Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

Nuestro ministro Germán Cardona

La Patria/ / Luis Prieto Ocampo/ 2011-02-25 00
 
¿Hace cuánto Caldas y Manizales no tienen un Ministro? Un ministro para el cual su tierra natal fuera centro de su pensamiento y preocupación esencial de sus propósitos.
 

Tuvo uno singular, que tenía estas condiciones. Ministro estelar en el primer cuatrienio de Uribe. Cuatrienio memorable de la historia de Colombia. Increíble, al poco andar, este personaje de excepción, no solo en los medios regionales sino en el país, fue destituido por un asesor externo del Presidente.

 

Se recuerda aún cuando se discutían importantes transformaciones económicas del país. El centro de gravedad eran personalidades y ministros caldenses, formadores de lo que se llamó la escuela de Manizales. También, simultáneamente la ciudad de Manizales tuvo su mejor época de desarrollo industrial. Fue una ciudad unida y solidaria. Sus gentes en el gobierno nacional fueron claves.

 

Hoy ni Manizales ni Caldas cuentan con personas importantes en el concierto nacional. La luz que emitiera brillante y promisoria, hoy nada ilumina. Un descenso que arrastra consigo la poca riqueza que hasta no hace mucho se pudo acumular.

 

Ni en el ámbito del café, donde comandó por lustros, porque su producción en declive le ha cedido el paso a los departamentos del sur del país, que hoy se reparten la mejor tajada del presupuesto cafetero.

 

Por eso cuando de pronto aparece alguien que porta en su personalidad esas virtudes perdidas, el ánimo se reconforta y una luz de espera aparece en el horizonte.

 

El presidente Santos nombró Ministro de Transporte a Germán Cardona y todo indica que dio en el clavo. Sus ejecutorias durante su vida en Manizales, se salen de lo mediocre para exhibir condiciones excepcionales. Fue Gobernador de Caldas, dos veces Alcalde de Manizales, en unos de sus períodos calificado como el mejor alcalde de Colombia -Profesional experimentado de la ingeniería, un agregado importante a sus experiencias anteriores para ser exitoso conductor de una de las locomotoras del gobierno-.

 

Se suman a todo su bagaje su sentido común, y gran don de gentes, conjunto de virtudes para ser ministro estrella. Y Manizales podría decir que Germán Cardona puede ser el principio de su redención.

 

Su ciudad tiene grandes problemas y para resolverlos se requiere una orientación segura y una conducción firme. Entre muchos embarazos, sobresale uno ético y moral. La Contraloría General de la República lo investiga, sospechando que un grupo sobresaliente de funcionarios públicos, con el Gobernador a la cabeza, están envueltos en un detrimento patrimonial de más de diecisiete mil millones de pesos.

 

Otro, es la construcción misma del aeropuerto de Palestina, donde no se sabe qué es peor, la administración o la actividad técnica. Esta obra es fundamental para la capital de Caldas. Si fracasa, sería caer a las tinieblas exteriores. Este aeropuerto hay que terminarlo como sea y a marchas forzadas. Su nuevo gerente es la nueva esperanza, pero nuestro Ministro de Obras, tiene que comprometerse a fondo con este proyecto hasta terminarlo, con todo lo que implica un gran aeropuerto internacional. Tiene condiciones de ese calado. No algo para salir del paso.

 

La Autopista del Café ha sido burla humillante. Los contratistas se han burlado durante catorce años de ministros, gobernadores y alcaldes interesados. Han atropellado al público con los peajes más costosos del país, prolongando la obra a su manera. La dignidad del Ministerio de Obras Públicas no puede con tantas afrentas.

 

Son muchas las falencias de esta región que hay que corregir. Son costosas pero para enfrentarlas se tiene un Ministro que con seguridad se comprometerá. No tiene porqué tener reato para darle una mano fuerte a su región.

 

Como no la han tenido los ministros costeños. Y muchísimo menos los antioqueños campeones mundiales en lo que se trata de favorecer a su tierra. De un momento a otro todos los colombianos resultaron pagando el metro de Medellín, la obra más costosa que se tenga noticia. Como también han conformado un exclusivo cartel en el mercado eléctrico, ambas cosas no solo con ayuda de sus ministros sino con la de sus presidentes. Hoy Antioquia tiene uno de los mayores presupuestos para dotar a la mayoría de sus poblaciones con vías de doble calzada.

 

A ellos felicitaciones y los caldenses a hacer lo propio. Y ser solidarios con Germán Cardona.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: