Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

AEROCAFÉ, UNO DE LOS TRES AEROPUERTOS COMPETITIVOS DE COLOMBIA

 

 

Por Gonzalo Duque E. (*)

 

Sin duda el transporte aéreo es fundamental para el desarrollo de la fuerzas productivas de un país, pero en términos competitivos sólo son tres los verdaderos aeropuertos de Colombia que alcanzan la categoría de "Aeropuertos Internacionales": cumplen bien los de Cali, Barranquilla y el proyectado Aerocafé en Palestina.

 

Contrariamente El Dorado es muy alto y los Jumbos no pueden salir de Bogotá para Europa o Santiago " full carga, full pasajeros y full combustible", por lo que debe hacerse escala y tomar combustible en Caracas y Guayaquil. Su condición Internacional le ha caído por fuerza mayor. Además el Aeropuerto de Rionegro " vive cerrado", Cartagena es estrecho y los demás no soportan ningún análisis.

 

Examinando lo regional, La Nubia no es aeropuerto, es un simple aeródromo. El avión apropiado para operarlo parece ser el Twin Otter y no el Fokker o el ATR. Allí como en el Matecaña de Pereira que es algo más grande, se opera la pista con la ciudad encima y por una misma cabecera. Si se da una emergencia al aterrizar, no queda nada bueno que esperar: es casi como haber ingresado a un agujero negro del que no se tiene oportunidad de escape.

 

En 1982, la firma Corporación Aeropuerto de Paris evaluó Matecaña y la conclusión que uno saca de tales estudios es que con una inversión de más de 30 millones de dólares, no se mejora su eficiencia en más del 20 %, lo que supone no pasa el aeropuerto de los medianos aviones Boeing 727 y 737 a los transoceánicos 747, 767 y 757. Por eso propusieron entonces llevar el escenario hacia Cartago. Pero hoy Cartago tampoco resulta estratégico: no tiene "cuenca propia", lo que significa que su radio de acción y el de Palmaseca, se interceptan, y queda metido su territorio en el del vecino. Esa distancia, la del área de influencia de un aeropuerto, que es de una hora en vehículo por tierra, se ha extendido a causa de las nuevas autopistas del Valle del Cauca.

 

Así no tiene sentido invertir en Cartago para modernizar el aeropuerto y reorientar su pista, cuando el aeropuerto de Palmaseca que es su competencia, fue depreciado y puede después de la privatización reducir tarifas. Además, es evidente que Aerocartago, en tantos años de existencia, no ha generado mayor impacto regional a pesar de la longitud de su pista. Tampoco tiene sentido invertir en el Edén de Armenia que tiene deficiencias similares a las anunciadas. Como aeródromo puede cumplir de manera similar al Olaya Herrera.

 

¿Y Aerocafé en Palestina qué?. No admite segunda pista pero sí un Jumbo levantando 20% más en carga que la que este avión 747 sacaría de Cali o Rionegro, a causa de la topografía conveniente: la colina de Palestina hace las veces de portaviones, al que se aproxima en la cabecera Sur y en el que se que se despega en la Norte, sin sufrir restricción por el relieve aledaño. Esa ventaja le facilita competir en fletes y atraer carga vecina. Además, Aerocafé que sirve de pista alterna a los aeropuertos de las tres principales ciudades de Colombia, será el centro y la intersección de los ejes aéreos "Los Ángeles - Rio de Janeiro" y "Miami – Santiago de Chile ".A esa circunstancia, la de ser aeropuerto obligado de paso, se suma que Aerocafé tiene cuenca propia y esa es la del Eje Cafetero, la más estratégica de la conurbaciones de Colombia por su posición respecto a Cali y Medellín.

 

No es de extrañar que mañana se puedan ofrecer vuelos sin escala desde Aerocafé, a Miami por U$ 350  y a Madrid por U$ 600 , ida y vuelta. La primera oferta para vuelos de 3000 millas cuando la pista tenga 2400 m y la segunda para vuelos de 5000 millas cuando se completen sus 3550 m de longitud. Es por eso que el desarrollo del proyecto en dos escalas es viable, de cara al mercado americano en la primera fase y luego al europeo en la segunda. Y es viable sólo por que a sus bondades se suman ahora las actuales circunstancias del desarrollo urbano regional que no existieron antes.

 

GDE P As. Universidad Nacional de Col., Manizales, Enero 17 de 2000.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: