Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Satélite en veremos

Escrito por smpmanizales 20-09-2009 en General. Comentarios (0)
 
Revista Semana. Sábado 19 Septiembre 2009


Acaba de ser aplazada la licitación internacional que el Ministerio de Comunicaciones abrió para el proyecto del satélite colombiano, Satcol. Una de las razones que llevó al gobierno a reconsiderar el pliego es que tendía a favorecer a dos firmas francesas con contratos que despiertan dudas en ciertos sectores de la seguridad nacional del país. Thales Alenia obtuvo en 2007 un contrato para lanzar el satélite de los países del norte de África financiado por Libia, y Eads Astrium se vio involucrada en un escándalo por un contrato de venta de armas al gobierno de Muammar Gaddafi. La cercanía de esas empresas francesas con Libia, y la de Libia con el gobierno de Hugo Chávez, encendieron las alarmas en el gobierno colombiano. Entre otras, porque el satélite manejará comunicaciones de las Fuerzas Armadas.

En Juanpacinas: la gestión para el Metro de Claudia Jaramillo

Escrito por smpmanizales 20-09-2009 en General. Comentarios (0)

 

Fragmento tomado de:

 http://smpmanizales.blogspot.es/img/juan-paz.jpg

 

Juan  Paz*. El Mundo,  domingo 20 de septiembre

 

Los secretos del arreglo

 

Mucha gente no le daba crédito a la noticia, cuando el Metro anunció el 10 de septiembre pasado que los dilatados procesos jurídicos que lo mantenían enfrentado al Consorcio Hispano Alemán llegaban a su fin, tras la exitosa negociación de un Contrato de Transacción, que dejó las pretensiones de ambas partes en cero. Como el refranero señala que “de eso tan bueno no dan tanto”, los conocedores del tema se preguntaban cómo en menos de seis meses se estaba sepultando el litigio más largo y costoso de la historia de Colombia. Cada una de las partes reclamaba alrededor de US$ 600 millones de 1995.

 

***

Juan Paz conoció en detalle la jugada maestra que llevó a materializar el acuerdo. Cuando en enero del presente año la ministra consejera de la presidencia, Claudia Jiménez Jaramillo, recibió el encargo de ocuparse del tema que en el pasado habían manejado José Roberto Arango Pava y la ex embajadora Noemí Sanín, se reunió por separado con los representantes de las partes y sacó una conclusión lapidaria: los voceros de ambos bandos nunca se pondrían de acuerdo, de modo que la única posibilidad de arreglar comenzaba por cambiar a los negociadores.

 

Nuevas caras

 

La ministra Jiménez se dio a la tarea de reunirse con todos y cada uno de los hombres fuertes de las seis empresas que conformaban el Consorcio y les vendió la idea de que era necesario “refrescar” la negociación puesto que, en sus propias palabras, a los actuales negociadores no había forma de “cambiarles el chip”. Fue cuando el Consorcio nombró al chileno Osvaldo Puccio, recientemente vinculado a la sociedad española Acciona S.A., quien había sido ministro del actual gobierno chileno y cuya carrera diplomática es ampliamente reconocida en su país. Sin embargo, la parte colombiana, quien de tiempo atrás había buscado un acuerdo cero-cero, no se cambió.

 

 ***

Puccio viajó en marzo a Colombia y en una reunión informal en la casa de la señora madre del empresario Manuel Santiago Mejía, representante de la Presidencia en la Junta Directiva del Metro, en la que estuvieron presentes además el alcalde Alonso Salazar y el gobernador Luis Alfredo Ramos, se le dio cuerpo al proceso de negociación que se inició formalmente en julio.

 

***

El gerente del Metro explicó el asunto en palabras simples: - “los primeros interlocutores estuvieron metidos en el origen del problema, vivieron en Medellín, estuvieron en la obra, entonces llegó un momento en que convirtieron todos esos conflictos en asunto de honor profesional y honor personal”. En cambio los nuevos negociadores, con la visión de la realidad económica actual y, sin duda, de los nuevos proyectos que están en remojo en Colombia, prefirieron “un mal arreglo a un buen pleito”.

 

Mejor parado

 

Un miembro del equipo jurídico del Metro, quien ha estado al tanto del proceso prácticamente desde sus inicios en los años 90, le dijo a Juan Paz que el arreglo fue un gran triunfo para la empresa antioqueña, por cuanto el Consorcio estaba mejor parado en los litigios: tenía “ventaja y el servicio a su favor”, como se dice en el tenis, puesto que el Tribunal Internacional ya había fallado las reclamaciones contra el Metro y pocas veces una Corte anula una sentencia de este tipo. La pregunta es entonces, ¿qué persiguen alemanes y españoles en Colombia para “dejar así” esa pelea? ¿Serán los constructores del metro de Bogotá?

 

Daño colateral

 

Lo que pocos saben es que esta pelea les ocasionaba a las empresas alemanas y españolas más perjuicios de los que se podían vislumbrar entre las montañas antioqueñas. Una obra no recibida, un embargo en un proceso ejecutivo y una investigación de la Superintendencia de Sociedades, que también se suspendió, aunque nunca se mencionó durante la firma del acuerdo, impedían a las constructoras acreditar experiencia, asociarse o formar uniones temporales, especialmente, en aquellos países con una fuerte legislación en cuanto a los derechos del consumidor. Esta es la historia no contada hasta ahora.

 

¿Y quién es Claudia?

 

Muchos no conocen a Claudia Jaramillo. Se sabía que había llegado en enero al tercer piso de Palacio. Cuando apareció en público en Medellín con motivo de la firma del acuerdo entre el Metro y el CHA, impactó por su figura y su clase. Claudia es egresada en derecho de la UPB y no es nueva en las lides políticas. Ya había trabajado en la administración Pastrana. Fue embajadora en Suiza durante el primer Gobierno de Uribe y se perfila desde ya como una de las estrellas del gabinete, al menos en lo que resta del actual período. En silencio, sin aspavientos y sin réditos logró semejante acuerdo.

 

----

* De Orlando Cadavid Correa

Hacia una construcción colectiva del Plan de Desarrollo 2010

Escrito por smpmanizales 20-09-2009 en General. Comentarios (0)


 Agencia de Noticias UN. Unimedios-Manizales 12-2008.

 

Con el objetivo de potencializar el proceso de construcción del plan de desarrollo que inicia en el 2010, se llevó a cabo en las instalaciones del Recinto del Pensamiento Jaime Restrepo Mejía, un encuentro entre el Vicerrector de la UN Manizales, William Ariel Sarache Castro, los tres decanos y cinco profesores con amplia trayectoria en la Institución. 

 

“El plan de desarrollo actual termina en el 2009 y ese mismo año es el de formulación del siguiente que inicia en el 2010. Esta reunión es una especie de conversatorio con profesores que tienen una trayectoria substancial en la Universidad, y que desde las diferentes áreas nos pueden ayudar a dar una mirada prospectiva de lo que a juicio de ellos debería ser el desarrollo de la Sede Manizales para los próximos 10 años desde los diferentes puntos de vista que ellos puedan proponer”, afirmó el profesor William Ariel Sarache Castro, vicerrector de la UN en Manizales.

 

En este encuentro se buscó sumar conceptos, visiones y planteamientos claves a otros insumos tales como el actual Plan de Desarrollo, Planes Estratégicos de otras universidades de reconocimiento nacional e internacional y documentos de desarrollo tanto de Colombia como de sus regiones, que permitirán determinar las tendencias hacia la cuales la sociedad colombiana le plantea retos a las universidades del país y especialmente a la UN de Colombia.  

“Lo que queremos –explicó el Vicerrector– es que en el mes de febrero próximo podamos presentar una propuesta ante el Consejo de Sede para que lo conozca la comunidad, y en el proceso de claustros y colegiaturas haya un documento insumo de sede que, sumado al documento que normalmente genera la Rectoría durante ese proceso, le permita a la comunidad discutir sobre propuestas concretas”.  

Los profesores convocados a este espacio fueron Gregorio Calderón Hernández y José Gabriel Carvajal Orozco, de la Facultad de Administración; Luz Stella Velásquez Barrero, de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura; Carlos Eduardo Orrego Alzate, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, y Gonzalo Duque Escobar, actual director del Museo Interactivo de la Ciencia y el Juego – Samoga de la UN en Manizales.  

“Este es un ejercicio de planeación al derecho; la planeación al derecho tiene varios supuestos implícitos: el primero, que los miembros de la comunidad universitaria que empezamos a ser convocados a partir de este momento para una construcción colectiva, no somos objeto sino sujetos del desarrollo de la Universidad; segundo, que a través de este ejercicio se pueden identificar no solamente acciones emblemáticas, sino adquirir compromisos colectivos para que toda la universidad apunte hacia un mismo norte”, puntualizó Gonzalo Duque Escobar, uno de los profesores participantes.  

Duque agregó: “Una de las cualidades o características de la especie humana es que se reúne cuando tiene cosas que compartir; pues entonces vamos a construir una visión colectiva, compartida, aceptada y proclamada por la comunidad universitaria para los próximos años”.

 

(FIN/CCL/FEB)

Manizales en la Wikipedia

Escrito por smpmanizales 19-09-2009 en General. Comentarios (0)

Manizales es la capital del departamento de Caldas. Es una ciudad en el centro occidente de Colombia, ubicada en la Cordillera Central, cerca del Nevado del Ruiz. Forma parte de la llamada Región paisa y del llamado Triángulo de oro, con una población de 387.000 habitantes de acuerdo a las proyecciones demográficas oficiales para el año 2009. Hace parte junto con Risaralda, Quindío, el Norte del Valle y el Suroeste Antioqueño del llamado Eje Cafetero Colombiano.

Fundada en 1849 por colonos antioqueños, hoy es una ciudad con gran actividad económica, industrial, cultural y turística.[3] Igualmente resalta por su actividad cultural en la que se destacan su Feria anual, el Festival Internacional de Teatro y numerosos espectáculos y convenciones.

Manizales es denominada la "Ciudad de las Puertas Abiertas".[4] También se le conoce como "Manizales del Alma" debido a un pasodoble taurino que lleva su nombre.[5]

 

Contenido

[ocultar]

CALDAS 100 AÑOS. (año 2005)

Escrito por smpmanizales 19-09-2009 en General. Comentarios (0)

Pablo Mejía Arango * 17-06-2005

La primera vez que visité la ciudad de Armenia ésta todavía pertenecía al departamento de Caldas. Yo tenía unos 7 años y armamos el paseo porque mi papá había estado allá en una correría del almacén Plumejía, y se había comido el mejor sancocho de gallina que recordaba haber probado. Entonces un domingo amaneció antojado y le propuso a mi mamá que arrancáramos en el Desoto de la familia, y sin pensarlo dos veces salimos muy temprano a efectuar la extensa travesía. Para unos niños como nosotros, que solo conocíamos la ruta que llevaba a la finca familiar, el programa resultó ser toda una aventura.

Cuánto tiempo hará de eso que la carretera entre Pereira y Armenia era destapada, y recuerdo que mi papá sintió cierto recelo cuando pasamos por el puente del río Barbas, que entonces cruzaba pegado al peñasco, y mucho tiempo después vine a entrarme de que los nervios de los cuchos se debían a que en ese sitio había ocurrido una masacre hacía unos años por parte de los bandoleros que asolaban el país. Seguimos entonces tragando polvo, porque si a uno le tocaba la ventanilla no iba a desaprovechar cerrándola, hasta que al medio día llegamos a la ciudad milagro.

Conocer una ciudad nueva era algo muy novedoso y después de dar una vuelta por el centro, al fin llegamos al tan comentado restaurante; es bueno recordar que entonces a los niños nos llevaban a un restaurante, si mucho, una vez al año. El menú ya estaba escogido con suficiente antelación y al poco rato llegaron con unos platos de sancocho de un tamaño descomunal; se parecían a una bacinilla y como es lógico, nos pidieron una porción para dos o tres muchachitos. Después de tanto tiempo todavía siento el aroma de esa delicia de almuerzo y sobra decir que quedamos más llenos que hijo de sirvienta, porque además nos dejaron pedir gaseosa entera para cada uno.

A Pereira íbamos con más regularidad. Era paseo obligado cada cierto tiempo, y consistía en bajar después de almuerzo a tomar el algo, que siempre era el mismo: helado de fruta o de coco con pandeyucas en un negocio localizado en el parque Uribe Uribe, donde creo que todavía hay un lago. Enseguida de la iglesia quedaba el local y nos dejaban corretear por el parque dándole vueltas al lago mientras nos comíamos el mecato; con tal de que no empegotáramos el carro, mis papás se arriesgaban a que se perdiera un culicagao. Después bajábamos hasta el aeropuerto a ver si de pronto lográbamos ver un avión grande y arranque otra vez para la casa. Todavía no entiendo por qué a mi hermano Luis Felipe le chocaba tanto ese paseo, porque desde que lo armábamos el mocoso empezaba a renegar.

Por aquella época en la primaria nos ponían a hacer el croquis del mapa de nuestro departamento, y cual sería la decepción de todos cuando habíamos logrado aprendérnoslo y salieron con el cuento primero que había que mocharle la colita del Quindío, y al año siguiente cercenarle casi la mitad para conformar el nuevo departamento de Risaralda. Recuerdo que los adultos echaban pestes y discutían las medidas del gobierno nacional, pero a los niños lo único que nos importaba era la enguanda de tener que memorizar todos esos cambios.

Entonces llegó la oportunidad de conocer el oriente de Caldas. Mi papá entró a gerenciar una planta de gas propano, negocio incipiente en la ciudad, y como mucho chuzo compraron el primer camión tanque para el transporte de ese combustible. El vehículo debía ir a La Dorada a cargar el gas y para el primer viaje mi papá rifó entre nosotros 3 cupos para que fuéramos con él y con Chaura, el chofer. Arrancamos apeñuscados en la cabina de esa nave de camión, más contentos que el diablo, y durante el recorrido mi papá nos hablaba de las tierras de la región, del río Magdalena y de todo lo que íbamos encontrando en la ruta. El mayor atractivo, aparte de conocer tantas novedades, fue la dormida en el Motel Magdalena, que era como quien dice el mejor Mediterrané que alguien pueda hoy imaginar. Ni qué decir que no perdimos detalle para llegar a flotiarle a mi mamá y a los hermanos que no clasificaron al paseo. El regreso fue eterno porque ese aparato venía más pesado que un carajo y debido a la espesa neblina, y a que Chaura era bizco, casi nos vamos por un voladero. Ahora pienso que si hubiera reventado ese tanque todavía no habríamos caído.

Ir a Medellín en carro también era una odisea. El viaje por Arauca, Risaralda, Anserma, Riosucio, Supía, La Pintada y suba al Alto de Minas, era casi toda por carretera destapada. De manera que el paseo era de día entero contando las paradas a esperar que el carro se enfriara para poderle echar agua al radiador. La ruta por el norte del departamento, arrancando por Neira, sí que era eterna. Llegaba uno con el pelo como viruta y los ojos llenos de lagañas negras del polvo.

Le tocó al doctor Emilio Echeverri gobernar nuestro departamento en su primer centenario y espero me cuente cómo están las vías en la actualidad, porque por lo que he visto se lo está recorriendo hasta el último rincón.
 
--
Manizales, 17-06-2005
 
* Escritor y Periodista. Blog: http://pablomejiaarango.blogspot.com