Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales

LAGUNA DEL ENSUEÑO

Por: Calos A. Valencia O.

 

LAGUNA DEL ENSUEÑO (213)
 
Hay melodías que impactan desde la primera vez que se escuchan.  O pueden ser partes pequeñas de una sinfonía o un concierto o una Suite.  Por ejemplo Ludwig Van Beethoven, siendo tan prolijo en sus composiciones, de vez en cuando dejaba la complejidad de los tempos, los vivaces, los Scherzos, el Contrapunto y la Melodía y se dedicaba a escribir pequeñas obras maestras que llenaban el objetivo de agradar.   Como ejemplo “Para Elisa” y otros pequeños divertimentos cortos.  Y esas obras se quedaron en el gusto popular y siglos más tarde siguen siendo preferidas por el público.
 
También de la Novena Sinfonía, la Coral, en Re Menor de Beethoven, quizás la parte más popular y conocida por expertos y aficionados es la  “La Oda a la Alegría”, con letra del poeta Freidrich Schiller.  Esta parte de la Novena Sinfonía es quizás la más pequeña pero la más impactante interpretada por Coro y que se ha popularizado tanto como que ha sido utilizada con fines ambientales, filosóficos y, naturalmente, como parte de muchas lecciones de convivencia para la humanidad.
 
Pero este relato no lo he concebido para hacer una apología de la música de los grandes maestros, sino para resaltar el trabajo de un hombre discreto, excelente músico y compositor, poco conocido en nuestro medio, pero muy apreciado en su país Inglaterra.  Estoy hablando del Maestro Eric Coates.  Este notable compositor nació en Hucknall, Centro carbonífero de Inglaterra, perteneciente al Condado de Nottingham, en 1886. 
 
Ustedes me perdonan pero al mencionar a Nottingham, no puedo sustraerme al recuerdo del Famoso Sheriff o Comisario, perseguidor incansable de Robin Hood por órden del Príncipe Juán quien pretendía despojar del trono de Inglaterra a su Hermano Ricardo ocupado peleando con Sarracenos en Las Cruzadas.  Yo creo que no cae mal recordar un poco de historia y revolcar nuestros recuerdos juveniles con el inolvidable libro “Ivanhoe” de Sir Walter Scott, aunque para ello tengamos que hacer una revoltura de anécdotas legendarias. 
 
Continuemos con Eric Coates.  Originalmente fue educado para interpretar y escribir música seria.  Cuando tenía 20 años se trasladó a Londres para estudiar composición e interpretación del violín y la viola, y como era tan buen estudiante ganó una beca para especializarse  en la Royal Academy of Music.
 
Su carrera como intérprete de la viola y el violín quedó trunca debido a una neuritis que desarrolló en su mano izquierda, lo cual lo obligó a dedicarse a la composición.  Sus dos primeras obras fueron “Stonecracker John” (Juán el rompe-piedras) en 1909 y una “Suite en Miniatura” estrenada en 1911.  Su carrera musical no por discreta dejó de ser muy importante, dedicando sus esfuerzos a la composición de música ligera, influenciado por la síncopa del jazz, algo parecido a lo que hiciera años más tarde el Norteamericano George Gershwin con su “Rapsodia en Blue”.
 
Eric Coates se dedica a producir música para la BBC de Londres para un programa llamado “Desert Island Discs” (Discos para Isla Desierta) durante los años de la Segunda Guerra Mundial entre 1939 y 1945.  Fue en el año 1930, cuando contaba con 44 años, que un día visitó el pequeño pueblo de Selsey, cercano a un balneario en la costa de Sussex llamado Bognor Regis.  Allí quedó maravillado con el paisaje de mar frente a Bognor que lo cautivó completamente, tanto así que escribió una composición titulada “By the Sleepy Lagoon” (Al lado de la Laguna del Ensueño)
 
Con el paso del tiempo esta composición se convirtió  y se le conoce como “Sleepy Lagoon” (Laguna del Ensueño) Y todo el prólogo que he hecho fue para hablar sobre esta hermosa melodía.
 
Creo que en otro de mis relatos mencioné esta melodía y decía que la primera vez que la había escuchado fue en un disco de 78 rpm. grabado por la BBC de Londres.  Imaginaba entonces que era la descripción musical de una romántica laguna tierra adentro, poblada de libélulas, de ranas saltarinas, pájaros multicolores y patos.  Pero la realidad es otra.
 
Eric Coates la concibió frente a un tramo de mar (como lo dije antes) en la costa del Balneario de Bognor Regis y parece que el mar allí es tan tranquilo y manso como una idílica laguna.   Esta composición llegó a ser la mejor propaganda para el lugar, tanto así que el Concejo de la Municipalidad de Selsey mandó erigir una placa que dice:
 
Concejo de la Ciudad de Selsey.
 
Esta vista a través del mar a Bognor Regis inspiró a Eric Coates para componer “Al lado de la laguna del Ensueño” en 1930.  Ello debido al tema de presentación de la BBC de Londres del Programa “Discos de la Isla Desierta”.
 
Bognor Regis, Sussex del Oeste.
 
Le envié un e-mail a la señora Margaret Murphy, Oficial de Desarrollo de Turismo del Distrito de Arun, con sede en el pueblito de Littlehampton, Sussex del Oeste, quien muy amablemente me respondió con un correo lleno de hermosas fotografías de Bognor Regis y sus alrededores.  Verdaderamente es un sitio paradisíaco, sitio de encuentro para descansar a unos cuantos kilómetros al sur de Londres y no lejos al este de los famosos acantilados de Dover, defensa natural Inglesa contra los invasores Normandos de siglos atrás.
Pues sí…. Esta canción fue una de las inspiraciones de Eric Coates.  Más tarde un letrista norteamericano de nombre Jack Lawrence quien le puso la letra que actualmente se canta en todo el mundo.  Debo confesarles que durante muchos años estuve averiguando por la letra de esta canción y no pude hallarla, motivo por el cual escribí una letra mía en Inglés, sólo para mi uso personal y de repente apareció en Google.com esa letra tan esperada.  Así que rasgué mi original y me he dedicado a tararear la letra original de Jack Lawrence.
 
Decía que Ludwig Van Beethoven escribió algunas pequeñas obras maestras, como ya lo dijimos antes.  Así mismo Eric Coates hizo lo propio con “Laguna del Ensueño” para perpetuar el recuerdo de un hermoso tramo de mar frente a las costas inglesas.  Un buen día dejó a un lado su producción de música ligera y se deleitó con lo sencillo, con lo agradable y se hizo acreedor del cariño y el reconocimiento de sus compatriotas y de muchísimos admiradores en el mundo entero.
 
Les recomiendo escuchar un arreglo muy especial que los Maestros Alton Glenn Miller y Harry James, hicieron de esta melodía, por allá por los años 1940 y 1950 respaldados por sus magníficas orquestas.  Ambas versiones son hermosísimas. También existen algunas versiones sinfónicas extraordinarias.
 
NOS VIMOS.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: