Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

¡AAAHH… QUÉ MARAVILLA!

Por Carlos A. Valencia O.

 

¡AAAHH… QUÉ MARAVILLA! (247)
 
¡Uy…. me cogió la tarde… me quedé dormido!  ¡Tampooooco…. hoy es domingo y no hay que ir a trabajar! Además, llovió toda la santa noche, amaneció haciendo mucho frío y no tengo deseos de enfrentarme a ese clima.  Pero es que la cama, para mí, se vuelve cansona después de las 5:30 de la mañana.
 
¿Qué hacer?  Talvez escuchar música en el aparato de sonido Sony sobre mi mesa de noche.  Voy a mi colección de discos y escojo uno de Tony Bennett. Este Tony quedó reemplazando a Sinatra luego de su muerte hace unos cuantos años.  Y canta muy bueno.  Tiene un repertorio de canciones muy especiales y su agradable voz que sube, baja, se detiene y conquista con letras dicientes.  En la carátula del CD la fotografía del cantante con su mano izquierda sobre el pecho y la derecha sosteniendo el micrófono.  En la solapa de su saco, al lado derecho, un clavel rojo como la pasión que él pone en sus interpretaciones.
 
Me calo los audífonos para no molestar a la familia que duerme.  Ellos se merecen ese descanso y yo un buen rato de relajación y buena música, a mi gusto, con aquellas canciones en Inglés que siempre me han hecho soñar.  Me cubro con la tierna cobijita de lana y disfruto de voz, letras y música de canciones que siempre me han hecho soñar, con orquestas inigualables.  Y ahí vá la primera canción: “The Second Time Around – Por segunda vez”
 
Es la historia de alguien que se enamora por segunda vez en su vida.  Muy probable que su primer amor haya sido un fracaso, pero esta segunda oportunidad parece ser la definitiva, el encuentro con alguien compatible y esperado: “El amor es mucho más precioso por segunda vez.  El amor llega por segunda vez.  Es tan maravilloso con los pies sobre la tierra.  Es la segunda vez que escucho por primera vez esa canción que te hace soñar.  El amor es mucho mejor cuando caes por segunda vez…”  Me dejo llevar por la música y por la voz de Bennett. ¡Qué maravilla!  El disco automáticamente pasa al segundo surco: “I wanna be around -  Quiero estar por ahí cerca”
 
Esta segunda melodía nos cuenta la decepción, la nostalgia y la revancha de alguien “entusado (a)” a quien lo dejaron o la dejaron por otro o por otra: “Quiero estar por allí cerca para recoger los pedazos cuando alguien te rompa el corazón, alguien más astuto que yo.  Alguien que te jure que será sincero (a) como tú lo hacías conmigo.  Quiero estar por ahí cuando te convierta tu corazón en pedazos.  Entonces descubriré que la venganza es dulce y quiero estar en primera fila cuando alguien te rompa el corazón como tú lo hiciste conmigo”  ¡Esas sí son venganzas!
 
¡Aaahhh… esta tercera canción sí es muy especial para mí.  Habla de San Francisco, California, una de las ciudades más lindas y con gente muy amable en los Estados Unidos.  Tuve el placer de estar allí un par de semanas y por eso es por lo que me deleito con “I left my Heart in San Francisco – Dejé mi corazón en San Francisco” – Dejé mi corazón en San Francisco.  La preciosidad de París suena un poco tristemente dulce.  La gloria que fue Roma es de otros siglos.  He estado terriblemente solo y olvidado en Manhattan y regreso a mi ciudad al lado de la bahía.  Dejé mi corazón en San Francisco, en lo alto de una colina me llama.  Para estar donde los tranvías de cable suben la mitad del camino hacia las estrellas.  La niebla matutina puede enfriar el aire, qué me importa, mi amor está allá en San Francisco sobre el azul del mar brumoso.  Cuando regrese a San Francisco tu sol dorado brillará para mí”  ¡Qué canción mejor que esta para rememorar otros tiempos, otro sitio maravilloso!
 
Cuarto surco del CD.  Una canción medio filosófica en la gratísima voz de Tony Bennett: “For once in my life – Por una vez en mi vida”.  Nos habla de esa brillante oportunidad cuando logras conseguir lo que siempre has deseado: “Por una vez en mi vida tengo a alguien que me necesita, a alguien que he deseado tanto. Por una vez puedo ir sin miedo a donde la vida me lleve.  Y de alguna manera sabré que soy fuerte.  Por una vez puedo tocar lo que he soñado mucho antes de que lo supiera.  Alguien tan tierna como tú, que hará que mi sueño se vuelva realidad.  Por una vez en mi vida no permitiré que la pena me lastime como antes.  No estaré sólo nunca más. Por una vez puedo decir: esto es mío, llevátelo.  Por una vez en mi vida tengo a alguien que me necesita”  No nos metamos mentiras: ¡Qué belleza de canción!
 
Otro surco del CD para escuchar.  Me trae gratos recuerdos de mis años de adolescencia en una película que entonces ví sobre la vida del compositor Gustav Kahn: “It had to be you – Tenías que ser tú”  Y dice la letra: “Tenías que ser tú, maravillosa tú.  Estuve vagando sin rumbo y finalmente encontré a alguien como tú, que me hiciera poner nostálgico, que pudiera ser sincera, aún estándo contento o triste pensando en ti.  Otras he conocido pero nadie como tú porque nadie me dió tanta emoción.  Sin tu pensamiento me paralizo, porque tenías que ser tú, maravillosa tú”  ¡Qué tal la “traga”? Una hermosa canción de amor con letra de Gustav Kahn y en la maravillosa voz de Tony Bennett.
 
Este cantante decidió hace unos años, hacer algo que Sinatra ya había hecho antes: grabar con otros cantantes famosos formando duetos.  Él escogió a nuestro crédito Colombiano Juanes cantando en inglés una canción muy bonita y muy famosa.  Juanes lo hace muy bien en inglés  así como también le agrega unas cuantas estrofas en español.  Fue todo un éxito y hasta el mismo Bennett se une a él con unos cuantos compases en nuestro idioma.  Esta fue la canción escogida por ambos: “The shadow of your smile – La sombra de tu sonrisa”:
 
“La sombra de tu sonrisa, cuando te hayas ido, pondrá color a mis sueños e iluminará el amanecer.  Mira en mis ojos y verás todas las cosas preciosas que eres para mí.  Una estrellita lejana estaba muy lejos y una lágrima besó tus labios y yo también. Y ahora que recuerdo la primavera, todos los goces que el amor puede traer, yo estaré recordando la sombra de tu sonrisa.  (Aquí entra Juanes en español) “La sombra de tu amor en mi soñar parece despertar sólo ansiedad. Siento que al partir te vas de mí, no podré olvidar mi sér felíz.  La estrella que nos vió ya se apagó, talvez porque tu adios me hace sufrir. Que te quise dar mi amor, no te supe comprender (ahora, para terminar,  cantan ambos en español) sólo guardaré de ti la sombra de tu amor” ¡Eso fue sencillamente hermoso: La sombra de tu sonrisa cantada por Tony Bennett y Juanes!)
 
Y la última.  ¡Qué lástima que la cama ya me hace sentir incómodo y debo empezar el día!  Lo que es más: debo escribir un relato con estas maravillosas sensaciones que he experimentado al arrullo de estas deliciosas melodías de amor.  Y la última, como dije antes: “The good life – La buena vida”  Es una especie de regaño con letra y música para aquellos que sólo piensan en el placer, en pasar bueno y se olvidan de sus compromisos: “Toda la buena vida, llena de alegría parece ser el ideal.  ¡Ah, la buena vida! Te permite ocultar toda la tristeza que sientes. Verdaderamente no te enamorarás  si no aprovechas la oportunidad.  Así que por favor sé honrado (a) contigo mismo (a) y no trates de enmascarar el romance.  Es la buena vida ser libre y explorar lo desconocido, como los dolores del alma cuando descubres que debes enfrentarlos solo (a).  Por favor recuerda que aún te deseo.  Y en caso que lo hayas olvidado por favor despierta y dile adiós a la buena vida” Lindísima canción ¿no?  Es una de mis preferidas en la forma que la canta Tony Bennett.
 
Bueno: todo se acaba en la vida, hasta los deliciosos momentos de descanso en un frío domingo por la mañana en tu camita, con tus cobijitas y tus agradables pensamientos.  Pero llega un momento en el que la vida llama con ese vozarrón irrefutable que te invita a seguir viviendo en la realidad.  Y contra eso no hemos podido encontrar un antídoto.
 
NOS VIMOS.
 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: