Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

REVISTA CIVISMO: 75 AÑOS SEMBRANDO OPTIMISMO

 

REVISTA CIVISMO
75 AÑOS SEMBRANDO OPTIMISMO





JOSÉ CLARETH BONILLA CADAVID


Capítulo del libro “SOCIEDAD DE MEJORAS PÚBLICAS DEMANIZALES 100 AÑOS DE CIVILIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN DE TERRITORIO”. Dirección Albeiro Valencia Llano. SMP Manizales (2012), Manizales.


“Intentar siquiera una mirada a este colosal acopio de historia manizaleña durante los años de existencia de la revista CIVISMO, resulta una tarea titánica que sorprende el espíritu más desprevenido, estremece el alma y la pone a trepidar ante un diluvio de hallazgos insospechados; es verificar con asombro la causa y fundamento del orgullo comarcal que tanto nos conforta; es encontrarse con un inmenso prontuario de realizaciones que nos redime del fatalismo provinciano; es tropezar con un voluminoso resumen cronológico de las campañas cívicas llevadas a cabo por la Sociedad de Mejoras Públicas” (Aldemar Blandón H.).



Preliminares



Como bien lo expresó el doctor Aldemar Blandón Hernández (q.e.p.d.) –quien ocupó los cargos más destacados de la SMP de Manizales: Presidente de la Institución y director por más de diez años de la revista CIVISMO–, al intentar hacer el ejercicio de escribir algo sobre esta revista, que en julio de 1936 comenzó a circular como órgano de expresión de la SMP de Manizales, y que por mucho tiempo ha llevado el mensaje de la civilidad a los ciudadanos de la capital del departamento de Caldas y en donde sus páginas tienen el privilegio de haber contado y contar con los mejores cronistas y escritores que durante los siglos XX y XXI tuvo y tiene la ciudad, se asume un trabajo de mucha responsabilidad.



Al mismo tiempo exige un reto de, por lo menos, dar comienzo a una indagación que proporcione elementos para un posterior análisis de forma más rigurosa, por parte de historiadores e intelectuales que quieran conocer la historia de la ciudad desde un ángulo ajeno a la contaminación de políticas partidistas, orientado solo por un ideario de solidaridad, de trabajo desinteresado, de expresión de un espíritu cívico y de construcción de civilidad en Manizales y la región, como bien lo ha hecho la revista CIVISMO en sus 75 años de circulación a nivel local y nacional, en vísperas de la celebración del centenario de la SMP de Manizales.



Recordemos que el lenguaje es constructor de mundo y dador de sentido y que como forma simbólica enriquece al ser humano y a la sociedad, ya que con él el ser humano puede expresar sus sentimientos, comunicar sus experiencias y dejar un legado de su pensamiento que puede ser usado por otros lectores para transformar el mundo, y en nuestro ejercicio: son muchos los escritores quienes han dejado su huella en las páginas de 448 ediciones que tiene la revista CIVISMO.



Queremos manifestar que, en este ejercicio, no nos detendremos a hacer un recuento retórico de la revista. Este ejercicio, solo pretende despertar la conciencia de los investigadores, intelectuales y escritores para que en algún momento de sus vidas, cuando requieran conocer e identificar los acontecimientos más sobresalientes de la vida de la ciudad y su desarrollo, escudriñen y rastreen las páginas de los diferentes tomos de la colección de la revista CIVISMO que se encuentran en los archivos históricos de la SMP de Manizales.



Las páginas de la revista CIVISMO, representan el patrimonio tangible de las actividades cívicas realizadas a través de 100 años por parte de la SMP de Manizales, y la construcción de ciudad y región lograda por centenares de ciudadanos que, como socios, han conformado y siguen fieles a su vocación cívica en una forma desinteresada pero iluminada por el espíritu cívico que siempre les ha señalado el camino, como cuando Hegel expresó que el espíritu de la época, desde su hábitat le alumbra al hombre en su estado de inmediatez, el camino de lo absoluto.



Preámbulo



Cuando hablamos de una revista de 75 años de circulación, cuyo fin ha sido la virtud cívica encauzada al progreso de la ciudad, es de importancia consultar los personajes y documentos que en ella se mencionan como historiales, y para lograr ese objetivo vamos a identificar las raíces de su ideario.



En CIVISMO encontramos referencias de cómo, en el último cuarto del siglo XIX, se publicaron en Manizales muchos periódicos, entre ellos: El Ruiz (Científico, Literario e Industrial) de don Alejandro Restrepo Restrepo, cuya primera edición fue el 21 de septiembre de 1874. En ella, se hace mención de que: “se ha roto el silencio que reinaba en la sociedad naciente, y se oye la trompeta de la civilización, con sus variadas notas despertar en cada mente una idea y en cada corazón un sentimiento”. Este periódico, como muchos otros de su tiempo, tuvo una circulación muy efímera.



Ya entrado el siglo XX se publica con el título de Trece composiciones, un folleto de 72 páginas, sin fecha y dirección y “A beneficio del Hospital de Manizales”, siendo un éxito literario y de librería que luego sacaría una segunda edición con el nombre de Revista Nueva, editada en marzo de 1904 y cuyo Comité de Redacción estuvo integrado por: Samuel Velásquez, Alfonso Villegas Arango, Emilio Robledo Correa, Victoriano Vélez, Aquilino Villegas, José Ignacio Villegas, Alfonso Robledo Jaramillo, Juan Pinzón y Juan B. Gutiérrez, y como administrador Rufino A. Molina.

Emilio Robledo, Juan Pinzòn y Aquilino Villegas

Estos prohombres de la literatura y futuros fundadores de la SMP de Manizales, fueron los que orientaron la vocación cívica y el ejercicio de la civilidad, y el desarrollo de lo que va a ser la expresión literaria en Manizales, que se ha expresado en la revista CIVISMO.



En la Antología de la “Revista Nueva” (1904-1907), editada por Hoyos Körbel (2004), se menciona que tenía un tamaño de medio oficio. Su número de páginas oscilaba entre 32 y 44, muy parecida a lo que hoy es la revista CIVISMO en su formato y, por qué no decirlo, en su contenido. La Revista Nueva circuló hasta el mes de marzo de 1907 cuando fue prohibida su publicación desde Bogotá. Se sabe que en la Universidad de Caldas reposan los originales de la revista, que vale la pena consultar para tener una visión más clara y diferenciada del pensamiento de los fundadores de la SMP de Manizales que allí escribieron.



Es en las páginas de la Revista Nueva donde vamos a encontrar los cimientos de lo que va a ser la vocación cívica y literaria de la SMP de Manizales. En ellas vemos a los ilustres fundadores quienes, en el año 1912, reunidos en la Asamblea Departamental crearon la SMP de Manizales, y serán el faro que iluminará el sendero durante los siglos XX y XXI.



Señalado el camino por los fundadores de la SMP de Manizales, en su mayoría escritores o artesanos de la palabra, empresarios otros, que desde el comienzo tenían en su pensamiento la necesidad de tener un medio de información de las actividades de la SMP, en especial, la programación de carácter cultural: concursos literarios, recitales poéticos, presentaciones de obras de teatro y otras actividades culturales, solo nos basta consultar las actas para ver la riqueza intelectual y literaria de este grupo de prohombres.



