Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

PERSPECTIVA DEL CIVISMO ACTIVO

 




Por: Marina Jiménez Buitrago *

Ref: Ponencia presentada en el Quincuagésimo Congreso Nacional de SMP ; Manizales, Julio 1 de 2012.





“A lo mejor los grandes paradigmas al cabo de cincuenta años no serán como para nosotros el consumo, la opulencia, la novedad, la moda, el derroche, sino la creación, el afecto, la conservación, las tradiciones, la austeridad.” (William Ospina)





El civismo que se ejerce por las Sociedades de Mejoras Públicas en Colombia, en forma generosa, altruista y solidaria, es un hecho histórico y un compromiso social.


Es un hecho histórico porque como bien es conocido, desde 1.863 se creó en Bogotá la Junta de Aseo y Ornato, que sirvió de inspiración en 1.899 para el surgimiento de la Sociedad de Mejoras Públicas en Medellín, cuando 23 ciudadanos preocupados por el mejoramiento urbano de la ciudad, enfocaron su actividad en la ejecución de obras para posteriormente, direccionar sus esfuerzos en proponer y gestionar procesos de desarrollo y embellecimiento de la ciudad.


Siguiendo este paradigma, han surgido en el país más de 159 municipios con este modelo organizacional, principalmente en las capitales de departamento, encontrándose varios grupos en proceso de activación.


Un compromiso social, dado que en cumplimiento de su objeto misional, las SMP., han sido factor primordial en el progreso y desarrollo de la infraestructura urbana, educativa, recreativa y medio ambiental, religiosa, medica, vial y de transporte y cultural, tal como se describe minuciosamente en el documento publicado por el Congreso de la República, titulado “Legislación vigente sobre Sociedades de Mejoras Publicas”.


Ahora, qué, porque y para que el civismo?




Etimológicamente, civismo deriva del latín civis, que significa ciudadano. De acuerdo con esta etimología, el civismo constituye el conjunto de cualidades que permiten a los ciudadanos vivir en la ciudad, es decir, vivir en comunidad respetando unas normas de convivencia pacífica, aceptando las reglas del juego de la democracia, los derechos fundamentales y los valores constitucionales. Cívico es el comportamiento propio o característico del ciudadano.






La Constitución Política de Colombia, sustenta el estado social de derecho en el respeto de la dignidad humana y entre los fines del estado, está servir a la comunidad, promover la prosperidad general y facilitar la participación ciudadana en las decisiones que nos afectan. Actualmente, con el impulso que dio la Ley 1217 de 2.008, que tiene como referente constitucional el artículo 103, se pretende garantizar el cumplimiento del objeto social de las Sociedades de Mejoras Públicas, y el ejercicio de los principios establecidos en los artículos 70, 71 y 72 de la Constitución Política, sobre el acceso a la cultura, la búsqueda del conocimiento y la expresión artística además de la protección del patrimonio arqueológico y otros bienes culturales.




Recordemos que la Ley 1217 tiene como objeto social


- propender por el respeto y la formación de cultura ciudadana


- el fomento de valores y de hechos de paz


- la protección y administración del patrimonio cultural colombiano


- la gestión de proyectos para el embellecimiento de las ciudades


- el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.


Igualmente dispone la Ley que para el cumplimiento de sus fines podrá constituir veedurías ciudadanas y que podrán participar en los Planes de Desarrollo.




Nos preguntamos: en qué circunstancias se encuentra el sujeto destinatario de la norma? Armonizan los postulados constitucionales con las realidades económicas, sociales y ambientales?




Ahora, para el análisis y el alcance de la responsabilidad que allí se indica es necesario regresar a la motivación y forma de trabajo que nuestros pioneros antioqueños trazaron en el camino, para lo cual revisaremos para que y porque fortalecer las esferas cívico-políticas y finalmente nos enfocaremos en el cómo, pretendiendo visualizar la Perspectiva del Civismo Activo.




Propongo el concepto de civismo como una actitud ética generalizada que debe observar todo ciudadano, respetando las leyes, las personas, las instituciones y los bienes, públicos y privados, no solo en su entorno y en su ciudad, sino en cualquier lugar, como ciudadano del mundo, siendo además proactivo, conciliador, altruista y solidario tanto en los grandes debates como en las pequeñas causas. El comportamiento ético es respetuoso de las creencias religiosas, de las costumbres y tradiciones de cada persona, sin discriminación alguna.




Estudiosos consideran que el civismo es el valor supremo de la cultura urbana, empero, solo algunas personas se destacan practicando y liderando procesos de civilidad y es que hacer civismo es tarea ardua en nuestra sociedad dividida entre los ciudadanos políticamente activos y vinculados a la democracia representativa y los otros, pasivos, inmersos en la telaraña de la sociedad de consumo, que conlleva al individualismo y comodidad que marca el poder económico, con indiferencia ante la problemática social circundante, donde el conocimiento e interés de los problemas termina cuando se apaga el radio, se cambia el canal de televisión o simplemente se abandona el periódico.


En este orden de ideas, cito al filósofo, escritor y poeta José Clareth Bonilla para resaltar sus palabras así: “El ejercicio de la civilidad, en ésta época, es la formación de seres capaces de ejercer sus deberes y derechos civiles, de ser sujetos erguidos, competentes para participar y decidir en todas sus responsabilidades como ciudadanos en busca de un sentido ético y estético de la vida.” Y es que el actuar cívico conlleva a uno de los estados más elevados de emocionalidad positiva, tal como se analiza en el libro “La Autentica Felicidad” exponiendo que los actos altruistas exaltan el goce espiritual, dado que generalmente nacen en forma individual y espontanea, sin esperar compensación alguna.




Ahora, si de acuerdo con el planteamiento anterior, se mejora la calidad de vida, la pregunta es, como fortalecer este carácter cívico?




Sabemos que el ser humano cuando empieza su formación tiende a ser como una esponja que absorbe todo lo que está en su entorno, su hogar, su familia luego su escuela, sus amigos. Pero, quien será la persona que pasa mayor tiempo con él comunicándose y siendo su mayor influencia?




Sendos factores convergen en esta responsabilidad, siendo necesario entonces observar al ser humano en el contexto actual y preguntarnos: Como se encuentra nuestro tejido social? Tenemos una sociedad incluyente o excluyente? Cuál es el rol de las comunidades de base? Que valores priorizamos al tomar decisiones de desarrollo? Que se persigue, el desarrollo económico o el talento humano? Realmente tenemos una democracia participativa? Como es el acceso a la educación? Con que visión se forman los universitarios? Y del empleo… y la salud?




Ya experimentamos que la educación formal en valores no es suficiente, tampoco es válido esgrimir conflictos socio-políticos que igual vivieron nuestros ancestros cívicos. A través de los tiempos han surgido en nuestras Sociedades de Mejoras Públicas grandes hombres, visionarios que adoptaron el ejercicio cívico como forma de vida haciendo importantes aportes para el progreso de los pueblos.




En toda sociedad u organización el ejemplo tiene sentido. El autor Roy Lessin, determina cuatro fundamentos básicos para formar una generación de hijos estables, con principios, con una vida recta, productiva y de beneficio para la sociedad, los que asemeja con una mesa que tiene cuatro patas o soportes que deben estar bien equilibrados para lograr la estabilidad de la misma, que pueda funcionar y cumplir su propósito. Cualquier eje que se quede corto daña la estabilidad e impide lograr el fin último. El amor, la disciplina, la instrucción y el ejemplo son las bases donde la disciplina se complementa con el amor y la instrucción debe estar acompañada con el ejemplo coherente. No basta el buen ejemplo, es necesario ligarlo a la instrucción soportada con argumentación, razonamiento y sindéresis o capacidad del ser humano de entender rectamente las cosas, que le imprima fuerza y así se valore el deber ser.




En este orden de ideas cabe citar el texto del discurso de William Ospina en la apertura del Congreso Iberoamericano de Educación "Metas 2021"


“Es verdad que solemos descargar el peso de la educación en el llamado sistema escolar, olvidando el peso que en la educación tienen la familia, los medios de comunicación y los dirigentes sociales. Hoy, cuando todo lo miden sofisticados sondeos de opinión, deberíamos averiguar cuánto influyen para bien y para mal la constancia de los medios y la conducta de los líderes en el comportamiento de los ciudadanos.”


Expone igualmente que muchas veces pretendemos encontrar en el medio educativo la solución a todos los conflictos, pero olvidamos la responsabilidad en el aprendizaje y explica que “Para aproximarnos un poco a este tema hay que pensar en el resto de las criaturas. Se diría que el saber instintivo de las especies es una suerte de seguro natural contra los accidentes y los imprevistos. Nada nos permite tanto confiar en una abeja, como la certeza de que siempre sabrá hacer miel y nunca se le ocurrirá destilar otra cosa. Si un día las abejas optaran por producir vinagre o ácido sulfúrico, el caos se apoderaría del mundo. Un perro o un oso pueden ser adiestrados para que repitan ciertas conductas, pero el ser humano es el único capaz de aprender y sobre todo el único capaz de inventar cosas distintas.”



Concluye sentenciando que los seres humanos aprendemos, y porque aprendemos somos peligrosos, haciendo referencia a la bomba atómica.



Es constante nuestra preocupación por redefinir el sistema educativo, haciendo foros y reuniones institucionales, planeando que educación queremos para las próximas generaciones. No obstante, ya escuchamos voces en nuestro medio que son los mismos jóvenes quienes quieren reunirse y escuchar a los adultos, siendo ellos quienes visualicen, qué y cómo realmente quieren aprender.


Nos queda entonces, armarnos de civismo para no desfallecer y esquematizar COMO EJERCER EL CIVISMO ACTIVO Y SU ALCANCE.


Propio es analizar el esquema formal donde debe actuar una organización como las Sociedades de Mejoras Publicas.




Según el profesor Gonzalo Duque Escobar, una Organización es un sistema diseñado para alcanzar metas y objetivos internos y externos y está compuesta por uno o varios subsistemas interrelacionados cada uno con funciones especializadas. Los elementos son: seres Humanos, Maquinas y Programas.




Tiene los instrumentos adicionales necesarios para interrelacionar sus funciones, alcanzar las metas y cumplir con los objetivos, operando desde cada subsistema como un conjunto. Exalta que lo más importante de cualquier organización, son los seres Humanos, coincidiendo con el valor ético en las Sociedades de Mejoras Publicas.




Eficiencia y eficacia son cosas diferentes que se complementan. Con los objetivos internos la Organización se hace eficiente. Estos objetivos internos pasan por la ética. Los objetivos externos van al medio ambiente y por lo tanto al medio natural y a la cultura. Con los objetivos externos la Organización se hace eficaz. Si falla la eficiencia, la actividad de la Organización no puede resultar eficaz.




Cuando se presenta un Plan de Acción, es necesario que la Organización - Sociedad de Mejoras Publicas, defina el tiempo en que se va a desarrollar la actividad teniendo en cuenta que “ la moda es un asunto de 2 a 3 años, los esquemas duran de 5 a 7 años, los cambios estructurales se dan en cada generación (25 años) y los ciclos estructurales cada 2 o 3 generaciones. Las normas y leyes, son instrumentos complementarios pero fundamentales para la Organización.




Volviendo a la afirmación de que “Lo más importante de cualquier organización, son los seres Humanos.”, tenemos que en la misma Ley 1217 cuando establece que la Sociedad debe estar integrada por (10) o más ciudadanos, también define el perfil del socio de estas organizaciones y dispone que sean ciudadanos de reconocido espíritu cívico, y competentes para llevar a la práctica los principios inspiradores y orientadores de la Institución que generalmente se expresan en planes, programas, proyectos o propuestas de trabajo, tan variadas como personas y factores endógenos y exógenos interactúen.






PLAN DE ACCIÓN FORMULADO COMO PREPARACIÓN PARA EL CENTENARIO DE LA SOCIEDAD DE MEJORAS PÚBLICAS DE MANIZALES.




Es preciso en este momento hacer referencia al Plan de Acción formulado como preparación para el Centenario de la Sociedad de Mejoras Públicas. Son tres ejes temáticos los que orientan el actuar: El Desarrollo Sustentable, Ética y Desarrollo Humano y Formación de Civilidad. En desarrollo de este Plan, hemos trabajado sobre dos conceptos muy importantes, el Civismo activo y el Dialogo con el Territorio, temas ya tratados en el desarrollo de este congreso por los profesores Gonzalo Duque Escobar y José Clareth Bonilla Cadavid.


ACCION POPULAR MINA TOLDAFRIA


Como bien lo dice el lema de este congreso “De la reflexión a la acción”, la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, presenta como una de sus principales ejecuciones, la relacionada con la Acción Popular instaurada ante el Tribunal Administrativo de Caldas, por la explotación de la mina Toldafría, localizada en inmediaciones de una zona de reserva forestal impactando una de las fuentes abastecedoras del acueducto de Manizales. Nuestra pretensión es que se garantice a la comunidad en general, los derechos colectivos y del ambiente.




Surgió ante la necesidad de canalizar el interés y preocupación de algunos medios, grupos cívicos y ciudadanía en general por la inminente llegada de una empresa multinacional. Hoy encontramos amplia difusión en las redes sociales sobre la adquisición de la Mina Toldafría por parte de la compañía Canadiense Rio Novo.




La gestión realizada por la Personería Municipal fue factor decisivo para presentar la Acción Popular. La Defensoría del Pueblo ha realizado importantes aportes buscando que el proceso esté en el camino de la legalidad.




Se ha logrado amplia difusión con Universidades, medios de comunicación, grupos ambientalistas, organismos de control. Con los mismos demandados, Corpocaldas, Aguas de Manizales, Central Hidroelectrica de Caldas, Gobernación, Oficina de Asuntos Mineros, Municipio de Villamaria, se han tenido mesas de trabajo expresándoles que nuestra misión y principal componente es un ejercicio ético y pedagógico que se debe interpretar positivamente por tratarse de un beneficio común para todos los habitantes. El seguimiento al proceso está siendo monitoreado por el recién creado Colectivo de Abogados de la Sociedad de Mejoras Publicas de Manizales.




La contradicción y donde chocan los trenes de la minería y el ambiental, es que la Ley 99 de 1.993 ordena a los Municipios a destinar el uno por ciento de sus ingresos para Adquisición de Areas de Interés para Acueductos Municipales pero de otra parte, la locomotora de la minería está atrayendo a firmas multinacionales para explotación minera, reemplazando allí la pequeña actividad artesanal.




Infortunadamente, el país está inmerso en un esquema ambicioso, donde la industria minera ve nuestras montañas como una bolsa de dinero, sin detallar la afectación al patrimonio hídrico que allí se encuentra y el impacto para los usuarios de la fuente. Pero no es bueno dejarnos llevar por el pesimismo, es nuestra pretensión que la “locomotora del civismo activo” logre frenar la nueva fiebre del oro, advirtiendo que no estamos satanizando la minería, solo que no se realice con deterioro de nuestra calidad de vida.


CONCEJAL 20




En segunda instancia citamos el programa del “Concejal 20” que surgió en conjunción con la sociedad civil, en un madrugón cívico, realizado a finales del año 2.011. Su esencia radica en la necesidad de ejercer la democracia participativa y aplicar los mecanismos de participación ciudadana.




La democracia colombiana se ha caracterizado por ser representativa. Sabemos que democracia, significa gobierno del pueblo y también que los ciudadanos tienen derecho a elegir y ser elegidos, siendo el voto el mecanismo que permite la representación de todos los ciudadanos en cabeza de unos pocos para que se puedan hacer cargo del gobierno. Luego de las elecciones los ciudadanos rara vez muestran interés por conocer el desempeño de su elegido. La democracia es más que eso: es la participación de la ciudadanía en el poder, pues a mayor participación de estos en un país, es más alto el grado de su democracia.


La legislación colombiana establece como Mecanismos de Participación Ciudadana, la iniciativa popular legislativa y normativa; el referendo; la consulta popular, del orden nacional, departamental, distrital, municipal y local; la revocatoria del mandato; el plebiscito y el cabildo abierto.




Con las consideraciones anteriores, se decidió entonces que si la Registraduría del Estado Civil, había fijado el número de curules en 19, para Concejales en Manizales, constituyendo el marco de la democracia representativa, sería el “Concejal 20”, liderado por cuatro personas quienes iniciarían un movimiento cívico para ejercer la democracia participativa.


Inmediatamente surgieron las matrices de problemática y programática, identificando las dimensiones social, económico, ambiental, político institucional y cultural y educativa.




Paralelamente surgió el Código de Ética para la Acción- Código de Responsabilidad Social del Ejercicio del Civismo Activo.




Este Código de Ética, surge por el trabajo técnico y comprometido a la vez, que debe ser congruente con los estándares de buenas prácticas profesionales, exigibles en todo trabajo de tipo social y comunitario y tal como lo puntualizo el profesor Bonilla Cadavid, ya citado, es la manifestación de la capacidad de autorregulación de las organizaciones sociales cívicas de Manizales; es también un conjunto sistematizado de normas de conducta, que promueven buenas prácticas y una cultura coherente con los valores de una organización como es el Proyecto Ciudadano y Cívico Concejal 20, además contiene principios y pautas de conducta específicas relacionadas con el quehacer del Proyecto y sus relaciones con otras personas, organizaciones o instituciones.




Conviene precisar que el ejercicio del “Concejal 20”, se cumple con el debido respeto por los concejales que ostentan la democracia representativa tal como se le informo oportunamente al Presidente de la Corporación Edilicia. Además la presencia que ha realizado el “Concejal 20”, en los diferentes escenarios y autoridades gubernamentales o de control, se cumple con plena observación de nuestro Código de Ética.



Consideramos que el dialogo argumentado con todas las personas, máxime en los momentos de discrepancia, es nuestro norte para aportar armonía en nuestro medio social. Igualmente las esferas cívica y política deben generar intersección sobre los valores inmaculados y no negociables de nuestra organización.


ESCUELA DE CIUDADANIA


Otro aspecto a destacar es la Escuela de Ciudadanía, proyecto que ya ha sido avalado por autoridades del SENA. Se proyecta la formación de ciudadanos cívicos por excelencia, conciliadores, capaces de liderar procesos comunitarios, con valores éticos, con responsabilidad y solidaridad.




Nuevamente debo citar al profesor Bonilla Cadavid, como abanderado de este proyecto que se plantea como una serie de jornadas pedagógicas que serán reforzadas, con foros de civilidad, generando una experiencia de educación ciudadana. Afirma que “… si el aprendizaje es la consecuencia de pensar y todos los estudiantes pueden aprender a pensar bien, el aprendizaje también debe incluir una comprensión profunda, que involucre el uso flexible y activo del conocimiento; pero a lo que nos referimos nosotros, es precisamente, a la educación para "aprender a ser, a hacer, a vivir y a convivir". Se trata de reafirmar la preponderancia que debe otorgársele a la formación del ciudadano, que propicie la reflexión sobre la memorización, que estimule la actividad y el pensamiento crítico ante lo establecido.”




En esta perspectiva el programa de Escuela de Ciudadanía pretende formar y estructurar pautas de comportamiento de un buen ciudadano que finalmente fortalezca el grupo de trabajo del “Concejal 20”




CIUDADANO DE ORO




Toda persona mayor de 65 años en Colombia, es un ciudadano de Oro. El 1 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Personas Mayores, declarado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1.999. En Colombia es el 24 de noviembre de acuerdo con la Ley 1091 de 2.006. La acreditación de esta calidad, se debe hacer mediante Tarjeta expedida por la Registraduría Nacional.




La legislación sobre atención preferencial cobija a los adultos mayores, mujeres embarazadas, personas con discapacidad y también las personas con acondroplastia, es decir, los adultos con menos de 1 metro 40 centímetros de estatura.




Según estudios realizados el edaísmo o discriminación por edad se concentra en la falta de respeto y de reconocimiento de la experiencia de la persona mayor, por esta razón consideramos viable realizar una importante labor procurando el cumplimiento de algunos aspectos que favorecen esta población relacionados con descuentos, entradas gratuitas a ciertos lugares, tarifas especiales, ventanillas de atención preferencial, consultas medicas y medicamentos, entre otros.




PERSPECTIVA


El enfoque socio histórico nos conduce a la visión de un mundo unido, donde cada ser humano, siempre dé lo máximo de sí mismo, sea bondadosamente proactivo, solidario y el mejor ejemplo para sus descendientes. Empero, debemos conceder el uso de la palabra a los jóvenes y en forma ética escucharlos para entender cuál es su visión del civismo activo. En esta época ha aumentado considerablemente el número de personas jóvenes que navegan por diferentes países. Ya el enfoque no es ciudadano – ciudad, tal vez persona – madre tierra, que donde quiera que estén armonizaran con su entorno natural, cultural y humano, porque han sido impactados directa o indirectamente por los desastres naturales, el cambio climático o por riesgos antrópicos.


En cuanto a la perspectiva para el óptimo desempeño de las Sociedades de Mejoras Publicas, considero que es conveniente evaluar la escala de riesgos que se asuma frente a cualquier actividad, no solo los generales y comunes a toda organización, sino los especiales que surjan a raíz de los Planes de Acción, tales como eventuales litigios con condenas judiciales y reclamaciones por responsabilidad civil extracontractual entre otras. Aun así, en el máximo y encomiable ejercicio de nuestro civismo, el tesoro a proteger por excelencia, es nuestra imagen corporativa, nuestro valor ético.




Documentos y sitios web consultados:




(4) El sentido del Civismo


(5) Wikipedia

(6) Revistas Civismo - Ediciones de 2011 y 2012.

(7) Proyecto Concejal 20. Marina Jiménez Buitrago, José Clareth Bonilla C, Gonzalo Duque-Escobar y Germán Vallejo Obando. (2012) En,
ttp://smpmanizales.blogspot.es/1335108120/proyecto-concejal-20-/

(8) Plan de Acción Centenario SMP de Manizales: Un diálogo con el territorio, Gonzalo Duque-Escobar (2012), en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5801/


* Marina Jimenez Buitrago: Abogada Especializada en Derecho Administrativo con una sólida experiencia en Instituciones relacionados con Medio Ambiente y Servicios Públicos; además Socia de la SMP de Manizales donde es Miembro Fundadora del Colectivo de Abogados de la SMP de Manizales, del Programa Concejal Nº 20 de Manizales y del Comité Académico del Quincuagésimo Congreso Nacional de SMP (2012).
 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: