Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Tragedia en Dosquebradas llegó por cuenta de un poliducto

LAPATRIA.COM / Manizales, 2011-12-24 00

Minminas informó que la inestabilidad del terreno fracturó la tubería. Presidente Santos prometió ayudas. Son 78 heridos, entre los que hay niños. Dolor.


LA PATRIA | DOSQUEBRADAS (RISARALDA)

sucesos

Fotos | Darío Augusto Cardona | LA PATRIA

Llanto fue lo que hubo ayer en la zona de la tragedia en Dosquebradas. Las víctimas aumentaban a medida que pasaban las horas.

"Sí, sí, ya los reconocí. Están muertos. Mi papá y mi mamá están muertos", le respondía Óliver Guerrero a la persona con la que hablaba por celular ayer en la mañana. Estaba en el caserío Villa Carola, de la vereda Aguazul, de Dosquebradas, donde las autoridades habían dispuesto varias carpas para atender a los afectados por una explosión que se generó tras un derrame de gasolina del poliducto Salgar-Cartago sobre la quebrada Aguazul.

La tubería, que se afectó entre los kilómetros 165 y 175, pasa a dos kilómetros del sector, y la tragedia ocurrió a las 4:30 de la mañana. Al cierre de esta edición se reportaban 13 personas muertas.

Era casi mediodía cuando Óliver hacía el balance de su propia desgracia en compañía de varios familiares que habían llegado al lugar. Sus padres y un sobrino murieron; otro sobrino y un habitante de su casa, que no es familiar, desaparecieron, y su hijo y dos sobrinos están heridos. Las constantes llamadas que entraban a su celular lo descomponían. Lloraba tratando de asimilar la realidad. A duras penas se dejó examinar de los organismos de socorro y dejó a medias el desayuno que le proporcionaron. "He vivido aquí durante 20 años y esto ya había pasado hace como ocho años", reclamó.

Mientras Óliver iba y venía tratando de conocer la suerte de sus familiares desaparecidos, periodistas de varias partes del país esperaban la llegada del presidente Juan Manuel Santos, y varios afectados se resguardaban del sol en carpas. Los socorristas y los integrantes de la Fuerza Pública no se quedaban un minuto quietos. El sitio era un hervidero, tanto por la cantidad de gente como por el intenso calor.

Alberto Eceverri y su esposa Adriana Chiquito contemplaban abrazados la magnitud de la tragedia desde la ventana de su casa, que quedó sin vidrios. "Escuchamos las explosiones y cuando miramos el río iba en llamas, pero altas", resaltó Alberto. "Salimos corriendo hacia una parte alta". En la casa también viven sus dos hijos y la mamá de Adriana; ninguno estaba herido, aunque quedó afectada la vivienda, ubicada al frente de la quebrada Aguazul, en el barrio La Divisa, de Dosquebradas, más abajo del caserío Villa Carola.


Las causas

A media mañana arribaron en helicóptero el Ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, y el Comandante Operativo de Seguridad Ciudadana de la Policía, general Rodolfo Palomino. Su petición fue de silencio, para que los encargados pudieran detectar personas con vida bajo los escombros.

También informaron que Ecopetrol, dueño del poliducto, correría con los gastos médicos de los heridos, incluso con las cirugías reconstructivas, de ser necesario. Palomino ofreció carros de la Policía para hacer los trasteos de aquello que las familias recuperaran.

Al mediodía llegó el Presidente Juan Manuel Santos, quien hizo un pequeño recorrido por el sitio y lamentó la situación. Dijo que era irresponsable afirmar que la tragedia se había desencadenado por el robo de combustible, hipótesis que se había escuchado durante toda la mañana en el sector, según habitantes de la zona.

Pedro Felipe Rodríguez, líder de Comunicaciones de Ecopetrol para el occidente del país, señaló que la última inspección del tubo se había hecho hace un año, cuando lo encontraron en perfectas condiciones. Explicó que el tubo está enterrado y recubierto de un material especial que lo aísla de factores que pueden afectarlo, por lo que no es tan fácil romperlo.

En la tarde el Ministerio de Minas emitió un comunicado en el que concluyó que fue la inestabilidad del terreno, producto del invierno, lo que provocó la fractura de la tubería, "hecho que ocasionó que el combustible se filtrara a lo largo de la bocatoma de la quebrada Aguazul, que al lograr su expansión por el caudal, y al encontrar un punto caliente tuvo como efecto la fuerte explosión presentada en este barrio".

Santos prometió atención a los afectados con alimentos y subsidios de arrendamientos, e indicó que con la ayuda del Sena calcularán el valor de los daños y levantarán de nuevo las casas por medio de autoconstrucción.

Detrás del lugar donde hablaba el primer mandatario los socorristas luchaban por sacar de los escombros de una casa a un niño de cuatro años y a un adulto, labor que ya completaba cuatro horas debido a que había mucho material pesado.

La Alcaldía de Dosquebradas informó ayer que además de los 11 fallecidos que iban hasta ayer en la tarde, había 99 heridos, muchos de los cuales tienen graves quemaduras. Se conoció además que entre los lesionados hay por lo menos 24 niños.


En el Hospital

El panorama en el Hospital San Jorge, de Pereira, también era de dolor. Allí trasladaron a un grupo de los heridos, por lo que los familiares esperaban en medio de lágrimas y gritos los reportes médicos. "esos ladrillos que se pierdan, pero son las vidas las que hay que salvar", se les escuchó decir a una señora.

Se vieron casos como el de Sirley Cardona y su hija Angélica Jaramillo, que viven juntas y a quienes no les pasó nada. Sin embargo, su hijo Jhon Carlos Jaramillo, de 21 años, su nuera María Alejandra Lopera Ríos, de 17, y su nieta Isabela Jaramillo, de tan sólo cuatro meses, no alcanzaron a salir.

"Me levanté a las 4:00 de la mañana y sentí ese olor y le dije a mi hija. Ella se levantó y salimos. Había un carro de bomberos, pero no hicieron nada. Enseguida de mi casa vive mi hijo con la esposa y la hija y me fui para donde ellos; les toqué y les dije que salieran. Yo salí corriendo y ahí mismo sonó la explosión. Angélica y yo nos tiramos a un potrero y la llamarada nos pasó por encima. Escuchamos a Jhon Carlos pidiendo ayuda a gritos, corrimos a ayudarlos y tenían encima todos los escombros".

Estella Ríos, madre de María Alejandra, se quejaba: "qué pesar de mi pirringa (la nieta). Los médicos dijeron que está muy grave que tiene quemaduras de cuarto y quinto grado". La señora no sólo tiene a su yerno, hija y nieta en condiciones graves; su hermano, José Asdrúbal Ríos, vivía solo en una humilde vivienda y tampoco alcanzó a salir. "El médico nos dijo que están muy mal".

César Augusto Jaramillo Martínez, director del Hospital Santa Mónica, de Dosquebradas, a donde trasladaron inicialmente a los heridos, informó que remitieron 25 pacientes a diferentes clínicas y hospitales de Pereira. "Entre ellos hay siete niños que están muy graves, tienen quemaduras en más del 50% del cuerpo", puntualizó.

María Aidé Henao, familiar de una mujer herida, relató que sus allegados sintieron un fuerte olor a gasolina en la madrugada, pero que al salir y encontrarse con una patrulla de la Policía les dijeron que todo estaba bien, así que decidieron acostarse de nuevo. "Al momentico fue la explosión. Si hubieran dicho que había una fuga ellos hubieran alcanzado a salir", expresó María Aidé.

Durante la emergencia las autoridades suspendieron el servicio de agua tanto en los barrios involucrados como en los aledaños, debido a que las fuentes del líquido se contaminaron con la gasolina del poliducto. Se estudiaba la posibilidad de restablecerlo en la tarde.


En cifras

El siguiente reporte es de la Alcaldía de Dosquebradas (Risaralda).


11 muertos

99 heridos (4 fueron trasladados al Hospital Santa Sofía, de Manizales).

35 viviendas con pérdida total.

38 viviendas con pérdida parcial.


El dato

El sepelio de las víctimas será hoy a las 4:00 de la tarde en el colegio Salesiano, de Dosquebradas.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: