carreteros y de la misma manera de cumplimiento a las peticiones de las organizaciones de protección animal.

---

Tags de esta nota: Secretaría de Gobierno/ Zorras/ Carreteros en Bogotá

 

Relacionado: Espectáculos taurinos y maltrato animal.

 

 

Bogotá superó 9 millones de turistas en 2012

Escrito por smpmanizales 20-01-2013 en General. Comentarios (0)

El Nuevo Siglo/ Artículo |

 

 

Bogotá registró un incremento del 9,1 por ciento en el número de turistas recibidos durante 2012 en comparación con el año inmediatamente anterior, al pasar de 8’258.319 viajeros a 9’009.827, de acuerdo con las mediciones elaboradas por el Observatorio del Instituto Distrital de Turismo (IDT).

 

De este gran total, 966.748 turistas llegaron desde el exterior y 8’043.019 provinieron de diferentes regiones del territorio nacional.

 

El gasto anual de los turistas durante su visita a Bogotá representa cerca del 4 por ciento del PIB de la ciudad.

 

El flujo turístico internacional estuvo encabezado por ciudadanos estadounidenses, con un 28 por ciento; españoles y venezolanos, con un ocho por ciento, y españoles y venezolanos, un seis por ciento cada uno. En el mercado nacional los principales emisores fueron Cundinamarca y los departamentos limítrofes de Tolima y Meta, con porcentajes del 18, 12 y 11, respectivamente.

 

El director del IDT, Luis Fernando Rosas Londoño, destacó el gradual y sostenido crecimiento del turismo en Bogotá durante los últimos años, celebró la meta alcanzada y vaticinó que en muy poco tiempo se romperá la barrera de los diez millones de turistas.

 

“El Instituto viene articulando un positivo y entusiasta trabajo con el Gobierno Nacional y con los gremios del sector para vender la imagen de una ciudad turísticamente competitiva, de talla internacional, y fortalecida con políticas adecuadas en materia de seguridad, como lo muestran las cifras de la Bogotá Humana sobre reducción de índices de criminalidad, situados en su nivel más bajo durante los últimos 30 años”, aseguró Rosas.

 

 

Negocios y vacaciones, parejos

 

Según el Observatorio, el motivo de viaje para los turistas nacionales lo representan en un 39 por ciento, visitas a familiares y amigos, en un 31 por ciento, negocios y trabajo, y en un 15 por ciento, vacaciones y recreación. El turismo de salud continúa despuntando y ya alcanzó la cifra del 8 por ciento.

 

El interés de viaje para los turistas internacionales, por su parte, se motiva en un 33 por ciento por vacaciones y recreación, y en porcentajes del 29 por ciento para visitas a familiares y amigos, y negocios de trabajo.

 

De los turistas nacionales, el 27 por ciento realiza gastos por viaje entre 100 y 300 mil pesos, mientras que un 21 por ciento oscila entre 300 y 600 mil pesos. Los internacionales, por su parte, generan divisas superiores a los 3,5 millones, en un 19 por ciento, y de 600 mil a 900 mil pesos, en otro porcentaje semejante.