En el acta No. 2 de la recién creada SMP de Manizales, se hace mención del ofrecimiento que hace uno de los socios: “El Doctor Alfonso Villegas Arango ofreció galantemente su periódico para publicar en él, todo lo concerniente a la Sociedad de Mejoras Públicas. La Junta aceptó y le dio las gracias”.



Siguiendo las huellas del pensamiento cívico en Manizales



El historiador y socio actual de la SMP de Manizales, Óscar Gaviria González, en su libro Huellas del periodismo caldense: más de 800 periódicos reseñados (2004), hace mención del Periódico El Niño, primer órgano periodístico y cultural que circuló en Manizales el jueves 20 de febrero de 1919, siendo una publicación de “efímera existencia de la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, y que posteriormente, reapareció en el año de 1931 como una publicación cultural y promocional que se obsequiaba los días sábados a todos los niños en el Almacén España”. Cuenta Gaviria González que: Su presentación era ilustrada trayendo lecturas especiales para los chicuelos y orientaciones pedagógicas para todos los educadores y padres de familia. Alcanzó a publicar 104 ediciones”.



No olvidemos, que Manizales en esos momentos era una de las ciudades más prósperas del país, en menos de 70 años había logrado dar el salto de pasar de ser una aldea, a una ciudad. Muchos factores hacían de Manizales una ciudad relevante en el desarrollo del país.



Si analizamos el desarrollo del primer Congreso de Sociedades de Mejoras Públicas celebrado el día 12 de octubre de 1917 en Bogotá, exactamente denominado Congreso de Mejoras Nacionales, donde se formuló un plan de desarrollo con la asistencia del Presidente de la República, doctor José Vicente Concha y altos funcionarios, nos damos cuenta de que los temas tratados en dicho congreso fueron: planeación urbana; vías de comunicación; libertad de exportación; expropiaciones por causa de utilidad pública; desinfección de aguas públicas; cables aéreos; ingeniería municipal, su importancia y su organización. En síntesis, un plan de desarrollo de nuestro tiempo. La SMP de Manizales, estuvo presente con los señores Félix Salazar y Juan Pinzón.



En este contexto, las SMP y en especial, la de Manizales, suplieron la ausencia del Estado y fueron construyendo ciudad. En especial, Manizales contaba con un grupo de intelectuales que orientaban con sus escritos el destino de la ciudad en el primer cuarto del siglo XX, como lo fue la denominada “Generación del 10” la cual estuvo conformada por: Aquilino Villegas, Bernardo Arias, Rafael Arango Villegas, Francisco Marulanda, Emilio Robledo, Victoriano Arango, Tomás Calderón, Eusebio Robledo, Juan Bautista Jaramillo, Blanca Isaza y el presbítero Nazario Restrepo.



Según lo reseña el historiador Gaviria Valencia (2004), el 15 de mayo de 1920, bajo la dirección de don Mariano Zuluaga y don Luis Alzate Noreña, se publicó la primera revista de orden social y promocional de la SMP de Manizales: la revista Futuro, en la cual escribieron los más destacados intelectuales de la “Generación del 10”. Durante dos lustros se publicaron más de 100 ediciones en la Editorial Renacimiento. La revista Futuro fue el germen de lo que más tarde en julio de 1936 sería la revista CIVISMO.



No se puede pasar por alto, al hablar de algunos integrantes de la “Generación del 10”, mencionar al doctor Emilio Robledo, ilustre médico que nació en Salamina en el año 1876 y murió en 1962 en Medellín, destacado por ser el escritor con mayor conocimiento científico de la “Generación del 10”. Estuvo al tanto de las investigaciones científicas de la época como los logros alcanzados por los esposos Curie, especialmente en lo que corresponde al descubrimiento de los rayos X y del Actinium, elemento 89 de la tabla periódica y descubierto en 1899. El doctor Robledo es uno de los escritores de la Revista Nueva y en ella publica cómo estos descubrimientos, que derrumban los viejos paradigmas que se tenían en la física en esa época, instauran unos nuevos paradigmas que todavía perduran.



La importancia de este hecho histórico reside en la información que se manejaba en la época a nivel de las ciencias. Escuchemos al doctor Emilio Robledo, que parece estar hablando como si fuese un epistemólogo del siglo XXI, cuando dice: “El avance de las ciencias se hace reemplazando teorías elementales por otras más probables, sin que eso signifique la total bancarrota de las primeras, sino el abandono de lo más precario de los conocimientos adquiridos” (Revista Nueva, agosto 22 de 1904).



Otro personaje que resaltamos, es don Victoriano Vélez (1871-1956). En sus versos de estilo clásico, encontramos un ritmo y cadencia que va llevando al lector sonoramente a través del poema a un canto parecido a los poetas de finales del siglo XIX, un poco con la influencia de la “Generación del 98”. Leámoslo en su poema “Genios”: “Dante al buscar a su Beatriz desciende / lleno de amor a la infernal guarida, / al mármol Miguel Ángel intimida / y Shakespeare la luz del sentimiento enciende”.



Hay dos personajes que encontramos muy a menudo en las páginas de la revista CIVISMO: Blanca Isaza de Jaramillo y su esposo Juan Bautista Jaramillo Meza. Ella, poeta y cuentista de una formación humanista, que encantó a Manizales con la lírica de sus versos, escribió en la revista CIVISMO desde su comienzo, hasta que muere en Manizales en 1967.



Su vida, sus primeros años en sus tertulias familiares, están descritos como un testimonio pedagógico, al igual que su vena poética que podemos apreciar en este poema dedicado a Manizales: Ciudad de las hazañas memoriosas / que evoca en las fiestas matutinas / policromado en el florecer de las rosas / en el tazón de la montaña andina /”. De igual forma, en otra de sus estofas se refiere al incendio y la fortaleza de sus gentes, cuando dice: “Tú no sabes llorar, sobre el espanto / te erguiste al pie de calcinado muro / a acompasar con la piqueta el campo / del poema la piedra del futuro /”.



Prosigue la poeta refiriéndose a su Catedral: “Te hemos pulido con amor; labramos / tu piedra y cemento como fino encaje / y en tu estructura original copiamos / el múltiple esplendor de tus paisajes /”. En su estrofa final le canta a los fundadores de la ciudad: “Realización de un ideal, ansiada / tierra de promisión de mis mayores / medalla por la gloria troquelada / ensueño de tus viejos fundadores”.



Para CIVISMO es un patrimonio toda su poesía, cuentos y narraciones, de igual forma los versos de su esposo Juan Bautista Jaramillo Meza, poeta también. Los dos constituyen una pareja, que desde sus comienzos florece en el jardín del amor cultivado por las musas. El poeta Jaramillo Meza relata el encuentro de los dos en su libro, que podríamos llamar autobiográfico, Estampas de Manizales (1951).



Cuenta en su obra cómo su llegada a Manizales tuvo lugar por una invitación que le hizo el doctor Aquilino Villegas, Alfonso Robledo y otros más, en su mayoría fundadores de la SMP (1912) y miembros del “Círculo Bergerac”. Se trataba de una velada de poetas que se programó en Salón Olympia para conmemorar el tricentenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra. La velada se realizó el sábado santo de 1916 y allí se encontraría con su amor adolescente y soñado, Blanca Isaza, quien llegaría a Manizales desde Santa Rosa de Cabal. “Era el destino que unía así dos almas que se presentían por designios de la providencia y se buscaban sin conocerse”, expresa el poeta en su relato.



Prosigue el relato el poeta diciendo que el encuentro fue en la fonda del Arenillo, construcción de muros y techumbre envejecida, de amplios corredores y en donde por primera vez estrechó la mano de la poeta Blanca Isaza: “Allí nos dijimos ambos, en palabras confidenciales, la emoción del encuentro, los sueños de tantos días, la sinceridad de un afecto que había nacido a la distancia, por medio de epístolas cordiales”.



El poeta había publicado en La Habana su bello libro de poemas Bronce Latino, y se lo había enviado con una bella dedicatoria a Blanca Isaza a Manizales. Relata Jaramillo Meza que, desde que llegó a Manizales, vio el fervor y coraje de una juventud y su afán por la lectura, además de sus bellas mujeres y dice que:



Todo esto, unido a su clima confortable, a la belleza de sus mujeres, a la familiaridad y sencillez de sus gentes acogedoras, a la fortaleza ejemplar de sus hombres para las ásperas bregas, a más de sus paisajes que suavizan el alma y embellecen la Naturaleza, me dio la sensación de la ciudad que había soñado para mis inquietudes espirituales y decidí, irrevocablemente, plantar aquí mi tienda de peregrino, de una vez para siempre, hasta la hora final”.



Esta “pareja lírica”, como fue llamada en su momento, contrajo matrimonio el 24 de agosto de 1916 apadrinados por el “Círculo Bergerac”. El poeta Guillermo Valencia escribió: Cuán grato es ver sellar el vínculo entre el águila y la alondra de quienes habrá de salir el glorioso canto del futuro”.



Con este mensaje del maestro Valencia, dejamos en manos de los lectores a dos de los más prolíficos poetas que la revista CIVISMO tuvo en sus primeros 30 años. En la última página del primer tomo de su libro Estampas de Manizales, el poeta Jaramillo Meza dice: “Varias revistas de carácter literario han sostenido a Manizales en el culto del arte y los postulados de la belleza… merecen especial mención ATALAYA, CERVANTES, CIVISMO y MANIZALES”, esta última fundada por la “pareja lírica”.



Es bueno anotar que solo se ha mostrado una parte de la grandeza intelectual de estos escritores que en la alborada del siglo XX le cantaban a la ciencia, al igual que a las más variadas manifestaciones del espíritu y quienes en la revista encontraron su eco.



Los albores de un renacimiento



Desde comienzos del siglo XX, los escritores fundadores de la SMP de Manizales con su semilla literaria habían abonado el terreno para que una pléyade de escritores emergiera en la naciente ciudad, y que se constituye en el mojón de colaboradores futuros de la revista CIVISMO a lo largo de sus 75 años. El socio Juan Bautista Jaramillo Meza (Jericó, 1892 - Manizales, 1978) en su libro Estampas de Manizales, nos dice:



De 1900 a hoy, la lista de periódicos y revistas es interminable, citarlos a todos con los nombres de sus directores, las fechas de fundación y desaparición, las tendencias de cada uno y la finalidad principal de cada publicación, sería dispendioso de tiempo y de espacio…, se fundaron con algún fin: político, social, literario, crítico y se suspendían tan pronto como se realizaba el ideal perseguido o cuando el fracaso económico tocaba a sus puertas” (1951, p. 205).



Podemos seguir recreándonos con sus escritos, pero, por tratarse de un ejercicio de explorar los momentos que dieron origen a la revista CIVISMO, enumeraremos los escritores que hemos denominado como la “Generación del 30”, quienes fueron los que en su momento aportaron las simientes de la revista, entre los cuales mencionamos a: Silvio Villegas, Fernando Londoño, Antonio Álvarez Restrepo, Roberto Londoño, Arturo Arango, Gilberto Alzate, José Restrepo, Jaime Robledo, Arturo Zapata, Eudoro Galarza, Adel López Gómez, Ramón Marín, Rodrigo Jiménez, Rogelio Escobar, Hernán Jaramillo, Francisco José Ocampo, Jorge Mejía, Gonzalo Uribe, Benjamín Duque, Gonzalo Jaramillo y Alberto Mendoza Hoyos.



Debemos invitar a los estudiosos que quieran profundizar sobre el talante de estos escritores, para que consulten las páginas del diario La Patria, que empezó a circular el 20 de junio de 1921, con una edición de ocho páginas, hecha a mano de tipógrafo y que fue fundado por Francisco José Ocampo con la misión específica de servir de vocero del ideario conservador del momento y que, desde sus primeros tiempos, acogió a muchos de los escritores conservadores quienes expusieron abiertamente sus ideas en sus columnas.



De igual forma existen otras revistas, contemporáneas a la revista CIVISMO, de un carácter literario en donde los poetas, escritores y ensayistas descansaban su pluma en las letras de molde, entre ellas: la revista Atalaya, fundada y dirigida por Gilberto Agudelo quien se destacó por su tarea intelectual digna de aprecio y quien dio estímulo a muchas manifestaciones intelectuales que hasta entonces habían permanecido en silencio. Tuvo 119 ediciones, del 2 de agosto de 1936 al 2 de noviembre de 1944.



También, la revista Cervantes, fundada por don Arturo Zapata en abril de 1929, aireó la vida intelectual y literaria con ilustraciones en blanco y negro, que hicieron de sus páginas unas verdaderas joyas literarias. Es bueno que en un futuro los de “espíritu curioso e investigador” de la literatura en Caldas, busquen en estas refrescantes ediciones el pensamiento grecolatino. En este contexto, nace la revista CIVISMO.



El advenimiento de la revista CIVISMO


Primer ejemplar (1936) y mosaico de Revistas Civismo

El 27 de mayo de 1936 fue creada la revista CIVISMO por iniciativa de los señores: Antonio Álvarez Restrepo, Alfonso Duque, Emiliano Villegas, José Rivas y Enrique Villa. Su primera edición acontece el mes de junio de 1936, convirtiéndose en órgano de información y divulgación del pensamiento del espíritu cívico que por aquellos momentos se vivía en la ciudad.



La SMP Manizales estaba pasando por un momento histórico muy productivo y se necesitaba promover sus realizaciones, además de destacar las actividades que estaba desarrollando en beneficio de la ciudad y la divulgación de las actividades culturales que en Manizales se realizaban: teatro, poesía, literatura y en especial la promoción de los IV Juegos Atléticos Nacionales y la celebración de las Bodas de Plata de la SMP, como también la publicación de las inquietudes literarias de los poetas, escritores e intelectuales como “Mauricio”, seudónimo de Tomás Calderón.



El editorial de ese primer número fue escrito por el gran hombre cívico, Antonio Álvarez Restrepo, quien fue el presidente de la SMP en el año de 1936 dejando profundas huellas en la sociedad y de grata recordación en la ciudad por sus aportes cívicos. Don Antonio Álvarez Restrepo nació en Sonsón el 4 de enero de 1906, habiendo dedicado su vida a las letras, de profusa creatividad que puede considerarse un ejemplo de vida digna y transparente no solo por el respeto que infundía, sino por la serenidad de su espíritu. Ocupó muchos cargos, por su dominio intelectual y su vasta cultura, siendo ministro de Educación, de Hacienda y Desarrollo.



Su vocación de autodidacta lo llevó a producir un texto intitulado Memorias de un hijo del siglo, en donde relata a manera de biografía los acontecimientos políticos y sociales vividos. Hizo parte de un grupo muy especial conformado por Hernán Jaramillo Ocampo, Silvio Villegas, Gilberto Alzate Avendaño y Blanca Isaza de Jaramillo, quienes hicieron de la revista CIVISMO, bajo la dirección de Roberto Londoño Villegas y con un Comité de Redacción integrado por Fernando Londoño Londoño, Fernando Mejía Rivera y Juan Gómez Urrea, un órgano periodístico de destacada importancia en los primeros cincuenta años de la SMP de Manizales.



Todo parece indicar que el hecho de que la revista CIVISMO haya trascendido las expectativas de vida de un ser humano en Colombia, está dado desde su comienzo, solo basta leer atentamente el editorial escrito por el doctor Álvarez Restrepo, para darnos cuenta del porqué la revista CIVISMO permanece vigente. Leamos atentamente ese editorial:



Renacimiento es una bella palabra, por su noble arquitectura idiomática y por su significación real e histórica. Por sí sola sugiere el concepto de una vida nueva y mejor el advenimiento de una etapa creadora.



Manizales vive la hora de su renacimiento. Después de aquellos días de sumisión y pesimismo, cuando sobre la recia voluntad de sus hijos se abatía la adversidad con todas sus fuerzas indomables; pasada la incertidumbre surgida ante la hora monstruosa de las llamas voraces, cuando el péndulo de su porvenir oscilaba vacilante ante los ojos angustiados de su gente; después de la dura prueba implacable, la ciudad perseverante se alza con el erguido gesto de los vencedores en el panorama de la república al lado de las más prósperas y espléndidas.



Diez años, breve término en la vida de una ciudad, han sido suficientes para reedificarla, transformarla, embellecerla y engrandecerla. Diez años durante los cuales, la indomable voluntad constructora del manizaleño ha estado sometida a la tremenda prueba de una doble crisis: espiritual y material. Crisis espiritual de desaliento e incertidumbre, de desconfianza y duda. Crisis material o mejor crisis económica, cuyo paso por nuestro país aún deja huellas vivas que solo se borrarán con la lenta esponja de los años.



Y si en diez años adversos, la ciudad ha realizado un esfuerzo que es el mayor de que tenga noticia el país, pues aparte de las dificultades exteriores representa un desembolso efectivo de más de quince millones. Piénsese lo que podía ser su futuro, cuando ya reconstruida pueda dedicarse a las obras fundamentales que no pudieron realizarse antes y cuando el vigoroso impulso de las vías que ahora se construyen, nuevas arterias palpitantes derramen sobre ella una nueva vida, que sorprenderá en su sueño de abulia a los escépticos, a los tardos, a los incrédulos que nunca hicieron nada por el futuro de la ciudad.



En el renacimiento de Manizales, la Sociedad de Mejoras Públicas aspira a ser, como hasta ahora lo ha sido, elemento de fervorosa cooperación, vocero permanente de inquietudes, institución acogedora donde se den cita todos aquellos que anhelen servirla y que la amen y en las páginas de CIVISMO recogeremos el rumor de la colmena en actividad”.



Este editorial, por sí mismo, en forma premonitoria obliga a propios y a extraños, a considerar a Manizales como una ciudad con unas virtudes cívicas que habían logrado hacer renacer la ciudad, que como el Ave Fénix se levantó de sus cenizas. Basta considerar que de una aldea que era Manizales a comienzo de siglo, la Manizales reconstruida era ya una ciudad de nombre nacional e internacional, ya fuere por sus exportaciones de café, por sus cables aéreos y, especialmente, por el motivo que nos convoca en este artículo, que no son las obras físicas realizadas por la SMP de Manizales, las cuales han sido muchas, sino por el patrimonio intelectual e intangible que durante gran parte del siglo XX orientó a la ciudad dentro de una construcción de civilidad y de solidaridad.



Las pautas dadas por las primeras ediciones de la revista se pueden ver, por ejemplo, en CIVISMO No. 2, allí se habla de lo que va a ser la revista. Es así como uno de los editores escribe en el año 1936 un artículo intitulado “Manizales, Ciudad Universitaria”. Este artículo, firmado por Bernardo Mejía Rivera, en muchos de sus apartes nos habla de la presencia de Manizales ante el panorama nacional, la grandeza de su arquitectura representada en sus monumentos, edificios, plazas y avenidas, como también por su paisaje circundante de “bellas columnas, enclaustradas en azules montañas” que hacen que el manizaleño esté predispuesto “a una filosofía elevada y a unos pensamientos profundos”. Al respecto, el redactor de la revista nos dice: “La ciudad vive consagrada a ideales empresas, sus hijos tienen una irresistible vocación al culto filosófico, a la vida académica porque entregados a la perseverancia del estudio, su deporte favorito es el juego con las ideas”.



En estas pequeñas citas, vemos el perfil con que la revista CIVISMO vio la luz literaria en nuestra Manizales, que como bien lo dice el redactor: “Está llamada a ser la ciudad universitaria de Colombia”. Esta frase escrita en la revista CIVISMO No. 2 de agosto de 1936, hoy la vemos cumplida en toda su extensión. Manizales hoy, es una ciudad universitaria que acoge a estudiantes propios y de otras latitudes, su ambiente es estrictamente intelectual y universitario.



El primer Director de la revista CIVISMO, don Roberto Londoño Villegas (1893-1957), fue un hombre de una vena poética inconmensurable, un poeta centenarista, dicen que sus primeros versos los escribió a novias desconocidas y que era un creador de vocablos inesperados. Sus lectores hablan de él como un poeta, prosista y humorista que no tuvo epígonos ni competidores en su difícil especialidad literaria, y así se puede leer en su “Apología paisa”:



Ni el ambular por pueblos y por fondos, / ni el alternar de un ceño en otro ceño, / ni los cambios más hondos y profundos / pueden variar el típico diseño / de los rasgos precisos y rotundos del paisano..., / del clásico antioqueño: lanza chistes; simpático; risueño; / toma trago, guasón y trotamundos”.



La musicalidad y el ritmo alegre y divertido, caracterizan la poesía de Roberto Londoño, más conocido como Luis Donoso, seudónimo con el que escribió múltiples columnas en La Patria destacándose por su fino humor y sus versos sencillos.



De él, dijo Rafael Arango Villegas que es el mayor brote de ingenio que ha dado en nuestros días el humor castellano”. Igualmente, el coterráneo Bernardo Arias Trujillo habló de Donoso: “es insuperable, porque nadie sería capaz como él, de dar al verso una anatomía nueva”.



Las páginas de la revista CIVISMO están pletóricas de vitalidad con sus versos al igual que los de Blanca Isaza de Jaramillo, socios ambos de la SMP de Manizales. A propósito, Isaza de Jaramillo decía que Donoso: “Levantaba la arquitectura del chiste en la forma más elegante y ágil; al alfiler de la crítica le ponía la rosa vívida del adjetivo inesperado”.



Donoso fue un hombre alegre. Recibió correspondencia de muchas partes del mundo. El poeta Guillermo Valencia escribió: “No tiene fin tu pródigo salero / eres as de poetas y el primero / de todos los guasones de Castilla (fragmento de un poema escrito en el municipio de Belalcázar en abril de 1938, que aparece firmado por el maestro Valencia en la revista CIVISMO).



Siguiendo con el breve perfil de los socios que tuvieron en un inicio la orientación de la revista CIVISMO, encontramos al emérito socio y gran orador y político doctor Fernando Londoño Londoño, quien a sus 17 años ingresó a la SMP, permaneciendo en ella por cerca de cincuenta años.



Son muchos los artículos escritos por el doctor Londoño. En la revista podemos leer las mejores piezas oratorias, sobre todo aquellas que tienen que ver con el centenario de la ciudad cuando fue el Alcalde de Manizales. De él quedan sus crónicas y conferencias, su pluma grecolatina en su máxima expresión.



Fernando Londoño Londoño es un símbolo para la SMP. Tuvo la fortuna de condecorar a la SMP con la Cruz de Boyacá, siendo él ministro de Gobierno, e igualmente otorgar dicha condecoración a otro símbolo de la SMP de Manizales como fue el padre Adolfo Hoyos Ocampo, quien fuera su presidente por diez años.



En un artículo publicado por José Miguel Alzate en la revista EJE 21, con motivo del centenario del nacimiento del doctor Fernando Londoño Londoño (1910-1994), y con un fin especialmente didáctico para las nuevas generaciones que no conocieron la grandeza de un hombre público quien, junto con Silvio Villegas y Gilberto Alzate Avendaño, conformó la tríada de oradores y hombres cívicos e ilustres de la ciudad, se menciona cómo Fernando Londoño:



se encumbró en la vida pública por la consistencia de su formación humanística. Fue un verdadero esteta de la palabra. En su oratoria se destacaba, además del timbre magnífico de la voz, su versación literaria; el verbo resplandecía en sus labios. Su elocuencia, matizada de una erudición poco común en un tribuno, le granjeó la admiración de sus conciudadanos. Este manizaleño recorrió a Colombia embrujando con su verbo encantado auditorios que ovacionaban sus intervenciones. En el foro, en la plaza pública, en el parlamento, dejó la impronta de su pasión por la estética. De su garganta privilegiada brotaron catilinarias que demostraban su jerarquía en la oratoria. La palabra fue su arma de combate en la arena política” (Alzate, s.f.).



La SMP editorializa en las revistas CIVISMO No. 81 y 82 de abril de 1950, que entre otras cosas fue visada por la censura oficial de la dictadura de Rojas, un editorial titulado: “Plan del Centenario. Manizales, una ciudad rescatada por la Generación del Centenario” que correspondió al plan de trabajo que el alcalde de la ciudad, doctor Fernando Londoño Londoño, le proponía a Manizales y cuyo objetivo era redimir el fisco municipal y realizar las obras que la ciudad necesitaba.



Para lograr su objetivo, el alcalde socializó su Plan en tres conferencias sobre todo para que cada manizaleño tuviera conciencia de su papel y responsabilidad en el ejercicio de un civismo, que se podría denominar actualmente “activo”. La SMP apoyó a su socio en el plan propuesto y divulgó a los cuatro vientos el Plan diseñado por el alcalde.



En un editorial de La Patria sobre la conferencia dictada en el Teatro Olympia, se lee: “el Doctor Londoño ofreció caminos de esperanza y de reconstrucción para el esfuerzo unánime y generoso de los manizaleños. Les mostró un pueblo redimido por la virtud de sus responsabilidades y por los méritos de su civismo”.



CIVISMO y la “Generación Grecolatina”



Cuando abrimos las páginas de la revista CIVISMO nos vamos encontrando a un grupo de intelectuales, periodistas y políticos que, en palabras del escritor Octavio Jaramillo Echeverri y de muchos otros intelectuales y analistas literarios, conforman una “generación”. Jaramillo Echeverri puntualiza sobre lo que podríamos denominar un grupo generacional: “Una generación es un grupo de hombres nacidos en determinada época, unidos por inclinaciones análogas y gustos afines, que actúan y se destacan en el mismo medio social, siendo individuos especialmente dotados con múltiples virtudes de la inteligencia”.



En este recuento que la SMP hace de la revista CIVISMO, y teniendo en cuenta que la mayoría de estos ilustres hombres tuvieron como órgano de expresión la revista, es posible afirmar que la revista CIVISMO conformó un espíritu generacional, que podríamos denominar de “liderazgo social cívico”. Y es desde esta caracterización, como vamos a mencionar sólo a algunos de los más renombrados escritores de la “Generación del 10”, “del 30” y de la “Grecolatina”. Aspectos que tendremos en cuenta más adelante, para argumentar que la existencia de la revista CIVISMO se ha conservado en el tiempo porque tuvo unas generaciones que tras del espíritu cívico, la lírica y el ejercicio de un periodismo moderado, orientaron e informaron a la sociedad de Manizales y orientaron a los líderes cívicos que los precedieron.



Dentro de esta perspectiva y teniendo en cuenta los argumentos expuestos, es bueno retomar apartes de un editorial de La Patria del año 1978 escrito por Augusto León Restrepo Ramírez, donde invita a los intelectuales manizaleños a un análisis sobre la grandeza y aporte cultural de la “Generación Grecolatina”. Dice Augusto León que, como hecho sui géneris, apareció en el Viejo y Gran Caldas una Escuela con delineamientos aparentemente definidos: la Escuela Grecolatina. Fueron sus más conspicuos representantes una serie de personajes de vasta erudición literaria, brillante capacidad para la oratoria y apasionamiento por el ejercicio político.



Haciendo un alto en el camino, como nos lo recomienda Augusto León, y si nos preguntamos qué hemos sido y qué aspiramos a ser, nos llevaría a una madurez de nuestra consciencia histórica y, por qué no decirlo, de nosotros mismos. Por eso, para la revista CIVISMO es de importancia la defensa que hace nuestro presidente de la SMP en el año de 1936 al editorializar el primer número de CIVISMO. Don Antonio Álvarez Restrepo (citado por Jaramillo Echeverri, 1988), treinta años después, dice acerca de su generación lo siguiente:



Para establecer la justicia y dar a cada uno su medida alarga el brazo y la víscera en alto arremete contra los molinos de viento, nacidos al calor de su propia imaginación y representados por un grupo intelectual y político que hizo su aparición a mediados de 1930. Pertenecieron Fernando Londoño, Silvio Villegas, Gilberto Alzate Avendaño y Arturo Arango Uribe entre otros, quienes fueron acompañados por Luis Yagarí, Tomás Calderón, Fabio Vásquez Botero y otros”.



Estos personajes, a quienes se dirige la polémica en ese tiempo en el diario La Patria, se destacaron en la revista CIVISMO, porque a través de sus páginas pudieron expresar su opinión cívica, avivando la llama cívica. Muy a pesar de muchos, fueron quienes en los primeros cincuenta años de la revista dieron la vitalidad a su circulación y a su permanencia, ya que en su mayoría todos fueron socios o directivos de la SMP y gestores de la revista CIVISMO.



Hay que tener en cuenta que estos ciudadanos tuvieron una intervención política y que puede ser objeto de análisis para los politólogos. Nosotros solo pretendemos mostrar cómo en las páginas de nuestra revista se anidaron los pensamientos y opiniones de unos escritores, que encontraron en el medio de información de la SMP un lugar para libremente confeccionar sus producciones literarias a favor de la ciudad y el civismo.



Debe quedar bien claro, que no se pretende hacer ningún análisis sobre la historia de la literatura en Caldas, ni discutir su aporte a nivel del desarrollo político, solo se debe considerar que al hablar de la revista CIVISMO, se hace necesario destacar a sus escritores y mostrarle a la ciudad y a la región que es posible construir ciudad a través de las obras realizadas por la SMP de Manizales, construir región a través de los macro proyectos que la SMP ha impulsado y construir civilidad a través de la opinión que en forma permanente ha llevado la SMP con su revista CIVISMO tanto a nivel local, como nacional.



Un pregón de civismo y civilidad



De una forma intencional, hemos hecho hincapié sobre las tres generaciones mencionadas, porque a partir de esa época de oro la revista CIVISMO –al igual que la civilidad y el espíritu cívico, que sembraron los fundadores y que prosiguieron las generaciones citadas–, en la medida en que en la ciudad aparece la política clientelista: se convirtió en “una voz que clama en el desierto”.



De la misma forma que hablamos de que el espíritu del civismo empezó a languidecer desde que el departamento fue fragmentado, sumado a una nueva forma de hacer política, que perduró cerca de medio siglo en el departamento, con el ejercicio del clientelismo, el cual cambió el ímpetu cívico de la ciudad por tejas y ladrillos, asimismo la revista CIVISMO tomó las banderas de la denuncia pública y fiel a sus principios que la fundaron, señaló el desánimo cívico, las invasiones motivadas por los líderes políticos de la época. Lo cual es una lástima, como lo dice el periodista Orlando Gallego Aristizábal:



Cambiamos ese espíritu indomable, emprendedor y decidido que como herencia orgullosa nos dejaron nuestros ancestros, por las tibias gotas de promesas clientelistas que en nada mitiga la sed inmensa que tiene Manizales y su progreso […] Qué ironía, qué lástima, qué pena”.



La revista CIVISMO y la crisis



De la misma forma, como lo expresó Rafael Lema, la revista CIVISMO regresa a su vieja e indeclinable tarea, retomando los ideales fundantes y sin desfallecer la SMP de Manizales dedicó un número especial a la celebración de su cincuentenario, que coincide con el centenario de la fundación de la ciudad.



En estas crisis la revista CIVISMO deja de circular por espacios cortos de medio a un año, es así como en mayo de 1963 la revista CIVISMO No. 114 vuelve a circular bajo la dirección del escritor y periodista Héctor Rojas Castro, ya que como él mismo lo reconoce:



no podemos olvidar el legado dejado por las generaciones que antecedieron y todos aquellos que a lo largo de muchísimos años, han hecho y siguen haciendo la historia de nuestra cultura y la crónica generosa y valiente de nuestro fervor cívico”.



Rojas Castro, además, anota:



Manizales tiene un grato recuerdo de esta publicación que hoy se renueva, con el mismo brío de ayer y con el mismo propósito: Servir a la Ciudad. Pero servirla con altura suprema, y eficacia singularísima. Hay que pensar que el civismo no es, como muchos lo creen, como muchos lo piensan, una ‘calentura’, una ‘goma’ colectiva, sino una empresa apostólica”.



Más adelante expresa que en esta celebración del cincuentenario de la fundación de la SMP de Manizales, estamos llenos de confianza, que CIVISMO continuará siendo una bandera de amor y de progreso al servicio de la República”.



Apoteósica fue la celebración de las Bodas de Oro de la SMP de Manizales. La revista CIVISMO recoge las palabras del doctor Fernando Londoño Londoño, miembro emérito de la SMP y quien en el momento de su cincuentenario era ministro de Gobierno y le concede la Cruz de Boyacá: “para perpetuar como un signo de gratitud del pueblo colombiano por tantos esfuerzos y afanes en torno a la tan grande obra civil que ha realizado esta ciudad ya en medio siglo”. Estas palabras hacen parte del discurso que el doctor Fernando Londoño Londoño pronuncia como ministro delegado del Gobierno Lleras Camargo.


Procesión del Sagrado Corazón de Jesús convocada en la Plaza de Bolivar por el Padre Adolfo Hoyos, años 70.


El padre Adolfo Hoyos Ocampo, también recibe por parte del Gobierno nacional la Cruz de Boyacá y expresa su discurso intitulado “Testimonio de Gratitud”, en una bella alocución donde exalta el valor que tiene el doctor Fernando Londoño Londoño no como socio, sino como burgomaestre de la ciudad; “imborrable huella con la elocuencia del esfuerzo y de la acción”, refiriéndose así al momento cuando el doctor Londoño fue alcalde de la ciudad.



Una misión heroica asumida desde la dirección de la revista CIVISMO, en tiempos cuando muchos de nuestros escritores empezaron a alejarse de la ciudad, y la diáspora intelectual sirvió de refugio a gran parte de los escritores de mitad de siglo. Y es, entonces, cuando la revista CIVISMO asume una posición de defensa de la ciudad.



La civilidad y la acción cívica se toman las páginas. CIVISMO construyó civilidad al mostrar que es posible señalar el olvido del Estado centralista, siendo además el vocero de las inquietudes ciudadanas, libres de la politiquería de los tiempos modernos, y es cuando CIVISMO le va a dar la bienvenida a un grupo representativo de periodistas, intelectuales e historiadores, que tomaron el timón de la revista y que la condujeron hasta finales del siglo XX.



CIVISMO: una revista para los nuevos tiempos



Existe una marcada herencia periodística sembrada en CIVISMO por don Antonio Álvarez Restrepo presidente de la SMP de Manizales, quien escribió el editorial de la primera edición de CIVISMO y más tarde fuera director de La Patria. De igual forma, por el doctor José Restrepo Restrepo, presidente de la SMP en el centenario de la ciudad (1951) y director y propietario del diario La Patria.



En el año 1987, cuando la SMP de Manizales cumplía sus Bodas de Diamante, reconocidos periodistas eran socios de la Institución, entre los que encontramos a: Carlos Ernesto González Alzate, Orlando Gallego A., José Orrego Peralta, Héctor Rojas Castro, Guillermo Gómez Salgado y Juan Antonio Díaz quien era su director. Los cuales comenzaron a liderar un llamado al despertar cívico de la ciudad. Documentos, como la “Carta Abierta a la Ciudanía Caldense” (revista CIVISMO No. 293 de noviembre de 1984), hacen un llamado a la clase política “para que antepongan los intereses personales y la cordura y la confraternidad apacigüe sus espíritus en bien de la ciudad y el departamento”. En la misma carta, se lee:



La sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, preocupada por la crisis que hoy padece la ciudad y nuestro departamento, planteada en casos tan patéticos como la profunda división surgida entre sus más esclarecidos representantes, el abandono progresivo y peligroso del respeto a los grandes valores que siempre nos han orgullecido tales como la cultura y el espíritu cívico… [solicita que] depongan todo enfrentamiento y se unan alrededor de los grandes propósitos caldenses”.



La crisis en la nueva época



Debo confesar, que me dejó asombrado la metáfora que utiliza el doctor Iván Gómez Gómez por varios años presidente de la Institución y director de CIVISMO, en el editorial escrito en la reanudación de actividades de la revista CIVISMO en 1987. Se trata de “el monumento de la antorcha” donde un moribundo entrega una antorcha (símbolo del conocimiento) a un joven montado a caballo, representando así la transmisión de la cultura y la civilización occidentales a través de la historia, la cual se encuentra en la Plaza de Ramón y Cajal de la Ciudad Universitaria del Campus de la Universidad Complutense de Madrid. La bella y adolorida metáfora, la utiliza para señalar a los lectores de la revista, la forma como un espíritu de la época del clientelismo político que padece la ciudad, deja postrado el civismo de Manizales. Prosigue el editorial, resaltando que:



Vuelve CIVISMO con el mismo entusiasmo y dedicación de todos aquellos quienes tenemos acceso a sus páginas… Será un foro abierto, una cátedra libre para todos aquellos que quieran transmitir a todos sus conciudadanos y de cuyas ideas se espera el fruto en bien de los ciudadanos y de la ciudad”.



La nueva época de la revista



Estas afirmaciones, que se reiteran en distintas ediciones y en todos los tonos, de plumas y voces de destacados escritores, le han asignado tanto a los directores como a los miembros del Consejo de Redacción de todos los tiempos de la existencia de CIVISMO, la responsabilidad de orientar, de seleccionar los artículos de su colaboradores, hombres que con su pensamiento y ejemplo hicieron de CIVISMO el vehículo para debatir, expresar y señalar nuestro futuro.



En uno de estos momentos de crisis, el escritor Mario Villegas Galarza se refirió a la revista: “CIVISMO tuvo épocas que con toda justicia pudiéramos llamar ‘doradas’ tanto por la alcurnia mental de sus directores, como por la maestría y galanura de sus plumas que la sirvieron y la honraron”. Afirma el doctor Galarza que: “No existió ni existe escritor Manizaleño de alguna importancia que no haya vinculado su nombre aunque de forma pasajera, a la historia de esta gran revista de la Sociedad de Mejoras Públicas”.



Es el momento de hacer un reconocimiento a todos aquellos ciudadanos y socios de la SMP de Manizales que han escrito en la revista CIVISMO, la lista sobrepasa los límites de este ejercicio, pero a todos ellos, vayan nuestros mejores recuerdos. La labor de estos desinteresados ciudadanos, todos acompañados por la vocación de servicio a la ciudad, es plenamente reconocida por la existencia de la revista CIVISMO y la presencia de la SMP en la vida de la ciudad y la región. Nuestra presencia es vuestra presencia, nuestros comportamientos son vuestro ejemplo y seguimos siendo fieles a los principios fundacionales, al legado de nuestros fundadores, a los que nos acompañan con su presencia en este mundo y a los que nos acompañan con su espíritu. A todos: bienvenidas sean sus presencias.



La revista, guarda entre sus páginas, la forma como la SMP de Manizales construyó ciudad, construyó región y, sobre todo, construyó civilidad, muy a pesar de que sus principios de solidaridad y de sentimiento cívico se convirtieran, en ocasiones, en una mercancía política que la ciudad no olvida.



La fortaleza de CIVISMO



Recordemos que en el año 1951 en el libro Estampas de Manizales publicado por la Imprenta Departamental de Caldas, nuestro H.S. J. B. Jaramillo Meza incluye su artículo: “La Prensa de Manizales –Breve consideración–”, el cual es todo un referente obligado para los “curiosos e investigadores” del periodismo de Manizales. En el texto dice que a la fecha, 1951, la lista de periódicos y revistas en Manizales era interminable y que citarlos a todos sería una labor imposible. Anota que Manizales ha sido afortunada y que en un pueblo adolescente: “Los periódicos se cuentan por decenas, casi por centenares”, como demostración de la inteligencia, de inquietud espiritual puesta en servicio al mejoramiento del ciudadano, como eje central del civismo.



Lo afirmado hace 50 años por nuestro poeta, es válido hoy, ya que en la ciudad ha existido una lista innombrable de revistas y periódicos, pero solo unos pocos permanecen en el tiempo, porque podemos afirmar a cuatro vientos, que CIVISMO tiene un patrimonio intangible, que es el desarrollo de la ciudad, la construcción de civilidad, que la hacen digna de ser un patrimonio cultural de Manizales.



Se preguntarán algunos: ¿en dónde reside su fortaleza? y ¿cuál ha sido su papel en la historia de la ciudad? Lo cierto es que si alguien quiere mirar los líderes cívicos que la ciudad tuvo y tiene, en la revista CIVISMO encontrará una respuesta. Son tantos los nombres que, siguiendo con la reflexión de Jaramillo Meza, es imposible nombrarlos. Es un grupo de hombres y mujeres, en su mayoría periodistas y escritores, que han mantenido en alto la antorcha al igual que la metáfora citada, ya sea en su dirección, en su Concejo de Redacción o como socios y colaboradores de la SMP de Manizales.



El editorial de La Patria del 27 de junio de 1992, a propósito de los 80 años de la SMP de Manizales, dice: “Generación tras generación, la Sociedad de Mejoras Públicas ha estado dotada de grandes hombres. Cada una de sus épocas presenta realizaciones, empresas, proyectos de gran envergadura… Su pregón, sin embargo, tiene más que nunca plena vigencia y validez: el CIVISMO”.



Uno de los socios y expresidente de la SMP y que dirigió por más de seis años la revista CIVISMO fue don Leonidas Trujillo, poeta y escritor, quien en CIVISMO nos ha dado una verdadera cátedra de lo que representa el espíritu cívico, el ejercicio de la civilidad y la responsabilidad social. Desde el centenario de la ciudad don Leonidas nos ha dado su ejemplo de que el civismo es una vocación que no tiene término, y que la misión de la revista ha estado iluminada desde el principio por el espíritu de sus fundadores, como la linterna del absoluto hegeliano ilumina el camino de sus directores, de sus concejos de redacción y de sus colaboradores.



En los últimos años, la SMP recuerda al H.S. don Guillermo Ceballos Espinosa (q.e.p.d.), hombre polifacético, músico, poeta y escritor costumbrista que escribió muchas crónicas históricas de Manizales. Su libro Manizales de ayer y hoy es otro referente para conocer las costumbres y relatos históricos, tan alegres y amenos como fue su presencia hasta hace poco en la SMP.



De igual forma, al doctor Aldemar Blandón Hernández, quien fuera director de la revista CIVISMO a finales de siglo y comienzos de éste y que jalonó la revista, vaya también el reconocimiento. Como pocos, el doctor Blandón conocía y sentía la SMP como su casa, sus artículos son consulta obligada para los que quieren conocer más de cerca a la Institución.



CIVISMO: sembrando el optimismo



El poeta Tomás Calderón (Mauricio) en la segunda edición de CIVISMO (agosto de 1936) escribió una bella crónica premonitoria, llamada “La ciudad y su porvenir”, subtitulada “Sembradores de optimismo” y firmada como Mauricio, de la cual trascribimos uno de sus mensajes:



Sembradores de fe en el porvenir de la ciudad, sembradores de optimismo que es igual cosa, y pastores de desinterés, miles de habitantes podrán duplicar la ciudad año por año, con un leve esfuerzo que empieza con un propósito cotidiano y acaba con un poco de buena voluntad”.



La cita, de este gran escritor, nos muestra una pluma llena de vitalidad y naturaleza, tan sencilla como elocuente en sus descripciones. Silvio Villegas dijo al prologar el libro Minutos de Tomás Calderón (1981): “sabe el lugar exacto de cada una de sus frases, conoce la firme arquitectura de su prosa, mide los quilates de belleza de cada uno de sus escritos”. Con su seudónimo de Mauricio, los lectores de CIVISMO pudieron deleitarse de la poesía y la prosa de Calderón, tan espontánea como la sencillez de la naturaleza.



Porque si algo embriaga el espíritu cuando nos acercamos a la colección de la revista CIVISMO, que bien custodia la SMP como patrimonio de la ciudad y la región, es ver en ella cómo han evolucionado los medios de comunicación escrita en los últimos 75 años, una historia que comienza en julio de 1936 y que no ha terminado.



Sus primeros números tienen el encanto de las huellas dejadas en ese tiempo por el linotipo. Uno se imagina la armada de los textos, la pulcritud gramatical e idiomática, la diagramación y lo bellos que son los contrastes de los pinceles escorzados de la luz, en el blanco y negro, pasando luego a la impresión offset que durante muchas ediciones fueron dando vida local, regional y nacional a la revista.



La revista crece hablando de la ciudad y con las obras de la SMP en Manizales. CIVISMO se enriquece con la pluma de sus colaboradores y pregona el civismo y la civilidad en tiempos de crisis, se levanta con la antorcha encendida y trasciende el siglo XX, con sus adelantos tecnológicos, la internet y su edición digital. Hace poco el veterano periodista Orlando Cadavid Correa dijo: “CIVISMO ha dejado de ser una revista parroquial”, y así lo hemos entendido los que en ella estamos en este comienzo de siglo.



Personajes como: el historiador Albeiro Valencia Llano, premio Nacional Simón Bolívar de periodismo; el doctor Gonzalo Duque Escobar y sus macroproyectos y visión del futuro de la ciudad, la región y del país; el doctor Ómar Franco con su experiencia y sabiduría, y otros más, han seguido en la hermandad espiritual del civismo.



Leer sus escritores y acercarse a su pensamiento es emprender el viaje al asombro, porque los que añoramos la paz, la convivencia, el ejercicio de la civilidad y el espíritu de la poesía, nos asombramos con la misión que ha cumplido CIVISMO en sus 448 ediciones. Porque estamos seguros de que la literatura escrita en la revista tiene un estilo singular, y no es posible compararla con las demás revistas y periódicos que han existido y existen en Manizales.



Vaya un agradecimiento especial a los creativos: a Guillermo Botero, al reportero gráfico Carlos Sarmiento (ecuatoriano), a Ismael Quintero “Decano de los fotógrafos profesionales”, al dibujante Chucho Franco, y a todos los artistas de las artes plásticas que han engalanado a CIVISMO en sus 75 años con su presencia histórica, tan elocuente como su arte.



A unos y a otros les decimos que CIVISMO tiene su sello. Sus trinos son llamados de esperanza para una sociedad mejor, para un país mejor, para un hombre mejor. Son mensajes llenos de reconciliación, de paz, de construcción de civilidad, para así lograr construir una nueva patria y un ciudadano que disfrute estéticamente la ciudad, que participe de sus espacios, en sitios de encuentros y desencuentros en el pleno ejercicio de la tolerancia y cuidado de los mismos, además de recrear el espíritu con los atardeceres y paisajes dentro de un sentido ético y estético de lo que llamamos vida.



Por eso, afirmamos que CIVISMO será un texto de consulta obligada, para todos los asombrados por el espíritu y la historia de la ciudad y la región.







BIBLIOGRAFÍA



· Actas de la SMP de Manizales.



· Alzate, José Miguel. (s.f.). El centenario de Fernando Londoño Londoño. Revista EJE 21. Disponible en: http://eje21.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=29803&Itemid=2



· Calderón, Tomás. (1981). Minutos. Biblioteca Popular de Autores Caldenses. Manizales: Imprenta Departamental de Caldas.



· Gaviria Valencia, Óscar. (Ed.). (2004). Huellas del periodismo caldense: más de 800 periódicos reseñados.



· Hoyos Körbel, Pedro Felipe. (Ed.). (2004). Antología de la “Revista Nueva” (1904-1907). Colección Nueva Historia. Manizales: Hoyos Editores.



· ________. (Compilación). (2010). Manizales, su historia y su cultura. Una antología. Manizales: Hoyos Editores.



· Jaramillo Echeverri, Octavio. (1988).¿Qué es el Grecolatinismo? Biblioteca de Escritores Caldenses. Manizales: Imprenta Departamental de Caldas.



· Jaramillo Meza, Juan Bautista. (1951). Estampas de Manizales. Manizales: Imprenta Departamental de Caldas.



· Revista CIVISMO. No. 1 a 448. Manizales: SMP de Manizales.



· Villegas, Silvio. (1973). Obra literaria: selección. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura.



· ________. (1980) La canción del caminante. 2do. Festival del Libro Colombiano. Biblioteca de Escritores Caldenses. Manizales: Imprenta Departamental de Caldas.



José Clareth Bonilla: Licenciado en Biología y Química de la Universidad de Caldas, Magister en Filosofía de la Universidad Nacional de Bogotá y Especialista en Gerencia de Talentos Humanos de la Universidad de Manizales. Fundador y Director del periódico “La Reja” y miembro del grupo generacional “La Reja en el Aire”, y Socio de la SMP.


Fuente: Libro “SOCIEDAD DE MEJORAS PÚBLICAS DEMANIZALES 100 AÑOS DE CIVILIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN DE TERRITORIO”. Dirección Albeiro Valencia Llano. SMP Manizales (2012), Manizales.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: